3
Revista Matronas

Revista Matronas

ABRIL 2022 N° 1 Volumen 10

SOFÍA GOTOR COLÁS

Sección: Entrevista a…

Autores

ATENEA

Redactora AEM

Nuestra entrevistada, en esta ocasión, es una matrona que tiene un merecido bagaje de logros profesionales y personales, pero que sin duda destaca por la modestia, y a la vez orgullo, con los que siempre ha estado liderando la Asociación Científica de Matronas de Aragón, primero en su Junta Directiva y después como Presidenta durante nueve años hasta 2016.

Sofía, que así es como la conocemos muchas de las matronas que hemos tenido el placer de compartir con ella encuentros y momentos profesionales importantes, fue reconocida con la Medalla de Oro al Mérito Profesional por el Colegio de Enfermería de Zaragoza en 2016.

Pregunta: Sofía, por fin tengo el placer de entrevistarte, porque a pesar de estar retirada de la profesión eres una mujer muy ocupada, lo cual me alegra y es señal de que hay más vida después de haber dedicado 45 años a una profesión como la nuestra.

Respuesta: Bueno, sí, la verdad es que no te das cuenta del paso del tiempo cuando te dedicas a una profesión como la nuestra, a la que le he dedicado 45 años, como bien dices, pero ahora, aunque sigo en contacto con la profesión, dispongo de más tiempo para hacer otras cosas que también me gustan y poder compartir más tiempo con mi familia.

P: Sé que te han hecho muchas entrevistas a lo largo de tu vida, pero en esta ocasión, y es inevitable, podríamos hacer un repaso de tu trayectoria, soy consciente que para ti hablar de estos años y los logros conseguidos es, paradójicamente, fácil y difícil a la vez.

R: La verdad es que sí, porque el tiempo pasa inexorablemente para todo el mundo, es inflexible y te das cuenta de que toca el relevo para que otras compañeras asuman una nueva etapa que espero, y deseo, sea tan fructífera como fue la pasada.

P: Eres aragonesa de pura cepa, de un pueblo de Zaragoza, Campillo de Aragón, pero sé que llevas un trocito de Valencia en tu corazón, ¿puedes contarnos los motivos?

R: Claro que sí, de esos 45 años profesionales, 12 los pasé en Valencia, y fueron los inicios que creo es lo que también deja una gran impronta en tu trayectoria personal. De hecho, me formé allí, en el Hospital Clínico de Valencia, donde cursé la especialidad de pediatría y matrona entre los años 72 y 75, después de hacer mis estudios de ATS y de empresa, lo que ahora sería la especialidad de salud laboral.

P: He leído que también tienes una diplomatura en Teología, algo que me resulta curioso.

R: Si, me diplomé en Teología por la Universidad de Comillas estando ya en Zaragoza. Siempre me gustaron los temas espirituales, creo que complementaban muy bien mis inquietudes por el conocimiento del ser humano y lo divino.

P: Y tus inicios laborales, ¿fueron como matrona o trabajaste de enfermera?

R: Bueno, primero trabajé en la Unidad de Neonatos del Hospital Clínico de Valencia y después en la UCI neonatal y en la de radiodiagnóstico pediátrico del Hospital La Fe también en Valencia, eso me dio una gran experiencia y visión de los cuidados del neonato.

P: ¿Y cuándo empiezas a trabajar de matrona?

R: Pues poco más tarde me dan la plaza de matrona en la Residencia Puerto de Sagunto (Valencia), un hospital comarcal cerca del mar, en el que participé en su montaje y apertura hasta que en 1983 me trasladé al Hospital Miguel Servet en Zaragoza, donde he permanecido hasta mi jubilación en 2016.

P: Ahora que nombras el Hospital Miguel Servet de Zaragoza, tengo entendido que hace poco celebraron los 50 años de ese hospital, y estuviste en el acto, porque además fuiste supervisora de Urgencias de Paritorios y Urgencias de Maternidad los últimos 10 años.

R: Sí, la verdad es que cuando me llamaron para participar en el acto me sentí muy emocionada y a la vez feliz de representar a nuestra Maternidad, y de que todo el trabajo realizado se viera plasmado en un reconocimiento público del hospital, por todo ello me siento honrada, satisfecha y agradecida.

P: Sofía, has tenido la oportunidad de que se realizasen dos congresos nacionales de matronas en Zaragoza, con lo que eso supone de trabajo y esfuerzo, aunque creo que han marcado dos grandes logros, cuéntanos.

R: Sí es un gran esfuerzo, pero siempre he contado con un gran equipo de compañeras dispuestas a trabajar para que todo saliera bien y además para el último tuve la inestimable ayuda de la AEM y de Mª Ángeles Rodríguez Rozalén. La verdad es que sí han supuesto un antes y un después; desde que hicimos el primer Congreso Nacional en Zaragoza en 2002, en el que conseguimos que se creara la Unidad Docente de Matronas, de la cual fui tutora, no paramos de luchar por la profesión. De hecho, a raíz del segundo congreso nacional que llevamos a cabo en Zaragoza en 2013, con la AEM, el cual presidí, conseguimos la reconversión de plazas ocupadas por enfermeras a plazas de matronas.

P: ¿Cómo fue ese proceso de reconversión? Porque laboralmente fue un logro muy importante, tanto para las matronas como para los cuidados que ofrecíais a las mujeres, y hoy por hoy aún hay muchos hospitales que siguen en esa batalla de conseguir matronas en todos los puestos para los que tienen competencia.

