3
Metas de Enfermería

Metas de Enfermería

SEPTIEMBRE 2014 N° 7 Volumen 17

Con E de enfermera... De unidad móvil

Sección: Enfermería al Día

Autores

Silvia López Criado

Redactora de Metas de Enfermería

Resumen

Tatiana Alonso Pena es enfermera de Emergencias en SUMMA 112, experta universitaria en Urgencias y Emergencias y colaboradora docente de residentes de Enfermería. Además, ha formado parte en diversos estudios de investigación de diferentes ensayos y proyectos enfermeros.

“Debemos tener la capacidad de trabajar en equipo, sabiendo que solo contamos con tres compañeros más para sacar adelante el trabajo”

Pregunta. ¿Cuáles son las competencias principales y objetivos de un enfermero en una unidad móvil? ¿Cuántas personas conforman un equipo de estas características?
Respuesta. Todas las competencias son las derivadas del propio ámbito de la Enfermería y en mi caso, al trabajar en el SUMMA 112, cuento con la ventaja de que se encuentran recogidas en un documento proporcionado por nuestra gerencia, obteniendo de esta manera un ámbito de actuación completo para ejercer la asistencia sanitaria.

Se encuentran así las funciones en el aspecto asistencial, donde cabe destacar que somos los responsables de la aplicación de todos aquellos cuidados de Enfermería de calidad urgente y de emergencia tras la valoración del paciente, informando en todo momento al mismo, ajustándonos a sus necesidades puntuales, donde se incluyen tratamientos, conociendo diluciones, efectos secundarios, conservación, técnicas, cuidados y, sobre todo, una reevaluación continua. A esto se le une una función administrativa donde debemos registrar todo lo valorado y realizado durante la intervención en el dispositivo con el que contamos, que se denomina Tablet-PC.

También cabe destacar la función investigadora, no solo participando en las actividades investigadoras que continuamente se desarrollan en el SUMMA 112, posibilitando una futura mejora en la atención sanitaria, sino haciendo propuestas de la misma a la Comisión de Investigación.
La labor se completa con una función docente absolutamente necesaria para fomentar nuestro trabajo, no únicamente entre enfermeros especialistas universitarios en Urgencias y Emergencias, sino también entre residentes de Enfermería Comunitaria que en sus futuros puestos de trabajo podrían tener que afrontar una situación de emergencia.

Yo trabajo en una UVI móvil con lo que la dotación se compone de técnico-conductor, técnico en emergencias, médico y enfermera.

P. Ante el aviso de una urgencia, ¿cuál es el protocolo a seguir?
R. Nuestra activación se produce o bien a través de telefonía móvil o bien a través de tecnología Tetra, mediante la cual obtenemos la información de dirección y patología inicial del paciente; durante la llegada al aviso dicha información puede ser ampliada e incluso, gracias a la misma, se activan otros dispositivos que pueden ser necesarios como Policía o Cuerpo de Bomberos. Es en esos momentos donde vas centrándote en las posibles necesidades del paciente, así como del material adicional que vas a poder necesitar y la aplicación de los correspondientes protocolos y procedimientos.

Como es obvio, el tiempo de movilización es crucial así como el de llegada a la emergencia, pero siempre dentro de una seguridad para el equipo (“Si no llegamos a la intervención, habrá dos avisos, al que íbamos y nosotros”).
En todo momento se mantiene una comunicación fluida con nuestro centro coordinador que nos facilita todos los recursos necesarios, así como, a través de la mesa de coordinación de Enfermería, preavisos hospitalarios pertinentes, comunicación con especialistas hospitalarios, entre otras acciones.

P. ¿Es necesaria una formación específica para desempeñar la labor enfermera en una unidad móvil? ¿Cómo debe ser el perfil de este profesional?
R. Sí, es necesario contar con un especialista universitario en Urgencias y Emergencias.

Bajo mi punto de vista cuento con la premisa de que este trabajo es vocacional porque se desarrolla bajo unas condiciones mínimamente controladas, donde somos “invitados” a los hogares de los pacientes con lo que debemos tener presentes que desarrollamos nuestro trabajo en “terreno hostil” y también donde las condiciones no son, bajo ningún punto de vista, favorecedoras de una actuación de calidad.

Debemos tener la capacidad de trabajar en equipo, sabiendo que únicamente contamos con tres compañeros más para sacar adelante el trabajo, que el paciente depende no solo de las decisiones del médico sino de nuestra evaluación y actuación, así como de una movilización y conducción efectiva. En estas situaciones el paciente es un reto. Debemos ser capaces de controlar los nervios, de ser cautos, a veces imaginativos para colgar el suero o facilitarnos el acceso al paciente, ser el apoyo del mismo y de la familia, parte importante de nuestro trabajo, que generalmente se encuentran desamparados y a los que debemos tener en consideración.

Hay que estar al día de las modificaciones frente a las diferentes patologías, reciclarnos, mejorar, participar en investigaciones, en simulacros.

En el SUMMA 112 contamos con diferentes compendios de guías y vías clínicas en diferentes versiones, ampliada o algoritmos para facilitar su acceso y uso durante la jornada laboral.
También disponemos de un Manual para el Manejo del Paciente en Cuidados Paliativos en Urgencias Extrahospitalarias, así como una Guía Farmacoterapeútica y de Administración de Medicamentos. Y, específicamente para la Enfermería, existe un Manual y Procedimientos de Enfermería SUMMA 112.

P. ¿Con qué recursos materiales se cuenta en este tipo de unidades?
R. En estos momentos desempeño mi labor asistencia en una UVI móvil que cuenta con todo lo necesario para estabilizar inicialmente a cualquier paciente crítico, así como su mantenimiento durante el traslado como si de una UVI hospitalaria se tratara, dentro de las pertinentes limitaciones de espacio, aunque siempre organizado y accesible. Tenemos desde todo el material fungible hasta bomba de infusión, dos tipos de respiradores, aspirador de secreciones, material de movilización-inmovilización, dos ampularios, nevera, calientasueros, dos esfigmomanómetros manuales, monitor LP15, etc.

P. ¿Cuáles son los principales casos a los que se enfrentan en su trabajo diario?
R. Mi recurso se encuentra en Madrid capital lo que origina una amplia diversidad en las patologías, tanto en el ámbito domiciliario como laboral, teniendo siempre presente un aumento de determinadas patologías en función de la época del año, por ejemplo.

P. A lo largo de su experiencia en este tipo de unidades, ¿qué caso destacaría, bien por su complejidad o por su poca frecuencia?
R. Después de todos estos años he aprendido a considerar cada caso importante, ya que, aunque no siempre atendemos emergencias, debemos realizar nuestra labor enfermera ajustándonos a los pacientes y a sus necesidades, aunque a veces lo único que necesitan es una buena educación sanitaria o solventar una banalidad que para ellos es una verdadera urgencia y eso, siempre, es importante y hay que respetarlo.