3
Revista Matronas

Revista Matronas

SEPTIEMBRE 2021 N° 2 Volumen 9

Náuseas en el embarazo. ¿Es lo natural la solución?

Sección: Originales

Cómo citar este artículo

Brunel García I. Náuseas en el embarazo. ¿Es lo natural la solución? Matronas Hoy 2021; 9(2):15-21.

Autores

Ignacio Brunel García

Ginecólogo

Contacto:

Email: ignacio.brunel@quironsalud.es

Resumen

Introducción: las náuseas y los vómitos son algunas de las complicaciones más comunes durante el embarazo (NVG), de hecho, son síntomas fisiológicos en contraposición al extremo más severo del espectro de NVG, en que se haya la hiperémesis. Afectan hasta a un 85% de las mujeres gestantes, de las que un gran porcentaje tiene al menos algunas náuseas y aproximadamente una tercera parte presenta vómitos.
Objetivos: repasar los resultados de eficacia de elementos no farmacológicos utilizados para combatir los vómitos y las náuseas del embarazo y mostrar una nueva formulación que se añade al arsenal terapéutico, fácil de tomar, que engloba los dos elementos naturales demostrados más beneficiosos en el tratamiento de las náuseas y los vómitos junto con el magnesio que puede aportar más beneficios.
Material y método: revisión de la literatura relacionada.
Resultados y conclusiones: la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tanto el uso de jengibre como de vitamina B6 para estos síntomas. Existen estudios relevantes, incluyendo RCT y metaanálisis, donde se evalúan eficacia y seguridad en población de mujeres embarazadas (jengibre, B6 y magnesio) sin que ninguno de ellos presente problemas de seguridad ni efectos adversos importantes. En el caso del magnesio, además de la mejora asociada en las náuseas y los vómitos, parece  mostrar beneficios en otros aspectos del embarazo.

Palabras clave:

náuseas ; vómitos ; embarazo ; tratamiento no farmacológico ; matronas

Title:

Nausea during pregnancy. Is there a natural solution?

Abstract:

Introduction: nausea and vomiting are some of the most common complications during pregnancy (PNV); in fact, these are physiological symptoms in contrast with the most severe PNV area, which includes hyperemesis. These affect almost 85% of pregnant women, and a major proportion of them suffers at least some nausea, while approximately one third experience vomiting.
Objectives: to review the efficacy results of non-pharmacological elements used against pregnancy-induced vomiting and nausea, and to present a new formulation added to the armamentarium, which is easy to take and includes the two natural elements which have demonstrated higher benefits in the treatment of nausea and vomiting, alongside magnesium, which can provide further benefits.
Materials and methods: a review of relevant literature.
Results and conclusions: the World Health Organization (WHO) recommends the use of ginger and Vitamin B6 for these symptoms. There are relevant studies, including RCTs and meta-analysis, which evaluated their efficacy and safety in a population of pregnant women (ginger, B6 and magnesium); and none of them presented safety problems or major adverse effects. In the case of magnesium, as well as an improvement in nausea and vomiting, there seemed to be benefits in other aspects of pregnancy.

Keywords:

nausea; vomiting; pregnancy; non-pharmacological treatment; midwives.

Introducción

Las náuseas y los vómitos son algunas de las complicaciones más comunes durante el embarazo. Afectan hasta a un 85% de las mujeres gestantes1, de las que un gran porcentaje tiene al menos algunas náuseas y aproximadamente una tercera parte presenta vómitos, en respuesta, fundamental aunque no exclusivamente, a la elevación hormonal producida por el embarazo.

Dentro del control normal de embarazo realizado por obstetras y matronas, mayoritariamente las matronas en el Sistema Nacional de Salud (SNS), estos son los síntomas que con más frecuencia refieren dado el disconfort que ocasionan a las mujeres embarazadas.

Tradicionalmente el arsenal terapéutico no farmacológico para combatir, o al menos aliviar estos síntomas, se reducía a pautas higiénico-dietéticas, entre las que cabe destacar el uso del jengibre desde la antigüedad. Las recomendaciones actuales de la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) para aliviar las náuseas en las fases iniciales del embarazo son el jengibre, la vitamina B6, la camomila y/o la acupuntura, según las preferencias de la mujer y las opciones disponibles2.

