25 ABRIL
2018
Enfermeria21

Editorial
Humanizar: poner corazón a la tecnología

Descargar PDF

Ver pdf

imprimir

Imprimir

Autores/as:Almudena Santano MagariñoCargo

Directora de Enfermería.  Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda (Madrid)

Title: Humanizing: to put the heart into technology

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Si Jane Goodall en 1934 afirmaba que “la tecnología por sí sola no basta. También tenemos que poner el corazón”, qué está pasando para que la “humanización” esté cobrando protagonismo e impregne distintas disciplinas, siendo tendencia en 2018 en ámbitos como la gestión de empresas, los recursos humanos, la economía y la tecnología.

Puede ser que este haya sido un devenir natural, ya que si el perfil de los usuarios (sanitarios, tecnológicos o de negocios) ha cambiado en sus demandas y necesidades, parece irremediable el cambio en las organizaciones, adaptándose necesariamente en su forma de proceder y en su estructura.

En España, gracias al proyecto HUCI (Humanizando los Cuidados Intensivos), la humanización se convierte en una verdadera corriente y todos los que quieren incorporar la “H” y dar visibilidad al “lado humano” del trabajo sanitario, lo incorporan en su labor asistencial. Progresivamente, los planes concretos en humanización se incorporan a los centros sanitarios. Como decía Lévi-Strauss “un humanismo bien ordenado no comienza por sí mismo, sino que coloca el mundo delante de la vida, la vida delante del hombre, el respeto por los demás delante del amor propio”. En nuestro caso, el Plan Estratégico de Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid nos ha proporcionado una oportunidad única, puesto que coloca “al otro” (entiéndase paciente, familia o compañero), en nuestro campo de visión y, sobre todo, recupera el interés en algo que pudiera parecer que habíamos perdido o al menos teníamos fuera de nuestra ecuación personal, como aquellos aspectos más relacionados con la interacción y la relación afectiva entre usuarios, profesionales y organizaciones para poder acompasarnos y convertirnos en espejo mutuo.

En este sentido en nuestro hospital, el Plan de Humanización es fruto de la reflexión y de la suma de muchas iniciativas, lideradas y gestionadas desde la Comisión de Humanización; hay que destacar que se les dio la oportunidad de pertenecer a la misma a todos los profesionales, mediante convocatoria abierta, y la respuesta ya en ese momento fue excepcional, de tal manera que actualmente forman parte de este proyecto más de doscientos profesionales de nuestro centro.

Lo más interesante de este proyecto es que es una realidad en continuo crecimiento, que intenta motivar e ilusionar a nuestros profesionales y que los pacientes y usuarios se sientan partícipes del mismo. Nuestros pasos van encaminados a seguir incorporando todo aquello que detectan nuestros profesionales y usuarios como protagonistas principales; como las iniciativas con la que se ha pretendido conocer la percepción de los pacientes y cuidadores familiares sobre la humanización de la atención en el entorno hospitalario; el proyecto de mejora de la intimidad y el confort de los pacientes que están recibiendo asistencia o cuidados en nuestro hospital; la campaña de sensibilización para disminuir el ruido y mejorar el descanso nocturno de los enfermos; la campaña “Semana del Cuidado”, que pretende ofrecer el reconocimiento mutuo entre nuestros profesionales y nuestros pacientes, mediante la entrega de chapas entre ellos con lemas como “Gracias por cuidarme” y “Gracias por dejar que te cuide”; la flexibilización de las visitas y permanencia de los familiares continua en nuestra Unidad de Cuidados Intensivos; las charlas informativas en relación a distintos problemas de salud a pacientes y familiares; los cursos y sesiones orientadas a los profesionales para mejorar su capacitación y habilidades en temas de humanización; la gestión de citas en los hospitales de día o incluso cosas sencillas, como el cambio de la uniformidad de nuestro personal sanitario de las áreas de atención infantil, que pretenden hacer más agradable y colorida la atención de los pacientes más pequeños.

Este trabajo ha sido merecedor del premio Best in Class 2017 como mejor proyecto en Humanización, sin duda esta distinción reconoce y da visibilidad a lo que ya se detecta cuando paseas por nuestras instalaciones: el compromiso con la humanización de todos nuestros profesionales como valor para la búsqueda de la excelencia en términos de calidad, seguridad, sostenibilidad y trato más humano.

Aunque, también es el momento de reflexionar, de ver hasta dónde vamos a llegar y si es un sueño hecho realidad. Por todo ello, y siguiendo a Hannah Arendt, vamos a poner acción, la acción como única forma de humanización, ser capaz de actuar significa que cabe esperarse lo inesperado, ser capaz de realizar lo que es infinitamente improbable.

Vamos a ponerle ganas y aprovechar la oportunidad.



Title: Humanizing: to put the heart into technology

Back in 1934, Jane Goodall claimed that “technology on its own is not enough, we must also put our heart into it”. The question now is what is happening for “humanization” to occupy a central role and impregnate different disciplines, and to become the current trend in 2018 in settings such as business management, human resources, economy and technology.

This might have been a natural evolution: if the profile of users (healthcare, technological or business) has changes in its demands and needs, a change in organization seems inevitable, with a required adaptation in its behaviour and structure.

In Spain, due to the HUCI project (Humanizing Intensive Care), humanization has become a real trend, and anyone who wants to incorporate the “H” and provide visibility to “the human side” of healthcare work can incorporate it into their practice. Specific humanization plans are being progressively incorporated into healthcare work. In the words of Lévi-Strauss: “a well-structured humanism does not start on its own, but places the world before life, life before man, respect for others before self-esteem”. In our case, the Strategic Plan for Healthcare Humanization in the Comunidad de Madrid has offered to us a unique opportunity, because it places “the other” (either the patient, relative or colleague) within our range of vision and, most of all, recovers the interest for something that might seem lost to us, or at least outside our personal equation, such as

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone