3
SEEO

SEEO

JULIO 2020 N° 1 Volumen 2

2020, el año de la enfermera. Lo que hubiera podido ser y no ha sido: NursingNow

Sección: Perspectiva

Autores

Nuria Domenech-Climent

Editora Revista SEEO

Contacto:

Email: nuria@nuriadomenech.es

Este año, coincidiendo con el aniversario de los 200 años del nacimiento de Florence Nightingale (enfermera, escritora y estadística británica, considerada precursora de la enfermería profesional moderna y creadora del primer modelo conceptual de enfermería), la Organización Mundial de la Salud (OMS), declaró el 2020 como el año Internacional de las Enfermeras y Matronas y que tiene su origen en un movimiento mundial denominado NursingNow.

NursingNow es una iniciativa puesta en marcha por el Consejo Internacional de Enfermeras (CIE), organismo que representa a 20 millones de enfermeras de todo el mundo, que surge del informe titulado ‘‘The triple Impact’’ realizado por la Cámara de los Lores del Parlamento Británico y publicado en 2016.

El informe del Triple Impacto concluye que si se potencia e invierte en Enfermería se obtienen tres resultados concretos: la mejora del cuidado del paciente y de la salud de la población, la mejora en la equidad de género y la mejora de la economía de los países implicados.   Un movimiento global para que, desde los distintos países y sus contextos sanitarios, se tome en cuenta la participación plena de las enfermeras como contribución necesaria para la consecución de la salud de los ciudadanos.

En base a este movimiento, en todos los países del mundo se pusieron en marcha proyectos y actividades con el doble objetivo de, por un lado, aumentar la visibilidad de la labor que llevan a cabo las enfermeras en todos los ámbitos y niveles asistenciales donde trabajan; y por el otro, promover su acceso a los puestos de alta dirección donde se toman las decisiones importantes respecto al ámbito de salud.

En España, el movimiento NursingNow consiguió la creación de grupos de trabajo en ocasiones liderados por colegios de enfermería, por asociaciones científicas, por comunidades autónomas e incluso por departamentos de salud; todos ellos unidos para lograr la visibilidad de la enfermería.

Poco nos imaginábamos que esa visibilidad no iba a ser fruto de nuestras actividades sino a la interrupción en nuestras vidas de un invisible microorganismo que iba a poner en jaque no sólo a la capacidad de nuestro sistema sanitario, sino que iba a transformar nuestra sociedad también a nivel político, económico y social.

La pandemia por el COVID19 es una de las mayores tragedias humanas y sanitarias que ha vivido la humanidad en los tiempos modernos. Nuestro sistema de salud (y también el de muchos países) se ha visto profundamente afectado por el alcance de esta crisis sanitaria. En pocos días, los/as profesionales del ámbito sanitario nos vimos asistiendo a pacientes y familiares afectados por el COVID, sin medios, sin recursos materiales y con escasos recursos humanos.

En esta crisis las enfermeras hemos estado en primera línea en un escenario laboral donde la prioridad era proporcionar un cuidado integral de calidad, con la máxima competencia, pero manteniendo una presión asistencial sin precedentes y en condiciones, muchas veces, no tan solo desfavorables, sino perjudiciales para la salud de las/os propios trabajadores.

La población, consciente del esfuerzo que los/as profesionales de la salud estaban realizando tomaron la iniciativa de salir a aplaudir a los balcones como reconocimiento a su labor. Reconocimiento que se hizo extensible a otras profesiones que, en momentos de estado de alarma y confinamiento de toda la población, estaban dando lo mejor de sí para paliar esta crisis.

Todas las actividades, jornadas, seminarios, actos científicos que estábamos planificando para hacer visible a la sociedad nuestro rol en la sanidad y nuestras reivindicaciones, pasaron a olvidarse en el fondo de un cajón. El movimiento NursingNow se esfumó, ha desaparecido y quedó tan vacío como nuestras calles durante el confinamiento.

Hemos tenido el reconocimiento de la sociedad, hemos tenido el reconocimiento de algunos políticos y hasta hemos escuchado discursos de altos cargos de gobierno donde se reconocía el valor de las enfermeras. Pero poco ha durado este reconocimiento o, como diría algún amante del refrán, “obras son amores y no buenas razones”.

Y aquí nos encontramos, presentes en un altar, ensalzadas como santas y heroínas, pero relegadas como cenicienta, sin poder acudir al baile de Palacio. Porque sí se nos ha reconocido en los balcones o en las conferencias a la prensa o en periódicos que venden exclusivas mediáticas; pero todavía no se nos tiene en cuenta cuando se configuran comités de expertos, no se nos llama cuando se deciden políticas sanitarias, no estamos cuando se planifican cuidados, no se nos pregunta cuando se trata de conocer dónde se han cometido errores, no se nos reconoce toda la reorganización de equipos y de espacio que hemos llevado a cabo en los centros de salud, en las salas de hospitales con pocos recursos y mucha carga asistencial. No se nos pregunta acerca del sufrimiento de los afectados. Y seguimos sin aportar nuestra ciencia del cuidado, seguimos sin dar nuestro punto de vista como profesionales mayoritarios en nuestro sistema de salud.

