3
Aladefe

Aladefe

MAYO 2013 N° 2 Volumen 3

El cuidado de sí. consecuencias para la enfermería en la salud de la mujer en etapa de climaterio

Sección: Revisiones

Autores

1Elia del Carmen Martínez Ruiz, 2Carlos Alberto Tello Pompa

1 Maestra en Ciencias de Enfermería. Doctorada en Ciencias de Enfermería. Escuela de Posgrado. Universidad Nacional de Trujillo (Perú).  2 Facultad de Enfermería, Departamento Académico de Salud Familiar y Comunitaria. Universidad Nacional de Trujillo (Perú)

Resumen

En el contexto mundial actual, la esperanza de vida de la población ha aumentado de manera considerable, situación que se refleja en el grupo de mujeres en etapa de climaterio. Este proceso, a veces tan complejo para algunas féminas, requiere de cuidado por parte del profesional de enfermería. En función de esa necesidad, se analizó el concepto “cuidado de sí” a partir de las propuestas filosóficas de Martin Heidegger y Michel Foucault. La reflexión de este concepto permite al profesional de enfermería un acercamiento profesional más humanizado a partir de la comprensión del modo de ser propio de cada mujer y, asimismo, redimensionar la perspectiva de cuidado hacia las mujeres en climaterio, ya que lo que se promueve bajo este concepto es el desarrollo del cuidado cotidiano hacia ellas mismas como producto de una decisión propia y reflexiva.

 

Palabras clave:

cuidado de sí; enfermería de la mujer mujeres en etapa de climaterio

Title:

Self-care. Implications for nursing in women’s health in climacteric phase

Abstract:

In the modern global context, the population’s life expectancy has grown considerably, a fact that is reflected in women in the climacteric period. This process, sometimes very complex, requires professional nursing attention. According to that need, the concept of Self-care was analyzed following the philosophical concepts developed by Martin Heidegger and Michel Foucault
Reflecting on the concept of Self-care provides the nursing professional a more humane approach to the female patient from understanding the way she is. It also allows remodeling the perspective of care of climacteric women, since what is promoted under this concept is the development of daily care of themselves as the result of their own reflective decision.

 

Keywords:

self-care; nursing of womenclimacteric women

Portugues

Título:

O cuidado de si. Implicações para enfermagem na saúde da mulher climatérica

Resumo:

Atualmente no contexto global, a esperanca da vida da população tem aumentado considerávelmente, uma situação refletida na fase de grupos de mulheres no climatério. Este processo às vezes é tão complexo para algumas mulheres, que requer cuidados pelo enfermeiro. Com base nesta necessidade, nós examinamos o conceito de auto-cuidado de propostas filosófico de Martin Heidegger e Michel Foucault. A Reflexão do conceito do Cuidado de se, permite à enfermeira uma aproximação mais humanizada uma abordagem profissional de compreender como ser específico para a mulher e também redimensionar a perspectiva de cuidar de mulheres na menopausa, já que o que é promovido sob este conceito, é o desenvolvimento de cuidados diários para se como um produto de escolha e reflexiva.

 

Palavras-chave:

auto-cuidado; enfermagem da mulhermulheres na menopausa

INTRODUCCIÓN

La menopausia significa “última menstruación” y corresponde a un evento fisiológico en la vida de la mujer que viene a indicar la finalización de su ciclo reproductivo. Es la señal precisa de que la mujer ha entrado al climaterio. Tiene diversas manifestaciones, que pueden ser de tipo orgánico, psicológico y social; algunas de ellas de inicio inmediato y otras de tardía instauración (1). De acuerdo a los estándares de vida actual, y considerando que la edad promedio a la que se presenta la menopausia es de 50 años, la mayoría de las mujeres pasarán 30 a 35% de su vida en la posmenopausia y una de cada dos vivirá 30 años en estas condiciones (2).

Los cambios que este proceso genera en las mujeres modifica sus roles sociales, responsabilidades y relaciones, y demandan un cuidado específico que contribuya al mantenimiento de su salud y bienestar en su existencia; considerado como un hecho natural, y acostumbradas a cuidar más que cuidarse, pasa desapercibido aún para ellas mismas y más por quienes las rodean el cuadro sintomático que viven en esta etapa, ya que el acto de cuidar les ha sido atribuido casi en exclusiva, y lo han aceptado como parte habitual de su vida, sin embargo no ha sido incorporado como un hecho reflexivo dirigido también para sí .

