3
Revista Matronas

Revista Matronas

DICIEMBRE 2019 N° 3 Volumen 7

El papel de la matrona en la prevención de muertes intrauterinas durante el periodo de preconcepción y antenatal

Sección: Revisiones

Cómo citar este artículo

Fernández-García E, Fernández-García A, Gutiérrez-Martín MJ, García-Calvo L, Varona-Iglesias S, Del Campo-Sanz Y. El papel de la matrona en la prevención de muertes intrauterinas durante el periodo de preconcepción y antenatal. Matronas hoy 2019; 7(3):29-40.

Autores

1 Elena Fernández-García, 2 Ana Fernández-García, 3 María Jesús Gutiérrez-Martín, 4 Laura García-Calvo, 5 Soraya Varona-Iglesias, 6 Yolanda Del Campo-Sanz

1 Matrona. Hospital Universitario Ramón y Cajal. Madrid.
2 Médico Interno Residente Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Hospital Clínico Universitario de Valladolid.
3 Tutora Coordinadora de la Unidad Docente de Matronas de Valladolid-Segovia. Matrona. Hospital Universitario Río Hortega. Valladolid.
4 Médico Interno Residente Especialista en Ginecología y Obstetricia. Hospital Universitario La Paz. Madrid.
5 Matrona. Hospital de Laredo. Cantabria.
6 Matrona. Hospital Universitario Río Hortega. Valladolid.

Contacto:

Email: elenafdezgarcia@hotmail.es

Resumen

Introducción: las tasas de mortalidad perinatal son indicadores cruciales del bienestar de la salud pública de un país, ya que revelan la efectividad de las estrategias de atención sanitaria establecidas. Hay tasas de variación injustificadas en las muertes fetales en embarazos de bajo riesgo en toda Europa, lo que indica que es posible disminuir el número de muertes fetales prenatales.
Objetivos: el objetivo de este estudio sistemático es examinar las intervenciones realizadas exclusivamente por las matronas para la prevención de muertes fetales durante el periodo preconcepcional y antenatal de las mujeres.
Métodos de investigación: se realizó una revisión sistemática tradicional de la literatura disponible, para analizar la investigación más reciente sobre el papel de la matrona relacionado con la prevención de la muerte fetal durante los periodos preconcepción y prenatal en mujeres. La estrategia de investigación PEO se ha utilizado para esta revisión tradicional de la literatura debido a su naturaleza cualitativa.
Resultados: el papel de la matrona en la salud pública y su práctica basada en evidencia científica es clave para reducir las muertes fetales. Las matronas han de conocer, adaptarse y responder a las necesidades y deseos individuales de las mujeres y sus familias porque la preconcepción y la salud prenatal son periodos cruciales para garantizar un buen estado de salud a lo largo de la vida. El enfoque multifacético de intervenciones que realizan las matronas basadas en evidencia científica son reconocidas por las principales organizaciones de salud mundiales. Esta evidencia demuestra que las intervenciones llevadas a cabo exclusivamente por matronas son coste-efectivas y con grandes beneficios para la salud materno-fetal. Estas se han de realizar antes y durante el embarazo e incluyen: programas de detección personalizados, reducción de la obesidad, abandono de tabaco y tóxicos, educación en el reconocimiento de la reducción del movimiento fetal, incentivar a las mujeres a dormir en decúbito lateral a partir de las 28 semanas e identificar correctamente la restricción del crecimiento fetal a través de la medición de la altura uterina en consultas de control del embarazo rutinarias.
Conclusión y recomendaciones: después de revisar la literatura se concluye que el cuidado de la matrona tiene un gran impacto en la prevención y reducción de las muertes fetales. Las matronas tienen una posición privilegiada para educar, empoderar y apoyar a las mujeres para que modifiquen sus hábitos de salud: aplicando la mejor práctica basada en la evidencia en la atención a las mujeres y neonatos. Sin embargo, en el Reino Unido y España se han identificado barreras como la escasez nacional de matronas y la falta de continuidad de la atención a la mujer por un mismo profesional (“cuidado en dominó”). Ambas características son clave para mejorar la salud de las mujeres y los bebés al brindar atención personalizada y fomentar su capacidad de tomar decisiones informadas. Desde una perspectiva internacional se necesita un fuerte liderazgo para acabar con las muertes intraútero. Las matronas tienen que llevar a cabo auditorías y diseñar pautas/protocolos claros y específicos de matronas basados en evidencia científica para promover embarazos saludables y seguros.

Palabras clave:

muertes intraútero; matrona; intervenciones matrona papel de la matrona.

Title:

The role of the midwife in preventing intrauterine deaths during the preconception and prenatal period

Abstract:

Introduction: perinatal mortality rates are critical wellbeing indicators of the public health of a country, because they reveal the effectiveness of the healthcare strategies implemented. There are unjustified variation rates in fetal deaths for low-risk pregnancies throughout Europe, showing that it is possible to reduce the number of prenatal fetal deaths.  
Objectives: the objective of this systematic study is to review those interventions conducted solely and exclusively by midwives for the prevention of fetal deaths during the preconception and prenatal period of women.
Methods of Research: a traditional systematic review was conducted on the literature available, in order to analyze the most recent research about the role of the midwife in association with the prevention of fetal death during the preconception and prenatal periods of women. The PEO research strategy was used for this traditional review of literature, due to its qualitative nature.  
Results: the role of the midwife in public health, and their practice based on scientific evidence, is a key factor to reduce fatal deaths. Midwives must be aware, adapt and respond to the individual needs and wishes of the women and their families, because preconception and prenatal health are critical periods to ensure good health throughout their lives. The multifaceted approach of the interventions conducted by midwives based on scientific evidence is acknowledged by the main health organizations at world level. This evidence demonstrates that interventions conducted exclusively by nurses are cost-effective, and provide major benefits for the health of mother and fetus. They must be conducted before and during pregnancy, and include: personalized screening programs, reduction of obesity, tobacco and toxic substance cessation, education for acknowledging any reduction in fetal movement, encouraging women to sleep in lateral decubitus position from the 28th week onwards, and adequate detection of any restriction in fetal growth by measuring the uterine height in routine visits for pregnancy monitoring.
Conclusion and recommendations: after the literature review, the conclusion was that midwife care has a great impact on the prevention and reduction of fetal deaths. Midwives have a privileged position in order to educate, empower and support women to modify their health habits: applying the best evidence-based practice in care for women and newborns. However, some barriers have been identified in the United Kingdom and Spain, such as the national shortage of midwives and the lack of continuity in care for the woman by the same professional (“domino care”). Both are key characteristics in order to improve the health of women and babies, by offering personalized care and encouraging their ability to make informed decisions. From an international point of view, strong leadership is required in order to eradicate intrauterine deaths Midwives must conduct audits and design clear and specific guidelines/protocols for midwives based on scientific evidence in order to promote healthy and safe pregnancies.

