Formación en técnicas de autocuidado a pacientes frágiles

Miércoles, 6 de marzo de 2013

Los enfermeros del Hospital Infanta Elena de Huelva han implantado en distintas áreas hospitalarias nuevos programas de formación en autocuidados, enfocados a pacientes pluripatológicos, es decir, que presentan diferentes problemas de salud o que requieren cuidados específicos. El objetivo de estos profesionales  es que aprendan a controlar sus síntomas, evitando complicaciones y mejorando su calidad de vida.

Así, tanto familiares como cuidadores, y los propios pacientes, serán los principales implicados en seguir las recomendaciones de los profesionales sanitarios sobre su salud. Estos consejos estarán relacionados con la alimentación, los cuidados y la adherencia y correcta administración de los tratamientos y fármacos. Asimismo, este programa sirve para afianzar una actitud más positiva en cuanto al cumplimiento del régimen terapéutico y a la mejora de los hábitos de vida.

Máximo nivel de independencia del centro sanitario

Cerca de 500 pacientes con problemas urológicos han participado en este programa, donde han adquirido habilidad práctica para el manejo de su herida quirúrgica o para el correcto uso de la sonda vesical que deben mantener durante un periodo de tiempo en su domicilio. Por otra parte, unos 200 pacientes con enfermedad obstructiva crónica pulmonar (EPOC) o con insuficiencia cardíaca se han beneficiado también de esta formación, dirigida a enseñarles una serie de conocimientos que les permitirán mantener una vida lo más autónoma posible y un máximo nivel de independencia del centro sanitario.

Con el fin de saber cuáles son los conocimientos reales y prácticos del paciente y de sus familiares sobre la enfermedad y los cuidados que requiere, los enfermeros han realizado una evaluación en el momento del ingreso y, a partir de dicha evaluación, han adaptado la formación a las necesidades de cada paciente y a su entorno.

Dentro de este programa, los conocimientos se han centrado en el control de los síntomas del paciente, la detección precoz de signos de empeoramiento o de complicaciones, aunque también han incluido la promoción de hábitos más saludables, desde la administración de ciertas vacunas y el abandono de hábitos nocivos para la salud como el tabaco o el alcohol, hasta el control de los cambios bruscos de temperatura, entre otros.

La vigilancia del botiquín domiciliario, las medidas de conservación de los fármacos, el manejo de los dispositivos que porte el paciente, el mantenimiento de la higiene de la piel y las mucosas, la regulación de la movilidad y la seguridad en el paciente más dependiente, han sido también aspectos que se han recordado durante este programa formativo, ya que están en relación directa entre la calidad de vida del paciente y este tipo de patologías.

centros de salud, EPOC, programa

2 Respuestas a “Formación en técnicas de autocuidado a pacientes frágiles”

  1. Es una buena idea y, además, sería necesario promover más este tipo de actividades y enseñar cómo atender a este tipo de pacientes, que no siempre es fácil e incluso no se tiene la habilidad necesaria para atenderles de la forma más adecuada. La promoción de la salud entre los familiares y cuidadores, y como no, en los propios pacientes, es otra forma de invertir en salud.

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*