El cuidado, habitualmente parte del rol femenino, es un aspecto central del trabajo doméstico: cotidianamente, la mujer es responsable de educar a sus hijos, alimentarlos, asearlos, vestirlos, protegerlos del frío y de las enfermedades, enseñarlos a establecer relaciones y vivir en comunidad, todo lo cual requiere de una enorme cantidad de tiempo y energía. En contraste, es referido que de quien menos se ocupa la mujer en climaterio es de su propio cuidado (3, 4).

Es evidente que en este proceso, a veces tan complejo para las mujeres, es responsabilidad del profesional de enfermería otorgarles cuidado teóricamente fundamentado, que despierte en ellas su consciencia y promueva el desarrollo de la práctica de su propio cuidado como parte de su cotidianidad.

En función de ello, se ha elaborado esta reflexión acerca del concepto “cuidado de sí”, con la intención de visualizarlo como una posibilidad del cuidado que pueden ejercer las mujeres hacia ellas mismas, con el apoyo de la enfermera.

EL CUIDADO DE SÍ

El cuidado ha sido descrito por diversos teóricos; Leonardo Boff propone un concepto en su escrito “El cuidado esencial. Ética de lo humano, compasión por la tierra” (5) en el cual afirma: “Cuidar es más que un acto, es una actitud, por tanto, abarca más que un momento de atención, de celo y desvelo, representa una actitud de ocupación, preocupación, responsabilidad y compromiso afectivo con el otro”. “Sin el cuidado dejamos de ser humanos, el cuidado ha de estar presente en todo, el cuidado entra en la naturaleza y la constitución del ser humano”. Desde esta postura, el cuidar es la característica que hace humanas a las personas, pues es inherente a su naturaleza el hecho de cuidar dadas las cualidades que, como tal, se poseen, ya que para Boff el ser humano es único, libre, creativo y capaz.

Así, el cuidar es una actitud de preocuparse y ocuparse de manera responsable, y de vincularse afectivamente con los seres que nos rodean (5); el hecho de cuidar implica actos que denotan entusiasmo por las relaciones de amistad, interés por el bienestar, desvelo por tornar el ambiente agradable y diligencia de desarrollar habilidades de cuidar de sí mismo, de los otros, y de tener interés para decidir sobre el sentido de cuidar.

Siguiendo nuevamente a Boff (5), el cuidado incluye dos significaciones básicas, íntimamente ligadas entre sí: la primera, actitud de desvelo, de solicitud y de atención para con otro; la segunda, de preocupación y de inquietud, porque la persona que tiene cuidado se siente afectivamente ligada a quien cuida. Por otra parte, alude en su escrito que el caos en nuestra sociedad actual y la sombría situación del planeta son resultado de la falta de cuidado, de la falta de amor.

Así, se puede plantear que el cuidado se visualiza como algo más profundo que el solo hecho de realizar una acción dirigida a aliviar una incomodidad o una dolencia; en un sentido más estricto se podría decir que el cuidado es la manera plena de relacionarse de los seres humanos: es una forma de expresión, de relación, una forma de vivir plenamente. Boff (6) señala que el “cuidado es más que acto individual o que una virtud al lado de otras”, el cuidado es un “modo de ser”, es la forma en que la persona se estructura y realiza en el mundo con los otros.

Por otra parte, Heidegger, filósofo de la corriente existencialista, se refiere al cuidado humano como un acto, una dimensión ontológica, existencial, que se mueve en un proceso de relación, de reciprocidad, de confianza y envolvimiento afectivo por otro ser humano; desde su ontología concibe al ser humano como un ser existente en el mundo, el Dasein: “ser- ahí”. Según Heidegger, “ex-sistir” es estar en el mundo, es tener un mundo. “La ex-sistencia no está asegurada para el ser humano, este tiene que hacerse cargo de ella, ya que si no lo hace compromete su propio ser” (7). Es decir, desde esta perspectiva, la “ex-sistencia” de los individuos está supeditada al cuidado.