Keywords:

intrauterine deaths; midwife; midwife interventionsthe role of the midwife.

Introducción

Esta revisión de la literatura científica explora el papel de la matrona en la prevención de muertes intrauterinas en embarazos de bajo riesgo en el Reino Unido y España, para lo cual se examinaron los elementos clave de la atención de la matrona basados en la evidencia científica más actual, estudiando sus ventajas y aplicaciones. Dado que las causas de muerte intrauterina son numerosas, y desconocidas en la mayoría de los casos, la revisión se centra estrictamente en las intervenciones proporcionadas por estos profesionales para prevenir las muertes durante el cuidado de las mujeres y sus bebés de bajo riesgo. Las recomendaciones principales del informe "The Saving Babies' Lives: A care bundle for reducing stillbirths"1 se adaptan y estudian en este trabajo para analizar el importante papel de la matrona en el área de la salud pública, se resumen en la importancia de la atención continua suministrada por la misma matrona o grupo de matronas, la relación matrona-mujer y la elección informada de la mujer a través de una participación activa en su cuidado2,3.

Epidemiología y alcance del problema

En 2015 hubo 2,6 millones de muertes intrauterinas en todo el mundo4. En el Reino Unido, el número de nacimientos vivos anuales ascendió a 777.000 y uno de cada 200 nacimientos fue una muerte intrauterina5. Esto significa que 11 bebés nacieron muertos a diario en el Reino Unido6. A pesar de que la mayoría de las muertes fetales son prevenibles, especialmente durante el tercer trimestre del embarazo, solo ha habido una disminución mínima en el número de mortinatos en el Reino Unido7. El número disminuyó de 3.284 en 2013 a 3.254 mortinatos en 20148. En España, el número de nacidos vivos en 2016 fue de 410.583, siendo las muertes fetales aquellas en las que la edad gestacional del feto era 28 semanas o más, 1.091, uno de cada 376 nacimientos9, aunque algunos autores sugieren que estas cifras podrían estar infradeclaradas10.

El 98% de las muertes fetales mundiales ocurre en países subdesarrollados o en vías de desarrollo. La mitad de ellas tienen lugar durante el parto de gestaciones a término4. Sin embargo, en países desarrollados como el Reino Unido y España la mayoría de las muertes fetales suceden durante el embarazo, y afectan particularmente a mujeres y familias de bajo nivel socioeconómico o de grupos étnicos minoritarios11. Los factores de salud pública que contribuyen a las muertes fetales son la edad materna, la obesidad, la etnia, la privación social, el consumo de drogas y alcohol y el tabaquismo12.

De enero a diciembre de 2014, en los hospitales del Reino Unido hubo variaciones injustificadas en las tasas de muertes fetales de 4,9 a 7,1 muertes por cada 1.000 nacimientos13. En el Noroeste de Inglaterra, dentro de las zonas desfavorecidas, tenían tasas de muertes fetales al menos un 10% más altas que la media nacional11. Las mujeres que viven en condiciones socioeconómicas adversas en los países de ingresos altos tienen el doble de posibilidades de tener un hijo muerto en comparación con las mujeres más favorecidas14. Esto indica que es posible reducir las muertes fetales mejorando la educación sanitaria y las condiciones de vida de las mujeres15.

Objetivos

Objetivo general

El objetivo de esta revisión sistemática es revisar las intervenciones realizadas exclusivamente por matronas para la prevención de muertes fetales durante el periodo preconcepcional y antenatal de las mujeres.

Objetivos específicos

  • Prevenir y reducir las muertes intrauterinas con intervenciones coste-efectivas.
  • Demostrar la importancia de la matrona en el cuidado de los embarazos de bajo riesgo.
  • Señalar la importancia de la matrona en el cuidado de los embarazos de alto riesgo dentro del equipo multidisciplinar.
  • Aplicar unos cuidados de salud de calidad en la mujer y en sus recién nacidos según la medicina basada en la evidencia más actual.
  • Promover el cuidado personalizado mediante la continuidad asistencial por la misma matrona o grupo de matronas.
  • Reconocer el importante papel de la matrona en educación para la salud.
  • Demostrar la importancia de crear y desarrollar protocolos actualizados.
  • Llamar la atención de políticos y gestores sanitarios para aumentar el número de matronas y respetar sus competencias profesionales establecidas en la Orden SAS/1349/2009 de 6 de mayo16.

Método

Se llevó a cabo una revisión narrativa científica tradicional disponible, para investigar en profundidad el papel de la matrona en las muertes intrauterinas que se producen en los embarazos de bajo riesgo, basándose en intervenciones desarrolladas tan solo por matronas durante el cuidado preconcepcional y prenatal de la mujer.

Para centrarse en el tema principal se desarrolló la estrategia PEO (Cuadro 1) por ser la más recomendada en revisiones de literatura17. La siguiente pregunta fue formulada como research topic: “What is the midwife’s role and the interventions for the prevention of stillbirths in low risk pregnancies during the preconception and antenatal period in Spain and in the United Kingdom? (¿Cuál es el rol de la matrona y las intervenciones para la prevención de muertes intrauterinas en embarazos de bajo riesgo durante el periodo preconcepcional y antenatal en España y el Reino Unido?).


Se utilizaron palabras y sinónimos clave para identificar la literatura pertinente, centrándose en el tema y aislándolo del material irrelevante (Cuadro 2).


En primer lugar se llevó a cabo una búsqueda bibliográfica de documentos sobre prevención de muertes intrauterinas. Para ampliar la investigación se utilizaron las siguientes herramientas de búsqueda científica: Discovery, Science Direct, PubMed, The Lancet, Wiley Online Library Database y Google Scholar. Además, se realizó una búsqueda manual para amplificar los resultados.

