3
Revista Matronas

Revista Matronas

SEPTIEMBRE 2021 N° 2 Volumen 9

Marketing y Matronas. Campaña Ponga una matrona en su vida. Tu salud es lo nuestro (2004)

Sección: Echando la vista atrás

Autores

 Rosa Mª Plata Quintanilla

Matrona. Presidenta Asociación Española de Matronas

Contacto:

Email: rplataq@gmail.com

Actualmente hablar de campañas de Marketing es algo a lo que nos hemos venido acostumbrado, y con más énfasis desde que nos hemos introducido de lleno en la era digital.

Para los profanos es difícil distinguir entre publicidad y marketing, quizá la diferenciación más sencilla sería decir que la publicidad es el pilar fundamental del marketing. Todos sabemos que tras una campaña de marketing se esconde un variado abanico de estrategias con la finalidad de dar a conocer los productos o servicios que se pueden ofrecer, creando y mejorando la acogida del producto (o servicio) dentro del mercado en el que están o se intentan introducir. El marketing, de hecho, se ha convertido en una disciplina cuyo fundamento es estudiar de un lado el comportamiento de los mercados al unísono del de los consumidores y su objetivo es no solo captar nuevos clientes, sino algo que dé continuidad a esta acción: la de mantener y fidelizar a los mismos.

Es probable que el marketing sea tan antiguo como la misma civilización, en principio circunscrito a actividades comerciales: existiendo producto, era necesario darle salida y  obtener un lucro en la transacción, que sería mayor cuanto mejor llegara a los potenciales consumidores. Desde entonces las "primitivas técnicas" de lo que hoy conocemos como marketing han evolucionado a medida que el mercado ha variado en un intento constante de adaptarse a los hábitos y tendencias de consumo cambiantes, a la creciente competencia y a los nuevos canales de comunicación que van surgiendo. Somos testigos de campañas de todo tipo: desde las políticas, pasando por las de hábitos saludables, de seguridad vial, etc. Lo cierto es que estamos en el primer cuarto del siglo XXI y hoy vamos a hablar de campañas particulares porque no vendían un producto, sino la imagen y los servicios acreditados de profesionales: las matronas. Y es cierto que en este momento no sorprende, pero en la década de los 80-90 del pasado siglo, en que la Asociación Española de Matronas decidió que era necesario publicitar la imagen de la matrona, fue tan sorpresivo como novedoso.

Hasta llegar a la campaña que hoy particularmente comentaremos hubo algunas otras como la Campaña del Gorrito (1987), en la que la AEM utilizó este simpático y práctico regalo, junto con una cartilla para el recién nacido, como campaña de marketing, acción que tuvo la doble vertiente de informar a los padres de una medida innovadora en aquellos momentos en las maternidades del país para evitar la bajada de temperatura a través del pelo y, además, prestigiar la imagen y lo servicios de la matrona. Más extensamente está descrita esta campaña en el Nº 18 (2018) de esta revista.

En 1993 la Asociación Nacional de Matronas (denominación en aquellas fechas) fue consciente de que la imagen de la matrona se estaba diluyendo en el imaginario colectivo por la institucionalización de los cuidados y previendo la entrada de nuevos agentes sanitarios que potencialmente decidieran ejercer actuaciones en el ámbito competencial de las matronas (como así ha sido, por cierto). Esto reforzó su idea de la necesidad de estar más cerca de la sociedad, hacerse conocer mejor y prestigiarse ante ella, por lo que inició una campaña de imagen basada en una importante actividad informativa en determinados medios de comunicación. En esta, informaba ampliamente del perfil profesional de las matronas, aspecto que la sociedad era evidente que desconocía, confundiéndonos con enfermeras o asignándonos papeles de ayudantes de otros profesionales.

Apenas dos años después (1995), le siguió la campaña de identificación de la matrona, convencida la AEM de la necesidad de que la matrona en el entorno sanitario fuera identificada, respondiendo a un derecho de los usuarios y a un deber de los profesionales. Por eso, diseñó una chapa, regalo para las matronas, a fin de que la portaran en lugar visible de su uniforme, afirmando su identidad profesional ante el público y el resto de profesionales sanitarios. Desde este mismo año se mantiene la publicación de “Los Consejos de tu Matrona” (el regalo de tu matrona) que por su pertinencia, duración y los millones de mujeres que han accedido a esta publicación no cabe duda que es el icono de la AEM y por extensión de todas las matronas. De esta campaña hay cumplida información en esta revista Nº 2 (septiembre 2015).

Llegamos al año 2004, en el que la AEM se propuso lanzar un nuevo Plan de marketing o campaña de imagen cuyos objetivos invariablemente eran el conocimiento, el fortalecimiento y la promoción de la imagen de la matrona dentro de la sociedad, presentando el perfil positivo de estos profesionales de alto nivel y sólida formación que de manera clara y eficaz pueden responder a las exigencias sociales en materia sanitaria dentro de su campo de actuación: la atención a la salud sexual y reproductiva de la mujer a lo largo de toda su vida.

Marzo de 2004 fue la fecha de lanzamiento de aquella campaña, cuyo soporte divulgativo fue la edición de un tríptico, disponible en 5.000 farmacias de toda España, con una información clara y precisa sobre la figura de la matrona y múltiples objetos como regalo a las matronas, serigrafiados con el eslogan de la campaña: "Ponga una matrona en su vida", que se distribuyeron de un extremo a otro de la geo­grafía española. Sin duda el eslogan ha sido y es una buena herramienta de marketing y de comunicación hasta tal punto que, incluso ignorando los derechos de propiedad intelectual de la AEM sobre él, 17 años después del lanzamiento de esta campaña nos hemos encontrado con la utilización (sin la autorización necesaria) del lema por la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME) en su página principal que incluye un: "Pon una matrona en tu vida". En fin, como alguien dijo: "si te copian será porque algo estás haciendo bien, además, son las ideas las que se roban, el talento jamás".

Esta campaña fue presentada como una de las acciones de la AEM del trienio 2003-2005 en el Congreso Mundial de la Confederación Internacional de Matronas (ICM), en Brisbane (Australia), donde recibió el aplauso internacional de manos de la directora de la ICM, Dra. Joyce Thompson que destacó en el plenario, ante más de 4.000 matronas de todo el mundo, esta iniciativa de la Asociación Española de Matronas.

Algunas otras asociaciones de matronas, mucho tiempo después a esta acción de la AEM, han hablado de esta necesidad de dar a conocer la profesión entre la población que adelantó como un futurible la Asociación Española de Matronas y han elaborado folletos con esta misma idea, que ya no es original y propia, aunque comprensiblemente tiene su valor, a pesar del menor impacto al circunscribirse al ámbito local, no nacional como fue la campaña realizada por la AEM.

Por supuesto que el mayor valor de la profesión es el trabajo bien realizado de cada uno de sus componentes en el día a día, pero en un  mundo tan competitivo en el que el intrusismo está además a la orden del día como bien conocemos las matronas, seguirá siendo necesario informar a la población de quiénes somos y de toda nuestra oferta de servicios para atender a las mujeres que ya nos conocen, captar a las nuevas que nos desconocen y fidelizar a todas ellas. Las matronas sabemos que encarnamos los recursos humanos idóneos por nuestra formación específica y competencias técnicas adquiridas para la gestión y atención preventiva y asistencial de los problemas y procesos de salud sexual y reproductiva de la mujer, pero eso es importante que lo recuerden las Administraciones sanitarias y lo conozcan las mujeres para que soliciten nuestros servicios... ¡y esta labor no está conclusa!