Las náuseas y los vómitos parecen correlacionarse con los niveles séricos de estrógenos y de gonadotropina coriónica humana3. También puede existir una predisposición psicológica4 y/o pueden ser consecuencia de una adaptación evolutiva para proteger al feto4.
El riesgo de sufrir náuseas y vómitos puede ser mayor si:

• La mujer presenta embarazo múltiple o está embarazada de un feto del sexo femenino5.
• Su madre o hermana padecieron náuseas y vómitos intensos durante el embarazo5.
• Presentan un historial de mareos o migrañas5.
• Ha tenido un embarazo previo con náuseas y vómitos5.

Las náuseas y los vómitos suelen aparecer a las seis semanas (de la falta de menstruación) y desaparecen a las 12-14 semanas. Pueden darse en cualquier momento del día, pero son más habituales por la mañana6. Aunque la prevalencia de las náuseas disminuye considerablemente tras el primer trimestre de embarazo, aquellas mujeres que todavía experimentan los síntomas mantienen una intensidad relativamente constante durante todo el embarazo7.

En la mayoría de los casos las náuseas y los vómitos son una condición autolimitante en el inicio del embarazo, sin impacto a largo plazo en la salud8. El 1-3% de las pacientes puede experimentar náuseas y vómitos graves, la hiperémesis gravídica8, que se acompaña de pérdida de peso, deshidratación y en algunos casos hospitalización3.

Objetivos

  • Repasar los resultados de eficacia de elementos no farmacológicos utilizados para combatir los vómitos y las náuseas del embarazo.
  • Mostrar una nueva formulación que se añade al arsenal terapéutico, fácil de tomar, que engloba los dos elementos naturales demostrados más beneficiosos en el tratamiento de las náuseas y los vómitos junto con el magnesio que puede aportar más beneficios.

Material y metodo

Revisión de la literatura relacionada en torno al uso y eficacia del jengibre, vitamina B6 y magnesio.

Resultados

Estudios de eficacia del jengibre, vitamina B6 y magnesio

Clásicamente el manejo de las náuseas y los vómitos del embarazo se ha hecho con medidas higiénico dietéticas, productos naturales y limitadas formulaciones farmacológicas dada la complejidad del uso de fármacos en el embarazo, pero desde hace unos años una serie de tratamientos no farmacológicos están adquiriendo una buena aceptación por la población embarazada, ya que muestran un perfil de eficacia y seguridad más que aceptable, pasando a ser a día de hoy la primera línea de tratamiento para las mujeres embarazadas afectadas por estos síntomas (Gráfico 1).

El jengibre (Zingiber officinale Roscoe) ha demostrado beneficio clínico en el tratamiento de las náuseas y los vómitos durante las primeras etapas de la gestación9. Se emplea desde la antigüedad como planta medicinal en el tratamiento de dolencias gastrointestinales10. Su rizoma contiene metabolitos biológicamente activos, responsables de su actividad farmacológica: gingeroles y shogaoles10.

El mecanismo de acción no está completamente definido; estudios recientes preclínicos han determinado que los componentes activos del jengibre actúan como antagonistas de los receptores colinérgicos y serotoninérgicos, lo que produce un incremento del tono y la motilidad gastrointestinal, y un aumento del vaciado gástrico10. Además, esta inhibición disminuye la aferencia de estímulos al sistema nervioso central (zona del gatillo quimiorreceptora del vómito)10.

Además, se ha establecido que el jengibre ayuda a realizar la digestión, contribuye al funcionamiento normal del tracto intestinal, al bienestar físico y al funcionamiento normal del estómago en el inicio del embarazo11 (Figura 1).

En el estudio de Sabieri et al.12, que duró siete días, durante los tres primeros no se realizó ninguna, intervención iniciándose el tratamiento el día 4. El resultado mediante prueba ANCOVA (prueba de covarianza), como muestra el Gráfico 2, ofreció diferencias significativas en las puntuaciones medias después de la intervención en los tres grupos (p< 0,001), a saber jengibre, placebo y control. Para la recogida de datos de utilizó el índice de Rhodes**, cuestionario de ocho ítems que mide la intensidad y duración de las náuseas, vómitos y arcadas en una escala de 0 a 4, que las mujeres del estudio debían completar dos veces al día. Como resultado de este trabajo los autores probaron que el jengibre fue eficaz para el alivio de las náuseas y los vómitos leves a moderados en mujeres embarazadas con menos de 16 semanas de gestación.

