3
Aladefe

Aladefe

JULIO 2015 N° 3 Volumen 5

Cotidianeidad del cuidado de enfermería: un análisis conceptual de espiritualidad

Sección: Revisiones

Cómo citar este artículo

May Uitz S, Hernández Martínez N. Cotidianeidad del cuidado de enfermería: un análisis conceptual de espiritualidad. Rev. iberoam. Educ. investi. Enferm. 2015; 5(3):78-84.

Autores

1 Saúl May Uitz, 2 Nora Hernández Martínez

1 Maestro en Ciencias de Enfermería. Docente de la Facultad de Enfermería de la Universidad Autónoma de Yucatán (México).
2 Maestra en Ciencias de Enfermería. Docente de la Facultad de Enfermería de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Contacto:

Email: saul.may@correo.uady.mx

Resumen

Introducción: lo cotidiano permite conocer y comprender la vida de los sujetos. La espiritualidad va más allá de la religión, el objetivo de esta revisión es analizar el concepto de espiritualidad desde la mirada del cuidado de enfermería.
Metodología: artículo de revisión basado en un análisis conceptual de espiritualidad y cuidado de enfermería desde la mirada de varios autores. La revisión de la literatura se realizó a través de libros publicados y artículos en revistas.
Resultados: conocer la vida cotidiana de los enfermos ayudará a que el trabajo enfermero sintonice con su actividad diaria y los cuidados puedan adaptarse a cada necesidad y realidad existente. Considerar la espiritualidad en el cuidado de enfermería permite humanizar el cuidado del paciente en estado crítico, fundamental para su recuperación, pues cuidar el espíritu conlleva cultivar la espiritualidad.
Reflexiones finales: el cuidado hace que el espíritu dé forma a un cuerpo concreto, la espiritualidad es la esencia del ser humano que involucra todos los aspectos de la vida de manera unificadora, más allá de la religión y el espíritu se humaniza y el cuerpo se vivifica cuando son moldeados por el cuidado. Concluimos que en la cotidianeidad del cuidado de enfermería es preciso estar consiente de sí mismo para buscar en la espiritualidad el equilibrio para la vida, incluyendo el trabajo. De esa manera, se comprende que cuidar de sí mismo es esencial, tanto para sentirse bien en el ambiente de trabajo como para cuidar mejor de otros.

Palabras clave:

espiritualidad ; espiritualidad, cuidados, cuidados de enfermería. ; cuidados ; cuidados de enfermería

Title:

Daily routine nursing care: a conceptual analysis of spirituality

Abstract:

Introduction: Daily routines allow subjects' life to be known and understood. Spirituality is beyond religion, and we aimed to analyzing the concept of spirituality from a nursing care perspective.
Methods: A review article based on a conceptual analysis of spirituality and nursing care by several authors. A literature review was carried out on published books and journal papers.
Results: Knowing their patients' daily routine will help nurses to empathize with their patients' daily life, so that nursing care can be specifically adjusted for any existing need or fact. In nursing care, considering spirituality allows critical patients care to be humanized, which is a key factor in recovery, because caring for spirit results in an improved spirituality.
Concluding remarks: Care makes spirit to be shaped in a specific body; spirituality is the essence of human being and involves all life items in a unifying process, beyond religion; spirit is humanized and body is given life when they are shaped by care. In conclusion, in daily routine nursing care, self-conscience is needed to search a balance of life, including work, in spirituality. This way, it is better understood the fact that self-care is critical, both for feeling well in workplace and to better caring others.

