3
Revista Matronas

Revista Matronas

ABRIL 2014 N° 1 Volumen 2

Conciencia de seguridad vial prenatal: un estudio multicéntrico

Sección: Originales

Cómo citar este artículo

Martínez Martín E, González López B, García Rebollo MA, Sánchez Sánchez J, Martínez Galán P, Macarro Ruiz D. Conciencia de seguridad vial prenatal: un estudio multicéntrico. Matronas hoy 2014; 2(1):6-14.

Autores

1Eduardo Martínez Martín, 2Beatriz González López, 3Miguel Ángel García Rebollo, 4Judith Sánchez Sánchez, 5Paloma Martínez Galán, 6Dolores Macarro Ruiz

1 Matrón de especializado en el Hospital General de Segovia2 Matrona de Área de la Gerencia de Atención Primaria de Toledo del Área 13 Matrón de la Gerencia de Atención Primaria de Cáceres del Centro de Salud de Almaraz 4 Matrona de Atención Primaria en el Centro de Salud María Angeles López Gómez en Leganés-Madrid5 Matrona de Especializada en el Hospital Virgen de la Salud en Toledo6 Matrona de Especializada en el Hospital de Coria en Cáceres

Contacto:

Email: edumartinez25@hotmail.com

Resumen

Objetivo: estudiar el nivel de conocimientos de seguridad vial y valorar la necesidad de formación en la misma.

Material y métodos: estudio observacional descriptivo sobre el conocimiento de seguridad vial y uso de dispositivos de seguridad en mujeres embarazadas en el primer trimestre de gestación.

Resultados: la conducción está permitida en el embarazo aunque solamente un 75% asegura poder hacerlo hasta el final. Un 88% de las gestantes piensa que el airbag resulta peligroso para el feto. El 91,66% conoce la obligatoriedad del uso del cinturón y un 89% indica una incorrecta colocación. Un 60% conoce la existencia de este dispositivo específico.

Conclusión: la mayoría de las mujeres usan los cinturones de seguridad durante el embarazo pero lo usan de manera incorrecta. A pesar de las recomendaciones nacionales, no ha habido ninguna mejora en el conocimiento del correcto uso del cinturón de seguridad. El estudio refleja la necesidad de esfuerzo educativo para mejorar su uso. La información en etapas prenatales parece ser una manera eficaz para lograrlo, pudiendo ser la matrona como agente de salud el eje conductor de esa información.

Palabras clave:

Seguridad vial ; cinturón de seguridad ; accidente de tráfico ; embarazo ; educación maternal

Title:

Prenatal road-safety awareness: a multicenter study

Abstract:

ntroduction: In a traffic accident, injuries suffered by a pregnant woman result also in a risk for fetal injuries. In our country, no data are available on accident rates in pregnant women. Although, in general terms, women use safety belts more commonly than men, pregnant women tend to use it less commonly as a result of the wrong belief that safety belts could cause fetal injury or death should a collision occur.

Purpose: To assess the existing knowledge and the need for training on road-safety.

Material and methods: An observational descriptive study on the existing knowledge on road-safety and safety device use among first-trimester pregnant women.

Results: Driving is allowed during pregnancy, buy only 75% of women report they can drive until term. About 88% of pregnant women believe airbags are dangerous for fetuses; 91.66% know safety belt use is compulsory and 89% report a wrong positioning. Existence of this specific device is known by 60%.

Conclusion: Most women use safety belt during pregnancy, but a wrong use is highly prevalent. In spite of national recommendations, no current improvement has been found in knowledge on right safety belt use. The present study shows the need for educational efforts aimed at improving belt use. In prenatal stages, information appears to be an effective measure, with midwives being a potential health agent conveying such information input.

Keywords:

Road-safety; safety belt; motor vehicle accident; pregnancy; maternal education

Introducción

En España nacieron durante 2012 más de 400.000 niños (1), lo que quiere decir que más de 400.000 mujeres embarazadas son potenciales conductoras o pasajeras de automóviles con mayor o menor frecuencia. La mujer gestante tiene el mismo riesgo de sufrir lesiones por accidente que cualquier ocupante del vehículo. Sin embargo, las consecuencias de dichas lesiones se traducen en daños tanto para ella como para el feto. De ahí la importancia del conocimiento y empleo correcto por su parte de los dispositivos y otras medidas de seguridad con el fin de prevenir los riesgos derivados de esta accidentalidad.

