3
Metas de Enfermería

Metas de Enfermería

JULIO 2015 N° 6 Volumen 18

La internacionalización de la investigación

Sección: Editorial

Autores

Dra. Azucena Pedraz Marcos

Profesora del Grado de Enfermería y del Master de Investigación y Cuidados en Poblaciones Vulnerables de la Universidad Autónoma de Madrid

La investigación en equipo es una constante dentro de la investigación en salud. Las convocatorias de financiación, tanto nacionales como extranjeras, valoran de manera muy positiva la presentación de proyectos de investigación por parte de equipos con un historial científico importante (proyectos, publicaciones y patentes), pero también la participación en programas internacionales de investigación, desarrollo e innovación. Las convocatorias del último programa marco de la Unión Europea, el llamado Horizon 2020, abundan más en este sentido del trabajo investigador en red, al considerar un requisito la propuesta de proyectos de investigación que se desarrollen “en consorcio transnacional”, con la participación de al menos tres entidades independientes entre sí, de tres estados miembros. Parece, por tanto, que la internacionalización de la investigación es una condición insoslayable en nuestro tiempo.

Las redes telemáticas de comunicación han sido una herramienta fundamental en esta internacionalización así como el reconocimiento del inglés como lengua franca de la comunicación científica. El inglés es el idioma preferido por los investigadores para publicar sus hallazgos, porque es la lengua que puede llegar a más lectores especializados, y facilitar el intercambio de conocimiento y experiencias. Y, aunque no es aún mayoritaria en las publicaciones en el área de la investigación en ciencias de la salud en general (Van Weijen, 2012), a diferencia de otras disciplinas de las llamadas ciencias duras (matemáticas, física, ingenierías), el Institute for Scientific Information (ISI), que publica el factor de impacto de más de siete mil revistas a través del Journal Citation Report (JCR), incorpora publicaciones en lengua inglesa en las puntuaciones más altas por abrumadora mayoría. No podía ser de otra manera, teniendo en cuenta que el factor de impacto está relacionado con el índice de citas y cuantifica las veces que ha sido citado un trabajo concreto. De nuevo, esta realidad nos hace pensar en la necesidad de incorporar el inglés y, por tanto, a los colegas investigadores que usen esta lengua, a nuestros proyectos de investigación.

Pero, ¿cómo conocer a aquellos que están trabajando en nuestras líneas de investigación o en nuestras áreas de especialización en otros países?, ¿cómo establecer contacto con ellos e incorporarles o incorporarnos a alguna de esas redes necesarias para solicitar proyectos en convocatorias competitivas? Existen numerosas estrategias y todas ellas pasan por tomar parte activa en el establecimiento de una comunicación eficaz para nuestro propósito. La comunicación virtual nos va a posibilitar el acceso a los directorios de las universidades, que incorporan un listado exhaustivo de sus investigadores e incluyen las áreas en las que están trabajando y una forma de contacto. Otros directorios en los que encontrar a investigadores con intereses similares a los nuestros son algunas redes sociales, como Research Gate, que desde 2008 utilizan más de un millón de investigadores. De igual manera, la lectura de artículos de investigaciones relacionadas con nuestras áreas de interés nos permite conocer a autores, a los que seguir en otras publicaciones, y a los que es posible acceder a través de direcciones de contacto proporcionadas por las mismas revistas. Las asociaciones científicas especializadas y algunas instituciones científicas y académicas, que invitan a la incorporación de investigadores en diferentes niveles, como la European Academy of Nursing Science (EANS), requieren de un compromiso de sus miembros, pero son a su vez un foro de debate científico y de construcción de grupos de investigación sin parangón. Pero, sin duda, son los congresos y otros foros de investigación los que permiten la comunicación cara a cara con colegas de nuestro área de especialización o interés, que llevan a cabo sus investigaciones en instituciones académicas y científicas de otros países, los que nos proporcionan los contactos más directos, que pueden extenderse luego en relaciones epistolares. Son estos los que permiten estrechar vínculos a través del intercambio de experiencias, visitas o estancias de investigación, o invitaciones a participar en proyectos de investigación comunes. En fin, todo un panorama a explorar y un reto para los investigadores e investigadoras de nuestra disciplina.