Keywords:

spirituality; care; nursing care (Source: DeCS BIREME)

Portugues

Título:

Cotidianidade no cuidado de enfermagem: Uma análise conceptual da espiritualidade

Resumo:

Introdução: o cotidiano pode conhecer e compreender a vida dos sujeitos. Espiritualidade vai além da religião, o objetivo desta revisão é analisar o conceito de espiritualidade a partir da perspectiva do cuidado de enfermagem.
Metodologia: artigo de revisão com base em uma análise conceitual da espiritualidade e da assistência de enfermagem a partir da perspectiva de vários autores. A revisão da literatura foi realizada através de livros publicados e artigos de revistas.
Resultados: conhecer a vida quotidiana dos doentes ajuda a os enfermeiros que trabalham em sintonia com as suas vidas diárias, e os cuidados poden atender todas as necessidades e realidade existente. Considerar a espiritualidade no cuidado de enfermagem pode humanizar o atendimento ao paciente em estado crítico, essencial para a recuperação, pois o espírito carinho leva a cultivar a espiritualidade.
Conclusao: cuidados faz com que o espírito dá lugar a um corpo particular, a espiritualidade é a essência do ser humano, que envolve todos os aspectos da vida de uma forma unificadora além da religião e torna-se o espírito humano eo corpo ganha vida quando eles são moldados cuidado. Conclui-se que os cuidados de enfermagem todos os dias, deve estar ciente de si mesmo a procurar o equilíbrio espiritual para a vida, incluindo o trabalho. Assim, entendemos que cuidar de si mesmo é essencial, tanto para se sentir bem no ambiente de trabalho e cuidar melhor dos outros.

Palavras-chave:

espiritualidade; espiritualidade, cuidado, cuidados de enfermagem (Fonte: DeCS BIREME); cuidado; cuidados de enfermagem (Fonte: DeCS BIREME)