Heidegger señaló que realidades tan fundamentales como la voluntad y el deseo se encuentran enraizados en el cuidado esencial (8). Solamente a partir de la dimensión del cuidado ellas emergen como realizaciones del humano. El cuidado es una constitución ontológica, siempre subyacente a todo lo que el ser humano emprende, proyecta y hace; el cuidado suministra preliminarmente el fundamento en que se mueve toda interpretación del ser humano. “El cuidado no puede ser derivado de ellos, puesto que ellos mismo están fundamentados en aquel”.

Según la concepción heideggeriana, “en la esencia del ser, en cuanto ente arrojado (yecto) al mundo, se halla la cura, una cura que determina el sentido del ser yecto: el Dasein, que se expresa en una temporalidad. El cuidado es existenciariamente a priori de toda posición y conducta fáctica del ser-ahí; se halla siempre ya en ella” (5). Esto quiere decir que el cuidado se encuentra en la raíz primera del ser humano, antes que haga nada; es decir, el hombre es un ser-en el-mundo, y todo cuanto haga estará siempre acompañado e impregnado de cuidado.

Según Heidegger, el cuidado es el ser de la existencia del hombre. No se trata de un simple impulso (un impulso de vivir), un querer o en general una vivencia particular. El cuidado se refiere entonces al estado propio del hombre de estar vuelto hacia sus propias posibilidades. En esto radica el significado propio del cuidado: el proyectarse a sí mismo y el poder ser del hombre: “la condición existencial” de la posibilidad de las “preocupaciones de la vida” y de la “dedicación” (a algo) debe concebirse como cuidado en un sentido originario, es decir, ontológico (9).

Heidegger, al referirse al cuidado hace referencia a sorge, como “cura, cuidado”, besorgen, “tratar de cuidar de”, y fursorge, “preocupación”, en la medida en que el Dasein es un ser-con-otro. La cura-cuidado es miembro dominante de esta tríada inseparable. Ocupación y preocupación son constitutivas de cura y, al referirse a esta, se quiere decir en un sentido enfático, que en esta ocupación-preocupación como cura, es el propio ser que cuida (10). Cuidado de sí que permite constituyendo el ser, que a través de la comprensión del lenguaje y por último del silencio, a través del arte devele la esencia de su ex-sistencia. Esencia que no es la de un sujeto enfrentado a un mundo ajeno, sino que es la de un ser-en-el-mundo (11).

Al referirse al ser-con otro, Heidegger (12) quiere decir que “en la comprensión del ser, también inherente al "ser-ahí", está implícita la comprensión de otros seres humanos”.

Por su parte, Foucault (13) retoma el concepto cuidado de sí, a partir de la propuesta socrática epiméleia heatou: “El cuidado de sí son las formas de conocimiento y estrategias que permitan a las personas a efecto por sus propios medios o con la ayuda de otros, un cierto número de operaciones sobre sus propios cuerpos y almas; ocuparse de sí mismo significa ocuparse de la propia alma. El alma es el sujeto de la acción. Es necesario ocuparse del alma y no solamente del cuerpo. El conocimiento de sí mismo encuentra su perfección en el acceso a la verdad; es decir, el cuidado de sí conlleva un conocimiento de sí, de la propia existencia”.

Según Foucault (13) el cuidado se refiere al alma como unidad trascendente y singular, y el sí mismo como el alma entendida como sujeto de las acciones corporales, instrumentales o lingüísticas; el cuidado de sí se trata entonces de preparar al individuo de la mejor manera para una vida adulta, enfrentar los errores, malos hábitos y costumbres nocivas que se arrastran a lo largo de la existencia.

El cuidado de sí debe ser proporcionado por el mismo sujeto: “pertenecer a sí, ser yo”, a través de una relación con la verdad y con el saber, lo que permitirá saber que aceptar, rechazar y lo que se quiere cambiar. Pero también implica una relación con los otros porque, según Foucault, para ocuparse bien de sí, es necesario escuchar las lecciones de un maestro, un guía, un consejero (14).

