3
Revista Matronas

Revista Matronas

DICIEMBRE 2022 N° 3 Volumen 10

AGENDA

Sección: Caso Clínico

Autores

Redacción Matronas Hoy

La Comisión Número 2 de la AEM sigue luchando  por las matronas de Atención Primaria de Madrid 

El pasado día 15 de septiembre, la Comisión Número 2 de la Asociación Española de Matronas (AEM) dedicada a asuntos de Atención Primaria (AP) se reunió con la Gerencia de AP (GAP), Dña. Sonia Martínez Machuca, gerente asistencial de AP, y D. José Enrique Villares Rodríguez, director de Procesos Asistenciales de AP Madrid, para seguir pidiendo explicaciones sobre la repercusión negativa que ha tenido para las matronas la implantación del Plan de Mejora.

Resumen de la reunión: 

  • Los representantes de la GAP refieren que el Plan de Mejora de Atención Primaria no es una subida salarial para los profesionales, sino un plan de mejora para la población, siendo el caso de las matronas particularmente novedoso ya que, a partir de la implantación del mismo, cada mujer de la Comunidad de Madrid cuenta con una matrona asignada. Con respecto al cambio retributivo, el incremento salarial de las matronas que se han visto beneficiadas con la implantación del nuevo plan suma una cuantía mensual (mes de marzo con respecto a febrero/22) de 5.502,07 euros (rango 2.4 a 544,22 euros), mientras que la suma de la reducción salarial de las matronas afectadas negativamente por este plan es de 5.250 euros (rango de –1.37 a –251.44). Es decir, el saldo final es positivo (+ 252,07 euros). Según la GAP, si reflejamos el cambio retributivo en una curva de Gauss, la mayoría de las matronas estarían ubicadas en el centro de la curva con ganancias o pérdidas no significativas, siendo aquellas ubicadas en los extremos las que realmente se han visto afectadas negativa o positivamente.
  • Refieren que es un sistema justo de retribución ya que beneficia a las matronas que tienen mayor población asignada y corrigen aquellas situaciones en las que la matrona, teniendo mucha menos población, al tener varias zonas asignadas, cobraba más que la anterior. Ponen de ejemplo los casos más extremos: una matrona que incrementa su sueldo en 550 euros brutos mensuales y, en el otro extremo, una que reduce su salario bruto mensual en 280 euros. Afirman que esta es la mayor pérdida. 

    La GAP dispone de un documento con todos los CIAS de las matronas y el incremento o disminución del sueldo. Puesto que consideramos interesante conocer cuántas compañeras han ganado y perdido por tramos retributivos, ya que la GAP insiste en que son muchas las que están ganando mucho más, y de eso no se habla, se les solicita una copia del documento, pero dicen que al estar desglosados por CIAS no pueden facilitárnoslo. Para salvar la barrera de la protección de datos, se les pide copia del mismo sin la columna de los CIAS, a lo que a pesar de que inicialmente rechazan rotundamente compartirlo, después refieren que estudiarán esta propuesta. 

