25 FEBRERO
2018
Enfermeria21

Editorial
Siguiendo la estela

Descargar PDF

Ver pdf

imprimir

Imprimir

Autores/as:Pilar Serrano GallardoCargo

Directora de Metas de Enfermería. Profesora. Departamento de Enfermería.
Universidad Autónoma de Madrid

Title: Following the trail

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Queridos y queridas colegas, aunque vengo formando parte del ilusionante proyecto Metas de Enfermería desde hace muchos años, quiero presentarme como la nueva directora de esta publicación científica desde este febrero de 2018, cogiendo el testigo de Pilar Arroyo, mi maestra, mi amiga, con un gran entusiasmo como ella señalaba en el último editorial de 2017, pero no sin una cierta dosis de nerviosismo ante la tarea. Eso sí, siento la tranquilidad que me proporciona el saber que hay un camino trazado a seguir, un camino que hemos ido construyendo durante estos 20 años de existencia toda esta gran comunidad Metas, de la que por supuesto todos y todas vosotras formáis parte.

Hemos ido haciendo camino con la flexibilidad que exigía el responder a las demandas de nuestra disciplina de cada momento, intentando siempre estar pendientes de aquello que necesitan las enfermeras/os de todos los ámbitos profesionales, procurando la excelencia en la difusión del conocimiento enfermero y, en última instancia, sirviendo de instrumento para mejorar los cuidados enfermeros y la salud de la población.

Como apuntaba antes, he tenido a la mejor maestra. Pilar Arroyo me ha enseñado mucho desde esos primeros años en la Escuela de Enfermería Puerta de Hierro, donde la tuve como profesora de Ética y Legislación, y como directora de la Escuela, pero en este momento quisiera resaltar su elevada dimensión ética y sus dotes para el liderazgo, cuestiones que necesariamente han de ir de la mano. Hace poco más de dos años, en el contexto de un homenaje que se le hacía desde la Sociedad Madrileña de Ética Enfermera, preparé un breve discurso en el quise resaltar las cinco prácticas de una persona con liderazgo ejemplar (Kouzes & Posner, 2011) y que, sin lugar a dudas, Pilar Arroyo ha puesto de manifiesto a lo largo de toda su trayectoria profesional: Ser modelo en valores, desde las historias que cuenta, la manera de distribuir su tiempo, su lenguaje de reconocimiento y recompensa, etc., dejando claro cuáles son los principios que guían su práctica, actuando acorde a ellos para desarrollar credibilidad; Inspirar una visión compartida, comprometiendo a otras personas para unir sus sueños, compartir sus talentos, su tiempo y su energía, trabajando juntos para alcanzar la grandeza; Desafío en los procesos, creando un clima para que quienes están alrededor sientan seguridad y apoyo para asumir riesgos y dar pasos fuera de la zona de confort, porque se puede aprender tanto de los fracasos como de los éxitos; Hacer posible que otras personas pasen a la acción, partiendo de que los proyectos solo se pueden hacer realidad desde una sólida confianza en el equipo y fortaleciendo las relaciones interpersonales, porque cuando el equipo gana, todo el mundo gana; y Alentar “el corazón”, mostrando aprecio por los talentos de cada persona, celebrando los valores y las victorias para crear un verdadero espíritu de comunidad, porque cuando se trabaja para la excelencia, especialmente en tiempos duros, las personas pueden caer en la frustración, en el desánimo, y aquí los líderes ejemplares tienen que inyectar coraje y esperanza en su equipo.

El escenario de las publicaciones científicas en el que nos encontramos no es fácil. Por una parte, estamos en una crisis sin precedentes en el mundo de la publicación en papel; por otra parte, hay todo un movimiento orientado a la publicación en abierto, promovido desde las instituciones, pero difícilmente sostenible desde las editoriales; por último, hay una enorme presión para publicar, pero eso sí, en ciertos medios, que son los reconocidos para las entidades evaluadoras de actividad investigadora. No cabe duda que navegar en estas aguas demanda de grandes dotes de navegación, pero que tenemos que seguir adelante con el firme convencimiento de que ofrecemos un servicio necesario y genuino a la comunidad enfermera.

Quién me iba a decir hace 18 años, cuando empecé a trabajar en Metas, que hoy iba a tomar el relevo de Pilar Arroyo, qué hermoso reto, pero qué gran responsabilidad. Segura estoy que aparecerán dificultades, barreras que habrá que superar, desafíos que tendremos que aceptar, pero segura estoy también de que seguir la estela de mi querida Pilar Arroyo, poniendo ilusión, responsabilidad, compromiso, amor, entrega y generosidad, me ayudará en la tarea.

Cómo citar este artículo

Serrano Gallardo P. Siguiendo la estela. Metas Enferm feb 2018; 21(1):3

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone