Los medios de difusión científicos: la evolución de RIdEC

Sección: Editorial

Cómo citar este artículo

Martínez Riera JR. Los medios de difusión científicos: la evolución de RIdEC. RIdEC 2018; 11(1):4-5.

Autores

Dr. Vicente Gea Caballero

Editor de la Revista Iberoamericana de Enfermería Comunitaria (RIdEC). Asociación de Enfermería Comunitaria de España (AEC).
Profesor Salud Pública Escuela de Enfermería La Fe (Valencia, España), centro adscrito Universidad de Valencia.
Grupo de Investigación Emergente Acreditado en Arte y Ciencia del Cuidado @GREIACC, Instituto de Investigación Sanitaria IIS La Fe (Valencia, España).

La Revista Iberoamericana de Enfermería Comunitaria (RIdEC), como medio de difusión de conocimiento científico que es, se encuentra en pleno proceso de transformación. En el último año ha logrado indexarse en tres bases de datos, dos nacionales (Cuidatge y Dialnet) y una internacional (Latindex), lo que da buena muestra del rigor y el trabajo altruista y desinteresado que un gran número de profesionales vinculados/as a la Asociación de Enfermería Comunitaria (AEC) han desempeñado, tanto en el pasado como en el momento actual.

Ese pasado y ese trabajo se remontan, ni más ni menos, al año 1995 (un año después del nacimiento de la AEC) cuando un grupo de inquietos/as profesionales decidió, tras crear la Asociación de Enfermería Comunitaria AEC en 1994, que era necesario disponer de un medio para un fin: una revista profesional/científica para difundir noticias y conocimiento, el Boletín de Enfermería Comunitaria (BEC). El BEC sobrevivió muchos años siendo el vehículo que permitía publicar noticias e investigaciones a un gran número de enfermeras que quizá encontraban dificultades para conseguir publicar en otros medios científicos por diversos motivos.

Probablemente han cambiado muchas cosas y en muchos aspectos; nuestra ciencia se ha transformado sensiblemente, aumentando los grados académicos; el número de revistas enfermeras para publicar estudios se ha incrementado; la producción científica enfermera crece exponencialmente… sin embargo, no todo parece haber cambiado, ya en el año 2003 un compañero y amigo decía en un editorial 1 en relación con la historia del BEC: “quienes integramos la gestora de la AEC, creímos que para poder cumplir con los objetivos de promoción de los servicios de enfermería, de incremento de la investigación en cuidados, y de difundir las noticias y hechos de actualidad profesional, la edición de un boletín era necesaria, y así se creó el Boletín de Enfermería Comunitaria (BEC)”.

La promoción de la enfermería comunitaria, la Atención Primaria y la salud pública, así como el incremento de la investigación en cuidados en este campo concreto de conocimiento disciplinar, siguen siendo, actualmente, los objetivos fundamentales de la RIdEC y sus líneas editoriales principales. Por ello, y a pesar de que el BEC desapareció para transformarse en una revista puramente científica, moderna y más adaptada a los tiempos actuales (RIdEC), sus objetivos y líneas siguen siendo plenamente vigentes y se han logrado mantener desde el año 1995. Esto nos obliga a valorar positivamente y en su justa medida el trabajo y las decisiones anteriores: crear el BEC y transformarlo en RIdEC. Si 23 años después los objetivos siguen siendo válidos, solo puede significar que su creación en 1995 fue muy acertada.

En estos 23 años la AEC ha logrado mantener un medio de difusión científico enfermero con carácter libre, con independencia editorial, gratuito y en formato open acces  (todo estos aspectos, en sí mismos, serían merecedores de otro editorial…).

Actualmente trabajamos para mejorar la calidad de los estudios que publicamos, la producción regular de estos y, en especial, para aumentar la visibilidad de la revista y los trabajos de investigación que en ella se publican. Para ello el equipo editorial, el equipo de revisores y asesores editoriales y la Junta Directiva de la AEC trabajan con el objetivo de indexarla progresivamente en más bases de datos, tanto nacionales como internacionales, lo que sabemos permitirá que las enfermeras con inquietudes investigadoras, pero también aquellas que quieran conocer las mejores prácticas y experiencias, consulten esas investigaciones y las utilicen para futuros proyectos o para la mejora de su práctica profesional.

No obstante, esto no es suficiente.

Es necesario que las enfermeras comunitarias tengamos un rol activo en este proceso: necesitamos empoderarnos científica y profesionalmente. Por una parte, resulta fundamental aprovechar la oportunidad que supone tener a nuestro alcance una revista como la RIdEC para difundir los estudios científicos, contribuyendo así con nuestro conocimiento y esfuerzo a aumentar la producción científica tanto personal, como de la RIdEC, como disciplinar; y, por otro lado, no limitarnos a utilizarla como medio de difusión sino también como fuente de información, valiéndonos de sus publicaciones y manuscritos anteriores. Este último aspecto va a mejorar en la medida en que aumente su presencia en bases de datos.

Por todo ello, no podemos más que felicitarnos por el crecimiento de la revista RIdEC, pero tomando el compromiso colectivo de, entre todos/as, hacerla más fuerte, más visible; trabajemos para situarla como una de las revistas de referencia en castellano en enfermería comunitaria, Atención Primaria y salud pública. Y usemos y aprovechemos el conocimiento y las experiencias que en ella se publican. Ganemos impacto.