En lo que respecta a muertes fetales traumáticas, en los Estados Unidos se estima que el 82% está causada por accidentes de tráfico (2) (sin mencionar el número de lesiones no mortales ni de partos prematuros) y un porcentaje similar podría corresponder fácilmente a Europa, aunque la ausencia de datos fiables al respecto afecta tanto a un continente como a otro. En los Estados Unidos, el 2% de las mujeres se ven implicadas en un incidente de circulación a lo largo de su embarazo, cifra seis veces superior a la de niños implicados en siniestros de circulación (3). 

Aunque la ausencia de datos fiables en España pueda arrojar algunas dudas sobre estas cifras, lo que sí parece claro es que el número de interrupciones del embarazo provocadas por siniestros de circulación puede ser incluso mayor que la cifra total de niños fallecidos en choques entre vehículos (4). La diferencia estriba en el hecho de que existen medidas más adecuadas para proteger a un niño de 4 años que a un bebé dentro del útero. Y las interrupciones del embarazo no lo son todo, ya que otro tipo de complicaciones asociadas a partos prematuros pueden ser las secuelas permanentes para el niño.

Aunque, en general, la mujer usa el cinturón de seguridad con más frecuencia que el hombre (7), durante la gestación tiende a utilizarlo menos bajo la creencia errónea de que puede generar lesión fetal o muerte en caso de colisión e incluso por incomodidad (8).

La mayoría de los estudios de investigación sobre mortalidad y lesiones acaecidas en accidentes de tráfico en mujeres embarazadas demuestran las consecuencias negativas, como desprendimiento de placenta, rotura de útero, amenaza de aborto, de la utilización incorrecta del cinturón de seguridad (9). Lógicamente, también señalan los graves efectos de no usarlo, que incluyen mayor riesgo de expulsión o eyección con fallecimiento de la madre y del feto.

Aproximadamente la mitad de las pérdidas fetales debidas a accidentes de tráfico se podrían prevenir si las mujeres embarazadas llevaran correctamente el cinturón de seguridad (4). 

Objetivos

Evaluar el nivel de conocimientos en seguridad vial prenatal que poseen las embarazadas y valorar la necesidad de formación en la misma. 

Material y métodos

Se llevó a cabo un estudio observacional descriptivo sobre el conocimiento que poseen las gestantes sobre la seguridad vial prenatal. La población objeto de estudio fueron gestantes pertenecientes a las Áreas de salud de Polán (Toledo), Navalmoral de la Mata (Cáceres) y Leganés (Madrid). El estudio se llevó a cabo entre el 1 de enero y 31 de octubre de 2013, y la participación de los sujetos se determinó basándose en los siguientes criterios:

  • Gestantes primigestas.
  • Captadas en el primer mes de embarazo.

El tamaño de la muestra fue determinado por los investigadores en 327 gestantes, correspondiendo a 109 mujeres por cada área de salud.

La recogida de la información se realizó mediante un cuestionario formado por 12 ítems, elaborado para este estudio mediante el consenso de diferentes matronas expertas en seguridad vial. El cuestionario se entregó a cada una de las mujeres participantes en la visita de captación del embarazo, que cumplían los criterios de inclusión en el estudio, formando parte del mismo los primeros 109 cuestionarios que se devolvían rellenados de cada zona da salud. Previamente, las participantes aceptaron su inclusión en el estudio mediante un consentimiento informado donde se les explicaba la naturaleza de este y se garantizó la confidencialidad y el anonimato de las encuestadas.

En dicha entrevista se recogieron datos relativos a si se puede conducir estando embarazada y hasta qué semana de gestación, si es peligroso el airbarg para la misma, si es obligatorio el cinturón, y si es así como debe colocarse durante la gestación. Se incluyeron preguntas relativas a por qué es importante el cinturón de seguridad durante la gestación, si las bolsas de aire o airbarg sustituyen al cinturón de seguridad y cuándo no debe utilizarse el cinturón de seguridad.

De estas preguntas, cinco eran variables cualitativas con respuestas dicotómicas (sí o no). En siete preguntas se pedía que describieran discretamente los conocimientos que poseen sobre la seguridad vial. Para realizar el análisis de los resultados se llevó a cabo una estadística descriptiva en todos los casos, expresada en porcentajes y medias dependiendo del tipo de variables.

Resultados

Se han tomado de referencia para el estudio tres zonas básicas de salud distintas, de Comunidades Autónomas diferentes. Dos de estas zonas son rurales y una es urbana. Estas tres zonas básicas de salud son: Leganés (zona urbana del Área 9 de Madrid), Polán (zona básica de salud perteneciente al Área 1 de Salud de Toledo) y Moralzarzal de la Mata (zona básica de salud de Cáceres); estas dos últimas zonas rurales.