Las fuentes utilizadas fueron: National Institute for Health and Care Excellence (NICE), The Nursing and Midwifery Council (NMC), The Royal College of Obstetricians and Gynaecologists (RCOG), The Royal College of Midwives (RCM), Mothers and Babies: Reducing Risk through Auditorías y consultas confidenciales en todo el Reino Unido (MBRRACE-UK) y publicaciones gubernamentales del departamento de salud pública del Reino Unido (DOH), así como el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Mediante el empleo de las bases de datos mencionadas  se amplió con una segunda búsqueda bibliográfica que, debido a la gran cantidad de información existente en relación con este tema, solo incluyó los documentos que enfatizaban la prevención de muertes intraútero en embarazos de bajo riesgo y específicamente durante el periodo preconcepcional y prenatal.
Por último, la etapa final de la investigación se centró en intervenciones que ayudan a prevenir las muertes intrauterinas relacionadas con el papel de la matrona (Cuadro 3).


Resultados

En general se ha producido una reducción significativa del número de muertes maternas e infantiles en todo el mundo, y la calidad y los resultados de los servicios de maternidad del Reino Unido y España han mejorado en la última década a pesar del creciente número de gestaciones de riesgo (edad maternal más elevada, mayor obesidad, etc.)18,19.

Sin embargo, la tasa de progreso en la reducción de muertes fetales en el Reino Unido se clasifica como inaceptablemente lenta en los países de ingresos altos, con solo una tasa de reducción anual del 1,4% en comparación con el 6,8% en los Países Bajos20,21. Estudios en los Países Bajos y Dinamarca sugirieron que las nuevas políticas de detección de anomalías congénitas podrían disminución de muertes fetales22,23. Aunque las menores tasas de muertes fetales de estos países podrían ser el resultado de otras políticas como conducir a un mejor cuidado antenatal y postnatal y contribuir fuertemente a los programas educativos para matronas con el objetivo de mejorar la detección de la restricción del crecimiento fetal y el uso de ácido fólico para frenar la incidencia de cardiopatías congénitas24,25.

El Reino Unido ha realizado cambios similares a países pioneros como Dinamarca y los Países Bajos, pero la tasa de muertes fetales sigue siendo alta en comparación. Algunos autores afirmaron que ecografías adicionales serían beneficiosos, y argumentaron que en muchos países europeos hay una exploración rutinaria del tercer trimestre para identificar la insuficiencia de placenta12,26. En el Reino Unido, NICE27 recomienda solo dos ecografías: a las 12 y 20 semanas. En España la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) aconseja la realización de tres controles ecográficos, las dos mencionadas y una ecografía en el tercer trimestre, entre la semana 34 y la 36+628.

Tras un estudio de los beneficios de introducir la ecografía del tercer trimestre en el Hospital Universitario King’s College (Londres), las tasas de muertes fetales de este hospital fueron un 10% más bajas en comparación con los hospitales de tamaño y características similares, lo que podría indicar la eficacia de una ecografía rutinaria del tercer trimestre29.

Por otro lado, otros autores consideran que la ecografía adicional del tercer trimestre es innecesaria porque las muertes fetales intraútero que se producen en casos de restricción del crecimiento intrauterino pueden detectarse también con una correcta medida de la altura uterina12,30. Es importante recalcar que en una de cada tres muertes fetales en embarazos de bajo riesgo no está asociada con ninguna condición de salud fetal ni maternal31. Por lo tanto, esta área precisa de más estudios para valorar los beneficios potenciales de la ecografía del tercer trimestre, antes de instaurarla de manera rutinaria en gestaciones de bajo riesgo sin estar demostrada su evidencia científica.

Investigación de muertes fetales en el ámbito internacional y nacional

En casi una de cada tres muertes fetales, la causa es desconocida y se clasifica como "inexplicable", por lo que es esencial invertir más en investigación en esta área32 (Figura 1).  

La evidencia de las causas de muertes fetales es bastante difusa, principalmente porque en el ámbito mundial hay múltiples definiciones de lo que constituye una muerte fetal33. En el Reino Unido, MBBRACE-UK34 define la muerte intraútero como feto de 24 semanas de edad gestacional o después de las 24 semanas de edad gestacional sin signos de vida, independientemente de cuándo ocurrió la muerte. Desde una perspectiva internacional, una muerte fetal se define como un feto nacido sin signos de vida a las 28 semanas de gestación o después de 28 semanas de gestación4. Además, entre las naciones europeas más desarrolladas hay variaciones importantes en el momento en que se documentan las pérdidas fetales, por ejemplo, 16 semanas en los Países Bajos y 28 semanas en Suecia35. En España existe la obligación de inscribir el nacimiento en el registro civil por encima de los 180 días, pero aproximadamente en el 13,9% de estas inscripciones la edad gestacional no consta, lo que supone un problema para calcular la tasa de mortalidad en este país36 (Figura 2).

Las últimas investigaciones consideran que podría ser beneficioso universalizar normas específicas para comprender mejor la etiología de la muerte fetal, como por ejemplo, la implementación de una definición mundial común, mejoras en la recopilación de datos y una clasificación universal de las muertes fetales en lugar de 35 diferentes que hay actualmente14. Estos elementos son los obstáculos más importantes para el metanálisis y la comprensión de la causalidad de las muertes fetales33.

Además, la serie de Lancet21 reconoce algunas acciones clave para la reducción de las muertes fetales como: liderazgo más adecuado, escuchar las voces de las mujeres, intervenciones consensuadas científicamente, mejores indicadores para el monitoreo del progreso y disminuir las brechas cruciales de conocimiento entre profesionales. Las muertes fetales son un problema invisible de salud pública y si formase parte de los objetivos de Desarrollo Estratégico de las Naciones Unidas se crearía conciencia37. Además, es necesario invertir en el desarrollo de la investigación de las muertes para prevenir que sigan sucediendo y mejorar la salud físico-mental de las mujeres para obtener mayores beneficios socioeconómicos21.

