14 de marzo: Día Mundial del Riñón

Jueves, 7 de marzo de 2019

Como cada día desde 2006, hoy, 14 de marzo, segundo jueves del mes, se celebra el Día Mundial del Riñón, como iniciativa de, entre otras asociaciones, la Federación Internacional de Fundaciones del Riñón (IFKF, por sus siglas en inglés), con el objetivo de concienciar a la población sobre la importancia de la prevención de las enfermedades renales, los factores de riesgo y cómo abordar las dolencias de este órgano.

En este sentido, de acuerdo con las cifras ofrecidas por el portal online World Kidney Day, se calcula que 2,4 millones de personas mueren cada año en el mundo por la enfermedad renal crónica, siendo, así, la sexta causa de muerte que más rápidamente está creciendo a nivel global. En total, se considera que existen 850 millones de pacientes con patologías renales.

Los profesionales enfermeros tienen un papel crucial en los pacientes que padecen alguna enfermedad renal siendo las personas encargadas de sus cuidados contemplando los aspectos biopsicosociales y culturales, realizando diagnósticos y tratamientos de las respuestas humanas a los problemas reales o potenciales de la salud. Trabajarán en el equipo de salud, pero habrá aspectos que requerirán que actúe con independencia profesional dentro de un abordaje disciplinario, utilizando sistemas de registros de su actividad.

El riñón

Los riñones son dos órganos, situados por encima de la cintura y recubiertos por tres capas, una interior que se denomina cápsula renal, una intermedia conocida como adiposa, que protege el primer estrato, y una externa llamada fascia renal, que une a los riñones con los órganos colindantes.

Funciones del riñón

Filtrado

Conocido por ser la primera etapa de formación de la orina, el filtrado de la sangre que llega a los riñones permite, mediante la diferencia de presiones en el interior del órgano, la depuración de distintos componentes hematológicos. La capacidad de filtración de los riñones está cifrada alrededor de los 150 o 180 litros al día.

Reabsorción

Según el filtrado avanza en los componentes internos del riñón, se produce la reasimilación de sustancias que transporta la sangre, como el agua, la glucosa, los aminoácidos o los electrolitos.

Producción de hormonas

  • Eritropoyetina: generada cuando se dan situaciones de hipoxia, aumentando la cantidad de hematíes.
  • Vitamina D3: actúa en el metabolismo del calcio y el fósforo.
  • Renina-angiotensina: para el control de la presión sistémica.
  • Prostaglandinas: tienen propiedades dilatadoras y constrictoras de los vasos sanguíneos.

Secreción

Eliminación de distintos elementos, como la urea, el sodio o algunos medicamentos.

Orina

Los riñones producen alrededor de un litro y medio de orina diaria, cuyos principales componentes son desechos metabólicos, electrolitos, hormonas y, entre otros, restos celulares.

Diálisis

Usada como asistencia en caso de insuficiencia renal, en función del método empleado para la diálisis existen dos técnicas de tratamiento sustitutivo de las funciones del riñón (el tratamiento conservador está más enfocado a paliar las complicaciones asociadas a esta dolencia y prevenir sus consecuencias):

Hemodiálisis

Técnica de depuración sanguínea extracorpórea mediante una membrana semipermeable, denominada dializador, que funciona a través de dos mecanismos distintos:

  • Difusión: el trasvase pasivo de sustancias a través de dicha membrana, que depende de distintos factores, como el coeficiente de transferencia de masa del dializador o del flujo del líquido de la diálisis.
  • Ultrafiltración: paso simultáneo, a través de la membrana, del agua de la sangre y de distintas soluciones.

El trasvase de la sangre del paciente a la máquina de hemodiálisis se lleva a cabo a través de las denominadas líneas hemáticas, que conectan los accesos vasculares, uno arterial y otro venoso, que restablece el líquido depurado, hasta el dializador.

Complicaciones

  • Hipotensión: principalmente, por la bajada significativa del volumen de plasma.
  • Náuseas y vómitos: suelen hacer su aparición en estado de hipotensión.
  • Calambres: sobre todo en la última fase de la hemodiálisis.
  • Dolor de cabeza.
  • Alergia.
  • Fiebre.
  • O, entre otras, arritmias en aquellas personas que tienen diagnosticadas patologías cardiacas asociadas.

Diálisis peritoneal

Mediante la entrada de un catéter en la localidad peritoneal, que se emplea como membrana semipermeable natural, se introducen las sustancias adecuadas.

Complicaciones

  • Precoces: pueden desarrollarse durante la implantación del catéter (perforación de un órgano o vaso capilar) o durante la etapa de cicatrización del mismo (poco flujo o aparición de dolor).
  • Tardías: pueden caracterizarse por ser infecciosas o no infecciosas (denominadas mecánicas, referentes al instrumental, de falta o exceso de líquidos y metabólicas).

