3
Aladefe

Aladefe

ABRIL 2021 N° 2 Volumen 11

¡El mundo necesita profesionales de enfermería!

Sección: Editorial

Autores

Maria de Lourdes de Souza  

Magíster y Doctora en Salud Pública.
Especialista en Gestión de Sistemas y Servicios de Salud.
Profesora del Programa de Post Graduación en Enfermería
en la Universidad Federal de Santa Catarina (PEN/UFSC). Presidente del Instituto REPENSUL
Red de Promoción para el Desarrollo de Enfermería Florianópolis, Santa Catarina, Brasil.

¡Esto es porque somos fuertes!

¡¡Estamos ahí los 365 días del año, en tiempos de guerra y de paz, en situaciones de calamidad pública, en epidemias y pandemias, en el frente de batalla participando en la promoción y recuperación de la salud y en la acogida de la muerte!!

Estamos en centros de salud y otras unidades de Atención Primaria. Estamos en hospitales, maternidades, clínicas, en todos los espacios de atención hospitalaria. Estamos en Servicios de Búsqueda y Rescate, llevados a cabo con ambulancias, embarcaciones o aviones, como personal militar o civil. Nuestra fuerza se ejerce con la práctica de acoger a las personas y compartir los cuidados de enfermería en la vida y en la muerte. Cuidamos de personas con cualquier enfermedad, en cualquier sitio.

Todas las instituciones necesitan la presencia de profesionales de la enfermería. Esta afirmación está en consonancia con lo que indicaba Florence Nightingale, precursora de la enfermería moderna. Esta mujer demostró la importancia de los cuidados de enfermería en los soldados heridos en la Guerra de Crimea (1853/1856), reduciendo las infecciones e incrementando su supervivencia. También se dedicó a la sistematización de datos, construcción y análisis estadístico cuyas presentaciones en gráficos son válidas hasta nuestros días, para demostrar la realidad de la atención.

Pero, ¡el mundo de la salud es controvertido! ¡¡¡Cada día más!!!

Esto es visible a simple vista, basta observar el comercio de la promoción de la salud (vacunas, por ejemplo), la recuperación de la salud (cirugías y prótesis), los sistemas de salud bajo reglas económicas globales, con muchos conflictos de interés. Frente a la muerte, la comercialización y el tráfico de órganos, los datos registrados de manera inadecuada, los cementerios clandestinos y la información manipulada por los propios sistemas de salud. ¡Información que el periodismo, en diversos medios, afirma diariamente la práctica de la “bad news is the good news”!

Realizamos estudios universitarios: de pregrado, de especialización, de máster y de doctorado. Contamos con directrices nacionales e internacionales para la enseñanza de la Enfermería y nos apoyamos en la Asociación Latinoamericana de Escuelas y Facultades de Enfermería (ALADEFE), establecida en 1986, que busca optimizar la excelencia en el campo de la docencia, la investigación y la extensión entre las Escuelas y Facultad de Enfermería asociadas, u organismos afines, que apoyen la formación de profesionales de enfermería de la más alta calidad científico-técnica, humana y ética. A lo largo de nuestra historia, y a pesar de todas las controversias sanitarias, nacionales e internacionales, obstáculos de diferentes índoles, también hemos sistematizado el arte y la ciencia de la enfermería y construido un cuerpo de conocimientos, con prácticas y fundamentos científicos que conforman dicha ciencia. Realizamos investigaciones, con diferentes diseños, basadas en teorías, principios, conceptos y justificaciones en la ciencia de la Enfermería, Epidemiología, Sociología, Filosofía, Matemáticas, Física, Química, entre otras ciencias. En las bibliotecas de cada país existe una colección de publicaciones sobre la producción científica de los profesionales de la enfermería, disponible en bases de datos y también en revistas.