R: Sí, fueron nuevos puestos laborales, desde luego, y un aumento en la calidad de los cuidados por ser especialistas en ellos.

A tu pregunta de cómo lo logramos te diré que fue un largo camino. Empezamos por la reconversión en servicios específicos que creíamos firmemente debían ser ocupados por matronas, por la realización de tareas directamente relacionadas con la gestante. Esta reconversión se pidió para todo Aragón.

Comenzamos a gestionar esta reivindicación en el año 2008 por primera vez: muchos escritos, visitas a despachos, etc., nos acompañan en este viaje que comenzamos la Asociación Científica de Matronas de Aragón en solitario para después de algún tiempo unir fuerzas con el Colegio de Enfermería de Zaragoza, representado por su vocal matrona, y contando siempre con el apoyo de su presidente.

Fueron muchas reuniones con distintos políticos según la legislación vigente. Pero todo lo que se persigue con entusiasmo, base científica y encaminado a ofrecer una mejor atención de nuestras gestantes, se puede conseguir aportando evidencia científica, muchos datos y demostrando el aumento de calidad en el trabajo.

Para el inicio de la reconversión se aprovechó la coincidencia con algunas jubilaciones de enfermeras generalistas que ocupaban estos puestos y así no lesionar en lo posible intereses profesionales. Durante un tiempo más o menos largo convivieron los dos estamentos en el Hospital Miguel Servet, donde yo prestaba mis servicios como supervisora de Paritorios y Urgencias de Maternidad. Conseguimos reconvertir cinco plazas en principio para Urgencias, para pasar a reconvertirlas en su totalidad. En la planta de Fisiopatologia materno fetal nos falta poco, no hemos llegado todavía a su totalidad.

P: A propósito de ese Congreso en Zaragoza en 2013, en el que estuvimos juntas, hubo la presentación de un libro que ha sido “básico” en la biblioteca de todas las residentes, ¿nos puedes explicar un poco?

R: Bueno, pues con motivo del segundo congreso un grupo de matronas y residentes coordinadas por la matrona Mª Luz Gotor Colás y yo misma, y dirigidas por el Dr. Castán, con esfuerzo y mucha ilusión, escribimos un libro de matronas para matronas, publicándolo la editorial Hispano Americana. Su título: Obstetricia para Matronas. Guía práctica. La Asociación Española de Matronas obsequió con él a las congresistas. Me gustaría elogiar a todas las personas que participaron en hacer realidad un sueño.

También en ese congreso tuvimos el honor y el placer de contar con el profesor Dr. D Juan Luis Arsuaga, el paleoantropólogo español mundialmente conocido al que nombramos “Matrona Honorífica”. Un congreso entrañable, la verdad.

P: Antes has nombrado a la ayuda que has tenido del Colegio de Enfermería de Zaragoza, por lo que veo habéis tenido muy buena relación…

R: Sí, la verdad que siempre he podido contar con la ayuda del colegio y el apoyo de su presidente y, sobre todo, de su vocal matrona para todos los frentes que hemos tenido que pelear, además estaré eternamente agradecida por los dos reconocimientos a título personal que me otorgó: en 2010 me impuso la insignia de oro y brillantes y en el 2016 la Medalla de Oro al Mérito Profesional, galardón que supuso para mí el colofón a mi carrera profesional en la festividad de San Juan de Dios.

P: Veo que te emocionas cuando hablas de los reconocimientos obtenidos…

R: Es que recapitulo un poco lo que ha sido mi vida, y atrás quedan las infinitas dificultades y frustraciones, el tedioso tiempo de espera para conseguir mínimos avances, pero este es el sino de esta profesión: poner mucho para a veces conseguir poco y en tantas ocasiones, nada, aunque yo haya tenido la suerte de conseguir formar parte del equipo que consiguió algunos logros importantes para mis compañeras de Aragón; si todo lo soñado, vivido, trabajado y conseguido sirve para mantener la ilusión de alguna matrona, ha valido la pena estar aquí.

P: Estamos llegando casi al final de la entrevista y no sé si quieres compartir algo más con las compañeras.

R: Quiero dar las gracias a la Asociación Española de Matronas por su apoyo e implicación en la defensa de la profesión, nuestra profesión, la de MATRONAS, nadie como vosotras han seguido una senda de rectitud y honestidad en la representación del colectivo, incluso más de 40 años después, cuando unisteis a la mayoría de las matronas de España en el sentimiento de salvaguarda de los derechos del colectivo y la necesidad de su participación en todos los planes de Salud destinados a la mujer. Me siento privilegiada por haber estado tan cerca de vosotras.

 

Muchas gracias a ti, Sofía, en nombre de la Asociación Española de Matronas, por el inestimable vínculo que nos une y que permanecerá ya desde el plano de lo personal. Como tú decías, nos congratulamos por tu felicidad por que ha llegado de la mano del trabajo e ilusión por nuestra profesión.

Agradecer el tiempo que nos has dedicado y, personalmente, decirte que ha sido un placer haber compartido grandes momentos a lo largo de estos años y la humildad con la que siempre te has mostrado pese a haber tenido motivos para gritar a los cuatro vientos tus logros que, sin duda, no solo han beneficiado a las matronas, sino a las mujeres de Aragón.