Nefropatías

Este término hace referencia al daño, enfermedad o patología que afectan temporal o permanentemente a la función de los riñones. Este tipo de enfermedades ataca a las unidades anatómicas y funcionales de los riñones (nefronas), que son las que se encargan de la filtración y reabsorción de las sustancias del organismo. Suelen ser provocadas por lesiones renales o alguna intoxicación, síntomas que suelen tardar en manifestarse, lo que da lugar que en ocasiones el paciente no sea consciente de ella hasta pasado un tiempo. Entre las más comunes están las siguientes:

  • Cálculo renal: se trata de la concreción en el riñón que puede bloquear el flujo de orina. Si el cálculo bloquea el uréter, se produce un cólico renal repentino, grave y paroxístico, generalmente acompañado de escalofríos, fiebre, hematuria y frecuencia miccional. Si los cálculos no remiten espontáneamente, deben ser extraídos.
  • Cáncer de riñón: es el cáncer que se forma en el tejido de los riñones. Tiene una mayor incidencia en personas adultas y entre sus causas se encuentra el consumo de alcohol y tabaco, la mala alimentación o el abuso de medicamentos. Es común que los síntomas se presenten cuando el cáncer está avanzado.
  • Insuficiencia renal: se refiere a la disminución de la capacidad renal para eliminar residuos de la sangre. Una enfermedad irreversible que provoca el deterioro de la capacidad del filtrado de los riñones que da lugar a que el organismo no pueda eliminar por sí solo las sustancias tóxicas.
  • Nefropatía diabética: es una complicación renal grave de la diabetes tipo 1 y de la diabetes tipo 2. Afecta a la actividad de los riñones llegando a dañar lentamente el sistema de filtración. Un tratamiento temprano puede prevenir o retrasar el progreso de la enfermedad y reducir las posibilidades de complicaciones. Los síntomas son los siguientes: empeora la presión arterial, aparición de proteínas en la orina, hinchazón de los pies, tobillos, manos u ojos, mayor necesidad de orinar, menos necesidad de insulina o medicamento para la diabetes, dificultad para concentrarse, pérdida del apetito, náuseas, picazón y fatiga.
  • Hipertensión arterial: se trata de una patología que es el desencadenante de los derrames cerebrales, enfermedades cardiovasculares y en ocasiones causa el deterioro de los vasos sanguíneos de los riñones, lo que puede derivar en una insuficiencia renal.
  • Glomerulonefritis: es la forma de nefritis en la que las lesiones dañan los glomérulos principalmente. La enfermedad puede ser aguda, subaguda o crónica afectando al filtrado de la sangre.
  • Poliquistosis renal: una enfermedad congénita y hereditaria que puede provocar la formación de quistes que acaban deteriorando la salud de los riñones hasta derivar en una insuficiencia.
  • Traumatismo renal: se trata de toda lesión leve o grave que afecta al parénquima renal y/o a la vía urinaria de un riñón sano o con alguna patología previa (tumor, cálculo, quistes, intervención quirúrgica…) producida por un impacto directo o indirecto.

Formación enfermera en nefrología

Una vez conocidos la información y el funcionamiento de los riñones, y los datos del impacto de las enfermedades nefrológicas en la salud a nivel mundial, es necesario subrayar la importancia que guarda una buena formación en este ámbito para los profesionales enfermeros. Además, ampliar conocimientos, ya sea en este o en cualquier otro ámbito de la ciencia enfermera, influye en el trabajo diario que se lleva a cabo y en la calidad de la atención que reciben los pacientes.

Por ello, AulaDAE, espacio de formación continuada que cuenta con el aval del Ministerio de Sanidad, pone a disposición del personal el curso “Enfermería en nefrología y diálisis”, de Rosa Alonso, enfermera y supervisora de la Unidad de Hemodiálisis del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander, equivalente a 110 horas lectivas.

 

Fuentes:

Cola Palao A. Recuerdo morfofisiológico y valoración del aparato urinario. En: De la Fuente Ramos M (coord.). Enfermería médico-quirúrgica. Vol. V. 3ª ed. Colección Enfermería S21. Madrid: Difusión Avances de Enfermería (DAE); 2017. p. 2789-804.

Casillas Santana L, Pérez Sedeño C, Moya Dos Antos R. Insuficiencia renal. En: De la Fuente Ramos M (coord.). Enfermería médico-quirúrgica. Vol. V. 3ª ed. Colección Enfermería S21. Madrid: Difusión Avances de Enfermería (DAE); 2017. p. 2931-68.

Mengíbar Yeguas R, Sánchez Jurado LI. Procesos renales. En: López Ortega J, Morales Asencio JM, Quesada Moya A. Cuidados al paciente crítico adulto. Vol. I. Madrid: Difusión Avances de Enfermería (DAE); 2007. p. 463-509.

Alonso Nates R (coord.). Atención de Enfermería en nefrología y diálisis. Madrid: Difusión Avances de Enfermería (DAE).

Día Mundial del Riñón, Nefrología, riñón

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*