Todas las entrevistas se efectúan en el primer trimestre de gestación y todas las entrevistadas son primigestas. Fueron encuestadas un total de 327 mujeres, 109 en cada una de las zonas básicas de salud participantes, con edades comprendidas entre los 20 y 41 años, mostrando una media de edad en el grupo de Polán de 28,4 años, en el grupo de Leganés de 31,5 años y en grupo de Moralzarzal de 29,9. 

Al analizar el nivel de estudios, se encontró en la muestra del grupo de Polán un 65,3% de mujeres con estudios secundarios o universitarios y 34,7% con estudios primarios, en el grupo de Leganés las mujeres con estudios superiores representan un 75,4%, con estudios primarios un 24,6%, mientras que en el grupo de Moralzarzal un 66,1% de mujeres con estudios secundarios, 27,3% con estudios primarios y un 6,6% eran analfabetas.

Al analizar la nacionalidad, nos encontramos con un 68% población española y un 32% población extranjera, formada por población sudamericana, marroquí y de Europa del Este.

Todas las gestantes de Polán contestaron en la entrevista que sí se podía conducir estando embarazada. Tan solo un 1% contestó que únicamente lo podían hacer durante los primeros siete meses de embarazo, el resto tenía claro que lo podía hacer hasta el final de la gestación. En Leganés, igualmente el 100% contestó que se puede conducir estando embarazadas, pero en este caso el 25% dice que se puede hacer hasta las 30 semanas de gestación, un 50% hasta el final del embarazo y 

un 25% no sabe, no contesta. En Moralzarzal la cifra coincide con las dos anteriores en la pregunta de si se puede conducir estando embarazadas, pero en esta zona un 80% tiene claro que puede hacerlo hasta el final de la gestación, un 10% contesta que solamente hasta los siete meses y otro 10% no sabe, no contesta. En términos generales podríamos afirmar que el 100% de las gestantes de las tres áreas de salud estudiadas tienen claro poder conducir estando embarazadas, la mayoría de ellas (un 76%) indican que hasta el final de embarazo, y tan solo un 12% piensan que únicamente pueden hacerlo hasta las 30 semanas. El resto (un 11,66%) no sabe/no contesta (Gráfico 1).

En cuanto al uso del airbag, en las tres zonas de salud estudiadas obtenemos datos muy elevados sobre el peligro que supone durante la gestación. La mayoría de las mujeres, erróneamente, creen que su uso durante la gestación es peligroso, ya que piensan que este puede dañar al feto, si se activara en caso de accidente. En Polán, es el 99% de las mujeres las que lo piensan. En Leganés, es el 75%, frente a un 25% que dice no ser peligroso su uso durante la gestación. Y en Moralzarzal de la Mata es un 90%. Con estos datos podemos concluir, teniendo en cuenta las distintas zonas de salud, que el 88% de las gestantes piensan que conectar el airbag estando embarazada resulta peligroso para el feto, frente a un pequeño 12% que piensa que este dispositivo no es peligroso para el mismo.

En las tres zonas de salud, coincide que el 100% de las encuestadas piensan que el airbag no sustituye al cinturón de seguridad. 

Cuando a las encuestadas se les pregunta sobre la obligatoriedad del cinturón de seguridad en el embarazo, solamente en Polán el 100% contestan que sí es obligatorio su uso en dicho estado. Ya que en Leganés lo hacen un 85% y en Moralzarzal de la Mata un 90%. El porcentaje restante en las dos últimas zonas contesta que no es obligatorio su uso durante la gestación. En líneas generales en este caso otra gran mayoría contesta que sí es obligatorio el uso del cinturón de seguridad durante la gestación (un 91,66%) frente a una minoría del 8,44% que piensa que están exentas de la obligatoriedad del uso del cinturón de seguridad durante la gestación.

Ya que casi todas tenían claro que el cinturón de seguridad debe usarse de igual manera tanto en mujeres embarazadas como en el resto de la población, se les preguntó si este debe colocarse de alguna manera en especial. De dicha pregunta obtuvimos los siguientes resultados:

En Polán, un 99% indican que lo harían pasándolo por debajo del abdomen, de tal manera que este quedara libre, frente a un 1% de las encuestadas que no sabe/no contesta. En Leganés, el 78% dice que el cinturón debe colocarse debajo del abdomen, un 2% por debajo del muslo y un 20% no sabe/no contesta. Y, por último, en Moralzarzal de la Mata, el 90% piensa que debe colocarse por debajo del abdomen y un 10% por debajo del muslo. En este caso, si juntamos las tres áreas de salud estudiadas, un 89% de las mujeres indican que el cinturón se coloca por debajo del abdomen para que este no dañe al feto, un 10% no sabe/no contesta y tan solo el 1% indican que se debe colocar por debajo del muslo (Gráfico 2).