Introducción

Hablar de cuidado de enfermería implica una dimensión amplia, que se puede abordar desde distintos enfoques fenomenológicos como: el social, político, económico y espiritual; considerando que el cuidado de enfermería sea abordado desde la dimensión espiritual lo hace aún más relevante, porque cuando las personas se encuentran en un momento dramático (un estado crítico de salud), el ser humano se sumerge en las profundidades del ser y se hace una serie de preguntas y en este contexto es donde debemos situar la espiritualidad (1).
Entender el espíritu como una sustancia invisible e inmortal es decir media verdad y limitar su amplitud. No hay un espíritu como sustancia inmortal que exista en sí y para sí mismo. El espíritu se encuentra siempre enraizado en la materialidad del proceso evolutivo. Hoy está permitido afirmar que el espíritu posee la misma ancestralidad que las energías y la materia originaria, ya estaba presente en el momento inicial del universo (2).
Los cuidados cotidianos y habituales o cuidados de conservación y mantenimiento de la vida representan a todos los cuidados permanentes y diarios cuya única función es mantener la vida, reaprovisionándola de energía, en forma de alimentos o de agua (hidratación, aseo), de calor, luz o de naturaleza afectiva o psicosocial, aspectos que interfieren entre sí. Estos cuidados representan el tejido, la textura de la vida y aseguran su presencia y su duración (3). Para Tudesco (4), lo cotidiano tiene importancia, en tanto permite conocer y comprender la vida de los sujetos en un tiempo y contexto determinado, a fin de brindar los cuidados adecuados de manera pertinente y eficaz.
En ese contexto, la terapia intensiva es un recinto que tiene muchas motivaciones ciertas y necesarias, en donde la toma de decisiones cuando se tratan de soporte vital determina la continuidad o la cesación de la lucha por la vida. La percepción de esta situación, visualizada desde el equipo de salud, más concretamente, la enfermería, debe comprender la naturaleza de los conflictos y actuar desde el lado espiritual, pues podría estarse enfrentando al final de la vida de la persona (5).
El propósito de este artículo es realizar un análisis del concepto “espiritualidad” en un contexto de la cotidianeidad del cuidado de enfermería en la terapia intensiva, como fenómeno que contribuye en la recuperación del paciente en una terapia intensiva.
En el presente artículo de revisión se abordan autores relacionados con los conceptos de cuidado desde la mirada de Collière; Promover la vida, Cuidado humanizado, de Jean Watson y el cuidado expresión humanizadora de Waldow; el concepto de espiritualidad desde la mirada de Leonardo Boff.
El cuidado es una práctica antigua como la misma humanidad y los cuidados hacia la persona son la esencia de la profesión de enfermería (6), haciendo referencia a los antecedentes del cuidado. Personajes como el curandero, hechicero, chamán, etc., han sido considerados como figuras que han mezclado el cuidado de la salud con el liderazgo espiritual en la comunidad (7).
Los cuidados son necesidades que están presentes en el transcurso de todo el ciclo vital humano y Watson (8) considera a la persona como “una unidad de mente, cuerpo, espíritu y naturaleza”. En su Teoría del Cuidado Humano (9) sostiene que “ante el riesgo de deshumanización, a causa de cambios en la estructura administrativa de la mayoría de los sistemas de cuidado de salud en el mundo, se hace imprescindible el rescate del aspecto humano, espiritual y transpersonal, en la práctica clínica, administrativa, educativa y de investigación por parte de los profesionales de enfermería.
El ser humano requiere cuidado, por ende, todas las personas son capaces de cuidar y de igual forma, necesitan ser cuidadas. Esta capacidad será desarrollada de acuerdo a las circunstancias y dependerá de la manera como las personas fueron cuidadas durante las etapas de su vida. Factores tales como: el ambiente, la cultura, la economía, la política, la religión, entre otros, interferirán directamente en ese proceso (10).
El cuidado de enfermería puede tener muchas dimensiones, algunas de estas son: sociales, políticas, económicas y espirituales; en este contexto en cuestiones políticas y sociales es ahí donde debe permear acciones que puedan logran un cambio para la profesión de enfermería (11). No haciendo a un lado la dimensión espiritual del cuidado, según Roach (12) cuidar es una respuesta a un valor, explica que el cuidado, como respuesta, afirma valores ontológicos, pertinentes a la naturaleza de la cosa, representados por la dignidad de la vida, el valor del ser humano y por los valores cualitativos, que pertenecen a los dominios de valor tales como la estética, la intelectualidad, la moral, la política, la economía y el espíritu.