  • Valor de la tarjeta sanitaria individual (TSI): la AEM expone que el valor de la TSI que se le ha asignado al grupo de matronas no se relaciona con su categoría profesional, lo cual afecta negativamente a las retribuciones del colectivo. La GAP indica que ellos en este ámbito no tienen competencias y señala que eso hemos de solucionarlo con retribuciones.
  • Tramos etarios en la TSI: la AEM comenta que hasta ahora para los distintos cálculos de incentivos y estadísticas de pacientes atendidos no se tienen en cuenta las mujeres mayores de 80 años ni menores de 14 que son atendidas a diario en las consultas (seguimiento de lactancias, frenillos, vulvovaginitis y patología vulvar en mayores de 80 años, etc.). Dicen que lo van a valorar monitorizando durante estos meses la asistencia que damos a estos grupos de edad.
  • TSA (tarjeta sanitaria atendida): la GAP explica que la TSA no estaba incluida en el Plan de Mejora de Atención Primaria 2022-23 (PMIAP 22-23) porque las matronas no tenían TSI. Ahora que ya la tienen, refieren que cuando llevemos un año con ella, podremos empezar a percibir este concepto retributivo. Respecto al cálculo de la TSA que nos correspondería, comentan: está pendiente definir unos criterios acordes a nuestro perfil (no detallan cuáles). Será calculado según la cuantificación de usuarias que vea la matrona en consulta. Insisten en que para este cálculo solo va a contar la primera cita de cada paciente. De este modo, si por ejemplo una mujer es atendida en la consulta de la matrona por dispareunia y después es vista cinco veces más, tan solo contará la primera visita para el cálculo de la TSA. Insisten en que la TSA premia a las matronas que más se implican y más pacientes ven.
  • Ruralidad: afirman que hasta ahora no estábamos cobrando la ruralidad porque los sindicatos no quisieron sentarse a negociar con ellos en mesa sectorial, alegando que en su interés estaba el que cobrásemos dicho complemento. Ahora comentan que se está planteando incluirlo como complemento retributivo próximamente para las matronas, ya que lo consideran lógico.
  • La GAP insiste en la importancia de que la matrona participe en el proceso de atención a procesos agudos de demanda. Refiere que habrá demandas que la matrona podrá resolver sola y otras de forma compartida con el resto de los compañeros del EAP (médicos y enfermeros). Comentan que es importante que la matrona participe en este nuevo plan y así poder ver incrementado su valor de la TSA.
  • La AEM expone que en los centros de salud se está dando el caso de que las enfermeras matronas estén ganando menos que las enfermeras generalistas. La GAP responde con escepticismo e indica que si esa es nuestra percepción, debemos recurrir a nuestros sindicatos y a nuestro colegio profesional. Refieren que posiblemente con la TSA y ruralidad se va a solventar este problema.
  • La AEM pregunta por el cupo máximo permitido o recomendado para la matrona de AP que garantice la seguridad y optimice la calidad en la asistencia, ya que en la actualidad existen matronas que tienen asignados cupos enormes de 15.000, 20.000, 25.000, 31.000, etc. La GAP comenta que esto no está definido y se está valorando que a aquellas matronas que tengan un cupo muy alto se les va a poner a otra matrona en el centro. La AEM insiste en la incongruencia que supone el hecho de que contar con una nueva compañera que comparta y alivie la excesiva carga de trabajo suponga para la primera una reducción a la mitad del complemento que se percibe por TSI, lo cual unido al ridículo valor otorgado a la misma, conduciría al colectivo a una situación muy injusta, precaria y en general absurda, dándose el caso de que existan enfermeras generalistas que ganen más que una matrona (enfermera especializada). ¿Cómo se explica que el coeficiente asignado sea distinto por comunidades autónomas? La GAP refiere que este aspecto afecta igualmente a médicos y enfermeros (a mayor número de tarjetas más se cobra por el concepto TSI y viceversa), sin que ellos puedan hacer nada y de nuevo indican que esto tendría que reclamarse a retribuciones.
  • La AEM pregunta por qué a la matrona no se le considera parte del equipo de AP, sino como unidad específica (antes unidad de apoyo). La GAP refiere que esto no es así, que a las matronas se les considera parte del equipo de AP, y vuelven a insistir en que el no reconocimiento de las mejoras establecidas por el PMIAP 22-23 ha sido por no tener asignado una TSI, que una vez esta se encuentre implantada, lo demás poco a poco vendrá rodado.
  • La GAP informa de la creación de equipos directivos, de tal manera que uno, dos o tres centros de salud (según el tamaño de estos) tendrán asignados un equipo directivo elegido a través de concurso público. En estos equipos directivos refieren que solo puede haber médicos por ley. Preguntamos si desaparece la figura de director de centro y dicen que no. El director de centro, que por ley solo puede ser médico, será el encargado de valorar el contrato programa individual y de asignar los recursos humanos en función de las necesidades del centro. De tal manera que si en el centro hace falta un médico, enfermero, matrona, etc., él es el encargado de reclamarlo a Gerencia. La GAP insiste en que si la matrona se implica y atiende a muchos pacientes y genera mucha agenda, su TSA se verá incrementada y, en paralelo, el director del centro decidirá poner una matrona más en este. La AEM insiste en el agravio de que todos los directores son médicos, lo cual directa o indirectamente puede perjudicar al colectivo. La GAP no da opción, dice que por ley esto es así.
  • La GAP comenta que próximamente habrá representación de todas las categorías profesionales en la Gerencia de Atención Primaria, entre ellas una matrona (por el ratio que representamos sobre el total de los sanitarios), que será elegida a través de concurso público. Con la creación de este puesto, desaparecen las referentes de matrona. Después de esta reunión y “reconociendo” el importante papel que desarrollamos las matronas es fácil deducir que lo que no se registra es como si no hubiera existido. Todo el trabajo realizado (con recién nacidos, mujeres mayores de 65 años, según la cartera de servicios) NO HA EXISTIDO (en unos casos por derivación del médico y en otros porque no están citados como es el caso de los lactantes). Lo más desagradable es saber que la Administración no tiene intención de subsanar el perjuicio ocasionado.
  • Plan de fertilidad/natalidad de la Comunidad de Madrid  