Y a veces, nosotras mismas, las propias enfermeras olvidamos que es necesario reivindicar y ponernos en valor. El movimiento NursingNow debe seguir. Y debe seguir mientras existan leyes obsoletas, mientras existan impedimentos normativos que imposibilitan el acceso de una enfermera a puestos de gestión porque la norma está anticuada, “sólo se permite el acceso a puestos de gerencia a profesionales A1”; y nadie ha tenido “tiempo” de actualizarla a las nuevas leyes del sistema universitario (más conocido como Plan Bolonia) que, por cierto, se aprobó en 2007 y donde se especifica la nueva ordenación académica con la desaparición de licenciaturas y diplomaturas y donde se determina la nueva estructura de la enseñanza superior que se divide en tres niveles: Grado, Máster y Doctorado. Les invito a que consulten y conozcan los repositorios documentales de las investigaciones doctorales llevadas a cabo por enfermeras.

Y debemos seguir porque en 2005 se aprobaron las especialidades enfermeras, pero todavía no hay leyes ni normativas que obliguen a crear plazas para esas especialidades. Y debemos seguir porque las enfermeras de España contamos con uno de los mejores Planes de estudio de enfermería del mundo, disponemos de especialidades enfermeras en vigor y hemos desarrollado la capacidad de prescripción, pero nuestros políticos y gestores no acaban de aprovechar el potencial enfermero, no se permite a las enfermeras trabajar al máximo de sus conocimientos y habilidades y la población no recibe estos beneficios como se merece.

Las enfermeras españolas representamos más de la mitad de toda la fuerza laboral sanitaria, y, sin embargo, a menudo no estamos presentes en las mesas donde se toman las decisiones sobre políticas de salud (recientemente excluidas del Comité de Expertos para la reconstrucción económico-social tras la Pandemia).

Tenemos un 38% menos de enfermeras que la media europea y ocupamos el quinto puesto por la cola, sólo por delante de Letonia, Chipre y Grecia. En España, se necesitan 131.040 enfermeras más de las que tiene actualmente, para alcanzar la ratio europea, y mejorar las condiciones laborales, especialmente mermadas en nuestro contexto en los últimos años teniendo en cuenta su impacto en la seguridad del paciente. El refuerzo de las enfermeras traería consigo los beneficios adicionales de promover la equidad, mejorar la salud y contribuir al crecimiento económico.

Sí. La campaña NursingNow y el año de la enfermera debe seguir. Porque es necesario dar a conocer nuestra realidad y visibilizar los cuidados que realizamos en todo el ciclo vital de las personas, desde su nacimiento hasta su muerte, las 24 horas del día y todos los días del año.

Queremos hacer constar nuestra contribución crucial como enfermeras en distintos ámbitos, no sólo en el hospitalario, también en el de la salud pública, en la comunidad, en el medio laboral y en los colegios, demostrando la contribución de las enfermeras a la salud y el bienestar de la población.

Queremos mostrar nuestra amplia visión de los problemas de salud de la población, aportar nuestros cuidados, nuestro enfoque bio-psico-social con el objetivo de alcanzar la salud y disminuir condiciones de inequidad.

Queridas enfermeras, NursingNow es la excusa necesaria para tomar la posición al respecto de nuestras responsabilidades, la atención y el cuidado, la promoción y educación de la salud, el análisis de la situación y la detección de problemas y determinantes que beneficien la salud de nuestra población.

Queridos gestores y políticos/as, deben tener el objetivo de poner en marcha políticas, leyes y normativas que consigan colocar a las enfermeras en aquellos puestos de responsabilidad donde se decidan políticas de salud, y fomentar el liderazgo enfermero para que nuestras profesionales sean piedra angular de la salud de la población.

Queridos/as ciudadanos/as, esta campaña también debe darles voz. Ustedes también deben ser parte activa que reclame una atención enfermera de calidad y apoyar a las enfermeras en su posicionamiento como agentes importantes que influyen en su salud.

En síntesis, las cuestiones que plantea NursingNow son mejorar la salud de la población aumentando el liderazgo enfermero y han de transformarse en desarrollar el papel de la enfermera como miembro de pleno derecho, con mayor participación y posicionamiento en el sistema para dar respuestas innovadoras a los problemas actuales de salud de la población.

Movimiento NursingNow.

Reconozcamos el papel de la enfermera. Pero ahora y siempre.

Bibliografía

  1. OMS Año de las Enfermeras y Matronas. Disponible en: https://www.who.int/es/campaigns/year-of-the-nurse-and-the-midwife-2020
  2. Zabalegui ,A. Del Triple Impacto a Nursing Now. Enferm Clin. 2019;29(3):143---145 https://doi.org/10.1016/j.enfcli.2019.04.001
  3. Atenborough,J; Reynolds,L; Nolan, P. The Nurses That Roared: Nurses From History Who Found Their Voices and Challenged the Status Quo. Creative Nursing, Volume 25, Issue 1, 2019
  4. Fuentes- Bermúdez Genny-Paola. Enfermería y COVI D-19: reconocimiento de la profesión en tiempos de adversidad. Revista Colombiana de Enfermería, 2019, v. 19, n. 1, e017. https://doi.o rg/10.18270/rce. v19i1.2970
  5. Martinez Estalella, G; Zabalegui, A; Sevilla Guerra, S. Gestión y liderazgo de los servicios de enfermería en el plan de emergencia de la pandemia covid-19: la experiencia del Hospital Clínic de Barcelona. Enfermeria Clinica (2020) https://doi.org/10.1016/j.enfcli.2020.05.002
  6. Gancedo Gonzalez, Z. Nursing now: una campana de todos para todos. Enferm Clin. 2020;30(1):1---3. https://doi.org/10.1016/j.enfcli.2019.12.009
  7. All-Party Parliamentary Group on Global Health: Triple Impact - How developing nursing will improve health, promote gender equality and support economic growth. Oct 2016. http://www.appg.globalhealth.org.uk/