3
Aladefe

Aladefe

ABRIL 2021 N° 2 Volumen 11

SER MUJER ACADÉMICA EN LA PANDEMIA

Sección: Cartas a la directora

Autores

Denisse Parra-Giordano

Dra. Departamento de Enfermería Universidad de Chile.

Contacto:

Email: drparra@uchile.cl

Sra. Directora:
Como mujer, con los diferentes roles que ejercemos, surge el cuestionamiento sobre qué va primero en nuestras prioridades, intentamos seguir el ritmo laboral desde el hogar, conciliando el cuidado de nuestros hijos, la relación de pareja, el cuidado de casa y nuestro propio autocuidado, además de las relaciones familiares, amistosas y otras actividades. Se puede identificar, por tanto, el doble trabajo que realiza la mujer al insertarse en el mundo laboral (1), el cual puede considerarse incluso como una triple carga debido al trabajo doméstico y el cuidado de la familia (2).
Si bien se ha hablado del privilegio de ser enfermera que trabaja en la academia al poder desarrollar la totalidad de las funciones desde la casa, al no verse expuesta directamente a la COVID-19 y al uso de elementos de protección personal; desenvolver un trabajo intelectual desde el hogar compatibilizando el resto de las exigencias propias de la carrera académica tampoco está exento de dificultades (2). Primero, la distribución de las horas de dedicación laboral no es como en una oficina o recinto hospitalario con horario fijo de ingreso y salida, viéndose entremezcladas con labores domésticas, cuidado de terceros u otras actividades; frente a lo cual se dificulta la preparación de una clase, la concentración para revisar trabajos o escritura de artículos, más aún, la dedicación de tiempos sincrónicos para realizar talleres, grabar clases o exponer en un seminario. Segundo, la real ejecución de las horas semanales comprometidas, las cuales por un lado están lejos de ser representativas de una hora efectiva laboral por lo mencionado anteriormente, y por otro, deben ejercerse fuera del horario ya sea de noche, madrugada, fines de semana y/o festivos para cumplir lo comprometido y seguir con la carrera académica.
Asimismo, el cuidado de los hijos desde la alimentación, el baño, el vestuario, entre otras, ejercidas en su totalidad al respetar la cuarentena y no contar con asesoría doméstica, en conjunto, recayó en la madre; la pandemia obligó al cierre de colegios y jardines infantiles. Así, diariamente la realización de actividades de entretención con los hijos conforme a su edad, juguetes, manualidades, llevar a cabo actividades dentro del hogar por la prohibición de salir con ellos; la compra de insumos o paseo de mascota se volvieron tiempos preciosos para salir de casa. En este punto es importante mencionar que creo que la decisión de casarse o tener hijos es totalmente individual, y cada persona debe tomarla en función de sus deseos e intereses personales; sin embargo, frente a las declaraciones de la Dra. Dunstan es complejo pensar en la libertad de tomar esta decisión en la academia (3), al declarar que no podría estar en el lugar de éxito actual como investigadora de tener familia e hijos. En este contexto se desarrolló un año escolar que obliga a conectarse vía virtual con los hijos para realización de clases, con el apoyo constante tanto para ingresar, salir, materiales, desarrollo de tareas y estudio diario, que finalmente queda en su mayoría al cuidado materno (4).
Quizás un punto olvidado, pero trascendental en nuestro desarrollo como persona, es la vida de pareja, con los puntos ya nombrados más el cuidado de la casa resulta complejo pensar en dedicar horas y energías a una relación amorosa; lo cual ha contribuido a quiebres matrimoniales, separaciones e incluso al aumento de violencia intrafamiliar el año pasado.
Posiblemente una de las mayores preocupaciones diarias es el cuidado de la casa, entendido desde el desempeño de las labores esenciales como comida, lavado, aseo, hasta las de compra de los insumos necesarios para su realización y el mantenimiento propio de una casa que demanda diferentes quehaceres. Aquí nace otro de los ítems que se vieron complicados por la crisis sanitaria actual, la compra de insumos para el hogar, desde la comida diaria hasta artículos de aseo, así como la ropa para los niños, cambios necesarios por temporada u otro cualquier necesario se hacía preciso el uso de un permiso para ir presencialmente con mascarilla o el tiempo para aprender a comprar online y recibir los productos. Además, se debe mencionar el tema de la desinfección de las compras realizadas, tener un espacio designado para que las compras aguardaran las 48 horas de cuarentena o su limpieza con desinfectante para su guardado o uso.
Así, también, en esta vorágine de tareas a cumplir, es preciso levantarse, asearse y vestirse cada mañana, comer y dormir para lograr las tareas antes mencionadas; las primeras nombradas por ser las más necesarias no están exentas de dificultades en su realización. De este modo se hace complejo pensar en actividad física, alimentación saludable, cuidar horas de sueño, horas para ver series de gusto propias y tiempo para cuidado personal como corte de pelo, entre otros. Igualmente es importante destacar las relaciones humanas con otros adultos, amigos, familia; inexistencia de tiempos para mantener conversaciones en privado o simplemente una reunión virtual con amistades.
Como menciona el Informe de Mujeres Investigadoras 2020, el porcentaje por sexo en etapa predoctoral no se diferencia, pero al pasar los años y necesitar mayor desarrollo las mujeres llegan solo a un 26,5% como profesoras investigadoras (5). Es decir, en un año normal (sin pandemia) las mujeres ya se enfrentan a mayores obstáculos para realizar doctorados y tener cargos como científicos titulares en las universidades, si a esto se suma las actividades previamente nombradas, puede intentar dimensionar el problema de ser mujer y académica durante la pandemia COVID-19. Más aún, frente a la incerteza del desarrollo del año 2020 en esta crisis.
En Chile a pesar que se ha instaurado una agenda de trabajo y género, esta aún parte desde la flexibilidad en el trabajo de la mujer, sin considerar la corresponsabilidad como eje central, de este modo es necesario avanzar en una política que reconozca el trabajo reproductivo y productivo también (1). De esta forma la Universidad de Chile, en un reportaje, recoge datos por ejemplo de Andy Casey de la Universidad de Monash, quien refiere de enero a abril de 2020 existe un 50% de pérdida de productividad entre mujeres al comparar con años anteriores (2).
En definitiva, ser mujer y académica durante la pandemia ha sido un trabajo arduo y dificultoso, si bien lleno de momentos felices en familia y con la posibilidad de ver crecer a los hijos disfrutando el hogar, también con innumerables obstáculos propios del desarrollo del rol como mujer; de esta manera, intentar realizar el desarrollo continuo como académica en las labores de docencia, investigación y extensión.

Bibliografía

  1. Gómez-Urrutia V, Jiménez-Figueroa A. Género y trabajo: hacia una agenda nacional de equilibrio trabajo-familia en Chile. Convergencia [internet]. 2019 [citado 8 mar 2021]; 26(79). Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1405-14352019000100007
  2. Quiroga Toro P. Brechas de género. Triple jornada laboral: el impacto de la pandemia en la productividad de académicas e investigadoras. Universidad de Chile [internet]. 9 de julio de 2020 [citado 8 mar 2021]. Disponible en: https://www.uchile.cl/noticias/165079/academicas-en-pandemia-y-sus-complicaciones
  3. Oyarce Ponce I. Las barreras para permanecer y posicionarse siendo mujer en el mundo científico: “Una tarea más difícil que atraer a las mujeres a la ciencia, es mantenerlas”. Elmostrador [internet]. 15 de enero de 2021 [citado 8 mar 2021]. Disponible en: https://www.elmostrador.cl/braga/2021/01/15/las-barreras-para-permanecer-y-posicionarse-siendo-mujer-en-el-mundo-cientifico-una-tarea-mas-dificil-que-atraer-a-las-mujeres-a-la-ciencia-es-mantenerlas/
  4. Sediri S, Zgueb Y, Ouanes S, Ouali U, Bourgou S, Jomli R, et al. Women’s mental health: acute impact of COVID-19 pandemic on domestic violence. Arch Womens Ment Health [internet]. 2020 [citado 8 mar 2021]; 1-8. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7568008/
  5. Científicas CS de I. Informe Mujeres Investigadoras 2020 [internet]. Madrid: CSIC; 2020 [citado 8 mar 2021]. Disponible en: https://www.csic.es/sites/default/files/informe_mujeres_investigadoras-2020.pdf