«Muchos amigos enfermeros me preguntaban cómo tenía una calidad de vida tan increíble, y yo les decía ¡vente a Francia! Así nació mi web»

Martes, 30 de agosto de 2022

por Natalia Hernández Manjón

Alejandro Cabrera Vincent terminó la carrera en plena crisis. Recuerda cómo estuvo muchos meses desesperado buscando trabajo en sitios que incluso ni le abrían la puerta. Harto de la situación y lleno de rabia, tristeza e impotencia, decidió buscar opciones en el extranjero y fue así como acabó en Francia, donde a día de hoy continúa con condiciones de trabajo mucho mejores e intentando guiar a otros compañeros con Vente a Francia, una web creada para ayudar a compañeros de profesión a encontrar el empleo de sus sueños en Francia y mejorar su calidad de vida y condiciones laborales.

Alejandro Cabrera Vincent es enfermero en Francia
Alejandro Cabrera Vincent es enfermero en Francia

-Pregunta: ¿Por qué Enfermería? ¿Tenías vocación de siempre?

-Respuesta: Para ser sinceros, cuando estaba en bachillerato la idea de que tenía que elegir qué estudiar me abrumaba bastante. En aquella época la adolescencia me estaba pegando fuerte. La realidad es que siempre me ha gustado ayudar a las personas y he sido muy cercano. Varios primos y tíos eran enfermeros y tenían además una calidad de vida muy buena (Estamos hablando del 2006-07 y la crisis de los recortes sanitarios ni siquiera se veía venir). Teniendo en cuenta mi vocación por ayudar y los consejos de mis familiares, decidí ponerme a estudiar enfermería.

-Pregunta: Te fuiste a estudiar la carrera a Terrassa, Barcelona. Al terminar en plena crisis, ¿era difícil encontrar trabajo? ¿Cómo te sentiste al terminar los estudios y no tener la oportunidad de trabajar para tener experiencia?

Respuesta: Terminé la carrera en 2011, y acabé enfermería en plena crisis de los recortes sanitarios. Me pasé meses intentando buscar trabajo. Yo creo que dejé curriculums en media Cataluña. Recuerdo con tristeza cómo a menudo acudía a residencias a modo de desesperación y ni siquiera me abrían la puerta. Lo máximo que conseguía era que me respondiesen por el timbre para decirme que dejara el currículum debajo de la puerta. Sentía mucha rabia, tristeza e impotencia. ¿Cómo era posible que después de estudiar tantos años una profesión por vocación, no se me tomase en serio y ni siquiera se me diera una oportunidad laboral? Nunca comprenderé cómo se nos trata de esta forma a los enfermeros en España, con la falta que le hacemos a la sociedad.

-Pregunta: Te fuiste a Francia. ¿Por qué Francia y por qué la ciudad a la que te mudaste?

Respuesta: Visto que en España no conseguía trabajar de mi profesión, decidí buscar opciones en el extranjero. Enseguida Francia se posicionó a la cabeza, puesto que tenía un nivel medio de francés y encima me pagaban los billetes de avión para ir a hacer la entrevista e incluso el hotel. Es muy bonito llegar a un país en el que apuestan por ti y te ayudan a salir adelante, justo lo contrario de la situación que vivía en España. Mi primer trabajo fue en París, pero a decir verdad terminé en la capital de Francia de rebote y casi obligado. No fue mi elección, la agencia con la que me vine me presentó dos opciones y elegí una. El principio fue muy duro. No sabía ni qué tipo de contrato firmaba, ni lo que suponía aterrizar en el puesto de trabajo donde iba a aterrizar. Tampoco pude elegir en qué servicio quería trabajar. Aun así, ignorante de mí, estaba muy contento, porque fuese lo que fuese, todo era mejor que seguir en España.

-Pregunta: Cuentas que al principio fue muy duro. ¿Por qué? ¿Cómo ha sido el cambio?

