Unidad de Estética Oncológica: ayudando a encontrar la salida hacia una nueva vida

Viernes, 14 de febrero de 2020

El cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Cada año, solo de esta enfermedad, fallecen más de ocho millones de personas, y en la actualidad viven en el mundo más de 32 millones de pacientes que día a día luchan por ganar la batalla.

Nuria Sánchez y Alejandra Sánchez junto a una de las pacientes de la unidad.

“Acudí  al hospital buscando diagnóstico a un cansancio y malestar generalizado que, en ningún momento, pensé que iba a ser cáncer. Me di cuenta de ello cuando el médico buscó un contacto más personal a la hora de informarme, pero yo no podía creerlo. Piensas que hay un error. De la noche a la mañana te das cuenta que todo el episodio que estás sufriendo tiene sus efectos en el físico y es entonces cuando llega el derrumbe psicológico”, es así como se sintió una de las tantas pacientes que pasa por esta dura enfermedad. Como esta, millones de historias pasan a diario y son muchos los profesionales sanitarios que trabajan para conseguir dejar a un lado el lado negativo. Hace varios años que Nuria Sánchez Salcedo se dedica a ayudar a los pacientes que padecen cáncer. Sin embargo, hasta ahora nunca lo había hecho después de los tratamientos y sentía que ese apoyo lo necesitaban durante el largo camino también.

Fue así como decidieron poner en marcha el servicio de Estética Oncológica del HLA Universitario de Moncloa con el que ayudan de manera efectiva a los pacientes mientras están ingresados atravesando las dificultades diarias y las secuelas de los medicamentos que les impiden llevar con normalidad el día a día.

Servicio de Estética Oncológica

Se trata de un servicio orientado para prevenir y minimizar los efectos secundarios de los tratamientos antineoplásicos o quirúrgicos de los pacientes oncológicos. Hasta ahora lo que existía eran talleres para pacientes pero este nuevo servicio va más allá, ofrecen desde masajes terapéuticos hasta apoyo psicológico o estético como pedicura, masaje, maquillaje, etc.. “Realizamos un servicio individualizado en consultas externas, en la habitación si el paciente está hospitalizado, o en su domicilio una vez es dado de alta si tiene problemas para acudir al hospital”, explica Nuria Sánchez, directora de Oncolaria.

Nuria Sánchez Salcedo y Alejandra Sánchez Carrasco

Los profesionales que trabajan en este servicio realizan un primer contacto para identificar los posibles efectos secundarios que va a sufrir su piel o los que ya está experimentando. Para ello crean un protocolo personalizado para cada paciente, ya que cada situación es distinta por el tipo de cáncer, la medicación, las patologías previas del paciente, el momento de la actuación,, su edad y el cuadro de tratamiento médico pautado. Una vez realizada la ficha de diagnóstico, diseñan un protocolo que llevarán a cabo en el día a día. “El paciente pasará por distintas fases del tratamiento y, por tanto, no tendrá el mismo servicio estético antes, durante o después de la terapia. Pero a veces, cuando la prevención no es posible porque el paciente acude ya con síntomas en la piel y dolencias manifestadas, nuestros tratamientos van destinados a mejorar o paliar los efectos secundarios”, explica Nuria.

A veces no se quiere recibir ayuda, como le pasó a una de las pacientes que relata su rechazo del inicio pero cómo fue cambiando gracias a la ayuda recibida. “En una primera aproximación no quise saber nada del servicio ya que implicaba aceptar la enfermedad y afrontarla y yo no lo había hecho. Seguía negando la realidad. El día que ingresé en el hospital para comenzar el tratamiento pasaron por mi habitación los profesionales de este servicio solo para conocerme. Yo fui el primer paciente y me convencieron con mucho tacto y mimo para que únicamente les mostrara las lesiones que sufría en la piel. Poco a poco fui tomando confianza y consciencia de que eran personas que estaban para ayudarme y empecé a verlos con otros ojos”.

