3
Revista Matronas

Revista Matronas

DICIEMBRE 2017 N° 3 Volumen 5

Consumo de dátiles durante la gestación, parto y postparto como estimulante de la actividad uterina

Sección: Revisiones

Autores

1 Esther Conde Puertas, 1 Leticia Molina García, 2 Inmaculada Hernández Herrerías

1 Matrona. Hospital Materno-Infantil. Complejo Hospitalario Jaén. Servicio Andaluz de Salud.
2 Matrona. Distrito sanitario metropolitano de Granada. Servicio Andaluz de Salud.

Contacto:

Email: elyes291@hotmail.com

Resumen

Introducción: la maduración del cérvix puede acelerarse mediante distintos métodos, farmacológicos, mecánicos o naturales. Dentro de los métodos naturales o alternativos la ingesta de dátiles podría ser una alternativa económica, sencilla y no invasiva.
Objetivo: determinar el efecto del consumo de dátiles durante la gestación, parto y postparto sobre diferentes resultados obstétricos.
Metodología: revisión bibliográfica de artículos publicados en los últimos 20 años en las bases de datos Pubmed, Scopus, CINHAL y Web of Science, con las palabras clave: “cervical rippening”, “date fruit”, “pregnancy” y “labor”, unidos por los operadores booleanos AND y OR. Se encontraron cinco ensayos clínicos aleatorizados y un estudio prospectivo.
Resultados: varios estudios encuentran que el consumo diario de dátiles en las semanas previas al parto derivó en la mayor dilatación al ingreso, la reducción en la necesidad de oxitocina y la inducción de parto y una menor fase de latencia. El consumo intraparto muestra una mejor progresión de la dilatación y menor duración del parto. Su consumo tras el alumbramiento, al comparar su efecto con la oxitocina, mostró la reducción del sangrado postparto.
Discusión/conclusiones: el consumo de dátiles parece ser una opción adecuada para la mujer gestante, pudiendo mejorar el progreso del parto, reducir la necesidad de inducción y el sangrado postparto, por su posible efecto estimulante sobre la contractilidad uterina.

Palabras clave:

maduración cervical; dátiles; embarazo parto

Title:

Date fruit intake during pregnancy, labor, and postpartum to stimulate uterine activity

Abstract:

Introduction: cervical ripening can be made faster with different methods (pharmacological, mechanical or natural). Among natural or alternative methods, date fruit intake could be a cheap, simple, and non-invasive option.
Purpose: to assess the effect of date fruit intake during pregnancy, labor, and postpartum on several obstetric outcomes.
Methods: a literature search and review of articles published over the last 20 years was carried out using databases Pubmed, Scopus, CINHAL and Web of Science, with the following keywords: “cervical rippening”, “date fruit”, “pregnancy” and “labor”, and Boolean operators AND and OR. Five randomized clinical trials and a prospective study were found.
Results: several studies have found that daily intake of date fruits during the weeks preceding labor and delivery result in more dilation at admission, a lower need for oxytocin and labor induction, and a lower latency phase. Date fruit intake shows a better development of dilation and a shorter labor time. Date fruit intake after delivery resulted in a reduction of postpartum bleeding, as compared to oxytocin.
Discussion/conclusions: date fruit intake seems to be an appropriate option for pregnant women, and may improve labor process, and reduce the need for induction and postpartum bleeding, due to its potential stimulating effect on uterine contractility.

Keywords:

cervical ripening; dates; pregnancylabor and delivery

Introducción

La maduración del cérvix antes del inicio del parto es un importante factor predictor del modo del mismo, particularmente en los casos en los que es necesaria una inducción de parto, puesto que aumenta las probabilidades de tener un parto vaginal. Estos cambios en el cuello uterino suelen ocurrir en las últimas etapas de la gestación, al producirse la “activación uterina”. Aumenta el número de receptores de oxitocina y su sensibilidad, preparándose el útero para las contracciones. Además, se producen cambios hormonales que aumentan la irritabilidad uterina1-4.