En otro contexto, el cuidado de enfermería para Colliére (3) requiere de una definición de la enfermera a una identificación de los cuidados de enfermería; identificar el cuidado de enfermería es hacer reconocible la naturaleza de los cuidados enfermeros, los elementos que participan en su elaboración: los conocimientos y los instrumentos que emplean, así como las creencias y los valores en que se basan. También se trata de aclarar las competencias de la enfermería, el proceso de cuidados e identificar la naturaleza de su poder, sus límites y sus dimensiones sociales y económicas.
Resulta relevante analizar el concepto de espiritualidad, desde la dimensión del cuidado y como diversos autores utilizan este concepto; Leininger (13) en uno de sus supuestos refiere que “los cuidados culturales forman el medio holístico” (14) aunque no emplea el concepto “espiritual”, lo incluye cuando hace referencia a holismo (de holos, todo) abarca la idea de conjunto, o del todo y la totalidad; no abarca solamente la esfera física, sino que se extiende a las más altas manifestaciones del espíritu humano (15). Waldow (12) afirma que el proceso de cuidar implica para y con el ser cuidado con base en conocimientos científicos, habilidad de intuición, pensamiento crítico, creatividad, acompañadas de comportamientos y actitudes de cuidado como promover, mantener y recuperar su dignidad humana, incluyendo en estas últimas una plenitud física, mental, emocional, social y espiritual.
Halldórsdóttir (16) describe cinco modos de ser, los cuales incluyen comportamientos de cuidar y no cuidar, que influyen de modo importante en la experiencia de ser cuidado por otra persona, en el caso de la enfermera. Para Halldórsdóttir, el modo biogénico de ser con el otro promueve sentimientos de confianza en los pacientes porque conduce a una relación de proximidad entre paciente-enfermera. Esa relación de proximidad forma la base de la presencia de vida, donde la apertura y la transferencia de energía positiva predominan y afectan al otro de modo profundo. De esta forma, es el verdadero modo humano de ser, representado por el amor restaurador. La presencia de este tipo de cuidado ofrece al otro una interconexión y permite la expresión de la conciencia, desarrollando la libertad espiritual.
En el mismo contexto, Watson y Chinn (17) afirman que el arte captura, expresa y recrea el espíritu humano y la vida en sus formas. Evoca la espiritualidad, la intuición, la imaginación, la creatividad y la dedicación. El arte, en la enfermería, incluye la disponibilidad para recibir a otro ser, comprender su experiencia y expresar esto, permitiendo que el otro también exprese sus sentimientos.
Para Boff (2) cuidar del espíritu es vivir la espiritualidad, el espíritu es una realidad tan sutil y sujeta a tantos percances que debemos cuidarlo celosamente y preocuparnos de preservarlo con todo su carácter infinito. La espiritualidad va más allá de la religión, es vivir concretamente la trascendencia, es decir, no dejarse atrapar por ninguna de las realidades concretas, lo que no significa comprometerse y asumir responsabilidades con seriedad, sino saber ir más allá de ellas. No hundirse con ellas cuando fracasan ni apegarse a ellas cuando triunfan.
En otro contexto del cuidado, la Unidad de Terapia Intensiva es el área de hospitalización en la que se encuentran médicos y enfermeras especializados y entrenados, junto con el equipo de monitoreo, diagnóstico, tratamiento y otros elementos necesarios para la adecuada atención de pacientes en estado agudo crítico que ameritan atención inmediata e intensiva, con posibilidades razonables de recuperación. Así mismo, se define “paciente en estado crítico” como aquel paciente potencialmente recuperable, con compromiso de uno o más de los principales sistemas fisiológicos, con pérdida de su autorregulación y que requiere soporte artificial a sus funciones vitales y asistencia continua.
Es por lo anterior que la hospitalización de una persona para el tratamiento de un problema de salud supone encontrarse en un medio nuevo que no conoce. Actualmente, la tecnología en las unidades de cuidados intensivos, en la que, dada la importancia del problema físico del paciente, la atención a las alteraciones psicológicas y sociales que la enfermedad causa pueden quedar relegadas y a veces minusvaloradas. Es importante considerar la totalidad de la persona, aun cuando el problema físico sea prioritario e inminente, debe ser objetivo del planeamiento de cuidado de enfermería y la forma como reciba e introyecte ese cuidado daría respuesta a la percepción que tiene el paciente con respecto a los comportamientos del cuidado que reciba (18).
La espiritualidad está relacionada a la noción holística del cuidado, que abarca todas las dimensiones del ser humano o esencia del mismo, pasa a ser algo más amplio que religión, sin excluirla, es comprendida como un encuentro de autoconocimiento del ser, que posibilita una conexión consigo mismo y con el cosmos, donde se alcanzan recursos inigualables que influyen en la vida humana y en sus relaciones con el todo; el cuidado espiritual señalado por Boff (2) implica no colocar trabas en la convivencia con los cuales tenemos que compartir la vida.