En 2015, el Secretario de Estado del Reino Unido fijó un objetivo nacional clave, que consiste en reducir las muertes fetales en un 50% para 2030. Para conseguir este objetivo, se desarrolló la iniciativa mencionada antes, The Saving Babies’ Lives: A care bundle for reducing stillbirths1 y fue diseñada para apoyar especialmente a las matronas y a otros profesionales de la salud para tomar medidas efectivas para reducir las muertes intraútero. Este documento resume que hay cuatro elementos clave en la atención de las mujeres basados en las mejores prácticas basadas en evidencia para reducir las muertes fetales prevenibles: eliminar el tabaquismo durante el embarazo, monitorizar el crecimiento fetal a través de una correcta medición uterina, educar a las mujeres en identificación temprana de la disminución de los movimientos fetales y monitorizar a los fetos eficazmente durante el parto.

Desde la implementación de The Saving Babies’ Lives: A care bundle for reducing stillbirths en 20161, el Hospital George Eliot (Nuneaton, Warwickshire) ha reducido drásticamente las tasas de mortinato12. Estudios recientes como MiNESS (estudio de muertes fetales en el noroeste y centro de Inglaterra) han añadido en las últimas recomendaciones la importancia de dormir de lado, ya sea el derecho o el izquierdo duante el tercer trimestre38. Si todas las mujeres embarazadas en el Reino Unido durmieran en decúbito lateral durante en el tercer trimestre, MiNESS estima una disminución del 3,7% en las muertes perinatales, salvando alrededor de 130 vidas de bebés al año. En el ámbito internacional, esta recomendación tiene el potencial de salvar hasta 100.000 bebés al año.

Prevenir las muertes intrauterinas y el papel de la matrona

Existe un consenso cada vez mayor entre los profesionales de la salud y la sociedad en que la atención de las matronas contribuye muy beneficiosamente y mejora la calidad de los servicios obstétricos y neonatales39. Se demuestra continuamente que las matronas son una parte fundamental y clave en los equipos obstétricos y su participación en los equipos multidisciplinares es esencial para reducir las muertes fetales durante el periodo de preconcepción y antenatal14. Las intervenciones esenciales para cuidar de la salud reproductiva, materna y neonatal en embarazos de bajo riesgo son competencias básicas y específicas de las matronas40. Es importante destacar que en algunas publicaciones la figura de la matrona antiguamente era invisible porque la mayoría de las intervenciones para reducir las muertes fetales se atribuían exclusivamente a los obstetras41. La serie Lancet “Ending Preventable Stillbirths”21 destaca las contribuciones que las matronas pueden hacer en la prevención de muertes fetales, como por ejemplo, incentivar la participación de las mujeres en los servicios de maternidad, mejorar la recopilación de datos hospitalarios y comunitarios, aumentar el liderazgo de la práctica e intervenciones efectivas de matronería colaborando en equipos multidisciplinares y participando en la investigación local.

En el Reino Unido y España hay matronas altamente cualificadas y con competencias muy desarrolladas, pero las tasas de muertes fetales están disminuyendo lentamente y no como se esperaba. El gobierno necesita tomar medidas urgentes en los sistemas nacionales de salud para garantizar niveles mínimos de personal de matronas y organizar en el ámbito nacional protocolos para garantizar una atención de calidad para prevenir las muertes intrauterinas42,43. Las maternidades no cuentan con el mismo número de efectivos las 24 horas del día ni todos los días del año, habiéndose demostrado que en los momentos en los que se cuenta con menos personal, el riesgo de muerte perinatal se incrementa un 45%44. El Colegio de Matronas del Reino Unido45 ha pedido que el gobierno forme a 2.600 matronas más en el ámbito nacional, ya que la escasez afecta la calidad y la seguridad de muchas mujeres y sus bebés.

Aun con todo, la desproporción en relación con el número de matronas  es significativa entre Inglaterra (24.391 cifra el NHS en 2018) (59)  frente a menos de 9.000 matronas trabajando para el Sistema Nacional de Salud en España (60); en cifras globales, en el Reino Unido se contaban 33.650.000 mujeres (61) frente a las 23.926.770 mujeres de España (62) en el mismo periodo. En relación a la asistencia a la maternidad, en el Reino Unido se computaron 734.711 nacimientos (63) frente a los 370.000 habidos en  España en 2018 (64).

La oferta formativa en España sigue siendo muy baja para cubrir la plantilla que cubra las necesidades: este año 2020 a pesar de un significativo incremento de 122 nuevas plazas de formación ofertadas, el número total es de 401 (65).

Recientes estudios de investigación mundial y europea consideran que la incorporación de matronas con educación universitaria, habilidades y capacitación apropiadas en equipos multidisciplinares es imprescindible para reducir la morbimortalidad de la mujer y su feto durante el periodo preconcepcional y prenatal41,14. La evidencia científica actual está constantemente señalando la necesidad de invertir en el cuidado de la matrona para asegurar una mejora de la salud en la población, especialmente durante los periodos de preconcepción y embarazo47. La comunicación y relación entre la mujer y la matrona durante estos dos periodos es clave, porque las matronas tienen un contacto más directo y personal con las mujeres; esto sitúa a las matronas en un lugar privilegiado para atender las necesidades individuales de cada mujer y adaptarlas a su entorno, por lo que sería posible salvar miles de vidas maternales y fetales4,37.

Discusión

La matronería es una profesión que tradicionalmente ha sido vista como una ayudante sanitaria ligada únicamente al parto. Hay evidencia clara de que las matronas contribuyen en la mejora y prevención de la mortalidad y morbilidad de la salud materna y del recién nacido, antes, durante y después del parto4.

En España la formación de la especialidad de Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matrona) está regulada por la Orden SAS/1349/2009 de 6 de mayo16, donde se establece que la matrona es una figura esencial en la Atención Primaria y especializada, que utiliza de manera responsable los medios clínicos y tecnológicos adecuados a cada situación, basados en la evidencia científica más desarrollada y de mejor calidad disponible, además proporciona un cuidado integral e individualizado a las mujeres y su entorno. Esta Orden establece también que entre las funciones de la matrona se incluye atender la salud sexual, maternal y reproductiva de las mujeres a lo largo de todo su ciclo vital, mediante la prevención, promoción, atención y recuperación de la salud; asimismo, se suma también el trabajo de la matrona en la atención del recién nacido sano hasta el día 28 de vida, teniendo en cuenta las repercusiones tanto en el ámbito familiar como social.