El cuidado de sí no se trata de una verdad o exhortación al egoísmo o egocentrismo, sino reflexionar en el sentido de que para ofrecer una presencia significativa al otro, es preciso tener interés, tener consciencia de las propias potencialidades y fragilidades, es decir, tomar la propia realidad en las manos. Para demostrar interés al otro es preciso que se tenga interés para consigo mismo. El despertar para el autoconocimiento del cuidar de sí es la consecuencia del proceso de aprender a cuidar (15).

La reflexión de las concepciones de cuidado por el profesional de enfermería, quien frecuentemente debe adoptar el rol de profesor-consejero-guía, le permitirá comprender que en el ejercicio del cuidar es imprescindible considerar la dimensión cuerpo-alma como una dualidad siempre presente en el ser humano y su desarrollo y práctica, en la perspectiva que señala Foucault: “Es decir, existe un fuerte vínculo entre el conocimiento y la acción, sea como principio regulador de la acción, como objetivo a ser logrado mediante la acción, o como proceso a través del cual comparece” (13); es decir, cuando las personas obtienen el conocimiento de su cuidado, y lo deliberan como algo genuino, lo incorporarán a su vida como una práctica cotidiana.

El autoconocimiento y el saber cuidar de sí influencian positivamente el cuidado, considerando que el relacionamiento interpersonal reconoce las fuerzas, franquezas y potencialidades del mundo interior. Al experimentar el autocuidado y el cuidar de sí, se nutre la autorreflexión y desbordamiento de las emociones, la absorción de vivencias que se traducen en conocimiento y por otra parte de la autopercepción como sujetos, cuya subjetividad y sensibilidad están puestas en acción (16).

Cualquier filosofía del cuidado requiere que busquemos en el cuidado de sí y del otro una sabiduría, en la cual el conocimiento está vinculado a los valores que elegimos en nuestro vivir cotidiano, creando formas de buen vivir, con base en lo que somos y en lo que sabemos (17).

El concepto “cuidado de sí” se construye en las relaciones sociales, en las interacciones y en las prácticas, pues estas condicionan las representaciones sociales que un sujeto tiene sobre el cuidado de su salud, y tienen lugar gracias a los procesos comunicativos e intersubjetivos entre los miembros del grupo social del cual se forma parte (18).

El cuidar de sí incluye, entre otros aspectos, el cuidado a la salud, los pensamientos, las actitudes, los comportamientos, las emociones, los valores, las necesidades biosicosociales, incluso los bienes y todo aquello que nos genere bienestar, sin lesionar el bienestar de los demás; puede ser considerado como el conjunto de actividades que habitualmente una persona realiza para satisfacer sus propias necesidades. Es una actitud básica del ser humano, determinante para estar en el mundo. El cuidar de sí es una actividad para responder a las necesidades particulares, concretas, físicas, espirituales, intelectuales, psíquicas y emocionales de sí mismo y de otros. El cuidar de sí exige “el cultivo de nuestro ser integral: cuerpo, psique, mente y espíritu, pues somos una unidad indisoluble”. Tales dimensiones estructuran una interacción dinámica e influyente entre sí (19).

Puede afirmarse, de acuerdo a lo que señala Foucault, que es imprescindible tener consciencia del aprender a cuidar de sí mismo para poder ejercer el cuidado en los otros.
 
CONSECUENCIAS PARA LA ENFERMERÍA

El concepto cuidado, utilizado por diversos profesionales de la salud, constituye actualmente la concepción medular en las proposiciones teóricas de la disciplina de Enfermería. Estudiosos de esta profesión se han dado a la tarea de formular diversas propuestas conceptuales, porque se considera que su abordaje disciplinar debe partir de un fundamento teórico-filosófico, para satisfacer las preocupaciones profesionales de la enfermera y las necesidades de los individuos, y compaginarlo como alternativa en la aplicación de los métodos tradicionales de atención fundamentados casi siempre en paradigmas positivistas, los cuales atienden de modo predominante el aspecto biológico de los individuos, y solo parcialmente, los demás.

Los autores citados, Boff, Heidegger y Foucault, reconocidos por sus propuestas del concepto cuidado, permiten contemplar a las personas desde otra perspectiva. Sus propuestas conceptuales conducen al profesional de enfermería a la reflexión hacia su propia ex-sistencia, como la persona que es como individuo y como profesional del cuidado.

