Merche: “Mi profesión no es comparable con la de los enfermeros, para mí ellos son los verdaderos héroes. Yo canto, lo difícil es salvar una vida”

Miércoles, 4 de diciembre de 2019

Diecisiete años han pasado desde que Merche comenzara su sueño: una vida dedicada a la música. Desde su primer disco Mi sueño, esta cantante gaditana ha conseguido hacerse un hueco en el panorama musical con miles de copias vendidas, una gran cantidad de discos e innumerables colaboraciones y giras. Tras pasar un año duro entre hospitales acompañando a su padre, admite que sigue siendo una persona muy soñadora. Una vez más ha pisado fuerte y en tan solo unos meses podremos seguir escuchándola con su nuevo single “Te quiero”.

© Jesús Cordero

Pregunta. Si hablara con la Merche de hace unos años, ¿qué diría que le llevó a querer dedicarse a la música? ¿De dónde viene esa vocación?

Respuesta. Lo mismo que me hace seguir dedicándome a la música hoy en día, que me gusta el escenario una barbaridad, me gusta esa comunicación con el público y eso tan especial que siento en el corazón cuando canto o cuando veo a alguien emocionándose con mis canciones, eso solo me lo da el escenario. Eso y que ahora ya no podría dejar a mis “merchitos” tirados, porque muchas veces he dicho: “cuando esta profesión no me haga feliz, me aburra o me canse, me quito del medio” ya no lo puedo decir, es como si les estuviera fallando.

Toda la vida lo he tenido claro, desde pequeña. Yo estudié Magisterio porque mi madre decía que, al menos, una diplomatura tenía que tener. Estudié en el conservatorio y me formé por si acaso algún día no me daban lo oportunidad, pero una vez que llegó me agarré fuerte y hasta hoy.

Fue algo progresivo, primero firmé con un manager y seguía trabajando como secretaria, ellos iban moviendo mis maquetas. Por mi primer contrato discográfico tampoco me emocioné, yo miraba más allá. Estaba tan tranquila en Cádiz con mi familia, cuando me llaman y me dicen: “urgentemente vente para Madrid que entras en Gran Hermano en directo cantando a capela esta noche”. Yo te juro que fue llegar al AVE, en el trayecto maquillándome y vistiéndome en el coche hasta la casa, y nada más llegar ya me gritaron que entraba en directo. También recuerdo la primera vez que sonó en la radio, pero para mí, insisto, no era importante la firma con la primera discográfica, es muy difícil triunfar con el primer disco, yo miraba a largo plazo.

P. ¿Cuál es su fuente de inspiración a la hora de componer? ¿Es difícil entrar en el mundo de la música?

R. Mi fuente de inspiración es la vida, sin ningún lugar a dudas. El día a día, las experiencias que vivo, lo que veo del amor y desamor que le ocurre a la gente de mi entorno… He escrito muchas canciones a mis amigos de historias que les han pasado, pero siempre les pido permiso antes, aunque evidentemente no digo nombres ni apellidos. Por ejemplo, hay una canción que se llama “Ángeles” que hablaba de dos amigos míos que siempre fueron heterosexuales y, de repente, se enamoraron. Siempre me preguntan si las historias que cuento me ocurren a mí, si me ocurrieran todas… Llevo más de ciento y pico canciones que hablan de amor…

Es difícil iniciarte en todo. En esta profesión si encima no tienes el típico padrino, como se suele decir, esa persona que te abre camino, que tiene contactos, que conoce a gente… Yo no he tenido eso, yo he empezado desde abajo, ahí no invertía nadie y aquí estoy 17 años después.

P. Si tuviera que elegir un concierto, ¿con cuál se quedaría? ¿Por qué?

R. Hace un par de años ya llevaba 1.200 y cada vez que me hacían esta pregunta siempre decía algo distinto porque hay un montón de ellos que son especiales, pero desde el año pasado ya sí que hay uno especial y así será para toda mi vida. Es el concierto con el que cerré la gira el año pasado en Cádiz. A mi padre siempre le gustaba subirse al escenario y ese fue el último, se me quedará en mi corazón siempre. Fue un homenaje a él y además el público estaba brutal, le aplaudieron mucho y estoy feliz de que se haya ido con ese recuerdo.