Por lo tanto, las intervenciones esenciales para mantener la salud maternal y fetal son claramente las principales competencias de la matrona40. Las matronas no solo realizan las técnicas prácticas obstétrico-ginecológicas que las competen de acuerdo con la legislación vigente; también son las principales responsables de brindar educación para la salud, con el objetivo de concienciar a las mujeres de la importancia de su autocuidado para mejorar y mantener su salud y la de su/s bebé/s42,48. Un importante y necesario punto de actuación para la implementación de un cuidado de alta calidad durante la maternidad basado en la mejor y más robusta evidencia científica es extender los servicios que desempeñan las matronas para aumentar y facilitar el acceso de las mujeres a estos4,42.

Periodo preconcepcional y cuidado de la matrona

La atención durante el periodo preconcepcional tiene como objetivo principal maximizar el bienestar físico, social y emocional de una mujer, y el de su pareja, para garantizar las mejores condiciones intrauterinas para el feto en desarrollo49. Con vistas a reducir el número de muertes intrauterinas en este periodo, las últimas recomendaciones basadas en la evidencia se centran en el papel de la matrona en la promoción de la salud49. Como ejemplos se pueden citar el examinar con la mujer y su familia su manejo del estilo de vida, la planificación familiar y la prestación de servicios de salud reproductiva (citologías, prevención de enfermedades de transmisión sexual, etc.)50.

Cuidado antenatal y papel de la matrona

Durante la atención prenatal, la matrona ha de tener como objetivo principal la promoción de la salud para mantener la salud durante el resto del embarazo y proporcionar a las mujeres la educación suficiente para permitirles reconocer posibles problemas y buscar asesoramiento profesional en caso de duda, lo que ayuda en numerosos casos a prevenir las muertes intrauterinas51. La comunicación es clave, las matronas necesitan entender y responder a las necesidades y deseos de las mujeres37.

Invertir en modelos de continuidad de la atención para las mujeres de bajo y alto riesgo durante el periodo de gestación en el que una matrona conocida o un pequeño grupo de matronas son los profesionales principales encargados del cuidado de las mujeres podría ser una característica crítica en la reducción de las muertes fetales, ya que las relaciones matrona-mujer producen un mayor nivel de satisfacción y comunicación3.

Si fuese necesario se debe prestar atención prenatal y/o intraparto y/o postnatal en consulta con otros profesionales para las mujeres de alto riesgo-riesgo intermedio52. La evidencia científica demostró que las mujeres de bajo y alto riesgo, que fueron cuidadas en modelos de atención a cargo de matronas durante el embarazo, tienen menos probabilidades de sufrir pérdida fetal y muerte neonatal53. Las matronas y las mujeres han de trabajar juntas y apoyarse en el proceso de toma de decisiones1. Si lo desean las mujeres, sus parejas también deben incluirse en todos los aspectos de la atención de la maternidad53. La continuidad de los modelos de atención proporcionados por matronas aumentan la satisfacción de las mujeres, la confianza en los profesionales sanitarios, la elección, el control y produce que la mujer se sienta escuchada54. Los sistemas nacionales de salud públicos han de revisar los modelos de la atención disponibles y ofrecer a todas las mujeres que deseen atención continuada por parte de una matrona o un equipo de matronas, ya que se ha demostrado que tiene un impacto neutral en los costes1,55,56.

No existe una intervención específica para abordar los desafíos en la prevención de la muerte fetal, por lo tanto, las matronas deben mantener la mejor práctica basada en evidencia y adoptar un enfoque multifacético37. Teniendo en cuenta las revisiones de la literatura hasta el momento, las intervenciones de matronería durante la preconcepción y el periodo prenatal tienen que centrarse en proporcionar cuidado personalizado a cada mujer, reducir la obesidad, el abandono de los hábitos tóxicos (p. ej.: el consumo de alcohol y tabaco), aumentar la conciencia en la importancia de los movimientos fetales, incentivar a las mujeres a dormir de lado durante el tercer trimestre y controlar el crecimiento fetal a través de la medición uterina rutinaria en cada visita, ya que se ha demostrado que son importantes factores de riesgo modificables para la muerte fetal en embarazos de bajo riesgo1,15,57.

Conclusiones y recomendaciones para la práctica

Durante la preconcepción, las matronas mejoran la salud de las mujeres y las apoyan para que tomen decisiones informadas y saludables, mediante el uso de un enfoque de atención personalizada y educación para la salud. Desafortunadamente en el Reino Unido y en España, la atención previa a la concepción solo se brinda en mínimas ocasiones, desplazando a las matronas a un segundo plano por lo que muchas mujeres se quedan embarazadas sin modificar comportamientos importantes de salud.

En el periodo prenatal, el papel de la matrona es mantener la salud de las mujeres a través de intervenciones básicas descritas anteriormente, y ayudarlas a reconocer posibles complicaciones del embarazo y buscar asesoramiento clínico temprano si fuese necesario.

En general, el trabajo de promoción de la salud de la matrona se basa en la comunicación, que es fundamental para comprender y responder a las necesidades y deseos de las mujeres. Las disparidades en la reducción de la tasa de muerte fetal en comparación con otros países desarrollados y las variaciones injustificadas en las áreas del Reino Unido indican que la reducción de las muertes fetales es posible.

Toda la investigación sugiere que esto se logra al proporcionar mejores oportunidades educativas y condiciones de vida para las mujeres. Claramente, la clave de esto es la participación de la matrona, ya que trabajan en equipo con las mujeres. Es necesario aumentar el número de matronas de España y el Reino Unido. Esto derivará en una atención de maternidad personalizada de más alta calidad, especialmente para mujeres con dificultades económicas o de grupos étnicos en riesgo de exclusion. Las organizaciones de los sistemas de salud públicos han de establecer su liderazgo en la batalla para reducir las muertes fetales mediante la promoción de embarazos saludables y seguros a través de nuevas iniciativas basadas en evidencia cientfica actual58. Invertir en modelos de continuidad de atención por matronas beneficiará sin dudar la atención de las mujeres de bajo y alto riesgo. Finalmente se deben desarrollar de forma urgente nuevos informes, auditorías y protocolos claros basados en la mejor información científica y las intervenciones para mejorar la salud de las mujeres y los neonatos.

