3
Revista Matronas

Revista Matronas

ABRIL 2017 N° 1 Volumen 5

Consumo periconcepcional de ácido fólico en mujeres puérperas atendidas en el Instituto Materno Perinatal, Lima-Perú 2016

Sección: Originales

Autores

1 Rocío Mercedes Choy Rojas, 2 Emilio Vega Gonzales

1 Bachiller en Obstetricia, Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Lima).
2 Magíster en Docencia e Investigación en Salud, Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Lima).

Contacto:

Email: chio191@hotmail.com

Resumen

El consumo de ácido fólico (AF) es de gran importancia en la etapa periconcepcional por los beneficios que representa para el feto, en especial en la prevención de los defectos del cierre del tubo neural.
Objetivo: describir las características del consumo periconcepcional de ácido fólico en las mujeres puérperas del Instituto Materno Perinatal (INMP), durante el mes de junio de 2016.
Metodología: se realizó un estudio descriptivo a una muestra formada por 252 mujeres puérperas hospitalizadas en el INMP, a quienes se les realizó una encuesta, la cual fue complementada con datos obtenidos mediante las historias clínicas.
Resultados: el 42,46% de las mujeres puérperas consumió AF en el periodo periconcepcional, y de este grupo el 47,66% y el 43% lo iniciaron en el segundo y tercer mes de gestación, respectivamente. Las dosis de ácido fólico consumidas están en la mayoría de casos dentro de los valores recomendados por el Ministerio de Salud (> 400 mg/día), pero existe un preocupante porcentaje debajo de estos valores, el cual disminuye de un 42,86% antes de la gestación a un 13,08% en el tercer mes de la misma. Los multivitamínicos fueron los suplementos más utilizados, pasando de 71,43% antes del embarazo a 45,79% en el tercer mes de gestación, a medida que aumentaba la preferencia por suplementos exclusivos de ácido fólico o combinados con hierro.
Conclusiones: el consumo periconcepcional de AF es mayor en el segundo y tercer mes de gestación, en su mayoría dentro de las dosis recomendadas por el Ministerio de Salud (> 400 mg/día), y con los multivitamínicos como el suplemento de mayor elección.

Palabras clave:

ácido fólico ; periodo periconcepcional ; suplementos vitamínicos

Title:

Folic acid periconceptional use in postpartum women in Instituto Materno Perinatal, Lima-Perú 2016

Abstract:

Folic acid (FA) use is very important in periconceptional time due to the benefit for the fetus, particularly to prevent neural tube closing defects.
Purpose: To describe periconceptional use of folic acid in postpartum women in Instituto Materno Perinatal (INMP), during March 2016.
Methods: a descriptive study in a sample of 252 women admitted to INMP, based on a survey and supported by the evidence from clinical charts.
Results: in 42.46% of postpartum women, FA use was identified in periconceptional time; 47.66% and 43% of them started FA use in second and third gestational months, respectively. Folic acid doses were mostly within the range recommended by the Ministry of Health (> 400 mg/day), although a worryingly low proportion of women used lower doses, with percentage being reduced in 42.86% before pregnancy and to 13.08% in the third month. Multivitamin supplement were the most commonly used forms, with 71.43% before pregnancy and 45.79% in the third gestational month; and an increasing preference was observed for exclusive folic acid or iron-combined supplements.
Conclusions: periconceptional use of FA is higher in second and third gestational months, mostly using doses recommended by Ministry of Health (> 400 mg/day), and multivitamin supplements being the preferred forms.

Keywords:

folic acid; periconceptional time; vitamin supplements

Introducción

El papel del ácido fólico en la prevención de los defectos del tubo neural es innegable. Recientes estudios han encontrado otros beneficios del consumo de esta vitamina relacionados con el mantenimiento de la integridad genómica y la metilación del ADN, como el menor riesgo de desarrollar cáncer cerebral infantil1, y en el caso de la madre, la reducción del riesgo de cáncer en la cavidad oral y faríngea2 y el cáncer mamario3,4.

En esta región se recomienda la suplementación a largo plazo para todas las mujeres en edad fértil, especialmente por la gran cantidad de embarazos no deseados. Si se planea el embarazo, la suplementación debe comenzar al menos un mes antes del mismo, y debe continuar hasta el final de la semana 12, estableciendo una dosificación individualizada en función del riesgo5.

Esta protección se ha observado con dosis de 360 a 800 µg/día, además de una ingesta de folato en la dieta de 200 a 300 µg/día, pero se ha vuelto común que las mujeres gestantes, en su mayoría sin prescripción médica, consuman cantidades hasta 20 veces mayores de las recomendadas6.

Debido a su biodispinibilidad limitada, 1 µg de folato natural de la dieta equivale a 2µg de AF de suplementos vitamínicos y a 1,7 µg de AF de alimentos fortificados o de suplementos ingeridos junto con las comidas7. Por ello, la fortificación de la harina de trigo con ácido fólico, alternativa sugerida como una estrategia de suplementación, no ha demostrado una disminución en el número de casos de defectos del tubo neural, a menos que esta alcance los niveles recomendados por la OMS: 2,6 mg/kg8,9.

