David Meca: “Los profesionales sanitarios nunca han tenido que intervenir. Soy consciente de que la vida es lo más importante, no la voy a poner en riesgo por un récord»

Martes, 1 de junio de 2021

¿Te imaginas entrenar más de ocho horas seguidas? ¿Cruzar nadando sin ver absolutamente nada el Estrecho de Gibraltar o el Canal de la Mancha? Todos esos retos, sumados a otros muchos, hicieron que David Meca se convirtiera en campeón del mundo. Y, aunque comenzó a practicar este deporte por recomendaciones médicas, ha conseguido que la natación se convierta en su gran pasión porque no hay nada imposible, como dice él “los tiburones más peligrosos no están en el mar, sino que están en nuestras mentes”.

David Meca | Víctor Cucart
David Meca | Víctor Cucart

-Pregunta: Comenzaste con la natación por recomendaciones médicas. ¿Te llamaba ese deporte? ¿En qué momento decides que te quieres dedicar profesionalmente a la natación?

-Respuesta: Realmente no me llamaba ni me gustaba y lloraba cada día que me llevaban a la piscina pero al final me fueron convenciendo entre mis padres Y los médicos y menos mal que seguí nadando.

No hay un momento exacto en el que decida dedicarme profesionalmente a la natación. Poco a poco era lo que hacía y poco a poco vi que me empezaba a salir mejor y de ahí que ya continuara pero quizá cuando ya empecé a competir internacionalmente y a ganar medallas me di cuenta que sí, que aunque seguía sin gustarme completamente pero ya vi que era mi trabajo y se me daba bien y tenía que hacerlo con la mayor ilusión posible para seguir adelante pero claro, ¿a quién le gusta entrenar ocho horas al día? ¿Nadar 60 kilómetros en un río o un mar? Fue un proceso de poquito a poco. Al final le pasa a mucha gente, no es que te guste tu trabajo pero lo haces bien, tienes el cariño de la gente que te hace seguir y tienes la recompensa que hace que eso tan duro se convierta en algo menos duro.

-Pregunta: ¿Es difícil destacar en el mundo del deporte hasta el punto de llegar a ser campeón del mundo?

-Respuesta: Realmente es complicado y más para un chico joven. Yo empecé a los cinco años a nadar, tú dile a un niño de ocho años que se tiene que levantar todos los días a las cinco y veinte de la mañana como yo me levantaba. Eso es difícil y hace falta mucha determinación, trabajo, gente a tu alrededor que te anime…porque no es fácil. Al final yo creo que para ser un campeón del mundo, un deportista de élite, no tienes que nacer un súper hombre, al contrario, yo creo que todo es a base de constancia, trabajo, sacrificio, esfuerzo… porque yo como persona no soy un portento, hay gente que mide 20 centímetros más que yo, que tiene los brazos más largos… pero al final el éxito depende de la actitud que le pongas a la vida.

Pregunta: Cruzar el Estrecho de Gibraltar, el Canal de la Mancha, Camino de Santiago a nado… ¿Cómo eran los entrenamientos para prepararte los retos?

-Respuesta: Eran entrenamientos muy duros de 6 u 8 horas al día en una piscina con el equipo nacional. Entrenamientos por la mañana, al mediodía, por las tardes… al final unos 20/25 kilómetros al día. Una vez un periódico nacional hizo un cálculo de cuántos kilómetros hacíamos nadando en nuestra carrera deportiva y sumando entrenamientos y competiciones dabas 3 vueltas y media al planeta Tierra, por eso decía que ser buen deportista no depende solo del talento, depende de la actitud, que es al final lo que nos hace ser mejores tanto en el deporte como en el trabajo. Da igual si el otro sabe más inglés o más informática o es más alto, al final la actitud es la que nos hará ser mejores que otra persona.

David Meca | Víctor Cucart
David Meca | Víctor Cucart

-Pregunta: Durante los retos, ¿hay un equipo profesional sanitario que te acompañan? ¿Qué presencia tienen en los entrenamientos y competiciones? ¿En algún momento han tenido que intervenir?