Tenemos un Código Ético que, por encima de todo, busca el bien de la persona atendida y que los cuidados de enfermería no le causen daños. Estamos y somos profesionales de la enfermería en todos los continentes y países del mundo, tenemos una práctica solidaria en defensa de mejores condiciones para acoger y cuidar a las personas que necesitan acciones preventivas, curativas y acogedoras de la muerte con dignidad y respeto. Enfermeras con diferentes liderazgos y concepciones teóricas, en cada país y continente, demuestran las diferentes formas de cuidado enfermero y su propio compromiso en la búsqueda de conocimientos. La ética del ejercicio profesional también se traduce en el compromiso con la producción científica y tecnológica sin apropiación indebida, es decir, el respeto a la propiedad intelectual y su traducción en mejores prácticas de cuidados, educación e investigación en enfermería. La realización de investigaciones con seres humanos también debe respetar los instrumentos legales de cada país y, al contar con participantes de más de un país, requiere la aprobación de los institutos reguladores de cada uno. También tenemos la oportunidad de traducir y/o validar tecnologías que, por razones legales y éticas, deben contar con la autorización del autor y/o la institución. Además, han de ser invitados a participar en el desarrollo del proyecto de traducción y validación.

Hemos conquistado el reconocimiento social, porque las personas acogidas y cuidadas por las enfermeras distinguen lo que hacemos con amor y con conocimiento científico. Los cuidados de enfermería en muchos sitios del mundo, incluido el continente americano, son el único profesional para las personas abandonadas y silenciadas por el poder político y sometidas a condiciones adversas a la vida humana con dignidad. El reconocimiento social tiene lugar mediante la condición estratégica que las enfermeras representan.

Los profesionales de la enfermería guían a sus colegas y a otros profesionales, conducen a sus equipos y a sus pacientes hacia una mejor salud y un estilo de vida más productivo y saludable (Kennedy, 2019).

La sociedad reconoce que somos necesarios y en muchos países hemos conquistado la Ley del Ejercicio Profesional, específica de la Enfermería. Ley entendida aquí como aquella que contiene las definiciones que se proponen ser la expresión de la voluntad de la colectividad, dando lugar a un acuerdo social, para armonizar el conflicto de intereses y proteger los derechos fundamentales, políticos, sociales y económicos de los ciudadanos y las instituciones. La regulación de las profesiones es un tema específico de regulación económica y social, y en el caso brasileño responde a derechos constitucionales. Así, las leyes de ejercicio profesional, entre otras finalidades, sirven como directrices y delimitadores de las jurisdicciones y atribuciones profesionales. Es la sociedad la que demuestra la necesidad del profesional y, entonces, se conquista la regulación del Estado. Es cuando este Estado reconoce la necesidad social de este profesional, o sea, su experiencia institucionalizada. Por tanto, las actividades reguladas por la ley pueden ser realizadas únicamente por este profesional (Pimenta & Souza, 2017).

¡Nuestros logros como profesionales de la Enfermería deben ser preservados, difundidos y ampliados!

Ser enfermera exige coraje, trabajo duro, conocimientos científicos y saber superar los conflictos, especialmente, cuando se trata del valor asignado al trabajo que realizamos, que no tiene correspondencia salarial ni equivalencia con otras profesiones. La atención al ser humano no puede definirse a la luz de este valor, especialmente por parte de los gerentes comprometidos con la rentabilidad. No podemos olvidar que hay enfermeros gerentes con esta concepción.

Nuestra voz sobre el valor real de nuestro trabajo debe llegar a los gerentes sanitarios. ¿Cómo? Con resultados de investigación como los que revelan que una mayor proporción de enfermeras se asocia a una mortalidad significativamente menor, a una mayor valoración de la satisfacción de los pacientes sobre sus cuidados y a un menor número de resultados adversos asociados a los cuidados (Aiken et al., 2012; Aiken et al., 2017; Kane et al., 2007). Por lo tanto, existen argumentos científicos publicados que permiten demostrar que el número de enfermeros en la atención sanitaria proporciona cuidados con mejores indicadores para la seguridad del paciente. Los profesionales de la enfermería son capaces de realizar acciones de cuidado con resultados significativamente positivos desde la concepción hasta la muerte, incluso en condiciones adversas.

