3
Revista Matronas

Revista Matronas

SEPTIEMBRE 2017 N° 2 Volumen 5

Las matronas españolas interesadas por la entrada en el Mercado Común Europeo (mayo 1976)

Sección: Echando la vista atrás

Traemos a estas páginas un hecho probablemente desconocido para la mayoría de las/os lectores, y que por la trascendencia del mismo, habla de las iniciativas que siempre han tenido las matronas, queremos dar a conocer desde estas páginas. Empezaremos contextualizando históricamente la iniciativa:

Después de varios intentos de integración europea en los primeros años tras la II Guerra Mundial, un acuerdo de 1951 dio lugar a la creación de la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero) que permitía el comercio entre los países firmantes (Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Alemania Occidental, Francia e Italia). Esta experiencia condujo a la firma del Tratado de Roma en 1957, creándose la CEE que englobaba a la mencionada CECA, a la Comisión Europea de Energía Atómica (EURATOM) y la CEE propiamente dicha. Todas estas instituciones fueron creadas con el ánimo de impulsar la cooperación política y económica de los países miembros, a la vez que reducir tensiones y promover la reconciliación, especialmente entre franceses y alemanes, intentando de esta forma aminorar o desterrar el fantasma de una nueva guerra.

Con esta unión se pretendía eliminar barreras comerciales con una política común de comercio exterior que con el tiempo conseguiría el control sobre políticas ambientales, educativas y de salud, entre otras áreas. A los países fundadores tras la firma del Tratado de Roma, Francia, Alemania Occidental, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Bélgica, en 1957, se le fueron uniendo en una segunda entrada en 1973 Dinamarca, Irlanda, Reino Unido. Aún quedaban muchos años hasta formar la UE y en los que hasta el momento presente han ingresado un total de 28 países; asimismo, estamos a punto de asistir a la primera salida de uno de ellos tras el Brexit aprobado en Reino Unido.

Ahora hablamos de la iniciativa de las matronas para la que nos remontamos a mayo de 1976, fecha en que las presidentas de los Colegios Provinciales de Matronas de España eran convocadas por el órgano rector de la profesión, el Consejo Nacional de Auxiliares Sanitarios, Sección Matronas. Entre un buen número de asuntos a tratar, como consta en el acta, destaca uno: el interés de las matronas por conocer la situación y beneficios de la integración de España en la Comunidad Económica Europea que, como bien sabemos todos, no se produciría hasta enero de 1986. Por ello, invitaron a España a la presidenta de la Asociación Alemana de Matronas y “del Mercado Común”, Fran Ruth Kölle, como se presentaba, imaginamos, orgullosa y convencida de los beneficios de esta pertenencia a la CEE también para la profesión de matronas.

En aquel encuentro la invitada, perteneciente y representando a la Asociación Alemana de Matronas de Alemania Occidental (Alemania Oriental no ingresó en la CEE hasta 1990 como parte de la Alemania reunificada), explicó que las matronas de los países miembros de la CEE se reunían desde 1968 en lo que se dio en llamar “Comité Permanente de Matronas”, tratando de conocer la forma de trabajo en cada país miembro a fin de llegar a acuerdos comunes en materia de “preparación escolar, docencia, y contenido de la preparación profesional de las matronas, situación jurídica etc.”.

Explicaba que el Comité Permanente de Matronas de la CEE, ante la diversidad de formaciones, estaba previendo unificarlas y barajaban dos posibilidades:

Doce años de escolaridad (Bachiller) y tres años de carrera profesional o diez años de escolaridad (Bachiller elemental) y tres años de enseñanza en los cuidados de enfermos y después dos años de carrera de matrona.

La señora Kölle describía la labor de la matrona en Alemania que estaba circunscrita a la preparación al parto, gimnasia, dirección del parto y cuidado de la madre y el niño hasta el 10º día tras el nacimiento.

En cuanto a la dirección de la Asociación de Matronas, explicaba que se regía de forma independiente, y su objetivo era el de velar por el interés de las matronas, aunque siempre manteniendo contacto y relación con la asociación de médicos, enfermeras y otras profesiones relacionadas con la sanidad, sin dependencia ni financiación gubernamental. Esta situación, comentaba, era más o menos parecida en el resto de países miembros.

Expresó que en los acuerdos de la Junta del Mercado Común se incluía que las matronas podían trabajar en los nueve países miembros hasta la fecha, bien de forma libre o como asalariadas, para lo cual había un reconocimiento de títulos y exámenes, lo que hoy conocemos como libre circulación de trabajadores en la CEE contemplada en la Directiva 2004/38/CE y el reconocimiento de cualificaciones profesionales reconocido en la Directiva 2005/36/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, ambas incorporadas al ordenamiento jurídico español.

Respecto a la organización de la Asociación de Matronas de su país entonces (B.D.H.), comentó que estaba formada por 16 asociaciones provinciales de 11 provincias alemanas y que era obligado que las matronas estuvieran adscritas a la asociación, la cual mantenía contactos con el gobierno y las autoridades correspondientes. Así mismo, sus actividades asociativas comprendían una reunión anual de todas las delegadas provinciales y un encuentro bianual para debatir temas científicos y profesionales.

Por otra parte, apuntaba que las matronas dirigían los cursos de preparación psicosomática en los centros de salud públicos o privadamente, expresando así mismo la necesidad de que estas se emplearan más a fondo de lo que se estaban empleando en este campo, para poder ofrecer a las madres cuidados pre y postnatales de calidad.

La señora Kölle expuso cómo la Asociación Alemana de Matronas, ante el desacuerdo con el Ministerio de Salud que presentó entre 1974-75 un proyecto de ley sobre profesiones no médicas en los cuidados a enfermos y asistencia a partos, propuso una enmienda.

La presidenta hizo énfasis en la importancia de que el cometido de las matronas debía empezar en el embarazo. Así la BDH proyectaba proporcionar cursos de preparación al parto para las matronas para que estas pudieran instruir a las futuras madres.

Otras de las actividades futuras de la asociación –explicaba– eran las de suministrar a las matronas cursos de perfeccionamiento profesional y cuidados materno-infantiles hasta los 28 días tras el parto. De igual modo, las matronas que estuvieran capacitadas para ello, en colaboración con el médico, debían prepararse con cursos de planificación familiar.

Con el deseo expreso de que algún día España se integrara en la CEE, lo que aún tardaría casi 10 años más, se cerró este encuentro finalizando posteriormente su breve estancia en España con una visita al entonces llamado Hospital General “La Paz”, inaugurado en 1964 como primer gran centro hospitalario español.

Contenido extraído del Acta de la Reunión de Presidentas de los Colegios Provinciales convocada por la Junta de Gobierno del Consejo Nacional de Auxiliares Sanitarios, Sección Matronas, los días 3-5 de mayo de 1976, bajo la presidencia de Dña. Mª García Martín