Metodología

Se trata de un artículo de revisión en el que se realizó un análisis conceptual de espiritualidad desde la cotidianeidad del cuidado de enfermería, en el contexto de la terapia intensiva. Para la revisión de la literatura fueron seleccionados autores de libros, estudiosos en las temáticas del cuidado de enfermería y la espiritualidad, así como artículos publicados en revistas nacionales e internacionales tales como: Jean Watson, Regina Waldow y Marie Colliére, para el concepto de cuidado, Leonardo Boff, para el concepto de espiritualidad y para el de cotidianeidad Carlos Tedesco.
Los libros y revistas empleadas en este artículo fueron seleccionadas de revistas, revistas online como: la revista Latino Am Enfermagem; redalyc.org red de revistas científicas de América latina, libros de la Universidad de la República Uruguay, del Grupo de Colombia, de Río de Janeiro (Brasil) y de Estados Unidos de Norteamérica, así como artículos publicados en la revista Scielo online.
La metodología que se utilizó para la construcción de este artículo ha sido la revisión del arte en libros, artículos impresos y online, que abordan los conceptos de cuidado de enfermería, cotidianeidad y espiritualidad, como abordan estos conceptos los autores y estudiosos y su aplicabilidad en la realidad.

Resultados

Durante la estancia en la terapia intensiva, las alteraciones emocionales citadas con mayor frecuencia por los pacientes son la ansiedad, el estrés, la depresión o el denominado síndrome de cuidados intensivos, en cuyo desarrollo se encuentran implicados factores como el ruido excesivo que puede dificultar el sueño y el descanso, el dolor, las medidas empleadas para la ventilación que impiden que los enfermos se puedan comunicar adecuadamente, la compasión y la falta de la espiritualidad.
Además, los pacientes suelen desarrollar un sentimiento de falta de control de sí mismos, siendo las principales necesidades la sensación de seguridad y saber que está pasando, así como el acercamiento a un ser supremo.
Es por lo anterior que el estudio de lo cotidiano tiene importancia en tanto permite conocer y comprender la vida de los sujetos en un tiempo y contexto determinado, a fin de brindar los cuidados adecuados de manera pertinente y eficaz. Conocer la vida cotidiana de los enfermos ayudará a que el trabajo enfermero sintonice con su diario vivir, y los cuidados puedan adaptarse a cada necesidad y cada realidad existente.
Considerar la espiritualidad en el cuidado de enfermería permite humanizar el cuidado del paciente en estado crítico que es fundamental para su recuperación, pues cuidar el espíritu conlleva a cultivar la espiritualidad y cultivar la espiritualidad es cultivar una actitud de apertura permanente ante cualquier realidad es estar al nudo de relaciones que es uno mismo (3).
La espiritualidad es lo que produce transformación interior en el ser humano. A partir de la profundidad del cambio interior, la espiritualidad desencadena una red de transformaciones en la comunidad, en la sociedad y en sus relaciones con la naturaleza y el universo (19).
La razón, como ha reconocido la misma filosofía, no es el primer momento ni el último de la existencia. Por eso no explica ni abarca todo. La razón se abre hacia abajo, de donde emerge algo más elemental y ancestral: la afectividad; y se abre también hacia arriba, hacia el espíritu, que es el momento en que la conciencia se siente parte de un todo y que culmina en la contemplación y en la espiritualidad (20).
En otro contexto nos damos cuenta que el uso de la tecnología blanda, el concepto de espiritualidad, en el proceso del trabajo de enfermería se produce en un segundo plano de conocimiento estructurado en la lógica de la producción de la terapia que busca establecer vínculos comunicativos entre los miembros del equipo y el cliente. El cuidado en el trabajo de enfermería tiene una relación intrínseca con el cuerpo para ser desarrollado, como la capacidad de estar abierto a la posibilidad de probar nuevas formas de cuidar, la realización de lo que pasa alrededor teniendo escucha (20).
El cuidado transpersonal es una unión espiritual entre dos personas que trascienden “persona, tiempo, espacio e historia de vida de cada uno”. Esta trascendencia permite a ambos, el paciente y la enfermera, entrar en el campo fenomenológico del otro. El compromiso moral de la enfermera de proteger y realzar la dignidad humana así como el más profundo/más alto Yo. El conocimiento del cuidado de la enfermera transmitido para conservar y honrar el espíritu incorporado, por lo tanto, no reducir a la persona al estado moral de un objeto. Esta relación describe cómo la enfermera va más allá de una evaluación objetiva, mostrando preocupación (interés) hacia el significado subjetivo y más profundo de la persona en cuanto a su propia situación de salud. Este acercamiento destaca la unicidad tanto de la persona como de la enfermera, y también la mutualidad entre los dos individuos, que es fundamental a la relación. Como tal, la preocupación del que cuida y del cuidado se conectan en una búsqueda mutua de significado (sentido) e integridad, y quizás para la trascendencia espiritual de sufrimiento (17).