-Respuesta: Dejar atrás un país nunca es sencillo, y menos aún para un chico de 21 añitos como era yo, con muchas ganas de trabajar y de devolver a España lo que se merecía ejerciendo de enfermero. Por si esto fuera poco, me puse en manos de la única agencia que «supuestamente» me ayudaba de forma «gratuita» a venir a trabajar a Francia. Eso me motivaba y me tenía súper contento. Sin embargo, con el paso del tiempo, te das cuenta que nadie hace nada gratis en este mundo. Estas agencias se remuneran por los hospitales que mejor les pagan a ellos, por lo tanto, eres mercancía. No terminas en el empleo que tú quieres, en el servicio que más te guste ni nada. No eliges absolutamente nada. Ellos te colocan en un puesto de trabajo y tú te callas. Sé que hablo un poco fuerte, pero es que es así como me sentí. Encima cuando llegas a un país nuevo no conoces a nadie, y ahí es donde creía que iba a estar esta agencia, al menos para guiarme en la nueva burocracia que iba a tener que hacer en el nuevo país. Iluso de mí. Me sentí perdido, solo y abandonado. Pero bueno, el lado positivo era que tenía un trabajo.

-Pregunta: ¿Opositaste en Francia para conseguir puesto fijo?

-Respuesta: No. A los 2 años de estar en Francia conseguí hacerme funcionario. Sí sí, has leído bien. A los dos años de trabajo había conseguido lo que ningún compañero de carrera mío aún a día de hoy, 12 años más tarde, ha conseguido en España, hacerse funcionario. Por si fuera poco, no tuve que hacer ningún examen. De hecho a día de hoy estoy de excedencia y me guardan mi plaza pública durante 10 años. Las condiciones laborales de los enfermeros entre Francia y España es como comparar el día y la noche. Además en Francia tenía casi 10 semanas de vacaciones pagadas por año. Todos mis compañeros de carrera aún se asombran con mi historia, pero no se atreven a dar el paso.

Alejandro Cabrera Vincent creó Vente a Francia
Alejandro Cabrera Vincent creó Vente a Francia

-Pregunta: ¿Tenías ya trabajo al marchar o tuviste que buscarlo al llegar?

Respuesta: En mi caso sí, tenía ya trabajo desde España. Aunque si llego a saber todo lo que sé hoy, no hubiese repetido nada de lo que fue mi camino a Francia. Aquí los enfermeros estamos bien valorados, pero sobre todo, tenemos posibilidad de elegir si queremos trabajar en un hospital público o en uno privado, puedes elegir el servicio que más te guste, aunque no tengas experiencia previa. Puedes elegir el tipo de contrato e incluso tu salario. Vamos, que si me hubiesen explicado todo esto antes, muchas cosas hubiera cambiado. Desde luego que si tengo que dar alguna recomendación a un enfermero que esté pensando en emigrar, sería que se deje acompañar por personas que ya hayan vivido todo lo que ellos quieren vivir, ni más ni menos.

-Pregunta: ¿Cuáles son los requisitos para trabajar en Francia? (Documentación requerida, nivel de idioma, título requerido, por dónde se hace la solicitud).

-Respuesta: Más que requisitos diría que lo que hay que tener son ganas y compromiso. Emigrar no es para todo el mundo, hay que ser valiente y tener una actitud de hierro, porque se vienen curvas. En cuanto a documentación requerida se puede dividir en dos, la que necesitas pedir en España, (en este caso sería la acreditación del ministerio), y la que tienes que solicitar en Francia. Con los años el proceso cambia, así que cuidado con intentar hacer los papeles como hace años o dejarte asesorar por algún amigo que tiene una profesión diferente a la tuya, ya que en muchos casos son procedimientos diferentes.
En cuanto al nivel de idioma, en teoría se necesita hoy en día un B2, aunque si no lo tienes tampoco pasa nada, lo que si tienes que demostrar es que eres capaz de tener más o menos una conversación y comprender lo que te dicen. El colegio de enfermería en Francia, en este caso, es quien se encargará de eso.
En lo que tiene que ver con el título, necesitas únicamente el título de enfermería, aunque si tienes una especialidad, se te abrirán todavía más puertas en Francia. En este caso el camino que recomendamos es otro, de ahí que siempre repitamos que cada caso es único y lo que le fue mejor a Anna no quiere decir que sea lo mejor para María.