Siguiendo con el cinturón de seguridad, quisimos saber por qué motivos piensan que su uso es importante durante el embarazo. En las tres zonas básicas de salud estudiadas (Polán, Moralzarzal de la Mata y Leganés) coinciden que es importante para evitar lesiones en la embarazada y en el feto en caso de accidente en un 99%, 90% y un 60%, respectivamente, el 1%, el 10% y el 40% restante, respectivamente, no sabe/no contesta. Si realizamos la media de las tres zonas básicas de salud, diríamos que un 83% de las gestantes piensa que es importante el uso del cinturón de seguridad para evitar lesiones tanto en la embarazada como en el feto.

Un dato curioso nos encontramos cuando les preguntamos sobre si conocen la existencia de algún dispositivo específico comercializado que se use con el cinturón de seguridad durante el embarazo para que no haga presión sobre el abdomen. Curioso porque siendo Polán el lugar donde más claro tenían que deben dejar libre el abdomen, es donde menos conocen la existencia de estos dispositivos, siendo de un 60%. En Moralzarzal de la Mata un 70% lo conocen y en la zona urbana un 50% de las gestantes saben de su existencia o han oído hablar de él. Si tenemos en cuenta los resultados generales diríamos que el 60% de las encuestadas conocen la existencia de este dispositivo específico (Gráfico 3).

Quisimos saber también si se pueden usar los transportes públicos durante el embarazo, ya que la mayoría de ellos no disponen de cinturón de seguridad. En Polán, el 80% de las encuestadas contestó que sí pueden usarse durante el embarazo, aunque no tengan cinturones de seguridad. Frente a un 20% de las mismas que dice no poder utilizarlos durante el embarazo por este motivo. En Leganés, un 74% refieren sí poder utilizarlos aunque no dispongan de cinturones de seguridad, un 15% dice que no y un 1% no sabe, no contesta. Y en Moralzarzal de la Mata, el 90% piensa que sí se pueden usar, frente a un 10% que no sabe, no contesta. En este caso afirmaremos que el 81,3% de las mujeres encuestadas indican que sí pueden hacer uso de los transportes públicos, aunque estos no dispongan de cinturones de seguridad para los pasajeros y que un 10,3% piensan que al no disponer de cinturones de seguridad no pueden usarlos. El resto (un 8,4%) no sabe/no contesta.

En la encuesta realizada a cada una de las gestantes se les pedía que definieran seguridad vial, según el criterio que cada una tuviera. El 100% de las mujeres embarazadas de las tres zonas básicas de salud no lo rellenan dejándolo en blanco. 

Por último, se les solicitaba que detallaran fuentes de información en los que se hablara sobre seguridad vial. En Polán, el 80% coincidió que son los medios de comunicación los que hablan sobre seguridad vial, y dentro de ellos predomina en su gran mayoría la televisión. En Leganés, el 70% contesta que también son los medios de comunicación, pero amplían las fuentes a la DGT y la autoescuela, además de la televisión. Y en Moralzarzal de la Mata, al igual que en Polán, contesta el 80% que son los medios de comunicación, y dentro de estos mencionan la TV, la DGT y la autoescuela. El 76,6% de las encuestadas, por tanto, reciben información sobre seguridad vial a través de los medios de comunicación disponibles. De todos ellos, la TV es la fuente de información más mayoritaria (el 76,6%), la DGT proporciona en este caso información al 21,4% de nuestras encuestadas y las autoescuelas lo hacen al 13,3% (Tabla 1).

Discusión

Los accidentes automovilísticos son la principal causa de muerte, con 13 millones de fallecimientos en todo el mundo en 2012, y también son la causa más grande de muerte accidental y discapacidad en el embarazo. La lesión materna más grave fue asociada con un mayor riesgo de pérdida fetal. Por tanto, el cinturón de seguridad durante el embarazo es importante para mejorar la salud materna y fetal al reducir el riesgo de muerte de las mujeres embarazadas y sus fetos en accidentes de automóvil (10).

La importancia del uso del cinturón de seguridad durante el embarazo no es así reconocido en algunos países, entre ellos Japón, debido a la falta de conocimiento sobre los sistemas de retención correcta (10).