    No parece que el Plan de Mejora no solo no lo fuera para las matronas porque ya se produjo la dimisión de Dña. Sonia Martínez Machuca, gerente asistencial de AP, que intentó convencer a las matronas de la Asociación Española de Matronas (AEM) de la benevolencia de su plan estrella y de otros tantos gerentes de otras áreas.

    Sin embargo, a las matronas nos quedaba por “ver” (de momento, aunque no tenemos dudas de que luego será sufrir y no solas, porque el efecto se extiende a las mujeres que son las beneficiarias de la atención) el siguiente desatino.  

    Nos estamos refiriendo al futuro Plan de Fertilidad/Natalidad aprobado en el marco de la reunión ordinaria del mes de octubre que desconocemos a qué genio de la Comunidad de Madrid se le ha ocurrido con una dotación de 23 plazas (F.E. Ginecología, enfermeras y biólogos) que no incluye a las matronas, siendo el referente de la salud sexual y reproductivo de la mujer. Esto solo pasa en España, en ningún país del mundo civilizado se desperdiciaría un recurso idóneo. 

    Llevamos unos meses desde que este funesto “Plan de Mejora” salió a la luz, oyendo, a modo de justificación por el descalabro ocasionado a las matronas y que, por cierto, no hay forma humana de justificar con verdades de peso, que “todos van a hacer de todo”; o sea, algo así como que el trabajo del médico lo puede hacer la auxiliar de enfermería, la matrona, la enfermera o el fisioterapeuta (que por cierto también está contento), y de paso, como en el caso de las matronas, al médico le paguen como al celador. ¿Esto es así o solo es para las matronas? Seguro que los médicos se quedarían contentos y satisfechos si así fuera, como pretenden que lo estemos las matronas "tragando" estos constantes disparates.

    Seríamos las matronas muy benevolentes si este "nuevo despropósito" llevado a cabo lo achacáramos al desconocimiento por parte de los representantes sindicales en las mesas sectoriales, que sobre las competencias

    profesionales de cuantos sanitarios han de defender equitativa y justamente, porque lo cierto es que este pacto deja bien a las claras no solo su ignorancia sobre la gestión de recursos humanos, sino su incumplimiento inveterado del objetivo de su existencia como organización que, no es otro, que la legítima defensa y promoción de las condiciones de trabajo de los profesionales. Esta firma resulta cuando menos jocosa, hablando en términos de gestión de recursos humanos, e insultante desde la apreciación de las matronas, ya que disponiendo de enfermeras especialistas en el área de la salud sexual y reproductiva, y por tanto las más indicadas para integrarse en el Plan de Fertilidad/Natalidad, se "olvidan" por ignorancia o deliberadamente. Desconocemos este extremo y aceptan que sean enfermeras generalistas sin formación en el área de salud sexual y reproductiva las que se sumen al equipo como profesional idóneo para implementar dicho plan. Es absolutamente paradójico que enfermeras con una especialidad de 3.600 horas en salud sexual y reproductiva, y las únicas reguladas por la Directiva Europea como las matronas, se vean fuera de un plan específico como este y todavía tengan la indecencia algunos de ustedes de hablar del impulso debido a las especialidades enfermeras, mientras justamente, como en el caso de las matronas, las vituperen en la Comunidad de Madrid hasta la extenuación. Claro que no lo han hecho solos, señores/señoras sindicalistas, sino al dictado de la Administración Sanitaria de la Comunidad de Madrid que se lo prepara para la firma.

