El Consejo de Enfermería de Castilla y León reclama un mayor protagonismo para los 17.000 profesionales de la región

El Consejo de Enfermería de Castilla y León ha emitido una nota de prensa, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Enfermería, que tendrá lugar, bajo el lema «Enfermería: una voz para liderar. La salud es un derecho humano», el 12 de mayo, en la que reivindica un mejor reconocimiento de la profesión y un mayor protagonismo a la hora de garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario.

Asimismo, esta institución ha querido hacer un llamamiento a los enfermeros de la región para liderar la transformación de la sanidad, ofreciendo, en este sentido, su colaboración para facilitar a los trabajadores la adopción de nuevos roles y responsabilidades necesarios para asegurar el derecho a la salud de los habitantes de la comunidad autónoma.

De acuerdo con las conclusiones del Barómetro Sanitario del Sistema Nacional de Salud, recogidos por el consejo en la citada nota informativa, la valoración que la población de la región da a los cuidados prestados por los enfermeros en Atención Primaria se sitúa en un 7,93, frente al 7,68 de la media nacional, y en un 7,87 en atención hospitalaria, siendo la nota media global de 7,67.

A pesar de ello, y de que las tareas enfermeras abarcan desde los cuidados básicos hasta intervenciones de práctica avanzada, y la elevada cualificación de los profesionales, «cuando se habla del sistema sanitario español y de sus fortalezas se hace referencia en exclusiva a la labor médica, olvidando que los beneficios del sistema de salud se consiguen a través del trabajo en equipo multidisciplinar», apuntan en la citada nota informativa.

Por ello, Alfredo Escaja, presidente del Consejo de Colegios Profesionales de Enfermería de Castilla y León, ha querido reclamar, como se ha dicho, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Enfermería, una mayor visibilidad para el colectivo enfermero, dada la tendencia a no dar a conocer su profesionalidad y sus labores, lo que merma el impacto asistencial y social de su trabajo.

Además, informan desde el organismo colegial, en Castilla y León no hay profesionales enfermeros ocupando puestos directivos en la Consejería de Sanidad, a diferencia de lo que ocurre en otras regiones. A este respecto, Escaja ha declarado que en la actualidad no es posible entender la sostenibilidad del sistema sanitario castellanoleonés sin el trabajo de los 17.000 profesionales enfermeros de la comunidad, que están preparados para «seguir siendo un pilar fundamental de la salud de los ciudadanos».

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*