Discusión

La espiritualidad es la esencia del ser humano que involucra todos los aspectos de la vida de manera unificadora, más allá de la religión, el cuidado espiritual en el profesional de enfermería desde el pensamiento de Boff, es cultivar una actitud de apertura permanente ante cualquier realidad, como profesionales de salud diariamente en los servicios de terapia intensiva, la enfermería proporciona cuidados a pacientes con situación clínica crítica que presentan un desequilibrio severo de uno o más sistemas fisiológicos principales, con compromiso vital real o potencial, otro aspecto que se considera es la meditación, no libra de la experiencia que enfrenta el personal con demasiada frecuencia el proceso de agonía y muerte, pero da serenidad y la fuerza interior necesaria para tratar con tales situaciones e incluso crecer con ellas, pero sucede que el cuidado es cada vez más desensibilizado, quebrantando así la oportunidad de recibir un trato digno (19).
Es relevante analizar el tema del cuidado, porque la tarea de cuidar enlaza todas las cosas y une las dimensiones que componen la complejidad del ser humano. Podríamos incluso decir que el cuidado es anterior al espíritu y al cuerpo. El espíritu se humaniza y el cuerpo se vivifica cuando son moldeados por el cuidado. De lo contrario, el espíritu se perdería en abstracciones y el cuerpo se confundiría con la materia informe. El cuidado hace que el espíritu dé forma a un cuerpo concreto. Es el cuidado quien hace posible la revolución de la ternura, la prioridad de lo social sobre lo individual, así como la continua mejora de la calidad de vida de los seres humanos y de los demás vivientes de su entorno. El cuidado hace brotar al ser humano complejo, sensible, solidario, cordial, conectado con todo y con todos en un universo común (21).
Waldow (12) por su parte refiere que el cuidado está permeado de contradicciones, al igual que el mundo en que vivimos, señala la importancia de rescatar lo humanos, por lo que el cuidado humano recibe influencias religiosas, culturales, de género, políticas y una serie amplia de factores, el cual lucha en medio de una realidad agresiva, deshumanizada y brutalizada, señalando que la humanización se produce al cuidar que involucra una sensibilidad superior la espiritualidad; la alta tecnología en los servicios de terapia intensiva impacta con mucha fuerza dando lugar solo a la dimensión técnica.
Boff (21) afirma que la ética perdió el horizonte de trascendencia que viene del espíritu y de su obra, que es la espiritualidad: aquella dimensión de la conciencia que permite al ser humano sentirse parte del todo e identificar un sentido mayor de su existencia y de su breve paso por este mundo. La espiritualidad es para la ética lo que el aura para las estrellas. Sin aura, las estrellas no brillan; sin espiritualidad, la ética se transforma fácilmente en moralismo y en legalismo.
Concluimos que el cuidado de enfermería requiere de un elemento importante como lo es el concepto de espiritualidad, porque somos personas que cuidamos a otras personas y en el ser somos seres espirituales que al proporcionar cuidado humanizado estamos haciendo espiritualidad. Se observa que el cuidar de otros conduce al autoconocimiento, en lo que se percibe que, al descuidarse de sí mismo, también se puede descuidar de los otros. Es preciso ser consiente de sí mismo para buscar en la espiritualidad el equilibrio para la vida, incluyendo el trabajo. De esa manera, se comprende que cuidar de uno es esencial, tanto para sentirse bien en el ambiente de trabajo como para cuidar mejor de otros (22).
Se analiza que el cuidado activa un comportamiento de compasión, de solidaridad, de ayuda, lo que implica un bien, en el profesional de enfermería su constante rutina hospitalaria. Su naturaleza servil y su menor valor como profesional provocan su falta de compromiso con el cuidado, por lo cual rechazan enaltecer la dimensión espiritual como parte del cuidado que proporcionan (12,19).
Cuando la razón busca hasta el fin, encuentra en su misma raíz el afecto que se expresa por el amor y, sobre ella, el espíritu que se manifiesta por la espiritualidad. Y al término de su búsqueda se encuentra con el misterio. El misterio no es el límite de la razón, sino lo ilimitado de la esta. Por eso el misterio sigue siendo misterio en todo conocimiento que se siente desafiado a conocer cada vez más (21).
La teoría de Watson invita a cambiar la actuación frente al paciente para volver a las raíces del cuidado, que es delicado y frágil, invita a ser creativos, a tener amor a la profesión, a vivir el momento del cuidado transpersonal, a crear una experiencia de aprendizaje desde el arte, nuevas modalidades terapéuticas, hacer visible lo invisible de enfermería, hacer las pausas. Es decir, se trata de integrar cuidado y amor, converger ciencia de Enfermería, el arte, espiritualidad y el cuidado (23).