    En España a las matronas se nos impide el desarrollo de nuestras propias competencias y ahora pretenden que sirvamos de “parapeto” junto con todos los profesionales sanitarios por debajo de los médicos, que invariablemente se mantienen en la cima de la “pirámide de poder” y, a juzgar por lo que llevamos visto en estos meses, parece que son los únicos que tienen problemas; porque del resto, muchos de los cuales hemos estado y estamos con COVID y sin él en primera línea (las matronas, por ejemplo), por cierto, ni se habla.

    Recuperando la normalidad: formación continuada  de la AEM  

    Ha costado a todos mucho, pero por fin se ha retornado a la normalidad y con ella se han podido iniciar los cursos de formación de la Asociación Española de Matronas (AEM).

    El primero de ellos, Curso de Recuperación de Suelo Pélvico, elegido a instancias de la demanda de las matronas, se ha realizado los días 18, 19 y 20 de octubre de 2022.  

    Ha sido impartido por Dña. Lola Serrano Raya, matrona valenciana con un amplio conocimiento de la materia que transmite, unido a una capacidad y habilidad docente envidiables.  

    El curso ha sido organizado y financiado en un 80% por la AEM para sus asociadas/os, dando cabida también a otras matronas ajenas a la asociación. 

    Durante tres días los alumnos han profundizado en un tema que forma parte de las competencias de las matronas como es el suelo pélvico. Es importante conocer su anatomía, fisiología, funcionamiento, posibles complicaciones y formas de tratamiento. 

    El alumnado, altamente satisfecho con el curso, coincidió en afirmar la necesidad de que en la formación como enfermeras especialistas en obstetricia y ginecología se amplíen mucho más los conocimientos sobre este campo, y por eso la AEM destina esfuerzos y recursos económicos importantes a ello. Sin duda, el suelo pélvico es una parte esencial en la anatomía de la mujer, y las matronas son sus referentes a lo largo del ciclo vital, de ahí la importancia de que su formación sea amplia y sólida para ofrecer cuidados de calidad con el objetivo puesto en lograr el bienestar (y la salud) de la usuaria también en la esfera de su vida sexual.

    Los días 14–18 de noviembre se ha realizado una nueva edición del Curso de Valoración Fetal intraparto con el fin de actualizar, reforzar y capacitar sobre conocimientos y habilidades prácticas para interpretar los datos obtenidos de la valoración fetal durante el parto.

    La profesora Dolores Sánchez Galán es igualmente una reputada docente con décadas de práctica asistencial que logra transmitir con claridad los conceptos de la materia y hacer amenas sus clases.

    Ambos cursos están acreditados por la Agencia de Acreditación de Formación Continuada del Sistema Nacional de Salud (SNS).

    Prescripción enfermera  

    La AEM por este mismo medio ya manifestó en 2016 su profundo rechazo contra el Decreto 954/2015, en su forma y su fondo, al tiempo que solicitaba aclaración y alcance de la disposición adicional primera referida a las matronas.

    El Ministerio nada aclaró a este respecto entonces y el Consejo General de Enfermería convocó a las dos asociaciones representativas de las matronas, AEM y Fame, en 2019, para la elaboración de una lista a presentar a la Comisión de Farmacia del Ministerio con este objetivo. 

    Por diversas razones, algunas tan obvias como la COVID, se suspendió este desarrollo y recientemente se ha retomado el trabajo a instancias del Ministerio y del Consejo de Enfermería, que es quien ha de representar a las matronas en el seno de esa comisión.

    A las matronas de ambas formaciones nos sobran conocimientos y orgullo profesional para defender lo que creemos legítimamente nuestro y no estamos dispuestas a firmar un pacto de mínimos. El tiempo nos mostrará qué se ha negociado de nuestra propuesta finalmente en esta Comisión, que tiene visos de "mercado persa" y en la que más que atender a la capacitación de las matronas en farmacología clínica y la necesidad de estas de la ley de prescripción para el desarrollo totalmente autónomo de muchas de sus competencias, desde la AEM nos inquieta que se reduzca a un "trámite" sujeto a otros intereses que no los de las matronas. 

    Habrá que dejar correr el tiempo para que nos diga si, como a los enfermeros, a las matronas nos dan otro "premio de consolación", por mucho que algunos cacareen orgullosos que la prescripción enfermera es una realidad en España.