La visión positivista con que las mujeres en climaterio son ordinariamente atendidas, hace necesario que la enfermera amplíe ese paradigma, y conciba desde otras perspectivas el acercamiento profesional hacia ellas, en función de sus necesidades de cuidado que, como resultado de los cambios propios de esta edad, les afectan en sus dimensiones física, emocional y espiritual. La reflexión y comprensión del cuidado desde la perspectiva heideggeriana-foucaltiana, permite así a la enfermera, una expresión de cuidado más auténtica y humanizada hacia las mujeres en esta etapa.

Se debe tener presente que el concepto cuidado de sí no solo se refiere al cuidado que el propio individuo se puede prodigar, sino también involucra la búsqueda de ayuda para el propio cuidado y contempla “operaciones sobre cuerpos y almas”; esto es, el cuidado visto desde la perspectiva de la epiméleia heatou (13), que permite al profesional de enfermería acercar a las mujeres al conocimiento de lo que está sucediendo en su cuerpo, en sus emociones, en su espiritualidad, y por ende a la reflexión y reconocimiento de sus propias necesidades de cuidado; es decir, cuidar de esa tríada, y considerar la ayuda profesional de enfermería como un recurso de apoyo siempre presente.

Asimismo, el concepto “cuidado de sí” permite al profesional de enfermería visualizar de forma más amplia el concepto cuidado, y desde esa perspectiva comprender que existen otras posibilidades en los modos de cuidar, para implementar el cuidado de enfermería de una manera más sensible y humana a las mujeres en climaterio considerando lo que afirma Heidegger, “el estado propio del hombre de estar vuelto hacia sus mismas posibilidades; en esto radica el significado propio del cuidado, el proyectarse a sí mismo y el poder ser del hombre” (11).

CONSIDERACIONES FINALES
Las propuesta filosóficas de Heidegger y Foucault ofrecen un enfoque muy reflexivo de los individuos acerca de sí mismos; la comprensión de sus conceptos apoya al enfermero/a a entender la naturaleza, contexto y etapa de vida de las mujeres que están en el proceso de climaterio.

El acercamiento al concepto de Sorge (cura-cuidado) permite proponer y desarrollar una alternativa de cuidado profesional de enfermería que propicie un acercamiento más sensible y humano hacia las mujeres en climaterio y, por otra parte, comprender la relevancia de su papel en el desarrollo e implementación de acciones desde la perspectiva de la disciplina como ciencia y como arte con la visión heideggeriana, a partir de la comprensión de su ex-sistir, ya que desde esta perspectiva el cuidado de enfermería se otorga con el objetivo de proporcionar el mayor bienestar posible a los individuos, dándoles el papel protagónico hacia su propio cuidado, y permitiendo una interacción continua entre ambos seres: el “ser-ahí” y el “ser-con: persona/enfermera”.

La propuesta del concepto cuidado de sí, permite (en este caso a las mujeres en climaterio) la libre elección del cuidado que se le proponga, a partir de la aceptación de la ayuda de otros (el profesional de enfermería), para coadyuvar en la transformación de sus pensamientos, conducta y finalmente, su modo de cuidarse, a fin de conseguir un estado de bienestar.

Asimismo la reflexión de los conceptos de cuidado desde la perspectiva de los autores citados, permite redimensionar el sentido crítico y de reflexión hacia el deber-ser profesional de la enfermera, pues la comprensión del término “cuidar de sí” alude al compromiso de que quien cuida de sí está involucrado en el cuidado de los otros y así destacar la función de la enfermera de manera individual, y también como miembro del equipo de cuidado multidisciplinario.

