Metas de Enfermería

Metas de Enfermería

MARZO 2019 N° 2 Volumen 22

Cuidados centrados en la familia: una apuesta necesaria para la atención a la cronicidad

Sección: Editorial

Autores

Cristina García-Vivar

RN, PhD
Profesora Titular de Universidad y Vicedecana de Investigación de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Navarra.
Miembro de la Junta Directiva de la International Family Nursing Association

El envejecimiento demográfico y los cambios en los patrones epidemiológicos, como el progresivo aumento de los procesos crónicos, están influyendo en la atención sanitaria y en el ámbito donde se desarrollan los cuidados de salud. En este nuevo contexto, las enfermeras estamos desarrollando nuevas formas de trabajar que incluyen roles y perfiles innovadores para dar respuesta a los actuales desafíos sociosanitarios, como es el reto de la cronicidad.

El diagnóstico de una enfermedad crónica severa, como es el cáncer, la cardiopatía compleja o la demencia, conllevan gran sufrimiento y una importante limitación en la calidad de vida, productividad y estado funcional de la persona enferma y de aquellos que conviven con la enfermedad: la familia. Más aún cuando existe una situación de dependencia que requiere de una atención continua y de la necesidad de adaptarse a los nuevos roles y responsabilidades dentro de la estructura familiar. Esta realidad, en ocasiones, genera más estrés en los familiares que en los propios pacientes, demostrándose la necesidad de incluir a las personas allegadas como sujeto de los cuidados.

Cuidar desde un enfoque familiar implica incluir a la familia en el proceso de prestación de cuidados. La persona y su familia pasan a ser el foco central del sistema, en lugar de la mera atención a la enfermedad. El objetivo es conocer las experiencias y respuestas del paciente y del resto de miembros de la familia, sus creencias y comportamientos de salud, así como las relaciones y el funcionamiento familiar. De esta manera se obtienen datos significativos que ayudarán a poner en marcha intervenciones de orientación, educación y apoyo emocional a la persona enferma y su familia (1). En este sentido, es necesario apoyar a las familias cuidadoras, incorporándolas al proceso de cuidado, no solamente como un recurso, sino como personas que pueden necesitar de apoyo profesional para mantener su bienestar y calidad de vida; más aún cuando sabemos que las intervenciones con un enfoque familiar tienen resultados positivos en la salud física y psicológica del paciente y del familiar (2).

Sin embargo, los avances en la investigación en cuidados no se han traducido en un cambio en el abordaje de la atención, produciéndose una dicotomía entre lo logrado en la investigación y en la práctica asistencial con familias. A pesar del valor otorgado al cuidado centrado en la persona y familia, en la práctica asistencial sigue existiendo un enfoque fragmentado centrado en la enfermedad. Diversos factores políticos, gestores, profesionales, estructurales y económicos, imposibilitan la puesta en marcha, de forma sistémica, de un cuidado dirigido a las necesidades reales de las familias que conviven con un familiar con una patología crónica.

¿Cómo las enfermeras podemos contribuir a mejorar los resultados de salud a la vez que promovemos unos cuidados de salud basados en el valor? El reto es desarrollar un fuerte y renovado liderazgo profesional que apoye el cambio de orientación del actual Sistema de Atención Sanitaria a un Sistema de Cuidados de Salud, cuyo eje sea la persona y familia y su objetivo sea responder a las necesidades de los usuarios.

Sin duda, las enfermeras, como profesionales más cercanos al sufrimiento de las familias que conviven con un paciente con un proceso crónico severo, apoyamos todo cambio o innovación que pretenda mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas. Así lo recoge también el reciente informe sobre el rol clave de las enfermeras y matronas para responder a los actuales retos de la sociedad en materia de salud universal y de calidad (3); informe presentado oficialmente en la Cumbre Mundial de Innovación para la Salud celebrada en Qatar el 14 de noviembre de 2018, y que muestra un fuerte respaldo de la opinión pública para que las enfermeras y matronas desempeñen un mayor liderazgo en los servicios de salud.

El siguiente paso, por tanto, requiere la actuación de los líderes, con capacidad crítica y para la toma de decisiones basadas en la evidencia, y que apuesten por modelos de cuidados innovadores e integradores, y cuyo eje central sea la familia.

Bibliografía

  1. Leahey M, Wright LM. Application of the calgary family assessment and intervention models: reflections on the reciprocity between the personal and the professional. J Fam Nurs. 2016; 22(4):450-9.
  2. Ewart L, Moore J, Gibbs C, Crozier K. Patient- and family-centred care on an acute adult cardiac ward. Br J Nurs. 2014; 23(4):213-8.
  3. Crisp N, Browniw S, Refsum C. Nursing and midwifery: the key to the rapid and cost-effective expansion of high-quality universal health coverage. Qatar. WISH Nursing and UHC Forum; 2018