Es así como esta paciente cuenta que a pesar de su rechazo y negativa inicial acabó necesitándoles todos los días. Tras sufrir una neuropatía en la mano que le impedía realizar hasta las tareas más sencillas, sabía que sufría una gran dependencia y que necesitaba ayuda, pero gracias a la ayuda y el cariño recibido por los profesionales le cambió su posición a la hora de afrontar el tratamiento.

La labor enfermera

En esta unidad todos los profesionales sanitarios son importantes, pero la de los enfermeros al ser quienes están al lado del paciente en todo momento pasar a tener una gran relevancia. Son los enfermeros quienes identifican a los pacientes ingresados que necesitan ayuda. Además, también informan del protocolo establecido y el tratamiento que va a recibir el paciente para que desde esta consulta puedan prevenir los efectos o minimizarlos. En particular, el papel de los profesionales enfermeros con los pacientes oncohematológicos es imprescindible, tanto a nivel farmacológico como a nivel psicológico.

La Unidad de Estética Oncológica aumenta cada día más en cuanto los pacientes se dan cuenta cómo algunos efectos secundarios se ven mejorados o eliminados en varias sesiones. Los enfermeros se encargan por un lado de la administración del tratamiento de quimioterapia, del seguimiento del mismo y paliar en la medida de lo posible sus efectos secundarios. Y por otro lado, de la atención y cuidados psicológicos/anímicos necesarios derivados de dicho proceso. “Les ayuda a sentirse mejor consigo mismos al disminuir los efectos físicos de la quimioterapia como la pérdida del pelo, debilidad en las uñas, piel, etc. Además, a nivel psicológico, el hecho de sentirse a gusto consigo mismo, les hace estar más fuertes y optimistas evitando o disminuyendo depresiones y recaídas”, explica Alejandra Sánchez Carrasco, enfermera de la unidad.

Y es que el paciente, tal y como afirma esta enfermera, “acude más confiado y sereno. Muestra menos miedos a todos los efectos secundarios que conlleva el tratamiento y durante la estancia en el hospital, les hace no tener la mente centrada en la enfermedad motivados por la mejora en su aspecto físico y sentirse bien”. La paciente agradece todo lo que hacen por ella en esta unidad “notas mejoría ya que te ayudan a exteriorizar el sentimiento de lucha que llevas por dentro con la enfermedad. Además de la relajación, la tranquilidad, los cuidados que te ofrecen y, sobre todo, porque miden muy bien el estado en el que te encuentras en cada momento para adaptar y personalizar los cuidados que ofrecen”.

Una ayuda para los pacientes

Hay muchos pacientes reticentes a recibir la ayuda, como le pasó a la de este servicio. Pero pronto se dio cuenta de cuánto le ayudaba a seguir adelante. “En mi caso, a pesar de mi negativa inicial acabé necesitándolos todos los días ya que ofrecen desde masajes terapéuticos hasta apoyo psicológico o estético como pedicura, masaje, maquillaje, etc. Debido al tratamiento, sufrí una neuropatía en la mano que me impedía realizar algo tan fácil como cortarme las uñas. Esto te da una idea de la dependencia que sufres y para la que, evidentemente, necesitas ayuda. En este caso, sentir el cariño y el mimo de estos profesionales fue la diferencia de afrontar el tratamiento”, confiesa.

Hasta ahora las sesiones suelen durar una hora donde los profesionales identifican los cuidados que son necesarios. Se trabajan manos, pies, cuero cabelludo, fácil ay corporal de manera generalizada, dedicando más recursos y tiempo a aquellas zonas que impiden el descanso y la vida cotidiana del paciente. Además, también se forma al paciente para que él mismo pueda llevar a cabo los cuidados necesarios para su mantenimiento y evitar los efectos secundarios. Finalmente, la ayuda no termina al salir del hospital, también se realiza un seguimiento telefónico posterior hasta la completa recuperación del paciente.

Aunque al principio cueste asumir la dura enfermedad, esta unidad solo tiene el objetivo de ayudar y empatizar con ellos para hacer entender que nada acaba ahí, que es el inicio de un nuevo camino.

Noticias relacionadas

cáncer, enfermeras, Estética oncológica, Oncología

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*