Objetivo

Describir las características del consumo periconcepcional de ácido fólico en las mujeres puérperas del Instituto Materno Perinatal (INMP), durante el mes de junio de 2016.

Metodología

Se realizó un estudio descriptivo, transversal y retrospectivo. La población estuvo constituida por las 252 mujeres puérperas hospitalizadas en el Instituto Nacional Materno Perinatal (Lima) durante el mes de junio de 2016. La muestra estuvo formada por las 107 mujeres que consumieron ácido fólico durante el periodo periconcepcional, a quienes se les aplicó una encuesta validada mediante juicio de expertos.

Los datos fueron tabulados en el programa SPSS versión 22, y se analizaron mediante tablas y gráficos apropiados.

Resultados

En el Gráfico 1 se aprecia que de las 252 mujeres encuestadas, el 42,46% (107 mujeres) consumió ácido fólico en el periodo periconcepcional, mientras que el 57,54% no lo consumió.
En el Gráfico 2 se observa que del total de las que consumieron ácido fólico en el periodo periconcepcional, la mayoría (47,66%) inició el consumo en el segundo mes de embarazo, seguido del 43% que inició el consumo en el tercer mes, mientras que solo el 2,8% (tres casos) lo consumió a partir del primer mes. Solo una mujer lo consumió más de tres meses antes del embarazo, el 3,74% (cuatro casos) desde un mes antes y el 1,87% (dos casos) desde menos de un mes antes del embarazo, resultando en total que el 6,54% lo consumió desde antes del embarazo.

Las mujeres gestantes que participaron en el estudio consumieron diferentes dosis de ácido fólico durante todo el periodo periconcepcional, tal como se aprecia en el Gráfico 3. Antes del embarazo, el 42,86% de las mujeres puérperas que consumió ácido fólico refirió usar dosis menores a los 400 µg/día. Ese mismo porcentaje refirió haber consumido ácido fólico en dosis de 400 a 500 µg/día. En el caso de las mujeres puérperas que consumieron ácido fólico en el primer mes de embarazo, el 50% lo hizo en dosis entre los 400 a 500 µg/día, mientras que el 30% lo llevó a cabo en dosis menores a 400 µg/día. Con respecto al segundo y tercer mes de embarazo, las mujeres consumieron en su mayoría dosis entre 500 µg/día y 1.000 µg/día, el 42,62% en el segundo mes y el 47,66% en el tercer mes; seguido de las dosis de 400 a 500 µg/día. A pesar de la información que debió ser proporcionada por el profesional de salud en su primer control prenatal, el 18,03% de las mujeres puérperas que inició el consumo de ácido fólico en el segundo mes y el 13,08% que lo hizo en el tercer mes, consumieron dosis menores a los 400 µg/día.

Los diferentes tipos de suplementos de ácido fólico consumidos por las mujeres gestantes durante el periodo periconcepcional se muestran en la Tabla 1. El multivitamínico fue el suplemento con ácido fólico más consumido antes del embarazo con un 71,43% y en el primer mes de gestación con un 60%, siendo la presentación con ácido fólico solo la consumida por el porcentaje restante. Con respecto al segundo y tercer mes de embarazo, si bien la mayoría inició el consumo de ácido fólico con un multivitamínico, con el 44,26% en el segundo mes y el 45,79% en el tercer mes; el consumo de la presentación de ácido fólico + hierro, el 21,31% en el segundo mes y el 20,56% en el tercer mes, desplazó a la presentación con ácido fólico solo. En el segundo y tercer mes de gestación también existe un pequeño grupo de mujeres puérperas (≈16%) que refiere haber ingerido más de un suplemento de ácido fólico.

Discusión y conclusiones

Los resultados evidencian que solo el 42,46% de las encuestadas consumió ácido fólico en el periodo periconcepcional (incluyéndose solo a las que lo hicieron diariamente y de forma ininterrumpida). Además, entre estas mujeres, casi todas lo consumieron a partir del segundo y tercer mes de embarazo (el 47,66% y 43%, respectivamente), cuando debía iniciarse desde antes del embarazo (para proveer al cuerpo de las reservas suficientes) o al menos desde el primer mes del mismo (periodo en el que se lleva a cabo la formación del tubo neural). En otros países en cambio, se encontraron mayores consumos. En Francia, Tort et al.10 encontraron entre un grupo de mujeres puérperas que habían consumido ácido fólico en el reciente embarazo, que el 14,8% lo había hecho desde antes del embarazo y el 11,7% a partir del primer mes, mientras que en España, Blas et al.11 hallaron que el 48% de un grupo de mujeres gestantes había consumido ácido fólico en el periodo preconcepcional. La diferencia fue aún mayor en Canadá, según el estudio de Nelson et al.12 en 2012, el 51,93% de mujeres puérperas había consumido ácido fólico diariamente antes del embarazo, y el 82,43% en el primer trimestre; mientras que en el presente estudio, los porcentajes en relación al total de encuestadas fueron de 2,78% y 39,68%, respectivamente.