La solicitud comienza con la secretaria de tu universidad, que es la que te va a dar los primeros papeles que necesitas. El siguiente organismo a donde tienes que acudir es al ministerio de universidades, que es quien tiene la llave para darte la famosa acreditación del ministerio.

-Pregunta: ¿En qué se diferencia el sistema sanitario de allí del de España?

-Respuesta: La principal diferencia es que en Francia todas las personas tienen una mutua privada que cuesta entre 15 y 35 euros al mes. La seguridad social reembolsa el 70% de los actos médicos, consultas y demás, y la mutua es la encargada de reembolsarte el resto. Por lo tanto, cuando vas al médico de cabecera por ejemplo, tienes que adelantar el dinero y pagar 23€. Al final de cuentas es gratis al igual que en España, pero el simple hecho de tener que pagar hace que disminuya considerablemente el hecho de acudir al médico cuando no es del todo necesario. No hay tanto abuso como existe en la atención primaria en España, bajo mi humilde punto de vista, claro.

-Pregunta: Después de una temporada creaste Vente a Francia (https://www.venteafrancia.com/ ) para ayudar a los compañeros de profesión. ¿De qué se trata? ¿Cómo surgió la idea? ¿Cómo ayudáis? ¿Qué tienen que hacer los que quieran esa ayuda?

-Respuesta: Con el paso de los años he tenido la oportunidad de formarme en el servicio que yo quería. Soy funcionario con plaza pública y estoy de excedencia. He pasado por todo tipo de contratos, incluso he tenido contrato de sustituciones por elección propia, ya que al contrario que en España, siendo reemplazante en Francia se gana bastante más dinero. He trabajado en hospitales públicos y privados y en muchos puntos de la geografía francesa, incluso en islas como Córcega. Muchos amigos enfermeros me preguntaban siempre qué cómo hacía para tener una calidad de vida tan increíble, y yo les decía… ¡Vente a Francia! Y así poco a poco es como nació www.venteafrancia.com, para ayudar a compañeros de profesión a encontrar el empleo de sus sueños en Francia y mejorar su calidad de vida y condiciones laborales. Si sabes cómo, en Francia es posible elegir entre cobrar 1500 euros al mes, o, como es mi caso, hasta 4000 euros o incluso más. Nos sentimos muy orgullosos de este proyecto y ya hemos acompañado a varias decenas de profesionales a conseguir el empleo de sus sueños en Francia. ¡Funciona! Es importante señalar que nuestra ayuda no es para todo el mundo, antes tenemos que estudiar el perfil del enfermero en concreto para saber si podemos ayudarle. Para contactarnos puede seguirnos y escribirnos por Instagram o simplemente enviarnos un mail a hola@venteafrancia.com presentándose y explicándonos su proyecto sobre Francia. Recuerda poner que nos has visto en la revista Metas de Enfermería, así sabremos que vienes de esta entrevista. Estamos deseando conocerte.

-Pregunta: Por último, Alejandro, después de crear una vida fuera, ¿volverás a España?

-Respuesta: La verdad es que España tiene muchas cosas buenas, me encanta como somos los españoles, la gastronomía, el clima… Pero al ser honesto, el tema de las condiciones laborales es un tema que me preocupa demasiado. Los enfermeros jóvenes no nos merecemos contratos tan precarios. Lo bueno es que como tengo años de experiencia en el sector público de Francia, tengo muchos puntos para poder aspirar a un mejor contrato ya que cuenta para la bolsa española… Así que… ¿Quién sabe?

Noticias relacionadas

enfermería, enfermeros, extranjero, Francia, profesionales sanitarios, trabajo

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*