3
Metas de Enfermería

Metas de Enfermería

MARZO 2012 N° 2 Volumen 15

La profesión ante las terapias complementarias

Sección: Editorial

Autores

Lourdes Casillas Santana

Profesora de la Universidad Autónoma de Madrid. Máster en Ciencias de la Enfermería. Maestra de Reiki Usui. Reflexoterapeuta.

Si hay una profesión que basa su cuerpo de conocimientos en el cuidado holístico de las personas esa es la nuestra. Dentro de este cuidado integral de las personas, de forma tradicional y desde los inicios, hay actividades que en la actualidad se definen como prácticas complementarias y que hemos “sacado fuera” desde el paradigma de la medicalización de nuestro quehacer diario. Muchas de estas terapias son manuales, tales como el masaje o la reflexoterapia, otras son psicológicas como la distracción o la visualización y otras están encaminadas a proporcionar bienestar espiritual a las personas y están recogidas en la guía de intervenciones enfermeras (NIC). Pero todas ellas están encaminadas a proporcionar bienestar a las personas, tanto físico como mental, o bien a ponerlas en condiciones de que su propio organismo se regenere.
Cada vez es más frecuente entre la población recurrir a estas terapias para obtener beneficios para su salud y nosotros, como profesionales, no podemos cerrar los ojos ante esta realidad. Este fenómeno es común a todos los países de nuestro entorno, tanto en Europa como en Estados Unidos o Canadá, en los que las cifras de utilización de una o más de estas terapias llega en algunos casos hasta el ochenta por ciento de la población. Si bien este uso es generalizado, los profesionales no están informados de ello ya que recurrir a estas terapias tiene connotaciones de bajo nivel cultural, superstición o, en el peor de los casos, “chamanismo”, y el paciente/cliente teme ver la sonrisa en la cara del profesional que lo atiende.
La mayoría de las veces, cuando se condenan estas terapias se hace desde el total desconocimiento de las mismas, aunque hay multitud de estudios científicos realizados por enfermeras que avalan el uso de terapias tales como la acupuntura, el Reiki, el tacto terapéutico, el yoga o la reflexoterapia para el control de síntomas tales como el dolor, la ansiedad o efectos deletéreos de la quimioterapia en pacientes oncológicos, entre otros. De hecho, las terapias complementarias están siendo aplicadas por enfermeras dentro del sistema público de salud, así por ejemplo en Inglaterra hay terapeutas Reiki formando parte de la plantilla de algunos hospitales y más recientemente en Italia hay un proyecto de salud integral en la región de la Toscana en el que se incluye el tratamiento con acupuntura, fitoterapia, homeopatía y las terapias manuales.
En España, de momento, esto parece aún de ciencia ficción debido a la falta de regulación de estas terapias por parte del Ministerio de Sanidad y del de Educación. En Estados Unidos, el estudio de las terapias complementarias forma parte del currículum en los estudios de Enfermería dado el convencimiento al que han llegado de que la mejor persona para poder ofertar estos cuidados o para asesorar a las personas que tienen a su cargo es la enfermera, y para ello los profesionales deben tener un conocimiento adecuado de estos temas.
Mientras las enfermeras miramos hacia otro lado, un gran número de personas están recibiendo terapias por parte de personas sin una adecuada preparación, ya que la formación dentro de una misma terapia puede variar desde los 6 meses a los 2 años dependiendo del centro. Creo que es el momento de ponernos manos a la obra, porque si nosotros abandonamos estos cuidados, otros nos suplirán y tal vez sin el aval del conocimiento que tenemos las enfermeras.