Consejo Internacional de Enfermeras: liderazgo en el mundo de la Enfermería

Sección: Editorial

Cómo citar este artículo

Cómo citar este artículo: Kennedy A. The International Council of Nurses: leadership in the world of nursing. Metas Enferm feb 2020; 23(1):3-6. Doi: https://doi.org/10.35667/MetasEnf.2019.23.1003081532

Autores

Annette Kennedy

Presidenta del CIE

Contacto:

Email: president@icn.ch

Title:

The International Council of Nurses: leadership in the world of nursing

How to cite:

How to cite: Kennedy A. The International Council of Nurses: leadership in the world of nursing. Metas Enferm feb 2020; 23(1):3-6. Doi: https://doi.org/10.35667/MetasEnf.2019.23.1003081532

Fue un honor para mí hablar sobre el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) en noviembre de 2019 en la conferencia de la Cátedra María Egea para la investigación en Enfermería de la Universidad de Navarra.

María Egea fue una enfermera entusiasta que falleció de osteosarcoma siendo muy joven. Su familia ha honrado su memoria financiando la creación de una cátedra de investigación en Enfermería en su nombre. Según cuenta todo el mundo, María fue una enfermera con una inspiración maravillosa, llena de alegría y de amor por los demás. La labor que se está haciendo en su nombre en la universidad está contribuyendo a crear una nueva generación de enfermeras investigadoras que promueven la investigación y la formación con el fin de mejorar la atención al paciente.

La Enfermería es una profesión basada en la evidencia, que requiere una sólida base de conocimientos y un fuerte compromiso para implementar cuidados apropiados en la práctica. Esto exige determinación por parte de profesionales de la práctica, docentes y enfermeras líderes, ante las circunstancias pueden ser a menudo problemáticas y difíciles.

El liderazgo es la clave, puesto que si no hubiera líderes con buena preparación y formación, nuestra profesión se iría desviando inevitablemente de sus principios, lo que repercutiría de forma negativa sobre la atención al paciente.

Además, este es un año importante para la Enfermería y sus líderes: el nombramiento por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2020 como el Año de la Enfermera y la Matrona nos brinda una oportunidad para poner de relieve el papel de la Enfermería e informar al público sobre la gran labor que estamos haciendo, a menudo entre bastidores, con escasa publicidad y con menos aún reconocimientos o recompensas. El CIE desea que 2020 sea un año de éxitos, pero también queremos que sea el catalizador de un cambio permanente en la consideración de la Enfermería por parte del público y de los políticos, de manera que se reconozca su verdadero valor para las sociedades de todo el mundo.

El CIE lleva ejerciendo su liderazgo en el campo de la Enfermería desde su fundación en 1899 por parte de un grupo de mujeres que se dieron cuenta de que la creación de una entidad que representara a las enfermeras de todo el mundo fortalecería la profesión y protegería su integridad. Desde sus inicios, el CIE ha ido creciendo hasta llegar a ser la organización de liderazgo mundial en Enfermería que es en la actualidad, con Asociaciones Nacionales de Enfermería (ANE) de más de 130 países miembros, que representan a más de 20 millones de enfermeras de todas las regiones del planeta.

La visión de aquellas primeras enfermeras pioneras sigue siendo el eje del CIE en cuanto a nuestro liderazgo profesional, nuestra influencia sobre la reglamentación en Enfermería y nuestra defensa del bienestar socioeconómico de las enfermeras en todo el mundo.

Las metas estratégicas del CIE, que nos esforzamos por alcanzar mediante la cooperación con la OMS, la Organización de las Naciones Unidas, la Comisión sobre Enfermedades No transmisibles, la Organización Internacional del Trabajo, el Banco Mundial y otras entidades, giran siempre en torno al impacto internacional de la profesión, la capacitación de nuestras miembros ANE, la provisión de liderazgo estratégico y el mantenimiento y desarrollo del CIE como organización de Enfermería mundial.

El CIE representa a las enfermeras al más alto nivel allí donde se establecen políticas de orden mundial, con el fin de asegurarse de que se escuchen la voz y los consejos de la Enfermería como, por ejemplo, en la Asamblea Mundial de la Salud anual, donde se llevan a cabo las políticas y estrategias de la OMS.
Nuestras directrices y tomas de posición, basadas en prácticas óptimas de todo el mundo, permiten a las ANE influir en sus programas de salud nacionales y exigir a los gobiernos que asuman su responsabilidad. Por otra parte, nuestros prestigiosos programas de Liderazgo para el Cambio y del Instituto Mundial de Liderazgo en Enfermería están contribuyendo a crear un nuevo colectivo de líderes en Enfermería capaces de consolidar su posición en el terreno de la legislación gubernamental e internacional, asegurándose de que esté presente la Enfermería en la mesa donde se tomen las decisiones.

El año 2020 puede ser de impulso para la Enfermería: señala el 200 aniversario del nacimiento de una de las líderes de la Enfermería moderna, Florence Nightingale, y en él asistiremos a la publicación del primer informe sobre el Estado de la Enfermería Mundial de la OMS, que proporcionará una visión única de la fuerza de trabajo de la profesión en todo el mundo y que servirá como punto de referencia para medir los progresos que se hagan en la próxima década.

Pero no nos equivoquemos, es preciso abordar de manera urgente y radical la escasez mundial de enfermeras, que se prevé llegará hasta los nueve millones de enfermeras y matronas a finales de la década. Los gobiernos deben actuar ahora, y las enfermeras pueden cambiar las cosas presionándolos para que tomen decisiones adecuadas que desarrollen la profesión eficazmente.

Todas y cada una de las enfermeras pueden participar dando visibilidad a la profesión y ayudando a mostrar al público los milagros que pueden hacer cuando gozan del apoyo adecuado, cuentan con una buena dotación de personal y están debidamente remuneradas.

Las enfermeras tienen que hablar de lo que hacen y enmendar la idea errónea de que los médicos son los únicos capaces de salvar vidas: las enfermeras constituyen el 50% de los trabajadores sanitarios y proporcionan el 90% de los cuidados que se brindan sobre el terreno, además de atender a quienes más lo necesitan en las zonas más remotas, donde a menudo son el único profesional sanitario que ve el paciente.

Los cuidados de Enfermería son rentables, eficientes y muy apreciados por parte de los enfermos que los reciben. Así pues, hagamos que el legado de 2020 sea una década de crecimiento sin precedentes para la profesión y que ofrezca la mejor atención sanitaria posible para todo el mundo. Porque invertir en Enfermería equivale a invertir en salud y crecimiento económico para todos.

La labor que lleva a cabo la Cátedra María Egea para la investigación en Enfermería es un brillante ejemplo de cómo mejorar los cuidados de Enfermería para personas de todo el mundo a través de la investigación de sus principios y de la creación de una nueva generación de enfermeras investigadoras capaces de hacer avanzar la profesión. Ellas, y muchas enfermeras como ellas, serán las líderes de la profesión en esta nueva década y más adelante en el futuro. Lo que necesitamos ahora es que los gobiernos actúen para asegurarse de que haya suficientes enfermeras para avanzar en este trabajo, de modo que por fin se haga realidad el objetivo de la OMS de Salud para todos.