Thomson at al.13 realizaron un metaanálisis en el que incluyeron estudios aleatorizados controlados con placebo obteniendo una puntuación satisfactoria en la evaluación del riesgo con la herramienta de la Cochrane. El periodo de intervención de los estudios iba desde los cuatro días hasta las tres semanas. El criterio principal de valoración fue la mejoría en las náuseas y los vómitos relacionados con el embarazo. El resultado de este estudio demostró, aun con sus limitaciones, que el jengibre es mejor que el placebo para mejorar las náuseas y los vómitos en el embarazo, y que este tratamiento no farmacológico es eficaz cuando se administra en una dosis de aproximadamente 1 g/día durante al menos cuatro días.
La vitamina B6 reduce la gravedad de los síntomas de las náuseas moderadas y severas, así como de los vómitos durante el embarazo14.

Se trata de una vitamina hidrosoluble implicada en una amplia variedad de funciones fisiológicas15, por la naturaleza de esta el exceso se elimina por orina16.

La concentración plasmática de vitamina B6 puede relacionarse con la gravedad de las náuseas y los vómitos, ya que se cree que puede actuar como cofactor en reacciones de reactividad de la lisina, que reduce las náuseas y los vómitos asociados al aumento de los niveles de estrógenos de la mujer embarazada17. También se piensa que puede participar en la síntesis de neurotransmisores como el ácido gamma-aminobutírico, cuyo déficit podría inducir estos síntomas17.

Las mujeres que experimentan náuseas y vómitos tienen niveles circulantes de vitamina B6 más bajos18. La EFSA (European Food Safety Authority) ha determinado (para la población general) que la vitamina B6 puede contribuir a la reducción del cansancio y la fatiga18.

Está clasificada en la categoría A por la FDA, ya que no se ha demostrado un aumento en el riesgo de anormalidades fetales con su uso en ningún trimestre del embarazo19 (Figura 2).

En este estudio sobre el uso de piridoxina (B6) frente a placebo, Vutyavanich et al.20 utilizaron escalas analógicas visuales para cuantificar el cambio en la gravedad de las náuseas (*las mujeres calificaron los síntomas marcando con una x en un escala entre = = sin náuseas y 10= náuseas tan mal como podría ser), porque la escala puede dar una medida objetiva de la gravedad de las náuseas y porque tiene validez de constructo y es reproducible. Se eligió un periodo de cinco días, mostraron una mejora significativa en las puntuaciones medias de náuseas en las mujeres que recibieron piridoxina en comparación con los que recibieron placebo. La piridoxina también redujo significativamente el número medio de episodios de vómitos durante los primeros tres días de tratamiento. Por todo ello, los autores recomiendan el uso de piridoxina como tratamiento de primera línea para las náuseas y los vómitos del embarazo, sugiriendo a la vez que el fármaco se administre de forma intermitente durante un periodo de dos a tres días, seguido de un periodo de descanso19.

Niveles óptimos de magnesio son necesarios para la salud de la madre y el feto durante el embarazo21.

El magnesio es un mineral esencial para los seres humanos que necesitan cantidades considerables del mismo22. Diversos estudios epidemiológicos en población general han demostrado la asociación entre niveles séricos de magnesio bajos y un mayor riesgo de enfermedades, como síndrome metabólico, diabetes mellitus tipo 2, hipertensión y aterosclerosis23.

En el embarazo las necesidades de magnesio se encuentran aumentadas, es habitual que las mujeres embarazadas no cubran este incremento de las necesidades de magnesio21.

