3
Revista Matronas

Revista Matronas

ABRIL 2022 N° 1 Volumen 10

La formacion de matronas peligra: el riesgo de las Unidades Docentes Multidisciplinares

Sección: Editorial

Autores

Rosa Mª Plata Quintanilla

 Directora de Matronas hoy

Atrás quedan años de intensa lucha de las matronas, que en su día “tiraron del carro" voluntaria y comprometidamente para instar al Gobierno de España a retomar los estudios de la especialidad de matronas, cerrados en 1987, para dar continuidad a la profesión y en cumplimiento de las exigencias de la Directiva UE.

Diseñaron un programa que, más de 20 años después, está plenamente vigente porque sin duda ha permitido armonizar el contenido específico de la formación adaptándose a las necesidades de salud de las mujeres y la evolución del desarrollo científico, con un aprendizaje teórico/práctico intenso y una supervisión directa por matronas, que da como resultado un profesional asentado en bases sólidas de conocimiento a su salida al mercado laboral. Por otra parte, la necesidad de matronas en España es un hecho constatado que los organismos internacionales de salud han puesto de relieve, a pesar de lo cual, y meritoriamente, España se posiciona entre los primeros países del mundo en atención materno-infantil, sin reconocimiento alguno por parte de la Administración, que hace caso omiso a las indicaciones internacionales para ajustar racionalmente las ratios de matronas, finalizando con la sobreexplotación de sus profesionales.

Para los que llevamos años asistiendo al deterioro de la formación en general, y de la formación MIR tan observada de cerca por proximidad, la publicación del RD 183/2008, por el que se determinan y clasifican las especialidades en Ciencias de la Salud y se desarrollan determinados aspectos del sistema de formación sanitaria especializada, nos generó gran inquietud. Esa "nueva figura" para la formación de especialidades multidisciplinares nos alertó de un peligro inminente para la formación de matronas. Es cierto que nunca entendió el ministerio la necesidad de la carga de formación teórica de las matronas, estipulada en nuestro nuevo programa formativo (26% de 3.600 h) según la Orden SAS 1349/2009, algo que con sentido han defendido, y seguimos defendiendo, quienes tenemos participación en la Comisión Nacional de la Especialidad.

Inevitablemente me vienen los recuerdos de las denuncias de EIR de las primeras Unidades Docentes (UUDD) Multiprofesionales en relación a la formación teórica, comparándola con el modelo formativo inicial que cumplía con los requisitos que aseguraban el desarrollo del programa teórico previsto en el ordenamiento; dicho de otra forma, se estaba produciendo una diferencia sustancial en la formación que recibían los residentes de una UUDD a la que recibían en la mayoría de las nuevas Unidades Multiprofesionales.

La teoría "edulcorada" que se expresa en el RD 183/2008 solo tiene de cierto que distintas titulaciones universitarias con campos asistenciales afines, véase obstetras y matronas, están autorizadas para "formarse" en la misma unidad docente. Sin embargo, eso ya era una realidad con el modelo inicial de UUDD de Matronas. Compartir espacios y recursos, formarse conjuntamente en aspectos transversales, puede ser factible y económico, pero cuando menos es cuestionable un planteamiento de una formación tan "light y autodidacta" como se preconiza sobre el papel en el Decreto mencionado.

Los objetivos formativos del programa MIR y EIR coinciden en la adquisición de pocas competencias clínicas comunes, más allá de la atención al parto normal y menos aún en el aprendizaje teórico.

Otra cosa sería si pudiéramos ver la realidad de todas y cada una de las Unidades Multiprofesionales en funcionamiento, auguro que cabrían muchas posibilidades de que se confirmaran los peores presagios en algunos casos. Permítanme que dude que esta "novedad" sea ventajosa para el futuro profesional, para la sociedad que le requiera y para la rentabilidad del sistema que le forma.

Sabemos que las administraciones, grandes derrochadoras en tantas cosas, siempre quieren ahorrar, el problema es que lo hagan en "el chocolate del loro", esto es, que economicen en cosas nimias, de poca importancia, y se olviden de atacar los grandes y necesarios gastos que generan ellas mismas. Y aquí, desgraciadamente, el chocolate que se "niega al loro" son las horas de docencia reglada y la tutoría efectiva y directamente interesada para las UUDD de Matronas.

La justificación que precede a la formación MIR es “aprender haciendo” que, a priori, puede tener cierta razón si la tutela de ese “aprender haciendo” fuera real, pero ya conocemos muy bien la soledad de los residentes durante gran parte de cada guardia sin que su tutor les guíe. Además, dando por hecho que el conocimiento teórico de los procesos los conoce desde su formación en medicina. Esto no sucede en la formación de matrona. Los conocimientos teóricos en relación a la salud sexual y reproductiva que necesita una matrona de ninguna manera son suficientes con lo aprendido en la formación base, como pudiera serlo en la formación médica (extremo que también lo pongo en duda). Con ello, puede que las/los EIR aprendan mucho en la clínica pero desconocerán buena parte de los fundamentos teóricos de la misma. Tal y como sucede con viejos programas de las antiguas escuelas de matronas, en las aprendían a ejecutar muy bien su trabajo y con tiempo de práctica se convertían en verdaderas maestras, pero, en algunos casos, con verdaderas lagunas de conocimiento teórico del porqué de las cosas, ya que, para más desgracia, los profesores médicos, y a su libre albedrio, “racionaban” el conocimiento teórico que debían tener las matronas. Sabían hacerlo muy bien, pero sin suficiente fundamento.

La Especialidad de Enfermería obstétrico-ginecológica no es como todas las demás por varias razones:

Los créditos teóricos exigidos no se pueden alcanzar con supuestos métodos modernos de aprendizaje porque esta formación necesita más presencialidad y menos autodidáctica.

Es la única especialidad de enfermería cuya titulación no se puede obtener por vía extraordinaria, solo por vía acceso EIR.

Paradójicamente es la única especialidad que en la realidad regula otra profesión distinta en el ámbito europeo.

Por último, con el modelo de UUDDM se pierde parte del control de las mismas por matronas, puesto que la presidencia de la Comisión de docencia la ostenta un ginecólogo y no siempre existe la subcomisión de matronas.

¿Cómo se entendería que el cuerpo docente de los aparejadores fuera controlado por los arquitectos? Tiene afinidades, troncalidad… pero son dos profesiones distintas y cada una debe tener su propio cuerpo docente y dirección/control en el desarrollo de sus programas formativos.

Son una realidad los resultados de la mala calidad del sistema educativo español, desde la educación primaria pasando por la secundaria, y no menos vergonzoso asumir que la educación universitaria de España no tiene un problema con el número de estudiantes, sino con la calidad educativa, como afirma en su informe el WORLD ECONOMIC FORUM, por mencionar un estudio reciente y de peso.

Si muchas profesionales hoy estamos preocupadas por la formación de matronas que irremisiblemente está virando en su totalidad a hacerlo en Unidades Docentes Multiprofesionales, es porque nos inquieta el futuro de la profesión. Los profesionales que hoy se forman son el futuro del país, y este en gran parte dependerá de la formación que estos reciban.

Necesitamos matronas, sí, es cierto, pero con sólida formación que les permita desempeñar plenamente, con seguridad y acierto, todas las competencias propias y que sigan siendo un referente profesional en el organigrama sanitario.