3
Metas de Enfermería

Metas de Enfermería

NOVIEMBRE 2010 N° 9 Volumen 13

Nuevas especialidades en Enfermería

Sección: Editorial

Cómo citar este artículo

Giménez Maroto A. Nuevas especialidades en Enfermería. Metas de Enferm nov 2010; 13(9): 3

Autores

Ana Giménez Maroto

Jefa de Servicio de Enfermería. Subdirección General de Ordenación Profesional. Ministerio de Sanidad y Política Social

El pasado 22 de septiembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la Orden Ministerial por la que se aprueba la convocatoria para el acceso en el año 2011 a plazas de formación sanitaria especializada para graduados y diplomados en Enfermería. En esta convocatoria el número de plazas asciende a 848 e incluyen por primera vez tres nuevas especialidades: Enfermería Geriátrica, Enfermería Familiar y Comunitaria y Enfermería Pediátrica, lo que, junto con la oferta de plazas en las otras tres especialidades ya existentes, supone un notable avance en el desarrollo del catálogo de especialidades previstas en el Real Decreto 450/2005.

Si Pilar Arroyo señalaba en el editorial del número anterior de esta revista la relevancia y trascendencia que tiene para la profesión y la disciplina enfermera el comienzo generalizado de los estudios de Grado, considero que el inicio de la formación en estas nuevas especialidades es una evidencia más del amplio horizonte de desarrollo que tiene actualmente nuestra profesión. Tratar de imaginarme en el lugar de una estudiante de primer año de Grado en Enfermería me produce una mezcla de alegría y envidia. La alegría porque siento que todas las posibilidades de futuro profesional que hoy se ofertan a una principiante constituyen un “logro” de todas las enfermeras, de las de generaciones anteriores y de las actuales. El sentimiento de envidia es, obviamente, porque ya me hubiera gustado que esto me pasara a mí cuando inicié mis estudios.

En la formación de estos nuevos especialistas seguramente tendrán influencia algunos aspectos que caracterizan el marco normativo vigente de la formación especializada en Ciencias de la Salud, como son el que los profesionales de Enfermería se formarán en Unidades Docentes Multiprofesionales, que están acreditadas para formar conjuntamente especialistas médicos y enfermeros, el que las especialidades de Enfermería estarán representadas en las Comisiones de Docencia de centros o unidades, que la adquisición de los conocimientos teóricos se tiene que facilitar en el entorno del autoaprendizaje práctico tutorizado del sistema de residencia y que los tutores tienen que estar formalmente acreditados para el ejercicio de esta función.

No faltan quienes opinan que algunas de estas características pueden ser obstáculos para la formación de los especialistas en Enfermería. Sin embargo, en mi opinión, conforman en su conjunto un respaldo normativo que permite progresar en la profesionalidad del ejercicio de la Enfermería en las mismas condiciones que el resto de profesionales sanitarios y mejorar la eficacia en la respuesta a los procesos de salud como un equipo.

Desde luego, soy consciente de que en muchas ocasiones no será un recorrido fácil y quizás pase algún tiempo hasta que veamos a una enfermera especialista desempeñando el cargo de jefe de estudios de una Unidad Docente Multiprofesional, por poner un ejemplo, pero cada pequeño avance en el sentido de normalizar las relaciones interprofesionales será un gran paso si tiene como resultado una mejora del servicio de salud a la población.