P. Después de pasar por un año difícil, ¿qué le hizo volver a cantar?

R. Nunca he perdido la fuerza. La vida es así, este año he tenido la pérdida de mi padre, hace tres años también tuve momentos duros… pero la vida es así. No todo es positivo ni maravilloso, aunque es verdad que yo he estado muy mal acostumbrada, mis mayores desgracias eran cuando dejaba un novio o cuando un novio me dejaba a mí, imagínate, era Alicia en el País de las Maravillas hasta que la vida te enseña que evidentemente no es un camino de rosas. Es ahí donde tiene que salir tu coraje y tu furia y yo no soy de quedarme en un rincón llorando, soy al revés: ¿más abajo te crees que estoy? ¡Te vas a enterar ahora!

P. Hace unos meses sacó nuevo single (Lo que me dé la gana), con un estilo totalmente distinto a lo que nos tenía acostumbrados. Cuéntenos un poco de él, cómo surgió, por qué ese cambio de estilo. ¿En qué diría que ha cambiado la Merche de antes a la de ahora?

R. A mí siempre me ha gustado mezclar el pop con ritmos latinos y las tendencias del momento porque también es absurdo quedarse atrás, yo no quiero hacer los discos que hacía en el 2000, quiero hacer los discos con un sonido de hoy en día. Hay que evolucionar o si no te mueres.

Me cambia la experiencia en la vida, el aprendizaje de estos años. La ilusión sigue intacta, quizá la ingenuidad no tanto, he pecado de ser excesivamente ingenua.

© Jesús Cordero

R. Todos hemos visitado algún hospital en algún momento, ¿qué opinión tiene sobre los profesionales enfermeros?

R. Habiendo tenido una experiencia tan cercana como la enfermedad de mi padre, una enfermedad larga y en la que hemos necesitado muchísimo de la ayuda y del trabajo y profesionalidad de muchos enfermeros, a nosotros nos han dado la vida. El trato ha sido maravilloso, tanto en el hospital como una vez que mi padre estaba en su casa y tenían que venir con la ambulancia. Yo creo que es fundamental la labor que hacen tanto con el paciente como con los familiares.

Hay muchas veces, además, que con estas enfermedades el paciente se pone muy difícil y hay que tener mucha psicología, mucha mano izquierda y eso lo hemos encontrado y estamos, tanto mis hermanas como yo, superagradecidas al Hospital Puerta del Mar, que es donde estuvo ingresado mi padre e, insisto, desde los celadores pasando por las enfermeras, los médicos… todo el equipo ha sido maravilloso, una atención y una paciencia infinita, un trabajo tan complicado… Están hechos de otra pasta. Mi profesión no es comparable con la de ellos, para mí ellos son los verdaderos héroes. Yo canto, lo difícil es salvarle la vida a una persona.

P. ¿Recuerda alguna anécdota con alguno de ellos?

R. Sí que es verdad que hubo una vez que mi padre estaba muy malo y hubo un enfermero que fue el que dio con lo que tenía. Dijo que llevaba mucho tiempo tratando con pacientes de este tipo y efectivamente fue la medicación que le puso con autorización del médico, por supuesto, lo que le mejoró. Pero es verdad que fue una sugerencia de él y al final acertó. Ese señor nos daba toda la confianza y la tranquilidad del mundo porque en esa situación todo son preguntas y dudas y él te ayudaba.

PÍLDORAS

¿Con qué palabra definiría la labor enfermera?

Maravillosa.

¿Qué no falta en su botiquín?

Tiritas de animalitos.

Ejercicio, ¿en un gimnasio o al aire libre?

A ser posible al aire libre.

¿De qué alimento no podría prescindir?

Pan.

De no haber sido cantante, ¿qué profesión habría escogido?

Secretaria de dirección.

enfermería, Merche

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*