Los accidentes de tráfico son un importante contribuyente a las muertes en el embarazo. Los estudios han demostrado de manera inequívoca que los cinturones de seguridad y otros sistemas de retención reducen la mortalidad y lesiones críticas tras los accidentes de tráfico para el conductor y el pasajero. Esto se refleja en la corriente legislación, que hace su uso obligatorio, con excepciones limitadas.

El presente estudio se basa en que las gestantes respondan al cuestionario no condicionadas por su práctica con la conducción vial, sino por sus conocimientos, ya que puede dar lugar a sesgos. 

El uso correcto del cinturón de seguridad ofrece protección a todos los pasajeros, independientemente de su edad y de su posición en el vehículo. A pesar de su eficacia demostrada, la investigación sugiere que el uso de cinturón de seguridad no es uniforme dentro de la población, con tasas de uso variables según la edad, la raza y el sexo como ha sido demostrado en estudios llevados a cabo por Allison et al. (11). 

Factores culturales pueden desempeñar un papel en el uso del cinturón de seguridad, pero es difícil sacar las conclusiones de otros estudios. Si el nivel educativo es un factor que pueden explicar los niveles más bajos de uso del mismo, niveles más bajos de uso correcto, y los niveles más bajos de conocimiento con respecto a la efectividad del uso del cinturón de seguridad durante los embarazos.

Hulya Sirin (12) en su estudio refleja, aunque hay grupos que corren un mayor riesgo de experimentar un accidente durante el embarazo, se ha demostrado que menos de la mitad de las mujeres siempre llevan el cinturón de seguridad (incluyendo antes y durante el embarazo). Por esta razón, todas las mujeres deben ser aconsejadas sobre la importancia del uso de este y cómo usar correctamente un cinturón durante el embarazo sin importar la edad, raza, etnia o educación.

Tyroch Alan et al. (13) dicen que la mayoría de las mujeres, sin distinción de raza, edad, nivel educativo, o la fuente de pago están usando sistemas de retención de automóviles durante el embarazo. A pesar de un excelente cumplimiento, las restricciones se usan a menudo de forma incorrecta. Además, debido a que las embarazadas perciben que no están recibiendo la información de restricción de automóviles de los profesionales de atención prenatal, la seguridad del automóvil debe ser un componente esencial de la Dirección General de Tráfico (DGT) junto al sistema sanitario de salud. 

Los resultados de nuestro estudio muestran que el 100% refleja que sí se puede conducir estando embarazada, existiendo diferencias en cuanto a que semana de gestación se puede conducir; estos datos coinciden con un estudio publicado por Chang et al. (11), donde hacen constancia que un alto porcentaje de gestantes solo conducen hasta las 30 semanas de gestación, demostraron que con una mínima intervención educativa puede dar lugar a un aumento significativo en la seguridad vial durante el embarazo.

Los resultados muestran que casi el 100% de nuestras encuestadas estaban familiarizadas con la legislación vigente respecto al uso del cinturón de seguridad, a diferencia de un estudio llevado a cabo por Helen C. Johnson (24), donde solamente el 58% está familiarizado con la legislación vigente sobre el cinturón. Numerosos estudios han tratado el conocimiento y la práctica de las mujeres gestantes con respecto al uso del cinturón de seguridad y cómo podemos promover la seguridad de las ocupantes embarazadas y su fetos. La mayor parte de la literatura disponible en esta área se refiere a los países desarrollados a excepción de un informe desde México (10,13).

Un estudio publicado por David W. Pring et at. (17) demuestra claramente un área problemática en la educación prenatal de maternidad, con casi una de cada seis embarazadas sin estar al tanto de los requisitos legales para el uso del cinturón de seguridad en el embarazo y, tal vez más preocupante, es que una de cada tres no está al tanto de la colocación correcta del cinturón de seguridad en el embarazo.

Además Gerald et al. (15) encontró en su estudio, que los sistemas de retención no eran necesarios para realizar excursiones cortas, esta actitud se debe corregir debido a la alta incidencia de accidentes de vehículos ocurre en los trayectos cortos.