Según la European Food Safety Authority (EFSA), la dosis recomendada para mujeres (incluidas embarazadas) es de 300 mg/día y ha determinado que el magnesio puede contribuir a la reducción del cansancio y la fatiga18. Un estudio observacional prospectivo que evaluó dos cohortes de mujeres gestantes, unas con náuseas y vómitos (n= 134) y otras sin (n= 53), observó que en las mujeres que padecen náuseas y vómitos durante el embarazo la ingesta diaria de magnesio es menor que en aquellas que no muestran esta sintomatología25. La suplementación con magnesio durante el embarazo podría disminuir la probabilidad de que ocurran algunas complicaciones durante la gestación, como por ejemplo preeclampsia, diabetes gestacional o calambres en las piernas26.

Atendiendo a estas premisas de seguridad y eficacia, un grupo farmacéutico ha lanzado al mercado el primer complemento alimenticio27 que combina extracto de jengibre y vitamina B6, los dos elementos naturales demostrados más beneficiosos en el tratamiento de las náuseas y los vómitos, junto al magnesio que podría coadyuvar el efecto de los anteriores e incluso aportar beneficios para otros aspectos del embarazo, como se ha especificado anteriormente.

La presentación conjunta y equilibrada de los tres elementos en fórmula de cápsulas lo hace fácil de tomar, lo que por otra parte facilitaría la adherencia al tratamiento.

Esta nueva formulación podría resultar ser una nueva posibilidad mejorada de tratamiento de primera línea de los vómitos y las náuseas del embarazo, tratamiento como se ha mencionado en relación con la frecuencia de aparición de estos síntomas fisiológicos en la mujer embarazada, altamente demandado a matronas y obstetras encargados del control normal de embarazo.

Conclusiones

  • Es importante asegurarse de la adherencia a los tratamientos prescritos.
  • El uso de remedios naturales no farmacológicos es habitualmente mejor aceptado.
  • La OMS recomienda tanto el uso de jengibre como de vitamina B6 para estos síntomas y así mismo lo refrenda la Guía de Manejo Clínico en el embarazo del Ministerio de Sanidad español.
  • Existen estudios relevantes, incluyendo RCT y metaanálisis, donde se evalúan eficacia y seguridad en población de mujeres embarazadas (jengibre, vitamina B6 y magnesio) sin que ninguno de ellos presente problemas de seguridad ni efectos adversos importantes.
  • En el caso del magnesio, además de mejora asociada en las náuseas y los vómitos, parece mostrar beneficios en otros aspectos del embarazo.
  • Se añade al arsenal terapéutico del tratamiento de los vómitos y las náuseas en el embarazo una nueva formulación, que conjuga el extracto de jengibre, la vitamina B6 y el magnesio.

Nota: este trabajo originalmente fue publicado en la revista TOKO-GINE marzo-abril 2021. El Comité Editorial de Matronas Hoy, considerando la importancia que puede revestir como nueva terapia eficaz para los síntomas estudiados en el manejo del control normal la asociación de los tres componentes en una nueva formulación, ha solicitado al autor su publicación nuevamente para la difusión entre las matronas. Agradecemos al Dr. I. Brunel su aceptación desinteresada.

