3
Ridec

Ridec

Enero-julio 2011 N° 2 Volumen 4

La Enfermería y el futuro de Atención Primaria

Sección: Sociedades científicas y atención familiar y comunitaria

Cómo citar este artículo

Zarco Rodríguez J. La enfermería y el futuro de la Atención Primaria. RIdEC 2011; 4(2):41-2.

Autores

Julio Zarco Rodríguez

Presidente Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).

Contacto:

Email: secretaria@semergen.es

A nadie se le escapa que estamos en un momento crítico e histórico con respecto al posible cambio en los modelos organizativos asistenciales. La situación de la crisis económica global ha obligado a la reflexión pragmática y aséptica para poder enfrentar con eficiencia y eficacia las demandas reales de la población en un escenario sociodemográfico cambiante repleto de nuevos paradigmas. Con respecto a este razonamiento debemos comentar que los importantes cambios sociodemográficos junto con la crisis político-financiera son los elementos fundamentales a valorar.

El envejecimiento de la población junto a la cronificación de múltiples patologías genera un gasto socio-sanitario de compleja gestión dado que el modelo asistencial sigue siendo exclusivamente biológico y centrado en el abordaje de las patologías agudas. Por otro lado, la eclosión de la Atención Primaria surgida de Alma-Ata y revitalizada en nuestro país a raíz de la Ley General de Sanidad de 1986 y la consecuente reforma sanitaria no ha sabido adoptar una cultura de la prevención y promoción de la salud en los ámbitos sanitarios. El modelo de equipo de Atención Primaria ha quedado encorsetado por un modelo funcionarial donde los roles sanitarios no pueden acceder al desarrollo profesional continuo y donde el modelo retributivo se hace ineficaz a todas luces por primar la homogaridad de los profesionales en vez de potenciar la excelencia y el talento.

Es generalizando el sentir de que se debe producir un análisis reflexivo y en profundidad al Sistema Nacional de Salud, donde debemos intentar producir una reorientación del modelo organizativo asistencial centrándolo en el ciudadano y en el binomio Medicina-Enfermería.

Dado que mi perfil profesional es de médico de familia, y como representante de la más antigua Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), centraré mis reflexiones en los profesionales enfermeros y cuál es mi percepción acerca de su desarrollo y desempeño, dejando claro desde el principio que a mi juicio el liderazgo de las organizaciones sanitarias ha de ser desempeñado fundamentalmente por los médicos del primer nivel. Al igual que los médicos de Atención Primaria tienen que dar un paso al frente como líderes del cambio, la Enfermería tiene que hacer otro tanto con respecto a su responsabilidad, ética y compromiso para con el Sistema Nacional de Salud y sobre todo cara al desempeño de su profesión.

En un momento histórico donde el abordaje integral de la cronicidad es un gran reto y donde la aparición del espacio socio-sanitario es una necesidad, el rol de la Enfermería de Atención Primaria es crucial.

Desde SEMERGEN apoyamos la creación de la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria siendo conscientes de que mejorar la cualificación y el perfil de los profesionales de Enfermería del primer nivel asistencial se hace imprescindible para una mejor y más satisfactoria atención a los ciudadanos.

Junto con la creación de la especialidad, no podemos olvidar el acceso a los nuevos planes de estudio del marco europeo que permiten y facilitan el acceso de la Enfermería al grado y al doctorado con una gran carga investigadora y docente. Las experiencias de la Enfermería como gestora de casos en países del norte de Europa y anglosajones han superado una valoración positiva que redunda en una mayor eficacia de las organizaciones sanitarias. Definir de manera concisa el rol de la Enfermería como gestión de casos en la Atención Primaria se hace necesario, pues ello conlleva una mayor eficacia de la organización y también redundará en un mayor desarrollo profesional de la Enfermería permitiendo una redefinición del rol médico y una mayor sobredimensión del facultativo en otras áreas y escenarios donde hoy en día tiene vetado su ejercicio.

Desde el punto de vista médico y buscando la excelencia del ejercicio profesional, la máxima satisfacción del paciente y la eficiencia de las organizaciones, es necesario redefinir el rol de la Enfermería para que adquiera mayor protagonismo en la gestión del primer nivel sanitario.

Me siento muy orgulloso de ser médico, vivo siendo médico y comprendo cuáles son las líneas de avance y desarrollo de la profesión para que el liderazgo del cambio y de la gestión del proceso socio-sanitario recaiga en el médico de Atención Primaria, ello no excluye ni va en detrimento de que la Enfermería evolucione, mejore y busque la excelencia de su propio ejercicio profesional, pues el beneficiado será el ciudadano.

La profesión médica y la enfermera están abocadas al entendimiento y al trabajo en equipo, es por ello que se hace necesario buscar la excelencia profesional y la definición de los perfiles competenciales guiados por los valores profesionales y la excelencia.