Se concluye que el cuidado durante la preconcepcion y la atención prenatal por matronas son claramente cruciales para reducir las muertes fetales en el Reino Unido y España.

Anteriormente las muertes fetales eran un problema invisible de salud pública y el rol actual de la matrona no ha sido justamente valorado. Sin embargo, ahora se reconoce de manera indiscutible que las matronas tienen una posición privilegiada para educar, empoderar y apoyar a las mujeres para que modifiquen sus hábitos de salud aplicando la mejor práctica basada en la evidencia. Un enfoque holístico de intervenciones de bajo costo llevadas a cabo por matronas durante la preconcepción y el periodo prenatal reducirá drásticamente la cantidad de muertes fetales1. Es más necesario que nunca que las mujeres y las matronas reclamen a los gobiernos desarrollar e impartir una atención más personalizada y respetuosa, colocando en el centro la atención a las mujeres y sus familias, aumentando el número de matronas e invirtiendo en el desarrollo de investigación por parte de las matronas.

Agradecimientos

A nuestros padres y familiares, a los tutores de la Universidad de Central Lancashire (en especial a Mercedes Pérez-Botella y Jacquie Gibson) y de la Unidad Docente de Matronas de Valladolid-Segovia, a nuestros compañeros de los hospitales públicos universitarios de Preston, Chorley, Saint Mary´s, Ramón y Cajal, Río Hortega, el Clínico de Valladolid y La Paz. A todas las mujeres que han confiado siempre ciegamente en las matronas y hemos tenido el placer de cuidar de ellas y sus familias.

NOTA. El presente trabajo concursó en forma de comunicación formato póster (en inglés) en el Congreso ISA 2019 y recibió el premio a la mejor comunicación realizada por matronas, otorgada por la Asociación Española de Matronas (AEM). Por indicación de la AEM ha sido elaborado en formato artículo de revisión en español para su difusión a través de esta revista.


