“Trabajo en el único hospital que hay en Aruba, el trabajo aquí puede ser muy variado”

Leticia González pasó por la situación en la que se encuentran muchos profesionales. Tras acabar la carrera de Enfermería y trabajar de forma temporal una temporada, decidió hacer maletas y comenzar la que se convertiría en la mayor aventura de su vida: cruzó el océano y dejó Madrid para instalarse en Aruba, la denominada “isla feliz”, un pequeño país caribeño que cuenta con tan sólo un hospital y de donde esta profesional enfermera no tiene pensado marchase..

-Pregunta: ¿Qué te llevó a marchar a Aruba? ¿Por qué elegiste ese destino? Está a más de 7.000 kilómetros, ¿en algún momento sentiste miedo de lanzarte a un destino tan lejano?

-Respuesta: Tras varios meses sin trabajar y sin tener perspectivas tampoco de poder hacerlo, empecé a pensar en marcharme fuera de España. Está claro que mi primer pensamiento no fue irme a Aruba, ya que nunca antes había oído hablar de este país y ni sabía situarlo en un mapa. Pero vi la oferta y me atrajo porque era un destino diferente, fuera de las típicas ciudades europeas. Es verdad, que no es fácil salir de tu país y estar a un océano de distancia de casa pero no tuve miedo, sino más bien incertidumbre y nervios por saber cómo seria mi nuevo “hogar”, mi trabajo en el hospital y, sobre todo, muchas ganas e ilusión por comenzar.

-P: Cambiaste Madrid por una pequeña isla en la que tan solo hay un hospital, un gran contraste. ¿Qué cambios notaste? ¿Te resultó difícil empezar allí una nueva vida?

-R: El cambio es grande, hay ciertas cosas que sorprenden, tanto para bien como para mal. Por ejemplo, que en una isla tan pequeña haya tanto tráfico oque a veces vayas a comprar y no encuentres algún producto. Pero, también hay cosas positivas como tener el privilegio de vivir a 10 minutos de algunas de las mejores playas del mundo, ver tortugas marinas nadando al lado tuyo o que el Carnaval se convierta en el mayor evento del año. Por otro lado, me di cuenta de la dificultad de ser inmigrante no solo a nivel social-cultural, sino administrativo. Es decir, la cantidad de trámites que tienes que hacer, tanto antes de salir de tu país como a tu llegada y los problemas que pueden surgir al tramitar tu permiso de residencia.

Fue fácil adaptarse a la vida arubiana, ya que el clima, la cultura y su gente ayudan bastante a poder sentirte rápidamente a gusto y como uno más. Aunque a veces, hay ciertos aspectos culturales o sociales que pueden chocar con los tuyos y no llegas a entenderlos. Pero creo que al salir de tu país debes tener una actitud abierta y tú eres el que debe hacer el esfuerzo por ser uno más.

-P: ¿Cuáles son los puntos positivos de vivir en Aruba?

-R: ¡Vivir en chanclas los 365dias del año! Tener la oportunidad de vivir al lado del Mar Caribe es toda una suerte y cambia tú día a día, como tu ocio. La filosofía de vida arubiana es muy positiva y vital. Básicamente celebrar cada día, intentar ser feliz y por supuesto, no estresarse demasiado por casi nada, como dicen aquí “DUSHI VIDA” (una buena vida). Y verdaderamente se cumple, ya que cualquier arubiano que se precie le encanta comer, beber y bailar; de ahí que Aruba sea conocida como la “isla feliz”.

-P: ¿Y los negativos?

-R: El principal por supuesto es no tener a tu familia y tus amigos cerca. Echas de menos las pequeñas cosas y las valoras mucho más.

-P: ¿En qué se parece y en qué se diferencia el sistema sanitario de la isla y el español?

