Enfermeros por el mundo: trabajar en Londres

Viernes, 20 de marzo de 2020

“Los enfermeros españoles están muy bien valorados en el terreno práctico. Nuestras prácticas de Enfermería nos dan gran autonomía”

Jorge Chacón es un enfermero español, especialista en columna en el Área de Neurocirugía en el King’s College Hospital, que lleva ocho años trabajando en Londres. Antes de partir a Nueva York y comenzar una nueva carrera en suelo americano, nos atiende para hablar de su experiencia en la capital inglesa, de los motivos que lo llevaron a emigrar y su periodo de adaptación al día a día londinense.

Pregunta. ¿Por qué tomó la decisión de emigrar?

Respuesta. Acabé la diplomatura de Enfermería en 2012 y durante ese verano me di cuenta de que el mercado laboral estaba en muy malas condiciones. Había crisis en España y me vi forzado a trabajar como enfermero voluntario sin ser remunerado, para así obtener experiencia. Tras unos meses en los que mi familia me ayudaba a poder sobrevivir, decidí explorar la opción de trabajar en el extranjero.

P. ¿Por qué se decantó por el Reino Unido como destino y, en concreto, por Londres?

R. Sinceramente fue puro azar. Al principio pensé en marcharme a los Países Bajos, porque allí también hacía falta un gran número de enfermeros por aquel entonces. Una colega de la universidad me comentó que ella se había decantado por Londres, ya que había una agencia con representante español que te ayudaba con el proceso de búsqueda de empleo y colegiación. Decidí explorar esa opción y, aunque no fue fácil realizar los trámites, finalmente conseguí colegiarme. Lo que hizo que eligiera esta agencia de empleo (www.personalsolutions.es) fue que te ofrecía un periodo de transición en el que trabajabas de técnico de cuidados auxiliares de enfermería (TCAE) y una vez que ganabas confianza y seguridad con el idioma y en el ámbito clínico, podías optar a empezar a trabajar de enfermero.

P. ¿Cómo fue la adaptación a la ciudad durante los primeros meses viviendo allí?

R. Al principio todo te parece frenético y difícil. Recuerdo que durante los primeros meses todo era muy burocrático y administrativo, lleno de interminables papeleos. Aquí todo tiene un proceso, y debe ser completado rigurosamente. Eso fue un gran cambio, no negativo, pero sí requirió una gran adaptación.

P. Una vez superada la primera etapa de su estancia en el extranjero, ¿cómo es, en general, la vida diaria en Londres?

R. Frenética, gris y llena de oportunidades. Considero Londres una de las ciudades más asombrosas del mundo, con sus puntos negativos y positivos, pero mantiene un perfecto equilibrio entre ambos.

Como negativo podría destacar el clima, en especial la falta de luz. En invierno se hace de noche a las 3:30 h de la tarde, por lo que si entras al trabajo a las 7 h de la mañana, significa que no ves la luz el sol en todo el día. Otro punto negativo es la falta de espontaneidad, eso de llamar a un amigo para tomarte un café y encontrarte en media hora es imposible; incluso puede ser considerado como un poco falta de respeto por muchos, ya que todo debe ser programado con días, semanas y hasta meses de antemano. Como ejemplos de puntos positivos subrayaría que, en Londres, te sientes en el centro del mundo. Puedes encontrar todo lo imaginable, todo ocurre aquí, con lo que las oportunidades de ocio son innumerables. Otro aspecto es que la ciudad está muy bien conectada con el resto del planeta, por lo cual puedes viajar a cualquier punto del globo desde aquí.

P. ¿Recomendaría la ciudad para ejercer la profesión enfermera?

R. Afirmativo. Hacen mucha falta enfermeros en Reino Unido. Definitivamente recomiendo Londres a aquellos llenos de ambición que quieran seguir avanzando en su carrera. Hay muchas oportunidades dentro de la enfermería, diferentes especialidades y unidades que no existen ni en España, ni en muchos otros lugares del mundo.

P. En este sentido, ¿cómo fue la adaptación al nuevo idioma? ¿Cuáles fueron los términos técnicos más difíciles de aprender al inglés?

R. Podría decir que la adaptación inicial fue a los dos años de llegar a Londres, especialmente en el terreno laboral. Una vez que estás expuesto al vocabulario día sí y día también no tienes mas remedio que amoldarte. El problema aparecía cuando salías del trabajo y te dabas cuenta que en otros ámbitos el vocabulario que poseías era limitado. La completa adaptación creo que tomó forma cuando empecé el máster universitario aquí. Una vez que me lancé al nivel académico universitario en inglés tuve que esforzarme y aprender desde una perspectiva a la que nunca había estado expuesto. Hoy en día, tras ocho años en Londres, me considero bilingüe en español e inglés. Algo difícil de los comienzos fue el terror al teléfono, hablar en otra lengua por esta vía es un gran reto, ya que la comunicación gestual desaparece y se hace mucho más duro mantener una conversación con alguien.

