3
Aladefe

Aladefe

JULIO 2019 N° 3 Volumen 9

Desafíos y estrategias de enfermería en el contexto de la salud global

Sección: Editorial

Cómo citar este artículo

Jara Concha P. Desafíos y estrategias de enfermería en el contexto de la salud global. Rev. iberoam. Educ. investi. Enferm. 2019; 9(3):4-6.

Autores

Dra. Patricia Jara Concha

Enfermera. Dra. en Enfermería.
Profesora Titular. Universidad de Concepción. Chile.
Miembro del Consejo Asesor ALADEFE

El proceso de globalización en el mundo contemporáneo impone grandes retos a la salud y a la enfermería, que derivan de los numerosos cambios que ocurren continuamente en los escenarios político, económico, social, cultural y que influyen de forma directa en la salud individual y colectiva de la población. La salud, como un determinante social y económico para los países, implica comprender que invertir en fomento y promoción de la salud es una estrategia para el crecimiento económico global y el desarrollo humano.
Un concepto que emerge como un elemento estratégico de abordaje de los gobiernos en el contexto de una sociedad planetaria, globalizada, es el de salud global, por la discusión y la necesaria búsqueda de consenso en torno al valor de la salud como un determinante social de esta, que obliga tanto a las organizaciones internacionales como a los estados a permear la agenda política mundial con este tema, como una cuestión de seguridad, de política exterior, de macro-economía y de derecho humano. La Salud Global ha sido definida por Koplan (1) como “un área de estudio, investigación y práctica que prioriza la mejora de la salud y el alcance de la equidad en la salud para todos alrededor del mundo” (1). Otros autores la describen como interdisciplinaria y colaborativa, que integra el concepto de atención centrada en el individuo con salud de la población (2) y que está condicionada por el contexto político internacional y el ejercicio de los derechos humanos en general, dos factores cuya influencia es decisiva en la salud de la población mundial (3).
Para los profesionales de salud en general, y para la enfermería en particular, es un hecho que las prestaciones de salud se han vuelto más complejas ante las transiciones epidemiológicas y demográficas, los cambios en las necesidades de la población, las demandas de esta por una atención oportuna y de calidad, la incorporación de nueva tecnología y nuevas formas de comunicación, producto del avance tecnológico, junto con dar respuesta a retos como el abordaje de pandemias por enfermedades infectocontagiosas, de los fenómenos que afectan la seguridad pública nacional e internacional, la violencia terrorista, los problemas de salud asociados a la producción, tráfico y consumo de drogas lícitas e ilícitas, la atención de salud frente a los desastres naturales como efectos del cambio climático sobre el ambiente, así como, nuevos riesgos en salud, enfermedades emergentes y otras reemergentes, los movimientos migratorios, entre otros sumados a aquellos derivados de las enfermedades no transmisibles (ENT) como hipertensión arterial, diabetes mellitus y obesidad, problemas de salud mental, demencias y otras asociadas al envejecimiento de las personas en el ámbito mundial. Entonces, cabe preguntarse ¿cómo responde la profesión enfermera a estos retos de la salud en un mundo globalizado?
Es necesario destacar tres aspectos que son una oportunidad para la enfermería en el contexto de la salud global: el planteamiento de la OPS en el documento Orientación Estratégica de Enfermería en la Región de las Américas, que se dirige tanto al logro de la Cobertura Universal de Salud como al abordaje de la salud como un determinante social y alcance del desarrollo sostenible; la formación de enfermeras con competencias de salud global y  la campaña de fortalecimiento de la enfermería en el ámbito mundial: Enfermería Ahora (Nursing Now).
1.- La Orientación Estratégica de Enfermería en la Región de las Américas 2019 plantea que invertir en enfermería significa avanzar hacia el acceso y la cobertura universal de salud, lo cual tendrá un efecto profundo en la salud global y el bienestar (4). En lo referente a la formación de Licenciatura y de enfermeras, plantea varias demandas críticas como la transformación de los programas de estudios, de tal manera que incorporen más horas en experiencias clínicas en servicios del primer nivel de atención, disminuyendo el número de horas de formación en experiencias clínicas en los hospitales, como se desprende de las recomendaciones de los primeros compromisos de Alma-Ata (1978) y Carta de Otawa (1986). En coherencia con esta recomendación, la OPS ha planteado la necesidad de ampliar el rol y las áreas de desempeño del enfermero y enfermera, especialmente en el primer nivel de atención, dirigidos a fortalecer la Atención Primaria de Salud, formando una enfermera de practica avanzada a través de programas de postgrado de carácter más bien profesional, más que a través de la formación de una enfermera especialista (5).
El documento plantea otras demandas como son: la oferta de educación permanente a lo largo de la vida profesional; la reglamentación y el establecimiento de normas, directrices y herramientas para el ejercicio competente de la profesión; ambientes de trabajo positivos; desarrollo continuo de los docentes y un mayor diálogo entre la práctica y la investigación; el reconocimiento y apoyo a la función gestora de los enfermeros; la ampliación y reglamentación del rol del enfermero y la enfermera, y la distribución y retención de los profesionales. La invitación es a analizar y dirigir acciones concretas en los espacios académicos, gremiales y de práctica asistencial. Además, el documento refuerza la idea de invertir en la formación de profesionales motivados y comprometidos con los valores de equidad y solidaridad puede contribuir a cerrar las actuales brechas de acceso de la población a los servicios de salud, así como la necesidad de fortalecer el liderazgo en todos los niveles de la educación debe enfatizarse en la formación de los estudiantes de enfermería.
También la Agenda de Salud Sostenible para las Américas 2018-2030 (6) plantea que de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, el objetivo 3, “Garantizar una vida sana y promover el bienestar de todos a todas las edades” (7) establece metas-acciones dirigidas a fomentar un enfoque intersectorial del desarrollo y de trabajar hacia mejoras sociales, económicas y ambientales holísticas. En este aspecto se sugiere que las enfermeras construyan espacios para generar acciones con agentes no solo del ámbito de la salud, sino agentes que participen en el desarrollo social, educación, trabajo, economía, justicia, comunidad misma, entre otros, a quienes les interesaría mejorar la salud de las personas, colectivos y comunidades. Es necesario comprender que lo que afecte la salud de un país impactará en la salud de los demás; por lo tanto, debemos participar en asegurar primero acceso y cobertura universal para alcanzar un cuidado efectivo en salud.
2.- Respecto a la formación de enfermeras con competencias de salud global, plantear que se reconoce a la enfermería inserta en este mundo globalizado y, por tanto, la necesidad de que las enfermeras y otros profesionales sanitarios tengan competencias para abordar los problemas de salud globales. En noviembre del 2013, la Sociedad de Honor de Enfermería, Sigma Theta Tau International (STTI), anunció la creación del Grupo Asesor Mundial sobre el Futuro de la Enfermería (GAPFON) para establecer una voz y una visión para el futuro de la profesión enfermera y la obstetricia que impulsara la salud global (1). Enfermeras investigadoras adaptaron una lista de competencias sanitarias globales que se han validado en Estados Unidos, Canadá, América Latina y el Caribe (8).
La invitación es a incluir estas competencias en el desarrollo curricular de la formación de enfermeras, importancia dada por su contribución hacia el logro del acceso universal y cobertura universal en salud. El instrumento de Competencias Básicas Esenciales de Salud Global está conformado por 30 competencias que se encuentran divididas en seis subescalas: a) Carga global de la enfermedad, b) Implicaciones para la salud de los viajeros y el desplazamiento, c) Determinantes sociales y ambientales de la salud, d) Globalización de la salud y atención sanitaria, e) Cuidado de la salud en escenarios de bajos recursos, y f) Cuidado de la salud como recurso de derechos humanos y desarrollo.
3.- Respecto de la campaña Enfermería Ahora o Nursing Now, fue lanzada el año 2018 a partir de la iniciativa de un Grupo de Parlamentarios en Salud Global del Reino Unido, en conjunto con el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) y la Organización Mundial de Salud (OMS). Esta campaña global propone aumentar la inversión en la mejora de la educación, el desarrollo profesional, la regulación y las condiciones de trabajo para las enfermeras, ampliar su influencia en las políticas nacionales e internacionales; incrementar el número de enfermeros en posiciones de liderazgo y con más oportunidades de desarrollo en todos los niveles; acrecentar las evidencias que apoyen las políticas y trabajar para que los enfermeros actúen íntegramente, y multiplicar y mejorar la diseminación de prácticas de enfermería efectivas e innovadoras (4,9).
Es una estrategia política que está permitiendo informar a la sociedad acerca de la capacidad que tienen las enfermeras para liderar el trabajo en salud y al mismo tiempo, de las dificultades que tiene para elevar la salud de las personas. Estas dificultades se traducen en el gran déficit de enfermeros y su mala distribución. Por esta razón, la OMS ha establecido el año 2020 como el año de la enfermería, con el objetivo de elevar su estatus y perfil, empoderándolo para situarse en el corazón de los desafíos en salud de las comunidades y relevar la importancia de incluir a las enfermeras en la toma de decisiones de salud, para lograr el acceso y cobertura universal de salud. Esta es una gran oportunidad para dar respuesta a los desafíos de la Salud Global; por tanto, se convoca a todas las enfermeras del mundo a involucrarse, ser creativas y participar con entusiasmo y energía en las actividades que se lleven a cabo en sus países para conseguir el resultado esperado en mayo de 2020, fecha de término de la campaña Enfermería Ahora, aunque ya se sabe que los compromisos generados serán parte de la agenda para el seguimiento de acciones generadas con visión de futuro.