-R: En Aruba, el sistema sanitario es algo parecido a la seguridad social española pero mucho más limitado en personal especializado y recursos. Aquí se llama AZV y lo obtienen todos los ciudadanos locales así como cualquier extranjero que tenga un permiso de residencia legal en la isla. Además, algo curioso, es que debido a esa limitación muchas veces se trasladan pacientes fuera de la isla, normalmente a Colombia u Holanda para seguir su tratamiento, y AZV lo cubre todo, incluyendo la estadía de un familiar. Pero la gran diferencia es la escasez de programas preventivos o promoción de la salud que en España es una de las bases de nuestro sistema. Aquí, está muy relegado, casi inexistente y eso deriva en encontrarte muchos problemas de salud que podrían prevenirse con una buena educación y mejores programas sociales.

-P: ¿Cómo es el día a día trabajando en el hospital?

-R: Trabajo en el único hospital que hay en Aruba, Horacio E. Oduber, en la unidad de Pediatría/Neonatología. En realidad el trabajo aquí puede ser muy variado, ya que puedes trabajar en la parte de Neonatología o en la parte Pediátrica. Por lo tanto podemos atender desde bebes recién nacidos, prematuros hasta niños de 13 años. Así que es un trabajo  en el cual aprendes mucho de todas las diferentes especialidades médicas así como de enfermedades que en España no suelen ser muy comunes, tales como dengue, zika o anemia falciforme entre otras.

Mi trabajo diario aquí es como en cualquier hospital del mundo, el único aspecto que puede llamar más la atención es que durante mi turno puedo acabar hablando en 4 idiomas diferentes A veces, es un poco locura y ya no sabes ni en qué idioma te estas comunicando.

-P: ¿Qué es lo que más echas de menos de España?

-R: A tu gente, no poder verlos a menudo y no poder compartir tantos momentos juntos. También echas en falta tu ciudad, en mi caso Madrid. Pasear por sus calles, el bullicio de la gente, coger el Metro, un bocata de calamares con una cerveza bien fresquita, ver las luces de Navidad o poder animar a mi equipo en el Bernabéu…

-P: ¿El ser española ha influido de alguna manera en tu trabajo?

-R: La primera impresión suele ser de sorpresa, ya que no muchos españoles viven aquí o vienen de turismo. Para los pacientes latinoamericanos, supone una alegría y un alivio encontrar alguien que saben que habla su mismo idioma. Porque en el hospital sobre todo en Urgencias trabajan muchos holandeses y la mayoría de veces, suelen tener problemas para poder entenderse.

Con respecto a mis compañeras, en ningún momento he sentido rechazo o desprecio por venir de fuera. Al contrario, siempre me intentaron ayudar y aunque el inicio no fue fácil por tener que adaptarme a otra forma de trabajar y hablar diferentes idiomas, tuvieron mucha paciencia conmigo.

-P: La llaman “la isla feliz” porque dicen que no hay problemas. ¿Has pensado en volver o tienes pensado quedarte allí una larga temporada?

-R: Esa es la gran pregunta sin respuesta. En un principio vine con un contrato de 2 años, y al finalizarlo me dieron la opción de alargarlo y ahora tengo un contrato indefinido y ya he cumplido 5 años en mi isla. Ya casi casi soy medio arubiana (o eso me dicen). De momento, estoy a gusto en Aruba tanto fuera como dentro del hospital y no puedo quejarme demasiado por el paisaje que me acompaña a diario. Así que por ahora creo que aun seguiré a un océano de distancia de mi casa un poco más.

 

Requisitos para trabajar en Aruba:

-Nivel de idioma: Nivel B1 de Holandés (obligatorio), Ingles (recomendado)

-Solicitar empleo: a través de la web del hospital (https://www.arubahospital.com/) o su Facebook o mandar un email a RRHH del hospital.

-Documentación necesaria:

  • Colegiarse en el Ministerio de Salud holandés y hacer lo que llaman el “BIG – register”. Todo se hace por internet a través de su pagina web (está en holandés e ingles), tarda unos 2-3 meses.
  • Permiso de Residencia: Una vez que hayan aceptado tu solicitud en el hospital, ellos mismos se encargaran de todos los trámites necesarios para poder adquirirlo. Te pagan el vuelo, así como un primer mes de alquiler en un alojamiento cerca del hospital.
enfermera , sanidad , trabajo

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*