P. ¿Se ha planteado volver?

R. Sí, muchas veces. Lo que ocurre es que creo que soy adicto a los retos. Me encanta España, es mi país y siempre lo será, pero en aspectos de oportunidades laborales tiene mucho que mejorar, especialmente en lo que se refiere a las que hay para profesionales. Las empresas no invierten lo necesario en formar a sus trabajadores, y los sueldos no son lo suficientemente altos como para poder vivir; te limitas a estar continuamente sobreviviendo. Tras ocho años, y tras haberme casado con un estadounidense, he decidido probar suerte y cruzar el charco, a Nueva York. Ha sido un largo y arduo proceso administrativo, pero ya tengo luz verde y fecha de partida hacia mi nueva aventura americana.

P. Según su experiencia, ¿cuáles son los aspectos positivos de ejercer la enfermería en otro país? ¿Y los negativos?

R. Lo positivo es la gran variedad de oportunidades que existe en el ámbito enfermero y, al mismo tiempo, las facilidades que las empresas dan a los trabajadores para progresar y crecer en el terreno laboral. Un claro ejemplo es el máster universitario que, tras dos años, estoy acabando; todo financiado por el sistema público de salud, dándome la posibilidad de trabajar y estudiar al mismo tiempo, con la totalidad de mi sueldo. Lo negativo, la dificultad que hay para pensar fuera del protocolo. Todo aquí esta dirigido, en cierta manera, por un protocolo o proceso, la gente no tiende a pensar fuera del mismo, lo que, como enfermero entrenado en el extranjero, puede dificultar el proceso de adaptación a una nueva metodología laboral.

P. ¿Qué diferencias ha podido observar en el trabajo diario de un enfermero en Londres y en España?

R. En Londres los enfermeros están mucho más especializados por áreas, un enfermero trabajando en cierta unidad puede ser experto en una especialidad y no tener conocimiento alguno de otra área. Creo que en España, al trabajar en diferentes especialidades, los enfermeros son capaces de saber un poco de todo. Como ejemplo, aquí, durante la universidad se elige el tipo de Enfermería a la que dedicarse, ya sea pediátrica, de adulto o psiquiátrica; una vez sales, solo puedes trabajar en aquella rama que hayas elegido.

P. Desde su punto de vista, ¿qué visión se tiene de la enfermería española en Londres?

R. Los enfermeros españoles están muy bien valorados en el terreno práctico. En España nuestras prácticas de Enfermería nos dan gran autonomía, lo que hace que al afrontar el mundo laboral tengamos variedad de recursos para abordar problemas. En lo referente al papeleo, nos cuesta bastante, especialmente por la barrera lingüística. He de remarcar que aquí la administración de enfermería es una de las principales actividades, por lo cual, si no te adaptas al papeleo, lo tienes complicado.

P. ¿Qué consejos daría a otros profesionales que se estén planteando emigrar a esta ciudad?

R. Lo imposible no es un hecho, sino una opinión, así que recomiendo a todos lo enfermeros que quieran crecer en su carrera que no lo piensen, que lo intenten; lo único malo que puede ocurrir es que tengan que volver a España.

REQUISTOS PARA TRABAJAR DE ENFERMERO EN REINO UNIDO

Documentación: Pasaporte.

Nivel de idioma: IELTS 7 (6,5 en writing)

Título: Para la colegiación se piden: diplomas universitarios, tasas y solicitud de colegiación, antecedentes penales y certificado de nacimiento. Todo en una traducción jurada al inglés.

Solicitud de empleo: Prueba de vacuna contra la tuberculosis y registro de vacunas. Referencias de trabajos previos en España. Todo traducido al inglés.

Noticias relacionadas

enfermería, Enfermero, Londres

La mayor plataforma digital de contenidos de enfermería en abierto para todo el personal sanitario

Con el objetivo de hacer llegar a todos los profesionales del sector contenidos completos, actualizados y de calidad, desde Grupo Paradigma ponemos a disposición de todo el personal sanitario de manera gratuita Enferteca, la mayor plataforma digital de contenidos especializados en enfermería, para que podáis acceder en cualquier momento y desde donde necesitéis a la totalidad de contenidos especializados. Dentro de Enferteca podrás acceder a más de 150 libros especializados, 7 revistas especializadas con más de 200 artículos nuevos publicados cada año, vídeos científicos de aplicación práctica, más de 2.000 imágenes segmentadas por especialidad y más de 130 infografías con procesos y técnicas de manera esquematizada y muy visual. Para acceder a la plataforma, por favor, accede al siguiente enlace: Conseguir Enferteca GRATIS

Una respuesta a “Enfermeros por el mundo: trabajar en Londres”

  1. Hola Jorge,

    Me ha encantado encontrarte en esta entrevista.
    Te deseo toda la suerte en N.Y. Si Londres es una metrópolis, NY es «la Metrópolis» por excelencia

    Un Abrazo / Antº

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*