Si no se emplean correctamente los cinturones de seguridad durante el embarazo puede ocasionar un daño significativo a los dos, a la madre y al feto, en el caso de una colisión de vehículos. Las lesiones son menos propensas cuando se emplea un sistema de retención de tres puntos, ya que impide la flexión hacia delante del cuerpo de la madre como indica Hitosugi et al. (10) en su estudio. Creemos que es importante realizar medidas educativas para que las gestantes conozcan la importancia del posicionamiento del cinturón de seguridad. Según nuestros resultados el total de las gestantes encuestadas tenían conocimientos erróneos respecto a este tema, hecho que se puede observar en la mayoría de respuestas en las que indican que el cinturón debe ser colocado por debajo del abdomen, siendo incompleta. La forma correcta de colocación es ajustar la banda inferior pélvica lo más baja posible y ceñida a la pelvis, y nunca sobre el estómago o el vientre y situar la banda superior diagonal entre los dos senos, sobre el hombro y alejado del cuello (ECE R16). Con esta labor educativa se puede mejorar la tasa de uso del cinturón de seguridad, ya que según demostraron Attico et al. (20), muchas gestantes se abstienen del uso del cinturón debido a la falta de conocimiento de los beneficios de los sistemas de retención.

Johnson, Phillips y Pearlman (10) demostraron en sus respectivos estudios una significativa diferencia estadística en el posicionamiento correcto del cinturón de seguridad entre las mujeres embarazadas que recibieron educación maternal sobre seguridad vial frente a las que no recordaron recibir esta información.

Si las mujeres usaran con regularidad y correctamente el cinturón de seguridad durante el embarazo, no sería un importante problema de salud pública, pero ese no es el caso. Por esto, el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomienda que todas las embarazadas reciban asesoramiento sobre seguridad vial de los profesionales de atención prenatal, porque muchas mujeres embarazadas muestran incertidumbre sobre la seguridad y el uso del cinturón de seguridad durante el embarazo y la información con respecto a la falta el uso del cinturón de seguridad correcta y su papel en la protección del feto (11); hecho que coincide con los datos del presente estudio, puesto que solamente 55,3% de las mujeres pensaban que el cinturón de seguridad ayudaría a proteger al feto en caso de accidente de tráfico, el 10,7% dijo que haría daño, y el 34% no estaba seguro. 

Las mujeres que pensaban que el cinturón ayudaría a protegerlos fueron significativamente más propensas a usar siempre el cinturón de seguridad en comparación con las mujeres que no estaban seguras o tenían un pensamiento negativo del mismo. Teniendo en cuenta este resultado, parece que el conocimiento y la creencia en la eficacia del cinturón de seguridad podrían motivar a las mujeres a usarlo. Por lo tanto, los profesionales de atención prenatal deben tener la oportunidad de proporcionar la educación en seguridad vial a las mujeres durante el embarazo para proteger a la madre y el feto e informar de los riesgos de accidentes durante el embarazo, así como aclarar cualquier malentendido que una mujer puede tener sobre el uso del cinturón de seguridad.

Hyde et al. encontró que las mujeres embarazadas en un accidente de coche que llevaban los cinturones de seguridad tenían menos probabilidades de tener resultados fetales adversos, frente a mujeres que no tenían el cinturón de seguridad en un accidente al ser más propensas a tener un bebe de bajo peso, sangrado materno excesivo en el parto, mayor riesgo de parto entre las 48 h siguientes al accidente o tener una muerte fetal. La protección de la madre es el primer paso para la protección del feto (18,19). Con base en esta evidencia, la National Highway Traffic aconseja a las mujeres embarazadas a llevar cinturones de seguridad. 

Las gestantes no solo desconocen el uso correcto del cinturón de seguridad, sino también del airbag. Puesto que un elevado porcentaje de las encuestadas respondió erróneamente sobre ello. Autores como Pring y Johnson (17) argumentan como beneficioso para la mujer embarazada y su feto el cinturón de seguridad y el airbarg en el embarazo como menos claramente establecido, porque hay una posibilidad de aumento del riesgo fetal con la descarga explosiva de la activación del airbag, debido a un aumento del diámetro de las mujeres embarazadas. Las recomendaciones actuales, sin embargo, no incluyen desactivar el mismo debido a la mayor protección materna percibida, ya que como lesiones más comunes secundarias al despliegue el airbag son generalmente de menor importancia e incluyen eritema y abrasión como señala Pring. Debiendo tener en consideración que el airbag no sustituye al cinturón de seguridad, ya que según publicó Pring (17) en su estudio, cuando se utiliza junto con el de tres puntos la probabilidad de muertes de adultos se reduce en 58%. 

Los datos obtenidos en el presente trabajo sobre si conocen algún cinturón especifico para embarazadas, señalan que un 60% refiere conocer algún dispositivo, a diferencia de un estudio publicado por Schiff et al. (16), encontraron que solamente un 10% de las gestantes encuestas conocían un dispositivo, y una de cada cinco mujeres reportaron no usar el cinturón específico por incomodidad y olvido. Este hecho puede ser debido a las campañas educativas realizadas por la DGT, así como por anuncios publicitarios de dichos sistemas. Aunque se podría incrementar el porcentaje con una educación adecuada sobre estos dispositivos así como la colocación correcta del cinturón.