Este proceso puede acelerarse mediante distintos métodos con el objetivo de mejorar las condiciones cervicales para realizar una inducción. Dentro de los diferentes factores implicados en la maduración del cérvix se encuentran el uso de prostaglandinas, oxitocina, métodos mecánicos y agentes naturales1,5. El método ideal sería aquel que ayudara a preparar el cuello de forma cómoda, indolora, eficaz y con las mínimas complicaciones para la madre y el feto2.

Algunas mujeres prefieren la medicina alternativa, basada en gran medida en el conocimiento tradicional, para evitar la intervención médica5. Dentro de los métodos naturales o alternativos se ha contemplado el consumo de dátiles, en el que se centra el presente artículo de revisión. Este método natural no farmacológico podría ser una alternativa económica, sencilla, segura y no invasiva.

El consumo de dátiles ha sido promovido durante el embarazo y tras el parto en numerosas tradiciones islámicas por sus propiedades nutricionales. Muchos estudios han investigado las diferentes variedades de dátiles, encontrando múltiples beneficios nutricionales y terapéuticos.
Los dátiles, frutos procedentes de la Phoenix dactylifera L., comúnmente conocida como la palmera datilera, constituyen una importante fuente energética y de nutrientes. Contienen carbohidratos, principalmente azúcares simples, grasas, sales minerales, proteínas y vitaminas, como la vitamina B12. Son ricos en fibra, calcio, magnesio, potasio y zinc. Además de su uso dietético, los dátiles son de uso medicinal y se emplean para tratar una variedad de dolencias en los diversos sistemas tradicionales de la medicina (islámica fundamentalmente). Las investigaciones fitoquímicas han revelado que las frutas contienen antocianinas, compuestos fenólicos, esteroles, carotenoides, procianidinas y flavonoides, compuestos que se sabe que poseen múltiples efectos beneficiosos. Los estudios preclínicos han demostrado que los dátiles poseen radicales libres, antioxidantes, antimutagénicos, poseen actividad antimicrobiana, antiinflamatoria, gastroprotectora, hepatoprotectora, nefroprotectora, anticancerígena e inmunoestimulante3. Además, poseen ácidos grasos insaturados como el oleico, linoleico y linolénico, los cuales participan en el suministro energético y formación de prostaglandinas4-7,9.

Objetivo

Determinar el efecto del consumo de dátiles durante la última etapa de la gestación, parto o postparto, sobre la maduración del cuello uterino y otros resultados obstétricos.

Metodología

Se llevó a cabo una revisión bibliográfica en las bases de datos Pubmed, Scopus, CINHAL y Web of Science de artículos publicados en los últimos 20 años con los siguientes descriptores: “cervical rippening”, “date fruit”, “pregnancy” y “labor”, unidos por los operadores booleanos AND y OR. Los criterios de inclusión fueron ensayos clínicos o revisiones sistemáticas que abordaran directamente los efectos del consumo de dátiles durante la gestación, intraparto o postparto sobre diferentes variables obstétricas. Se evaluó el efecto sobre la maduración y dilatación cervical, tasa de inducción/estimulación del parto, tiempo total y de las diferentes fases del parto, tasa de cesáreas y la hemorragia postparto. La búsqueda dio como resultado cinco ensayos clínicos aleatorizados y un ensayo clínico sin asignación aleatoria o estudio prospectivo. No se encontró ninguna revisión sistemática o metaanálisis al respecto.

Resultados

De los seis estudios analizados (Tabla 1), cuatro de ellos abordaron el consumo de dátiles al final de la gestación4,10-12, uno de ellos durante el proceso de parto13 y finalmente un último estudio valoraba el consumo tras producirse el alumbramiento14.

