3
Metas de Enfermería

Metas de Enfermería

ABRIL 2012 N° 3 Volumen 15

Hacia el camino emprendedor

Sección: Editorial

Cómo citar este artículo

Muñoz Gimeno M. Hacia el camino emprendedor. Metas de Enferm abr 2012; 15(3): 3

Autores

Mercè Muñoz Gimeno

Profesora Titular de la Escuela
Universitaria de Enfermería Gimbernat.
Asesora del Colegio Oficial de Enfermeros/as de Barcelona.

Emprendedor. En nuestra sociedad, es un concepto frecuentemente oído en todos los discursos políticos y en diferentes medios de comunicación y, sin embargo, responde a significados distintos. Por ejemplo, el diccionario de la Real Academia Española define emprendedor como aquella persona “que emprende con resolución acciones dificultosas o que tiene en sí el azar”. Algunos expertos opinan que el emprendedor ha de tener un perfil y una formación adecuada que va a determinar la viabilidad de determinados proyectos y que es la persona que está alerta ante las oportunidades que se presentan en el mercado y pone en marcha una actividad innovadora o que inicia una actividad económica y la adapta a las necesidades del mercado. También puede definirse como una práctica profesional con características propias o como la nombra Hirch, “el ámbito de los emprendedores”, una denominación vanguardista adecuada para el mundo en que nos movemos.

¿Qué relación tiene el concepto emprendedor con la profesión enfermera? Actualmente, en España la crisis económica está afectando al sistema sanitario, de forma que se hace necesario reorientar los recursos y las diferentes formas de colaboración de los distintos profesionales que intervienen en él. En este sentido, la profesión enfermera se encuentra en un momento de cambio, está definiendo distintos espacios profesionales, nuevas prácticas y diversificación de servicios. Uno de los factores clave para ayudar a hacer sostenible nuestro sistema sanitario es hacer evidente el papel de la enfermera en el contexto del servicio de salud que demandan los ciudadanos y potenciar su liderazgo profesional en los distintos ámbitos de actuación para mantenerse cercana a la población.

En uno de estos espacios de nueva definición ha de estar el ejercicio libre, que ofrece nuevas posibilidades para la profesión enfermera. El ejercicio libre emerge como una práctica profesional de prestación de servicios a demanda de los usuarios, en distintos escenarios y por oferta directa de las enfermeras.

Sin embargo, la ambigüedad a la que está sujeta el concepto de ejercicio libre de la enfermera en España queda reflejada a través de la variabilidad semántica que ofrece la legislación vigente que ordena y regula dicho ámbito. Las leyes actuales no describen claramente el marco de actuación del ejercicio libre de los profesionales de Enfermería, si bien la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias reconoce a la profesión de Enfermería como profesión sanitaria, titulada y colegiada, lo que implica que su ejercicio se llevará a cabo con plena autonomía técnica y científica, sin más limitaciones que las establecidas en esta Ley y de acuerdo a los principios y valores contenidos en el ordenamiento jurídico y deontológico.

En el contexto español son los colegios profesionales los que han de velan por garantizar la capacitación profesional, regulando su práctica, dando directrices y evaluando sus competencias, con el fin de fomentar la mejora del cuidado y garantizar la seguridad de los pacientes. Estas organizaciones profesionales han de tener un papel más activo, crean­do nuevas estrategias que ayuden a los profesionales emprendedores a satisfacer las demandas de atención de los ciudadanos.

A diferencia de España, donde el ejercicio libre de la profesión sigue siendo minoritario y poco habitual en el ámbito enfermero (supone un 3,4% de las enfermeras colegiadas, como muestra un estudio publicado por el Colegio Oficial de Enfermeros/as de Barcelona), en otros países el ejercicio libre es una práctica relevante y por ello hace tiempo que dedican esfuerzos a su ordenación. Se exploran las actividades que realizan los profesionales y los factores de influencia de su práctica. Según información facilitada por el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) en el año 1930 en Canadá, el 60% de las enfermeras realizaban ejercicio libre.

Somos una profesión que dispone de un amplio conocimiento de las necesidades de salud de las personas, tenemos una oferta amplia de práctica independiente, así como el potencial para explorar nuevos campos. Estamos en un momento de oportunidades y hace falta un cambio, éste puede consistir en crear nuestra propia empresa y trabajar como freelance, como se hace en otras profesiones. Debemos ser emprendedores y estar alerta ante las oportunidades que se presentan en el mercado.