Bibliografía

1.    McParlin C, O'Donnell A,  Robson  SC,  Beyer F,  Moloney  E,  Bryant A, et al. Treatament for Hyperemesis Gravidarum and Nausea and Vomiting in Pregnancy: A Systematic Review. JAMA 2016; 316(13):1392-401.
2.    Organización Mundial de la Salud (OMS). Recomendaciones de la OMS sobre atención prenatal para una experiencia positiva del embarazo [internet]. Ginebra: OMS; 2016. [citado 10 jul 2021]. Disponible: en: https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/250802/WHO-RHR-16.12-spa.pdf?sequence=1&isAllowed=y
3.    Coronado PJ. Prevalence and persistence of nausea and vomiting along the pregnancy. Rev Esp Enferm Dig 2014; 106(5):318-24.
4.    Nausea and vomiting of pregnancy ACOG Practice Bulletin No. 189. American College of Obstetricians and Gynecologists Obstet Gynecol. 2018; 131:e15-30.
5.    The American College of Obstetricians and Gynecologist. Patient education: El Embarazo. 2016.
6.    Alcolea S, Mohamed D. Guía de cuidados en el embarazo. Consejos de su matrona. 2011.
7.    Lacroix R, Eason E, Melzack R. Nausea and vomitting during pregnancy: A prospective study of its frequency. Intesity. And patterns of change. Am J Obstet Gynecol. 2000; 182(4):931-7.
8.    Badell ML, Ramin SR, Smith JA. Treatament options for nausea and vomiting during pregnancy. Pharmacotherapy. 2006; 1273-87.
9.    Ministerio de Sanidad. Guía de práctica clínica de atención en el embarazo y puerperio [internet]. Madrid: Miniserio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; 2014.  [citado 10 jul 2021]. Disponible en: https://www.mscbs.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/GPC_de_embarazo_y_puerperio.pdf
10.    Lete I, Allué J. The Effectiveness of Ginger in the Prevention of Nausea and Vomiting during Pregnancy and Chemotherapy Integr Med Insights 2016; 11:11-7.
11.    Stanisiere J. How Safe is Ginger Rhizome for Decreasing Nausea and Vomiting in Women during Early Pregnancy? Foods 2018; 7(4):Pii:E50.
12.    Saberi F. Effect of ginger on relieving nausea and vomiting in pregnancy: a randomized, placebo-controlled trial. Nurs Midwifery Stud. 2014 [citado 10 jul 2021] Apr; 3(1):e11841. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4228518/
13.    Thomson M, Corbin R, Leung L. Effects of ginger for nausea and vomiting in early pregnancy: a meta-analysis. J Am Board Fam Med. [internet] 2014 Jan-Feb [citado 10 jul 2021]; 27(1):115-22. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24390893.
14.    Ebrahimi N. Optimal management of nausea and vomiting of pregnancy. Int J Womens Health. 2010; 2:241-8.
15.    Matok I, Clark S, Caritis S, Miodovnik M, Umans JG, Hankins G, et al. Studying in the antiemetic effect of vitamin B6 for morning pyridoxine and pyridoxal are prodrugs J Clin Pharmacol. 2014; 54(12):1429-33.
16.    Shibata K. Urinary excretion levels of water- soluble vitamins in pregnant and lactating women in  Japan. J Nutr Sci Vitaminol (Tokyo). 2013; 59(3):178-86.
17.    Wibowo N. Vitamin B6 supplementation in pregnant women with nausea and vomiting. Int J Gynaecol Obstet. 2012; 116(3):206-10.
18.    Scientific Opinion on the substantation of health claims related to vitamin B6. EFSA Journal. 2010; 8(10):1759.
19.    Embarazo y fármacos de los Grupos A y B. Guía rápida para consulta de Atención Primaria. Aria [internet] [citado 10 jul 2021]. Disponible en: https://www.1aria.com/docs/sections/ayudaRapida/tratamientos/MEDICAMENTOS%20Y%20EMBARAZO%20grupos%20A%20y%20B%20ayuda%20en%20consulta.pdf
20.    Vutyavanich T, Wongtra-ngan S, Ruangsri R. Pyridoxine for nausea and vomiting of pregnancy: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Am J Obstet Gynecol. [internet] 1995 Sep [citado 10 jul 2021]; 173(3 Pt 1):881-4. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/7573262/
21.    Dalton LM, Ní Fhloinn  DM ,  Gaydadzhieva GT, Mazurkiewicz OM, Leeson H, Wright CP. Magnesium in pregnancy. Nutr Rev. 2016; 74(9):549-57.
22.    Makrides M, Crowther CA. Magnesiuim supplementation in pregnancy. Cochrane Data base Sys Rev. 2001; (4):CD000937.
23.    Geiger H, Wanner C. Magnesium in disease. Clin Kidney J. 2012; 5(Suppl 1):i25-i38.
24.    Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to magnesium. EFSA Journal. 2010; 8(10):1807.
25.    Lavta-Pukkila U, Isolauri E, Laitinen K. Dietary and Clinical impacts of nausea and vomiting during pregnancy. J Hum Diet. 2010; 23(1):69-77.
26.    Zaraean A, Tarjan A. Effect of Magnesium Supplement on Pregnancy Outcomes: A Randomized Control Trial. Adv Biomed Res. 2017; 6:109.
27.    Shionogy. Folleto informativo Nausagest. 2017. [internet] [citado 16 jul 2021]. Disponible en: https://nausagest.com/