-Respuesta: Yo tenía la suerte de poder entrenar en centros de alto rendimiento, colegios internos deportivos, y por ejemplo, en el centro deportivo Sant Cugat tenemos médicos muy buenos, especialistas y especializados en el deporte pero luego, efectivamente en los retos, siempre me llevaba a alguien que pudiera estar conmigo por si pasaba algo. Imagínate cuando nadamos desde Alicante hasta Ibiza un cinco de enero con hipotermia, puedes tener muchos problemas como meter la mano en la hélice del motor o que aparezca un tiburón… por eso siempre tenía a una persona que iba equipada con nosotros en la embarcación.

Gracias a Dios nunca han tenido que intervenir. Yo soy consciente también de que la vida es lo más importante de todo, por lo que no voy a poner en riesgo la vida por un récord o un reto. Pero siempre han estado ahí, sobre todo por temas como deshidratación porque también vomitábamos mucho durante las travesías porque el hecho de nadar de día y de noche hace que por la noche no veas, y yo encima llevo gafas negras para ver lo menos posible, bueno y porque no me gusta ver las sardinas y los tiburones ni nada a mi alrededor, entonces al llevar gafas negras te mareas más y acabas vomitando toda la noche.

-Pregunta: ¿Crees que es importante la labor de los profesionales sanitarios y, en particular, la de los enfermeros? ¿Alguna anécdota con ellos?

-Respuesta: Sí, yo creo que nos hemos dado cuenta, gracias a Dios, que los bomberos y los policías son también héroes, pero que sin los profesionales sanitarios no somos nadie. Creo que nos estamos dando cuenta de eso y ahora lo que falta es que se les apoye mucho más, que los salarios vayan acorde con otros países y que todo ese esfuerzo que ahora más que nunca nos han demostrado, y que es tan importante, se les recompense.

-Pregunta: Llevamos un año bastante duro por la pandemia generada por la COVID-19. Usted también tuvo que afrontar grandes retos desde niño. Entre otras cosas ahora das charlas de liderazgo, motivación y éxito. ¿Qué consejos podrías dar después de este año tan duro para salir adelante?

-Respuesta: Ahora cobra importancia una palabra que mucha gente desconocía: resiliencia. Creo totalmente en su significado, en momentos adversos, hay que seguir nadando, hay que seguir luchando, porque si no te hundes o te hunden. Por ello, hay que arroparse de la gente que quieres, pensar en positivo, hay que buscar maneras de salir a flote y a veces te sorprendes porque ante una adversidad de una crisis, tenemos una fuerza que a veces desconocemos. Hay que intentar luchar con ilusión a pesar de las circunstancias. Yo diría que la mente nos ayuda a muchas cosas, a fracasar, a conseguir algo… porque los tiburones más peligrosos no están en el mar, sino que están en nuestras mentes.

David Meca | Víctor Cucart
David Meca | Víctor Cucart

-Pregunta: En tu libro Yo no temo a los tiburones afirmas que los peores tiburones son los que tenemos en la cabeza. Con esta pandemia, ¿crees que es importante una buena salud mental para luchar contra los tiburones?

-Respuesta: Por supuesto, la salud mental es importante para luchar contra estos tiburones y cualquier otro, es la diferencia entre tirar la toalla o seguir luchando siempre, y esa diferencia te aseguro que marca la diferencia en cualquier aspecto de la vida.

PÍLDORA:

¿Con qué palabra definiría la labor enfermera? Héroe
-¿Qué no falta en su botiquín? Algodón y agua oxigenada
-Ejercicio, ¿en un gimnasio o al aire libre? Al aire libre
-¿De qué alimento no podría prescindir? Fruta y verdura. Específicamente del plátano de Canarias.
-De no haber sido deportista, ¿qué profesión habría escogido? No sabría hacer otra cosa. Para mí ser deportista ha sido lo mejor que me ha pasado.

Noticias relacionadas

competición, COVID-19, David Meca, deporte, deportista, libro, Natación, récord

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*