La cantidad de dosis ingerida por las mujeres gestantes durante el periodo periconcepcional, así como los tipos de suplementos, presenta un preocupante porcentaje debajo de los valores recomendados por la OMS. Esto puede deberse en gran medida a la falta de control por parte del profesional de salud y a la automedicación que realiza la mujer gestante en muchos casos. Las dosis excesivas, superiores a los 1.000 µg/día, fueron menos frecuentes pero deben ser evaluadas, considerando que algunos estudios recientes evidencian una probable relación entre el exceso de ingesta de ácido fólico y el riesgo de cáncer materno13. El Instituto de Medicina de Estados Unidos estableció que las mujeres adultas debían consumir una dosis máxima de ácido fólico de 1.000 µg/día, ya que dosis mayores podrían enmascarar la deficiencia de vitamina B12 y provocar daños neurológicos irreversibles14. En función a estas evidencias, es necesario que la ingesta de ácido fólico sea la más baja efectiva y a la dosis más segura.

Respecto a los resultados obtenidos, se concluye que entre la población de mujeres gestantes que acuden al Instituto Materno Perinatal, el consumo de ácido fólico periconcepcional no cumple aún con los estándares establecidos por la OMS. Este panorama debe ser motivo para plantear nuevas estrategias que contribuyan a incrementar la información a las mujeres en general acerca de los beneficios del ácido fólico, las dosis apropiadas, los tipos de suplemento y el momento en el cual pueden consumirlo.

Financiación

Ninguna.

Conflicto de intereses

Ninguno.

Bibliografía

  1. Greenop KR, Miller M, de Klerk NH, Scott RJ, Attia J, Ashton LJ, et al. Maternal dietary intake of folate and vitamins B6 and B12 during pregnancy and risk of childhood brain tumors. Nutrition and cancer. 2014; 66(5):800-9.
  2. Galeone C, Edefonti V, Parpinel M, Leoncini E, Matsuo K, Talamini R, et al. Folate intake and the risk of oral cavity and pharyngeal cancer: a pooled analysis within the International Head and Neck Cancer Epidemiology Consortium. International Journal of Cancer. 2015; 136(4):904-14.
  3. De Batlle J, Ferrari P, Chajes V, Park JY, Slimani N, McKenzie F, et al. Dietary folate intake and breast cancer risk: European prospective investigation into cancer and nutrition. Journal of the National Cancer Institute. 2015; 107(1):367.
  4. Chen P, Li C, Li X, Li J, Chu R, Wang H. Higher dietary folate intake reduces the breast cancer risk: a systematic review and meta-analysis. British Journal of Cancer. 2014; 110(9):2327-38.
  5. Dolezalkova E, Unzeitig V. [Folic acid and prevention of the neural tube defects]. Ceska gynekologie. 2014; 79(2):134-9.
  6. Martinez-Frías ML. [Folic acid dose in the prevention of congenital defects]. Medicina clinica. 2007; 128(16):609-16.
  7. Food an Nutrition Board IoM. Dietary reference intakes: Thiamin, riboflavin, niacin, vitamin B6, folate, vitamin B12, panthotenic acid, biotin and choline. Washington DC; 1998. p. 196-305.
  8. Ricks DJ, Rees CA, Osborn KA, Crookston BT, Leaver K, Merrill SB, et al. Peru's national folic acid fortification program and its effect on neural tube defects in Lima. Revista panamericana de salud publica = Pan American journal of public health. 2012; 32(6):391-8.
  9. Castillo-Lancellotti C, Tur JA, Uauy R. Impact of folic acid fortification of flour on neural tube defects: a systematic review. Public health nutrition. 2013; 16(5):901-11.
  10. Tort J, Lelong N, Prunet C, Khoshnood B, Blondel B. Maternal and health care determinants of preconceptional use of folic acid supplementation in France: results from the 2010 National Perinatal Survey. BJOG : an international journal of obstetrics and gynaecology. 2013; 120(13):1661-7.
  11. Blas M, Hernández E, García M, Montero R, Olivares C, Valtierra A. Factores que influyen en el consumo de ácido fólico preconcepcional en el País Vasco. Matronas Profesión. 2011; 12(2):33-40.
  12. Nelson CR, Leon JA, Evans J. The relationship between awareness and supplementation: which Canadian women know about folic acid and how does that translate into use? Canadian journal of public health = Revue canadienne de sante publique. 2014; 105(1):e40-6.
  13. Wien TN, Pike E, Wisloff T, Staff A, Smeland S, Klemp M. Cancer risk with folic acid supplements: a systematic review and meta-analysis. BMJ open. 2012; 2(1):e000653.
  14. Selhub J, Morris MS, Jacques PF, Rosenberg IH. Folate-vitamin B-12 interaction in relation to cognitive impairment, anemia, and biochemical indicators of vitamin B-12 deficiency. The American Journal of Clinical Nutrition. 2009; 89(2):702S-6S.