Bibliografía

  1. Koplan JP, Bond TC, Merson MH, Reddy KS, Rodríguez MH, Sewankambo NK, et al. Towards a common definition of global health. The Lancet 2009; 373(9679):1993-5. Doi:10.1016/s0140-6736(09)60332-9
  2. Ferrer L, Sutherland M. Salud global, nuevos desafíos para investigación en enfermería. Ciencia y Enfermería 2017; XXIII(1):7-10.
  3. Franco-Giraldo A. Salud global: una visión latinoamericana. Rev Panam Salud Pública. 2016; 39(2):128-36.
  4. Organización Panamericana de la Salud (OPS). Orientación Estratégica de Enfermería en la Región de las Américas. Washington, D.C.; 2019.
  5. Organización Panamericana de la Salud (OPS). Ampliación del rol de las enfermeras y enfermeros en la atención primaria de salud. Washington, D.C.: 2018.
  6. Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. Agenda de salud sostenible para las Américas 2018-2030: un llamado a la acción para la salud y el bienestar en la Región. Washington, D.C.: 2017.
  7. United Nations. Sustainable Development Goals (SDGs), 2015. [internet]. UN 2015. [cited 16 jun 2019]. Available from: http://www.un.org/sustainabledevelopment/sustainable-development-goals/.
  8. Wilson L, Mendes IAC, Klopper H, Catrambone C, Al-Maaitah R, Norton ME, Hill M. ‘Global health’ and ‘global nursing’: proposed definitions from The Global Advisory Panel on the Future of Nursing. J Advan Nurs 2016; 72(7):1529-40.
  9. Crisp N, Iro E Nursing Now campaign: raising the status of nurses. The Lancet 2018; 391(10124):920-1. Doi:10.1016/s0140-6736(18)30494-x.