Relato: Diario de una estudiante de Enfermería

Viernes, 2 de julio de 2021

Tras el comienzo de mis prácticas de 4º de Enfermería decidí hacer un pequeño diario con las cosas más importantes y llamativas, desde mi punto de vista, en esta profesión. Con esto me gustaría haceros partícipes de mi día a día, así como de la experiencia y vivencias obtenidas. Espero que este pedacito de mí os haga reflexionar tanto como me ha hecho a mí vivirlo.

Día 10 de las prácticas en el centro de salud:

¡Por fin! Tras varios días en este nuevo rotatorio, he conseguido adaptarme a este ritmo y ambiente de trabajo. La verdad, pensé que me iba a costar más, dado que venía de un servicio muy ajetreado. Sin embargo, los compañeros me han ayudado mucho y gracias a eso me ha resultado más fácil.

He descubierto que el trabajo de las enfermeras en el centro de salud es muy cercano y familiar con los pacientes, por lo que las personas depositan mucha confianza en ellas. Es muy agradable sentir el cariño de todos y los agradecimientos que recibimos por su parte simplemente por hacer bien nuestro trabajo.

Esto no quiere decir que sea así con todos, ya que en algunos casos por mucho que les aconsejes no se preocupan lo suficiente por su salud, haciéndonos sentir culpables por la poca mejoría que experimentan. Con esto quiero recordar y destacar la gran paciencia que hay que tener en algunos casos y la importancia de ponerles buena cara y de mantener la amabilidad a pesar de las circunstancias. Aun así, todos ellos nos enseñan alguna cosa.

Día 11 en el centro de salud:

Hoy, tras un largo día realizando educación para la salud, he sentido que en muchas ocasiones no sirve para nada. Comento esto porque hemos tenido algún caso de diabéticos que, a pesar de las advertencias sobre la pérdida de los dedos del pie o incluso del pie entero, sigue manteniendo sus malos hábitos y no ponen ningún interés por cambiarlos. Es algo muy llamativo y triste, tener tu propia salud en tus manos y no realizar un mínimo esfuerzo para mejorarla.

Sin embargo, es satisfactorio ver cómo mujeres que debutan con diabetes durante el embarazo siguen las pautas que les damos y piden más educación para la salud, porque no solo les preocupa su salud sino también la de su bebé.

Con esto he aprendido que es muy importante dedicar bastante tiempo a realizar una educación para la salud muy completa, personalizada y adaptada a cada situación. Por eso creo que sería conveniente dedicar más tiempo en cada asignatura de la carrera a esta práctica, aprendiendo así de manera más precisa y concreta su aplicación en cada enfermedad. Sería valioso comenzar con la educación para la salud en edades más tempranas, para así evitar la aparición de ciertas enfermedades.

Día 12 en el centro de salud:

Esta mañana la carga de trabajo ha sido demasiada, no he podido reflexionar tanto como a mí me hubiera gustado. A pesar de todo, he aprendido que el trabajo en equipo es muy importante y necesario, porque los unos sin los otros no podríamos sacar el trabajo adelante.

Al ser este mi segundo rotatorio, he podido observar cómo el trabajo en equipo varía según el servicio. Por un lado, en el centro de salud la situación es más familiar, todos estamos al mismo nivel y somos igual de importantes. Sin embargo, en la UCI, por ejemplo, está todo más jerarquizado, se obrevan las diferentes categorías entre unos y otros. Por ello, desde mi punto de vista, es más cómoda la forma de trabajo del centro de salud, porque nos apoyamos unos en otros y, en caso de duda, puedes recurrir a cualquier profesional.

Día 13 de este periodo de prácticas:

Después de estos días sin salir del centro, he conocido lo que es la enfermería rural. ¡Y me encanta! No sabía lo bonita que podía llegar a ser. A pesar de todo, he venido un poco desilusionada al recordar que muchos de esos consultorios acabarán siendo cerrados dentro de poco tiempo. Creo que son muy necesarios, porque las personas que viven en el medio rural tienen los mismos derechos que los demás. Además, muchas de esas personas quizá no tengan medios ni capacidad suficientes para desplazarse a otros pueblos o ciudades. Por lo tanto, deberíamos luchar para que no los cierren.

He vuelto a ver la importancia de la educación para la salud. En este caso la que hay que dar a los cuidadores principales de los pacientes dependientes, ya que, al no poder recibir la visita de enfermeras todos los días, son ellos los que se encargan de realizar las curas o los cuidados que necesiten. Por lo tanto, es tan importante explicárselo bien como dejar que lo hagan delante de nosotras para así poder corregirlos si se hiciera algo mal. El interés y las ganas que ponen los cuidadores han sido muy positivos.

Día 14 de aprendizaje en el centro de salud:

He estado con la enfermera de pediatría y he observado que hay una gran cantidad de niños en este pueblo. Sin embargo, no hay pediatra durante los cinco días de la semana, aumentado así la carga de trabajo de la enfermera. Por ello, no puede dedicar el tiempo necesario a cada uno de ellos.

No es la primera vez que siento que hace falta más personal, en mi anterior rotatorio también aprecié la necesidad de más profesionales. Esto acaba haciendo que nuestro trabajo sea deficiente y menos productivo, aumentando el malestar y agotamiento de todos. De la misma manera se puede ver reflejado en la calidad del cuidado hacia el paciente, haciéndolo partícipe de ello, sin tener ninguna culpa.

Día 15 en el centro de salud:

Mientras el personal de consultas estaba reunido en una sesión para mejorar aspectos del centro, el fisioterapeuta me ha mostrado en qué consiste su trabajo y me ha enseñado a realizar vendajes que pueden ser útiles en mi práctica enfermera; he aprendido una manera más beneficiosa de realizar un vendaje funcional. Me ha hecho sentir querida porque todos los profesionales se han volcado en mi formación y he aprendido muchas cosas valiosas para ser más competente.

Día 16 de formación en el centro de salud:

Tras muchas mañanas de extracciones, me he dado cuenta de que esto es lo mío. Al principio iba con miedo y algo de inseguridad, pero a medida que pasan los días he ganado más confianza en mí y me atrevo con todo, cuando al principio pedía ayuda más a menudo.

Aunque haya gente muy agradable y simpática que te pone buena cara aunque le hayas hecho daño, siempre viene alguno más quisquilloso al ver que soy de prácticas. Pero aun así soy capaz de realizar mi trabajo con profesionalidad y buena calidad.

Es curioso ver la cantidad de gente que tiene pánico a las agujas, se llega a marear incluso antes de tocarles. Además, se puede ver un grupo de personas que vienen muy nerviosas a pesar de ser una práctica bastante habitual en sus vidas.

Último día de las prácticas en este rotatorio:

Me voy de aquí muy contenta y agradecida, espero volver pronto a un centro de salud porque me ha gustado más de lo que pensaba la enfermería de Atención Primaria.

Comencé pensado que esto iba a ser muy monótono e incluso tranquilo y salgo sorprendida de la gran variedad de cosas que se pueden llegar a ver en este servicio. Es un lugar en el que se aprende de mil temas diferentes entre sí, dándote mucha libertad como enfermera.

Si finalmente alguien acaba leyendo mis palabras, espero que le sirvan de ayuda y animen a seguir la formación y valorando todos los ámbitos de la enfermería.

Autoras: Lucía Prieto García y Laura Tola Estévez

Noticias relacionadas

enfermería, Estudiantes de enfermería, Prácticas de enfermería, Relato enfermero

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*