No basta con compartir los resultados de la investigación solo a los gerentes, porque los enfermeros también deben aprender a elogiar los resultados positivos de sus actividades, obtenidos en la investigación, de carácter cualitativo o cuantitativo, que estén debidamente planificados, fundamentados y descritos. La participación de las enfermeras asistenciales en las investigaciones realizadas por los profesionales de las escuelas, cursos, facultades y universidades es fundamental; y deben participar desde la planificación hasta la difusión de los resultados. Posiblemente, de este modo, habrá más producción científica incorporada al contexto de la atención, mediante la demostración científica, por ejemplo, de cómo el cuidado de enfermería previene las infecciones nosocomiales y, en consecuencia, reducen el número de días de hospitalización y los costes de los pacientes. Desarrollar investigaciones de enfermería que permitan superar las lagunas de conocimiento observadas en el contexto de la asignatura y que subvencionen el diálogo científico con otros profesionales. Se trata de un mecanismo de estímulo concreto para la actualización de conocimientos, para el deseo de formación de postgrado, para la prevención del burnout, la evasión de la profesión y la migración. También constituye una respuesta a esas preguntas negativas de otros profesionales, de gerentes y de aquellos que aún no han desarrollado la conciencia del valor real de ser un profesional de la Enfermería.

A los estudiantes que son los vehículos de oxigenación de la enfermería –la sangre nueva– los invito a detenerse a pensar en el aporte social de la profesión, ya que la vida y la muerte conviven con nosotros los 365 días del año. Podemos hacer mucho por nosotros mismos y por los demás. ¿Cómo podemos hacerlo? En primer lugar, valorando las prácticas de vida saludables, empezando por uno mismo, con los compañeros y con los parientes. Desde el comienzo de la carrera es necesario buscar apoyo para la prevención del sufrimiento mental y del uso de drogas psicoactivas. El estudiante de Enfermería debe buscar estímulos para estar sano y ser capaz de demostrar por sí mismo la contribución de los estudios de Enfermería, un ejemplo de ello es realizar exámenes de salud preventivos y planificar su propia salud. También necesita ayuda para saber reconocer sus propios límites y encontrar estrategias para superarlos, como la capacidad de sintetizar hechos, situaciones y ser ético consigo mismo y con los demás. Recibir apoyo durante la formación profesional para saber convivir con la muerte, como parte inexorable de la vida. También debe saber que hay vacantes para profesional de la Enfermería en todo el mundo. Por lo tanto, puede elegir trabajar en diferentes áreas y especialidades. Las elecciones han de estar respaldadas por una inversión propia con lecturas, formación técnica complementaria, estudios que apoyen sus propias aspiraciones.

Veamos algunas cuestiones que determinan la existencia de ofertas de trabajo para profesionales de la enfermería: el envejecimiento de la población, el incremento de la esperanza de vida, los cambios en el estilo de vida se traducen en un incremento de la demanda de atención sanitaria, principalmente por la alta y creciente prevalencia de enfermedades crónicas y comorbilidades en los pacientes ancianos (Buchan et al., 2013). Además, los cambios en la dinámica de la población, con la expansión del número de personas, la mortalidad más tardía, la producción de tecnologías, el sufrimiento mental, las catástrofes colectivas y la migración de la población constituyen razones para la formación de más enfermeros. Asimismo, el desarrollo científico y tecnológico en el área de la salud ha contribuido a una mayor complejidad en la salud, como las cirugías robóticas, las unidades de cuidados intensivos, las unidades de emergencia y los sistemas de atención en línea, que requieren prácticas de enfermería eficaces e innovadoras.