Bibliografía

  1. Argote LA, Mejía ME, Vázquez ML, Villaquirán de González ME. Climaterio y menopausia en mujeres afrodescendientes: una aproximación al cuidado desde su cultura.  Aquichan 2008; 8(1):833-849.
  2. Gobierno Federal. Secretaría de  Salud. Unidad 112. Servicios de Gineco-obstetricia. Guías diagnósticas. 2012. [En línea] [fecha de acceso: 15 de abril de 2013]. URL disponible en: http://www.hgm.salud.gob.mx/descargas/pdf/area_medica/ gineco/guias_gineco/4_climaterio.pdf
  3. Rivas E, Navarro D, Tuero AD. Factores relacionados con la demanda de atención médica durante el climaterio. Rev Cubana Endocrinol 2006; 17(2). [En línea] [fecha de acceso: 15 de abril de 2013]. URL disponible en: http://scielo.sld.cu/ scielo.php?script=sci_pdf&pid=S1561-29532006000200004&lng=es&nrm=iso&tlng=es
  4. Lugones M, Ramírez, M. Lo social y lo cultural. Su importancia en la mujer de edad mediana. Rev Cubana Obstet Ginecol 2008; 34(1). 
  5. Boff L. El cuidado esencial. Ética de lo humano, compasión por la tierra. Madrid: Trotta; 2002. p. 30.
  6. Boff L. Saber cuidar. Ética do humano-compaixão pela terra. Petrópolis: Vozes; 1999. p. 12.
  7. Rivera MS, Herrera LM. Fundamentos fenomenológicos para un cuidado comprensivo de enfermería. Texto contexto-enferm. 2006; 15:158-163. [En línea] [fecha de acceso: 20 marzo 2013]. URL disponible en: http://www.scielo.br/ scielo.php?pid=S0104-07072006000500019&script=sci_arttext
  8. Heidegger M. El ser y el tiempo. Madrid: Trotta; 2003. p. 126-184.
  9. Peña B. El ethos del cuidado de la vida. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia; 2007. p. 35-50.
  10. Inwood M. Dicionário Heidegger. Río de Janeiro: Jorge Zahar Editor; 2002. p. 26-27.
  11. Medina B. Cuidado de sí, una visión ontológica. Fermentario 2009; 3. [En línea] [fecha de acceso: 15 de marzo de 2013]. URL disponible en: http://www.fermentario.fhuce.edu.uy/index.php/fermentario/article/view/18  
  12. Salmerón F. Lenguaje y significado en "El Ser y el Tiempo" de Heidegger. Diànoia 1968; 14(14):103.  [En línea] [fecha de acceso: 20 marzo de 2013]. URL disponible en http://dianoia.filosoficas.unam.mx/info/1968/DIA68_Salmeron.pdf
  13. Foucault M. El cuidado de sí. La inversión del platonismo desde la mirada de Michel Foucault. La recensión foucaultiana del pensamiento clásico. Santiago de Chile: Instituto de Humanidades de la Universidad Diego Portales; 2007. p. 5-10.
  14. Foucault M.  La ética del cuidado de uno mismo como práctica de la libertad. Concordia 1984; 6:99-116. (Entrevista rea­lizada por Raúl Fomet-Betancourt,  Helmul Becker y Alfredo Gómez-Muller el 20 de enero de 1984). [En línea] [fecha de acceso: 15 de marzo de 2013]. URL disponible en: http://catedras.fsoc.uba.ar/heler/foucaltetica.htm  
  15. Backes DS,  Macedo de Sousa FG,  Schaeffer AL,  Lorenzini A, Nascimento KC, Lessmann JC. Concepções de cuidado: uma análise das teses apresentadas para um programa  de  pós-graduação em  enfermagem. Texto contexto-enferm. 2006; (15):71-76. 
  16. Silva AL. La Dimensión Humana del Cuidado en Enfermería. Acta Paul Enf. 2000; (13).
  17. Pereira AL, Rivera SD. O cuidado de si como princípio ético do trabalho em enfermagem. Texto contexto-enferm. 2005; (14):111-119.
  18. Muñoz NE.  Reflexiones sobre el cuidado de sí como categoría de análisis en salud. Salud Colectiva. 2009; 5(3):391-401. [En línea] [fecha de acceso: 20 de marzo de 2013]. URL disponible en: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1851-82652009000300007&lng=es
  19. Guevara B, Zambrano de Guerrero A, Evies, A. Cosmovisión en el cuidar de sí y cuidar de otro. Enferm Global 2011; 10(21). [En línea] [fecha de acceso: 20 de marzo de 2013]. URL disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php? script=sci_arttext&pid=S1695-61412011000100021&lng=es