Al-kuran et al.10, mediante un estudio prospectivo, evaluaron el efecto del consumo de dátiles en las últimas semanas del embarazo. El estudio fue llevado a cabo en Jordania con mujeres nulíparas y multíparas que no consumían dátiles previamente. El grupo intervención constaba de 69 mujeres que consumían seis unidades de esta fruta al día durante cuatro semanas antes de la fecha probable de parto. El estudio mostró que la dilatación cervical al ingreso fue mayor en el grupo de consumo de dátiles en comparación con el control y hubo una proporción significativamente mayor de membranas intactas al ingreso. El uso de oxitocina y la tasa de inducción fueron menores, puesto que el trabajo de parto espontáneo se produjo en el 96% de las que consumió dátiles respecto al 79% del grupo control. No hubo diferencias estadísticamente significativas en la tasa de cesáreas ni en la duración total de la primera fase del parto; sin embargo, sí se encontró una menor fase de latencia de la primera etapa del parto (510 min vs. 906 min). Estos autores postulan que el consumo de esta fruta podría incrementar el número de receptores de oxitocina, causando un aumento de la contractilidad uterina y con ello preparar el cuello uterino para el parto.

Kordi M et al.4 realizaron un estudio clínico aleatorizado con 210 mujeres entre 37-38 semanas de gestación, donde el grupo experimental consumía 70-75 g/día de dátiles. Los resultados mostraron que la media de puntuación del test de Bishop fue mayor en el grupo que consumía dátiles durante el último mes de gestación respecto al grupo control. Además, también observaron una dilatación cervical media al ingreso mayor en el grupo que consumía dátiles y un menor uso de oxitocina (20% vs. 45%), coincidiendo con el estudio anteriormente comentado. La tasa de éxito de inducción del parto fue asimismo mayor (47% vs. 28%).
Otro estudio clínico aleatorizado (Yousefy Jadidi et al.11) fue llevado a cabo con 110 mujeres nulíparas al final de su gestación. El grupo intervención en este caso consumía siete dátiles diarios y el grupo control recibía solo los cuidados habituales. Los resultados mostraron que la dilatación y borramiento en el momento del ingreso en el grupo intervención fue también mayor que en el grupo control y el tiempo medio de gestación fue menor, con diferencias estadísticamente significativas, concluyendo que puede ser una alternativa efectiva para prevenir el embarazo prolongado y reducir la necesidad de inducción.

El último y más reciente de los estudios que evaluaron el consumo anteparto fue el ensayo clínico aleatorizado realizado en Malasia por Razali et al.12. En él se evaluaba un consumo similar a los anteriores, de siete piezas de dátiles (alrededor de 80 g), con respecto a un grupo control que no consumía dátiles de forma habitual. Los autores de este estudio también coinciden al encontrar una reducción significativa de la necesidad de estimulación del parto con oxitocina. Sin embargo, a diferencia de otros, el consumo de dátiles no estuvo relacionado con un significativo incremento en el comienzo del parto espontáneo o en la dilatación media al ingreso. La fase latente, la primera y tercera fase del parto fueron más cortas en el grupo intervención, pero la diferencia no fue estadísticamente significativa. Tampoco se encontraron diferencias en resultados neonatales ni en la cuantía de la hemorragia postparto.

Respecto al consumo intraparto, se encontró un único estudio. Kordi et al.13 evaluaba el consumo de sirope de dátil durante el propio proceso de parto en un estudio aleatorizado doble ciego, llevado a cabo en Irán con 90 mujeres gestantes nulíparas de bajo riesgo, que fueron asignadas de forma aleatoria al grupo intervención, placebo o cuidado habitual. Durante el parto, tras alcanzar los 4 cm de dilatación, las mujeres del grupo intervención recibieron sirope de dátil y el grupo placebo el placebo correspondiente. Se valoró el progreso del parto, observando que la tasa de progresión fue mayor en el grupo de sirope de dátil respecto a los otros dos (96,7% vs. 66,7% en el grupo placebo y 60% grupo control). La duración del parto fue también más corta.