¡Profesionales de la enfermería siempre serán necesarios! Sin embargo, requerimos ampliar nuestra capacidad de negociación con ética y responsabilidad. Es necesario reflexionar día tras día sobre los modos de negociación en la conquista de las inversiones en la profesión enfermera, para sensibilizar a los gobiernos y a los dirigentes mundiales. Construir con las diferentes instancias gubernamentales políticas públicas para que los entornos de cuidado cumplan, al menos, con algunos requisitos como la seguridad de los profesionales de la enfermería. Seguridad en el sentido de prevenir la violencia contra los profesionales, especialmente en el entorno laboral. Seguridad, en el sentido de disponer de una limpieza adecuada, disponibilidad de equipos de protección personal, exámenes preventivos periódicos, apoyo a la prevención y al tratamiento del sufrimiento mental, especialmente por causas asociadas al desempeño de las actividades enfermeras. Los gobiernos deben garantizar que las políticas se basen en pruebas científicas y se cumplan, también, en la práctica y no sean solo objeto de discurso.

¡Sí, nos necesitan! Nuestra profesión existe y siempre existirá. Debemos ampliar nuestras justificaciones positivas para asegurar nuestro liderazgo y reconocimiento en la práctica. Las instituciones de representación colegial de la Enfermería deben contar con investigaciones multicéntricas que aporten conocimientos científicos y evidencias que justifiquen las negociaciones con la sociedad y el Estado. Necesitamos ampliar nuestro diálogo con instituciones gubernamentales y no gubernamentales para obtener recursos financieros para el desarrollo de investigaciones multicéntricas y que la ALADEFE ejerza la coordinación con las instituciones afiliadas. Cada país tendrá sus inversiones reforzadas financieras si garantiza la realización de investigaciones multicéntricas, incluso con la participación de los usuarios de los servicios sanitarios. Nuestro diálogo debe ampliarse también con la comunidad científica, preservando la identidad de los profesionales de la Enfermería y al mismo tiempo incluyendo a otros profesionales en la investigación multicéntrica de Enfermería. Ciertamente, una investigación o una tecnología producida con la participación de otros profesionales evocará más voz sobre el valor de la Enfermería. Además, debemos preservar la identidad de la asignatura de Enfermería, sus estudios, su práctica y sus valores. De hecho, es en el contexto de otros profesionales que reafirmamos la expansión de nuestro liderazgo, que comienza incluso en el pregrado en enfermería.

Bibliografía

  • Aiken L. Nursing skill mix in European hospitals: cross-sectional study of the association with mortality, patient ratings, and quality of care. BMJ Qual Saf. 2017 Jul; 26(7):559-68. Doi: http://doi.org/10.1136/bmjqs-2016-005567
  • Aiken L. Patient safety, satisfaction, and quality of hospital care: cross sectional surveys of nurses and patients in 12 countries in Europe and the United States. BMJ. 2012; 344:e1717. Doi: http://doi.org/10.1136/bmj.e1717
  • Buchan J, O’May F, Dussault G. Nursing Workforce Policy and the Economic Crisis: A Global Overview. Journal of Nursing Scholarship, 2013; 45:(32)98-307. Doi: http://doi.org/10.1111/jnu.12028
  • Kane R. The Association of Registered Nurse Staffing Levels and Patient Outcomes Systematic Review and Meta-Analysis. Medical Care 2007; 45(12).
  • Kennedy A. Wherever in the world you find nurses, you will find leaders. Rev. Latino-Am. Enfermagem [internet]. 2019 [citado 16 dic 2020]; 27:e3181. Disponible en: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0104-11692019000100204&lng=pt
  • Pimenta AL, Souza ML. The professional identity of nursing in the papers published by REBEN. Texto Contexto Enferm, 2017; 26(1):26(1):e4370015. Doi: https://doi.org/10.1590/0104-07072016004370015