Bibliografía

  1. National Health Service (NHS). National Maternity review: Better births. Improving outcomes of maternity services in England’. NHS [internet] 2016 [cited 15 Nov 2019]. Available from: https://www.england.nhs.uk/wp-content/uploads/2016/02/national-maternity-review-report.pdf
  2. Department of Health (DOH). Healthy lives, healthy people: Our strategy for public health in England (Vol. 7985). The Stationery Office. 2010.
  3. Sandall J, Coxon K, Mackintosh N, Rayment-Jones H, Locock L, Page L. (writing on behalf of the Sheila Kitzinger symposium). Relationships: the pathway to safe, high-quality maternity care Report from the Sheila Kitzinger symposium at Green Templeton College October 2015. Oxford: Green Templeton College; 2016.
  4.  World Health Organisation (WHO). Slow progress on stillbirth prevention leaves parents of 2.6 million babies suffering in silence each year. WHO [internet] [cited 15 Nov 2019]. Available from: https://www.who.int/pmnch/media/news/2016/lancet/en/
  5. Office for National Statistics. Births in England and Wales: 2015 [internet] [cited 15 Nov 2019]. Available from: www.ons.gov.uk/peoplepopulationandcommunity/birthsdeathsandmarriages/livebirths/bulletins/birthsummarytablesenglandandwales/2015
  6. Department of Health (DOH). New ambition to halve rate of stillbirths and infant deaths. DOH [internet] 2015 [cited 15  Nov 2019]. Available from: www.gov.uk/government/news/new-ambition-to-halve-rate-of-stillbirths-and-infant-deaths
  7. Lane S. Why are our babies dying? Pregnancy, birth, and death in America. Routledge. 2015.
  8. Office for National Statistics. Final birth characteristics workbook. London: ONS [internet]; 2015 [cited 15 Nov 2019]. Available from: http://www.ons.gov.uk/peoplepopulationandcommunity/birthsdeathsandmarriages/livebirths/datasets/birthcharacteristicsinenglandandwales
  9. Instituto Nacional de Estadísticas Vitales. [internet]. [citado 15 nov 2019]. Disponible en: www.ine.es  
  10. Cassidy P. Estadísticas y tasas de la mortalidad intrauterina, neonatal y perinatal en España. Revista Muerte y Duelo Perinatal 2018; (4).
  11. Mothers and Babies; Reducing Risk through Audits and Confidential Enquiries across the UK [MBRRACE-UK]. Perinatal Confidential Enquiry Term, singleton, normally-formed, antepartum stillbirth. [internet] [cited 15 nov 2019]. Available from: https://www.npeu.ox.ac.uk/downloads/files/mbrrace-uk/reports/MBRRACE-UK%20Perinatal%20Report%202015.pdf
  12. Lynch E. The spectre of stillbirth. Midwives 2016; 19(4):72.
  13. Mothers and Babies; Reducing Risk through Audits and Confidential Enquiries across the UK [MBRRACE-UK. NEPEU [internet] 2016 [cited 15 Nov 2019]. Available from: https://www.npeu.ox.ac.uk/mbrrace-uk/reports
  14. Flenady V, Wojcieszek A, Middleton P; Ellwood D, Erwich JJ, Coory M, et al. Stillbirths: recall to action in high-income countries. Lancet. 2016 Feb 13; 387(10019):691-702. Doi: 10.1016/S0140-6736(15)01020-X
  15. Flenady V, Middleton P, Smith GC, Duke W, Erwich JJ, Khong TY, et al. Stillbirths: the way forward in high-income countries. The Lancet 2011; 377(9778):1703-17.
  16. Orden SAS/1349/2009, de 6 de mayo, por la que se aprueba y publica el programa formativo de la especialidad de Enfermería Obstétrico-Ginecológica (Matrona). Boletín Oficial del Estado (BOE) [internet] núm. 129, de 28 de mayo de 2009, páginas 44697 a 44729 [citado 15 nov 2019]. Disponible en: https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2009-8881
  17. Bettany-Saltikov J. How to do a systematic literature review in nursing: a step-by-step guide. United Kindong: McGraw-Hill Education; 2012.
  18. Bhutta ZA, Black RE. Global maternal, newborn, and child health-so near and yet so far. New England Journal of Medicine 2013; 369(23):2226-35.
  19. Department of Health (DOH). Safer maternity care. DOH [internet] 2016 [cited 15 Nov 2019]. Available from: https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/560491/Safer_Maternity_Care_action_plan.pdf
  20. Royal College of Gynaecologist (RCOG). RCOG statement: MBRRACE-UK report on stillbirths and neonatal deaths. RCOG [internet] 2016 [cited 15 Nov 2019]. Available from: https://www.rcog.org.uk/en/news/rcog-statement-mbrrace-uk-report-on-stillbirths-and-neonatal-deaths/
  21. The Lancet Ending preventable stillbirths: Stillbirth rates have fallen from 2000 to 2015 but there are still 2.6 million annual deaths. ScienceDaily. 2016.
  22. Baardman ME, du Marchie Sarvaas GJ, de Walle HEK, Fleurke‐Rozema H, Snijders R, Ebels T, et al. Impact of introduction of 20‐week ultrasound scan on prevalence and fetal and neonatal outcomes in cases of selected severe congenital heart defects in The Netherlands. Ultrasound in Obstetrics & Gynecology 2014; 44(1):58-63.
  23. Garne E, Hansen AV, Birkelund AS,  Andersen AM. Major congenital anomalies in a Danish region. Danish Medical Journal 2014; 61(6):A4825-A4825.2014.
  24. Euro-peristat. Better statistics for better health for pregnant women and their babies. 2010.
  25. Shawe J, Delbaere I, Ekstrand M, Hegaard HK, Larsson M, Mastroiacovo P, et al. Preconception care policy, guidelines, recommendations and services across six European countries: Belgium (Flanders), Denmark, Italy, the Netherlands, Sweden and the United Kingdom. The European Journal of Contraception & Reproductive Health Care 2015; 20(2):77-87.
  26. Valiño N, Giunta G, Gallo DM, Akolekar R, Nicolaides KH. Biophysical and biochemical markers at 30–34 weeks' gestation in the prediction of adverse perinatal outcome. Ultrasound in Obstetrics & Gynecology 2016 47(2):194-202.
  27. National Institute for Health and Care Excellent (NICE). Antenatal care for uncomplicated pregnancies. NICE [internet] 2016 [cited 15 Nov 2019]. Available from: https://www.nice.org.uk/guidance/cg190
  28. Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. Control prenatal del embarazo normal. Prog Obstet Ginecol 2018; 61(05):510-27. Doi: 10.20960/j.pog.00141
  29. Mothers and Babies. Reducing Risk through Audits and Confidential Enquiries across the UK [MBRRACE-UK]. Perinatal mortality surveillance report for 2014 births [internet] 2014 [cited 15 Nov 2019]. Available from: www.npeu.ox.ac.uk/mbrrace-uk/reports?highlight=YTo1OntpOjA7czo5OiJtb3J0YWxpdHkiO2k6MTtzOjY6InJlcG9ydCI7aToyO3M6ODoicmVwb3J0J3MiO2k6MztzOjc6InJlcG9ydCciO2k6NDtzOjE2OiJtb3J0YWxpdHkgcmVwb3J0Ijt9
  30. Stacey T, Prady S, Haith-Cooper M, Downe S, Simpson N, Pickett K. Ethno-Specific Risk Factors for Adverse Pregnancy Outcomes: Findings from the Born in Bradford Cohort Study. Maternal and Child Health Journal 2016; 1-11.
  31. Stillbirth and neonatal death charity (SANDS). Sands’ vision, purpose and priorities: 2014-2017. SANDS [internet] [cited 15 Nov 2019]. Available from: www.uk-sands.org/sites/default/files/Sands%20strategy%202014%20-%202017%20high%20res%20FINAL_0.pdf .2014.
  32. Centre for Maternal and Child Enquiries (CMAC). [internet] 2011 [cited 15 Nov 2019]. Available from: http://www.hqip.org.uk/assets/NCAPOP-Library/CMACE-Reports/35.-March-2011-Perinatal-Mortality-2009.pdf
  33. Spong CY (ed.). Stillbirth: Prediction, Prevention, and Management. Wiley-Blackwell. 2011.