Los resultados del estudio dicen que un 81% de las mujeres reportaron el uso del transporte público aunque no dispongan de restricciones. Kaups Krista et al. en su estudio publicado refleja que un 30% no estaban seguros acerca del uso del transporte público estando embarazada, de las mujeres que usaban regularmente restricciones en un transporte público, casi uno de cada tres no usan correctamente los sistemas de retención. Por otra parte, solamente el 16% de las mujeres recordó recibir información con respecto a la seguridad del automóvil como parte de su educación prenatal (13).

Tyroch et al. (13) hicieron un seguimiento en mujeres embarazadas después de recibir educación prenatal inicial y mostró que el 73% de las mujeres no recordaba haber recibido información sobre seguridad vial a pesar de haber recibido asesoramiento breve por un profesional de atención prenatal proporcionando un folleto sobre el uso del cinturón de seguridad durante el embarazo. Según los resultados de nuestro estudio el 75% de las mujeres refieren haber recibido información sobre seguridad vial a través de la TV. Por eso creemos que es importante que una parte de la educación prenatal se centre en la seguridad vial, ya que unos correctos conocimientos sobre este tema aumenta el número de embarazadas que usan correctamente el uso del cinturón de seguridad como demuestra en su estudio Hyde et al. (18). Sin embargo Tyroch et al. (13) muestran como un significativo número de profesionales de la salud no conocen la correcta posición de un cinturón de seguridad y no son conscientes de la importancia de proporcionar la información al principio del embarazo.

Por lo tanto, la formación por los profesionales de atención de la salud es un importante componente a la solución del problema de la colocación correcta del cinturón de seguridad y la falta de uso entre las mujeres embarazadas.

Hemos encontrado dificultad a la hora de encontrar estudios sobre seguridad vial durante el embarazo en España, por ello creemos que es necesario indagar sobre este tema por investigadores nacionales, y se podría ampliar los conocimientos, ya que como se ha visto las variables socioculturales de diferentes áreas geográficas puede influir sobre la actitud de las gestantes frente al uso de sistemas de contención. La variedad de procedencia de la muestra de población estudiada, al ser de diferentes zonas de salud, separadas bastante geográficamente y corresponder a población urbana y rural, puede aumentar la validez externa del estudio, es decir, la extrapolación de los resultados a una población más amplia.

Conclusión

En España, la mayoría de las mujeres usan los cinturones de seguridad y continúan haciéndolo durante el embarazo, sin embargo, un alto porcentaje de ellas los usan incorrectamente. Las mujeres están familiarizadas con las normas de la Dirección General de Tráfico en sistemas de retención obligatorios, pero manifiestan una escasa información de la adaptación de los mismos al embarazo.

El estudio llevado a cabo refleja una necesidad de esfuerzo educativo en lo referente a los sistemas de seguridad para mejorar su uso durante el embarazo. La evidencia disponible demuestra la reducción de lesiones tanto en la madre como en el feto si se usan adecuadamente.

Dentro de la estrategia de prevención de accidentes automovilísticos, la protección del feto y de la mujer embarazada en materia vial se convierte en un problema importante no abordado en toda su magnitud durante las etapas precoces de la gestación. A pesar de las recomendaciones nacionales, no ha existido ningún cambio significativo en la mejora del conocimiento del uso correcto del cinturón de seguridad en el embarazo. 

A través de cambios en la normativa, la educación y el aumento de concienciación general se espera que las gestantes conozcan mejor la normativa específica en materia de seguridad en el embarazo. La mayor información dada a las futuras madres es aquella en la que se habla de los sistemas de retención en la etapa postnatal y no antes. La literatura no es unánime en asesoramiento prenatal. Somos nosotras, como matronas quienes podemos y debemos informar, guiar, asesorar y resolver dudas en la mujer. Por lo tanto, los profesionales de atención primaria deben tener un papel activo en la educación de la embarazada, también en materia de seguridad vial.

La educación en la etapa prenatal parece ser una manera eficaz para lograr el cumplimento de las directrices del uso de cinturón. El asesoramiento debe ser temprano y repetido para enfatizar su importancia. La matrona como agente de salud y en su papel de educadora para la salud es el profesional más adecuado para el asesoramiento en materia de educación vial.

 

Bibliografía

1. Cifras INE. Boletín del Instituto Nacional de Estadística. Las estadísticas del movimiento natural de la población; 2013.

