3
Educare

Educare

OCTUBRE 2013 N° 8 Volumen 11

Relevos generacionales en la profesión enfermera

Sección: CARA A CARA

Autores

Equipo de edición y redacción Educare21

Comenzamos el contenido de esta sección, en el primer número de la revista del curso 2013- 2014, con una triste noticia.

Durante este verano (el día 12 de agosto, en Barcelona) ha muerto nuestra compañera Carmen Fernández Ferrín, que durante muchos años fue profesora de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Barcelona, en la asignatura Fundamentos Teóricos de Enfermería.

Ejerció su magisterio intentando conseguir una mejor formación para las enfermeras del futuro.

Carmen perteneció a ese grupo de profesionales entusiastas, que durante la década de los años 70, tomaron la iniciativa para emprender la lucha por los grandes cambios que posteriormente se producirían en nuestra profesión.

Fiel al pensamiento y postulados de Virginia Henderson, de la que era una gran admiradora, enseñó a centenares de alumnos a cuidar basándose en principios científicos, pero desde una perspectiva humanística, tal como asumió, como consecuencia de sus muchos estudios sobre dicha autora.

Carmen es autora de varios libros y numerosos artículos, a lo largo de sus años de experiencia docente se convirtió en un referente, tanto para los alumnos como para otros profesores de la misma materia.

La desaparición de Carmen me lleva a reflexionar sobre la situación de los relevos de profesionales, en la docencia y en la Enfermería asistencial en general.

Como consecuencia del curso natural de la vida, las generaciones que nos formamos en los años 60, y que nos involucramos en el empeño de mejorar la situación de nuestra profesión, están desapareciendo de la práctica del ejercicio profesional.

La cuestión a plantear sería ¿cómo se está produciendo este relevo? ¿Existen líderes que tomen las riendas para dejar oír la voz de los enfermeros en este país?

Es evidente que en los últimos cuarenta años se han alcanzado metas muy importantes, pero ¿ya está todo conseguido? ¿No existen aún problemas a resolver?

¿Hemos conseguido el reconocimiento social de nuestra aportación a la salud de la población, tanto en el aspecto de promoción como de recuperación, así como del mantenimiento de la misma?

Sería deseable que las enfermeras formadas en las escuelas en las promociones más recientes, fueran conscientes de los logros alcanzados con tanto esfuerzo por sus antecesoras, y no se acomodaran en lo ya logrado, sino que tuvieran como lema: el “citius, altius, fortius”.

Equipo de edición y redacción Educare21.