  34. Mothers and Babies. Reducing Risk through Audits and Confidential Enquiries across the UK [MBRRACE-UK]. NPEU [internet] [cited 15 Nov 2019]. Available from: https://www2.le.ac.uk/departments/health-sciences/research/timms/projects/mbrrace-uk
  35. Mohangoo AD, Buitendijk SE, Szamotulska K, Chalmers J, Irgens LM, Bolumar F, et al.; Euro-Peristat Scientific Committee. Gestational age patterns of fetal and neonatal mortality in Europe: results from the Euro-Peristat project. PloS one 2011; 6(11):e24727.
  36. Gobierno de España. Ley de 8 de junio de 1957 sobre el Registro Civil.
  37. Spence D. Stillbirth: a renewed focus. Midwives 2016, 19:72-4.
  38. Heazell AE, Li M, Budd J, Thompson JMD, Stacey T, Cronin RS, et al. Association between maternal sleep practices and late stillbirth–findings from a stillbirth case‐control study. BJOG: An International Journal of Obstetrics & Gynaecology 2018; 125(2):254-62.
  39. World Health Organization (WHO) & UNICEF. Trends in maternal mortality: 1990 to 2013: estimates by WHO, UNICEF, UNFPA, The World Bank and the United Nations Population Division: executive summary. 2014.
  40. Homer CSE, Friberg IK, Bastos Dias MA, et al. The projected effect of scaling up midwifery. Lancet. 2014. Doi: 10.1016/S0140-6736(14)60790-X
  41. Bhutta ZA, Das JK, Bahl R, Lawn JE, Salam RA, Paul VK, et al. Can available interventions end preventable deaths in mothers, newborn babies, and stillbirths, and at what cost? The Lancet  2014; 384(9940):347-70.
  42. Renfrew MJ. Optimising the contribution of midwifery to preventing stillbirths and improving the overall quality of care: Co-ordinated global action needed. Midwifery 2016; 36:99-101.
  43. Sandall J. The contribution of continuity of midwifery care to high quality maternity care. London: The Royal College of Midwives; 2014.
  44. Pasupathy D, Wood AM, Pell JP, Fleming M, Smith GC. Time of birth and risk of neonatal death at term: retrospective cohort study. Bmj. 2010; 341:c3498.
  45. Royal College of Midwives (RCM). State of maternity services report 2015. RCM [internet] [cited 15 Nov 2019]. Available from: https://www.rcm.org.uk/sites/default/files/RCM%20State%20of%20Maternity%20Services%20Report%202015.pdf
  46. Bhutta Z., Yakoob MY, Lawn JE, Rizvi A, Friberg IK, Weissman E, et al. Stillbirths: what difference can we make and at what cost? The Lancet 2011; 377(9776):1523-38.
  47. Akseer N, Lawn JE, Keenan W, Konstantopoulos A, Cooper P, Ismail Z, et al. Ending preventable newborn deaths in a generation. International Journal of Gynecology & Obstetrics 2015; 131:S43-S48.
  48. Warland J, Glover P. Fetal movements: What are we telling women? Women and Birth. 2016.
  49. Shannon GD, Alberg C, Nacul L, Pashayan N. Preconception healthcare delivery at a population level: construction of Public Health Models of Preconception Care. Maternal and Child Health Journal 2014; 18(6):1512-31.
  50. Hill B, McPhie S, Fuller-Tyszkiewicz M, Gillman MW, Skouteris H. Psychological Health and Lifestyle Management Preconception and in Pregnancy. In Seminars in reproductive medicine 2016; 34(02):121-8.
  51. Lawn JE, Blencowe H, Waiswa P, Amouzou A, Mathers C, Hogan D, et al. Stillbirths: rates, risk factors, and acceleration towards 2030. The Lancet 2016; 387(10018):587-603.
  52. Royal College of Gynaecologist (RCOG). The investigation and Management of the Small for gestational age Fetus. [internet] 2013 [cited 15 Nov 2019]. Available from: https://www.rcog.org.uk/globalassets/documents/guidelines/gtg_31.pdf
  53. Sandall J, Soltani H, Gates S, Shennan A,  Devane D. Midwife‐led continuity models versus other models of care for childbearing women. The Cochrane Library. 2016.
  54. Milton A. Reaching out: Involving Fathers in Maternity Care. RCM [internet] 2011 [cited 15 Nov 2019]. Available from: https://www.rcm.org.uk/sites/default/files/Father's%20Guides%20A4_3_0.pdf
  55. Kenny C, Devane D, Normand C, Clarke M, Howard A, Begley C. A cost-comparison of midwife-led compared with consultant-led maternity care in Ireland (the MidU study’). Midwifery 2015; 31(11):1032-8.
  56. Sandall J. Midwife-Led continuity models versus other modes of care for childbearing women. Cochrane Database Syst Rev 2015. Doi: 10.1002/14651858.CD004667.pub4
  57. Nypaver C, Arbour M, Niederegger E. Preconception care: improving the health of women and families. Journal of Midwifery & Women’s Health 2016; 61(3):356-64.
  58. Frøen JF, Gordijn SJ, Abdel-Aleem H, Bergsjø P, Betran A, Duke CW, et al. Making stillbirths count, making numbers talk-issues in data collection for stillbirths. BMC pregnancy and childbirth 2009; 9(1):1.
  59. NHS Hospital& Comunity Health Service (HCHS)monthly workforce statistics NHS Digital. Midwives by nationality grouping [internet] Sep 2014-2018. [cited 16 Nov 2019]. Available from: https://digital.nhs.uk/data-and-information/find-data-and-publications/supplementary-information/2019-supplementary-information-files/staff-numbers/midwives/midwives-by-nationality-grouping---sep-2014---2018
  60. Instituto Nacional de Estadística (INE). Estadística de profesionales sanitarios colegiados. Resultados detallados. Año 2018. Enfermeros. 1.8.6 Nº de Enfermeros con especialidad de Matrona por Comunidades, Ciudades autónomas y Provincias de colegiación, situación laboral y sexo [internet]. Madrid: INE; 2018. [citado 16 nov 2019]. Disponible en: https://www.ine.es/jaxi/Tabla.htm?path=/t15/p416/a2018/l0/&file=s08007.px&L=0
  61. Statista. Mid-year population estimate of the United Kingdom (UK) in 2018, by gender and country (in million people). Statista [internet]. [cited 16 Nov 2019]. Available from: https://www.statista.com/statistics/281240/population-of-the-united-kingdom-uk-by-gender/
  62. Instituto Nacional de Estadística (INE). Cifras de población. Residentes en España [internet]. Madrid: INE; 2019. [citado 16 nov 2019]. Disponible en:  https://www.ine.es/dyngs/INEbase/es/operacion.htm?c=Estadistica_C&cid=1254736176951&menu=ultiDatos&idp=1254735572981
  63. Office for National Statistics. Vital statistics in the UK: births, deaths and marriages. 2018. Release date 2019 [internet]. [cited 16 Nov 2019]. Available from: https://www.ons.gov.uk/peoplepopulationandcommunity/populationandmigration/populationestimates/datasets/vitalstatisticspopulationandhealthreferencetables
  64. Instituto Nacional de Estadística (INE). Estadística de nacimientos. Movimiento natural de la población. Nacimientos ocurridos en España. Año 2018. Datos provisionales [internet]. Madrid: INE; 2018. [citado 16 nov 2019]. Disponible en: https://www.ine.es/dyngs/INEbase/es/operacion.htm?c=Estadistica_C&cid=1254736177007&menu=ultiDatos&idp=1254735573002
  65. Boletín Oficial del Estado (BOE). Orden SCB/925/2019, de 30 de agosto, por la que se aprueba la oferta de plazas y la convocatoria de pruebas selectivas 2019 para el acceso en el año 2020, a plazas de formación sanitaria especializada para las titulaciones universitarias de grado/licenciatura/diplomatura de Medicina, Farmacia, Enfermería y ámbito de la Psicología, la Química, la Biología y la Física. BOE [internet], núm. 2016, de 9 de septiembre de 2019 [citado 16 nov 2019]. Disponible en: https://www.boe.es/boe/dias/2019/09/09/pdfs/BOE-A-2019-12897.pdf