Bibliografía

1.    Boff L. Espiritualidad un camino de transformación. Santander: Sal Terrae; 2002.
2.    Boff L. El cuidado necesario: Madrid: Trotta; 2012.
3.    Colliére MF. Promover la vida. México: McGraw-Hill/Interamericana; 2009.
4.    Tedesco JC. Paradigmas do cotidiano: Introdução à constituição de um campo de análise social. Santa Cruz do Sul (BR): EDUNISC; 1999.
5.    Gherardi CR. Vida y muerte en terapia intensiva. Buenos Aires: Biblos; 2007.
6.    Kerouac S, Pepin J, Ducharme F, Duquette A, Major F. El pensamiento enfermero. Barcelona: Masson; 1996.
7.    Miller WR. Integrating Spirituality into treatment. Resources for practitioners: APA; Washington DC; 1999.
8.    Watson J. Watson’s theory of transpersonal caring. In: Walter PJ, Newman B (eds.). New York: National League for Nursing Press; 1996. pp. 141-84.
9.    Watson J. Ponencia del Primer Congreso Internacional de Enfermería. Facultad de Enfermería y Nutriología. Universidad Autónoma de Chihuahua. [Internet]. [citado 3 jun 2015]. Disponible en: http://fen.uach.mx/index.php?page/Semblanza_Jean_Watson
10.    Waldow Vera R. O cuidado na saúde: as relações entre o eu, o outro e o cosmos. Petrópolis, RJ: Vozes; 2004.
11.    Durán Villalobos MM. Dimensiones sociales, políticas y económicas del cuidado de enfermería. Dimensiones del cuidado. Grupo de cuidado. Bogotá, Colombia; 1998.
12.    Rocha SS. The human act of caring: a blueprint for the health professionals. Ottawa: Canadian Hospital; 1993.
13.    Leininger MM, McFarland MR (eds.). Culture care diversity and universality: A worldwide theory of nursing. 2nd ed. Sudbury, MA: Jones & Bartlett; 2006.
14.    Leininger MM. Culture care diversity and universality: a theory of nursing. New York: National League for nursing Press; 1991.
15.    Waldow Vera R. Cuidar: expresión humanizadora. México: Palabra Ediciones; 2004.
16.    Halldórsdóttir S. Five basics modes of being with another. In: Gaut DA, Leininger MM (eds.). Caring: the compassionate healer. New York: National League for Nursing; 1991. pg 5-108.
17.    Watson J, Chinn PL. Art & Aesthetics in nursing. Nueva York: National League for Nursing, 1994. p. XIII-XVII.
18.    Cardona Cardona LP, Silva Salinas LP. Relación entre la percepción de los comportamientos de cuidados de los pacientes y la del personal de enfermería de la unidad de cuidados intensivos del hospital de Santa Clara. Grupo de cuidado: Bogotá Colombia; 2002.
19.    Boff L. op. cit.
20.    Boff L. Ética y Moral: la búsqueda de los fundamentos. Santander: Sal Terrae; 2011.
21.    Boff L. El cuidado esencial. Ética de lo humano, compasión por la tierra. Madrid: Trotta; 2002.
22.    Winterkorn Delorzi L,. Oliveira Crossetti MG. A espiritualidade no cuidado de si para profissionais de enfermagem em terapia intensiva. Rev. Latino-Am. Enfermagem 16(2). Internet 2008. [citado 15 mayo 2015]. Disponible en: http://dx.doi.org/10.1590/S0104-11692008000200007
23.    Caro S. Enfermería: Integración del cuidado y amor. Una perspectiva humana. Salud Uninorte. Barranquilla (col.). 2009; 25(1):172-8. Internet 2009 [citado 15 mayo 2015]. Disponible en: http://www.scielo.org.co/pdf/sun/v25n1/v25n1a14