Por otro lado, el último estudio analizado (Khadem et al.14) abordaba el consumo de dátiles tras el parto, inmediatamente tras la expulsión de la placenta, para comparar su efecto con la oxitocina en la prevención de la hemorragia postparto. Este estudio clínico aleatorizado fue realizado en dos hospitales de Irán con 62 mujeres. Inmediatamente tras la expulsión de la placenta un grupo recibía 50 g de dátiles y el otro 10 UI de oxitocina intramuscular, midiéndose la pérdida sanguínea mediante el pesado de compresas/sábanas hasta las tres horas postparto. La pérdida sanguínea en la 1ª hora postparto fue significativamente diferente. A la 2ª y 3ª hora el sangrado fue ligeramente menor, aunque sin significación estadística. Se encontraron también diferencias en el total de las tres horas de forma global, sugiriendo que puede ser un método efectivo de prevención de la hemorragia postparto en el parto normal sin complicaciones, probablemente debido a la presencia de calcio, serotonina, taninos, ácidos grasos, hierro y otros nutrientes presentes en esta fruta, que participan en la contracción uterina.

Discusión

La inducción farmacológica del parto, como todo procedimiento médico, supone unos riesgos y efectos secundarios conocidos. Por ello, es importante la búsqueda de métodos naturales o alternativos, no invasivos, que no conlleven hospitalización y con ausencia o el mínimo de efectos secundarios.

Las mujeres que viven una inducción de parto tienden a una menor satisfacción en su vivencia del parto, por lo que algunas mujeres buscan alternativas a la inducción farmacólogica en su búsqueda de un parto más natural5. Dentro de los métodos naturales o alternativos se ha contemplado la estimulación del pezón, las relaciones sexuales, acupuntura, homeopatía y el uso de hierbas o sustancias como el aceite de ricino, aceite de onagra, infusiones de hojas de frambuesa y el consumo de dátiles2,5.

Un estudio transversal realizado en Irán mediante un cuestionario a mujeres gestantes reveló que el 83,7% de estas había usado la medicina tradicional/alternativa durante su embarazo, incluyendo cambios en la alimentación, siendo los dátiles uno de los productos naturales más habituales consumidos15.

Actualmente la evidencia de estos métodos alternativos es escasa, no pudiendo establecerse conclusiones claras sobre la efectividad de estas terapias; sin embargo, hay algunos datos que sugieren posibles efectos positivos5.

Respecto al consumo de dátiles al final de la gestación, son pocos los estudios que han evaluado el efecto de esta fruta sobre las contracciones uterinas y maduración cervical, con resultados variados. A través de los estudios evaluados se muestran efectos positivos del consumo de dátiles sobre los resultados de parto, ya que podrían ser útiles como estimulantes de la actividad uterina, ayudando a la maduración cervical, especialmente en las últimas semanas de gestación. Los autores de estos estudios postulan que los dátiles podrían intervenir en los receptores de oxitocina, induciendo contracciones uterinas de forma más temprana y mejorando la respuesta de la oxitocina en los casos en los que esta se hace necesaria, preparando por lo tanto al útero y cérvix para el parto. Pueden, asimismo, reducir la hemorragia postparto al estimular las contracciones uterinas4,10-14.

Por otro lado, los dátiles poseen gran valor nutricional, pues son una importante fuente energética y de nutrientes esenciales, por lo que su consumo durante el embarazo puede ser por otro lado muy útil y beneficioso para la mujer gestante dentro de una dieta equilibrada. Poseen gran cantidad de ácidos grasos como el linoleico, que participan en la formación de prostaglandinas, las cuales intervienen en la contracción del músculo uterino y maduración cervical y son también abundantes en calcio, taninos y serotonina, elementos que pueden participar en la contracción uterina. Además, son ricos en hierro, pudiendo colaborar en la prevención de la anemia6,7-9,14.