2. Weiss HB, Singer TJ, Fabio A. Fetal death related to maternal injury. The Journal of the American Medical Association (JAMA); 2001 

3. Weiss HB, Strotmeyer S. Characteristics of pregnant women in motor vehicle crashes. Inj Prev 2002; 8:207-210.

4. DeSantis Klinich K, Flannagan CA, Rupp JD, Sochor, M, Schneider LW, Pearlman MD. Fetal outcome in MVC: effects of crash characteristics and maternal restraint. American Journal of Obstetrics & Gynecology 2008; 450:e1-e9.

5.   Guía de consejo sanitario en seguridad vial laboral (Unidad 6: Embarazo y conducción). Observatorio Nacional de Seguridad Vial (DGT); 2008.

6. McGwin G, Russell SR, Rux RL. Knowledge, beliefs, and practices concerning seat belt use during pregnancy. J Trauma Injury Infect Crit Care 2004; 56(3):670-675. 

7. Estudio sobre el uso del cinturón de seguridad y el teléfono móvil en turismos y furgonetas. DGT; 2006.

8. Weekes AM. Systems for the Automotive Industry for Improved Safety of Pregnant Occupants. Loughborough University; 2010.

9. Abu Kassim KA, Paiman NF. Paiman review on safety of pregnant occupant travelling with or without restrant in a passenger vehicle. Malaysian Institute of Road Safety Research; 2009.

10. Hitosugi M, Motozawa Y, Kido M, Yokoyama T, Kawato H, Kuroda K et al. The benefits of seatbelt use in pregnant women drivers. Forensic Science International 2007; 169:274-275.

11. Taylor AJ, McGwin G, Sharp CE, Stone TL, Dyer-Smith J, Bindon MJ, Rue LW. Seatbelt use during pregnancy: a comparison of women in two prenatal care settings. Maternal and Child Health Journal 2005; 9(2):173-179.

12. Sirin H, Weiss HB, Sauber-Schatz EK, Dunning K. Seat Belt use, counseling and motor-vehicle injury during pregnancy: results from a multi-state population-based survey. Matern Child Health J 2007; 11:505-510. 

13. Tyroch AlH,  Kaups KL,  Rohan J, Song S, Beingesser K. Pregnant women and car restraints: beliefs and practices annual meeting of the American Association for the Surgery of Trauma,; 1998. September 24-26.

14. Johnson HC. Car seatbelts in pregnancy: the practice and knowledge of pregnant women remain causes for concern. British Journal of Obstetrics and Gynaecology 2000; 107:644-647.

15. McGwin G Jr, Russell SR, Rux RL, Leath CA, Valent F, Rue LW. Knowledge, beliefs, and practices concerning seat belt use during pregnancy. Journal of Trauma-Injury, Infection and Critical Care 2004; 56(3):670-675. 

16. Schiff M, Kasnic T, Reiff K, Pathak D. Seat belt use during pregnancy. Western J Med 1992; 156:655-657.

17. Johnson HC, Pring DW. Car seatbelts in pregnancy: the practice and knowledge of pregnant women remain causes for concern. BJOG: An International Journal of Obstetrics & Gynaecology 2000; 107(5):644-647.

18. Hyde LK, Cook LJ, Olson LM, Weiss HB,  Dean JM. Effect of motor vehicle crashes on adverse fetal outcomes. Obstetrics and Gynecology 2003; 102(2):279-276.

19. Hyde LK, Cook LJ, Olson LM, Weiss HB, Dean JM. Effect of motor vehicle crashes on adverse fetal outcomes. Obst Gynecol 2003; 102(2):279-286.

20. Attico NB, Smith RJ, Fitzpatrick MB, Keneally M. Automobile safety restraints for pregnant women and children. J Reprod Med 1986; 31:187-192.

21. Beck LF, Gilbert BC, Shults RA. Prevalence of seat belt use among reproductive-aged women and prenatal counseling to wear seat belts. Am J Obstet Gynecol 2005; 192(2):580-585.

22. Jamjute P, Eedarapalli P, Jain S. Awareness of correct use of a seatbelt among pregnant women and health professionals: a multicentric survey. J Obstet Gynaecol 2005; 25(6):550-553.

23. Sirin H, Weiss HB, Sauber-Schatz EK, Dunning K. Seat belt use, counseling and motor-vehicle injury during pregnancy: results from a multi-state population-based survey. Matern Child Health J 2007; 11(5):505-510. 

24. Johnson HC, Pring DW. Car seatbelts in pregnancy: the practice and knowledge of pregnant women remain causes for concern. Department of Obstetrics and Gynaecology, York District Hospital; 2000.