Dani Rovira: “Me siento muy afortunado, he dado con unos profesionales sanitarios maravillosos. Me sentí muy querido y arropado y ha sido clave para recuperarme”

Martes, 2 de noviembre de 2021

por Natalia Hernández Manjón

Ocho apellidos vascos, SuperLópez o 100 metros son algunas de las películas en las que hemos podido disfrutar del trabajo de Dani Rovira. Un actor al que va unido el humor y que está muy ligado y comprometido con todos los proyectos de salud y sociales, llegando a crear la Fundación Ochotumbao con la que intenta ayudar y mejorar la vida de las personas más desfavorecidas, el medio ambiente y la defensa de los animales. Dani consiguió superar un cáncer, una enfermedad que jamás le quito las ganas de sonreír ni de seguir trabajando. Su último papel es en la película Mediterráneo, el último film de Marcel Barrena que narra la historia del nacimiento de Open Arms.

Dani Rovira | Caterina Barjau
Dani Rovira | Caterina Barjau

-Pregunta: Se ha estrenado Mediterráneo, la última película en la que has participado que retrata el nacimiento de Open Arms. ¿Qué sentiste cuando te propusieron este trabajo? ¿Qué ha supuesto para ti?

-Respuesta: En Mediterráneo soy coprotagonista. Realmente el peso de la película lo tiene Eduard Fernández. Para mí supuso una alegría volver a trabajar con Marcel Barrena porque después de haber tenido la experiencia de 100 metros, que para mí fue un punto de inflexión bastante importante en mi carrera en el cine, nos hemos hecho grandes amigos, es una persona en la que confío ciegamente y yo cruzo si él me dice que cruce.

Me vino hace años con esta historia, no me vino diciendo que quería hacer la película de Open Arms sino como si esto fuera una película de superhéroes, que un poco lo es. La idea surgió de empezar a contar la vida de los socorristas a partir de que vieron la foto del niño, de Aylan, la maldita o bendita foto, porque yo siempre digo que a día de hoy podemos decir que la foto de ese niño no ha sido en balde porque gracias a esa foto se movilizó medio mundo, aunque luego toda la espuma siempre baja un poquito, pero se ha conseguido que se cree una ONG como Open Arms que a lo largo de estos cinco, seis años, ha podido salvar miles y miles de vidas, se han podido hacer muchos documentales y bueno, nosotros hemos podido terminar esta película que se estrenó en cines el uno de octubre.

Dani Rovira | Caterina Barjau
Dani Rovira | Caterina Barjau

-Pregunta: ¿Ha sido uno de los papeles más difíciles? ¿Cómo te sentiste en su presentación en el Festival de Cine de San Sebastián?

-Respuesta: Sí, yo creo que sí. Ha sido uno de los retos más difíciles pero por muchos motivos. Primero, porque interpretativamente era un personaje que tiene muchos matices, estaba muy contenido pero trabajaba más con las emociones que el personaje de Eduard, y luego cada uno con sus complejos, yo después de dos años sin subir ni rodar ni estar en un proyecto donde me tenía que batir el cobre con Eduard Fernández, Sergi López, Anna Castillo… que son actores que son los mejores de su generación, no te voy a negar que también me creaba esas inseguridades. Pero lejos de eso, al final este reparto con el que he podido compartir la película son los típicos compañeros que rodar con ellos te hace ser mejor actor.

Para mí, rodar esta película ha sido un máster en interpretación gratuito. Yo prácticamente llegué al rodaje por “photofinish”, como que entré de milagro, más allá de la pandemia yo hacía una semana o semana y media que me había dado mi última sesión de radioterapita. Llegué con muchas ganas pero tampoco estaba físicamente al 100% y era un rodaje muy exigente.

Han sido muy buenas las sensaciones, muy bonito ver que todas las entrevistas que hicimos con compañeros que ya habían visto la película lo primero que te daban no solo era la enhorabuena, sino las gracias porque al final, seas periodista o seas actor, si estás medio comprometido con la humanidad, lo estás con la película. La gente estaba muy agradecida porque ven que es muy necesaria esta película. Al final el éxito de esta película es que la vea el máximo número de gente posible y yo tengo una corazonada de que va a ser así.

-Pregunta: Eres una persona con mucho humor. ¿Es necesario sacar el lado bueno y con humor en situaciones difíciles? ¿Ayuda a sobrellevar una enfermedad?

-Respuesta: En mi caso es básico, no entendería la vida ni el paso por un mal trago sin salpicarlo un poco de humor. Le ves un poco las orejas al lobo, en ningún momento he visto la muerte pero no sé qué hubiera pasado si me hubieran diagnosticado algo más grave. Sí que es verdad que en mi genética viene el humor, en la mía y en la gente que me rodea, o sea yo creo que el humor es una ventana abierta en una habitación que está cargada, es un lubricante para todo y aparte liberas endorfinas, que eso ayuda.

-Pregunta: Has superado un cáncer. ¿Cómo ha sido la lucha? ¿Es importante el apoyo de los profesionales sanitarios?

-Respuesta: No solo no tengo una queja, sino que me siento muy afortunado en mi caso y quiero creer que es prácticamente en el caso de todos, pero en mi caso, he dado con unos profesionales sanitarios maravillosos. Tanto mi médico oncólogo como la psicóloga, que también estaba en cada una de las sesiones, el director del hospital, las enfermeras, que al final son con las que más horas pasas, porque cuando te das una sesión de quimio estás todo el día. Yo llegaba a las nueve de la mañana y, entre que te haces el análisis de sangre y te preparan el “jarabe” como yo lo llamo, te tiras allí seis o siete horas.

Cada tres cuartos de hora te tienen que ir cambiando la medicación… En mi caso con Ana, que era como se llamaba mi enfermera, se crea una especie de lazo de cariño, de cuidados y de complicidad muy muy muy bonito. Y ahora que estoy yendo a las revisiones para mí son como mi familia y les quiero, me sé sus vidas y me preocupo por ellos… es lo mínimo que puedo hacer por todo lo que han hecho ellos por mí. Son gente que te cuidan más allá de la labor propia que tiene que hacer una enfermera. En mi caso me sentí muy querido y arropado y ha sido clave para recuperarme.

PÍLDORA:

¿Con qué palabra definirías la labor enfermera: Vocación.

¿Qué no falta nunca en tu botiquín? Bolsa de gel frío/calor para contracturas

Ejercicio, ¿en un gimnasio o al aire libre? Al aire libre.

¿De qué alimento no podrías prescindir? Del picante.

De no haber sido actor, ¿qué profesión habrías escogido? Jardinero.

Noticias relacionadas

Actor, cáncer, Dani Rovira, entrevista, humor, Mediterráneo, Open Arms

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*