Pero a pesar de los resultados mostrados en los estudios, se necesitan más estudios para verificar y clarificar estas asociaciones encontradas. Los ensayos clínicos realizados presentan algunas limitaciones. No se conoce de forma exacta la cantidad de dátiles necesarios para obtener respuesta a nivel uterino o el tiempo mínimo de consumo previo al parto, que deberían ser evaluados en otros estudios posteriores. Se necesitan más estudios aleatorizados controlados, con control del consumo previo y en el grupo control de forma exacta y con doble ciego para evitar los sesgos. Además, es necesario llevar a cabo estudios acerca de la seguridad y efectividad de dichos tratamientos en mujeres gestantes, puesto que la ingesta de las plantas medicinales y métodos alternativos se hace habitualmente sin control médico y sin la información adecuada.

Conclusiones

El consumo de dátiles, además de por sus características nutricionales, parece ser una opción adecuada para la mujer gestante por sus efectos positivos en los resultados del parto. Podrían reducir las tasas de inducción y mejorar el progreso del parto, gracias a determinados nutrientes presentes en ellos que parecen tener cierto efecto estimulante de la contractilidad uterina.

Bibliografía

1.    Gülmezoglu AM, Crowther CA, Middleton P. Induction of labour for improving birth outcomes for women at or beyond term (Review). Cochrane Database of Systematic Reviews 2006; 4.
2.    González Boubeta R, Cid González C. Maduración cervical: aceleración de un proceso natural. Matronas Prof 2007; 8(1):24-9.
3.    Baliga MS, Baliga BRV, Kandathil SM, Bhat HP, Vayalil PK.  A review of the chemistry and pharmacology of the date fruits (Phoenix dactylifera L.). Food Research International. 2011; 44 (7):1812-22.
4.    Kordi M, Aghaei Meybodi F, Tara F, Nemati M, Shakeri MT. The effect of late-pregnancy consumption of date fruit on cervical ripening in nulliparous women. J Midwifery Reprod Health 2014; 2(3):150-6.
5.    Hall HG, McKenna LG, Griffiths DL. Complementary and alternative medicine for induction of labour. Women Birth 2012; 25:142-8.
6.    Al-Shahib W, Marshall RJ. The fruit of the date palm: its possible use as the best food for the future? Int J Food Sci Nutr 2003; 54(4):247-59.
7.    Eddine Kehili HE, Zerizer S, Beladjila KA, Kabouche Z. Anti-inflammatory effect of Algerian date fruit (Phoenix dactylifera). Food Agric Immunol 2016; 27(6):1-10.
8.    Al-Farsi MA, Lee CY. Nutritional and Functional Properties of Dates: A Review. Crit Rev Food Sci Nutr 2008; 48(10):877-87.
9.    Vayalil PK. Date Fruits (Phoenix dactylifera Linn): An Emerging Medicinal Food. Crit Rev Food Sci Nutr 2012; 52(3):249-71.
10.    Al-Kuran O, Al-Mehaisen L, Bawadi H, Beitawi Z, Amarin S. The effect of late pregnancy consumption of date fruit on labour and delivery. J Obstet Gynaecol 2011; 31(1):29-31.
11.    Yousefy Jadidi M, kariman N, Sang SJ, Lari H. The Effect of Date Fruit Consumption on Spontaneous Labor. Journal of Research on Religion & Health 2015; 1(3):4-10.
12.    Razali N, Mohd Nahwari SH, Sulaiman S, Hassan J. Date fruit consumption at term: Effect on length of gestation, labour and delivery. J Obstet Gynaecol 2017; 13:1-6.
13.    Kordi M, Salek Nasiri N, Safarian M, Esmaili HA, Shadjou KH. The effect of oral honey-date syrup intake during labor on labor progress of nulliparous women. Iranian Journal of Obstetrics, Gynaecology and Infertility 2010; 13(2):23-30.
14.    Khadem N, Sharaphy A, Latifnejad R, Hammod N, Ibrahimzadeh S. Comparing the Efficacy of Dates and Oxytocin in the Management of Postpartum Hemorrhage. Shiraz E-Medical Journal 2007; 8(2):64-71.
15.    Khadivzadeh T, Ghabel M. Complementary and alternative medicine use in pregnancy in Mashhad, Iran. Iran J of Nurs Midwifery Res 2012; 17(4):263-9.