La pandemia en el año internacional de la Enfermería y durante la campaña Nursing Now: el ejemplo de Turquía

Sección: Editorial

Cómo citar este artículo

Senol Çelik S. The pandemic in the international year of the nurse and during the Nursing Now campaign: the example of Turkey. Metas Enferm nov 2020; 23(9):3-6. Doi: https://doi.org/10.35667/MetasEnf.2020.23.1003081660

Autores

Sevilay Senol Çelik

PhD, Prof. Universidad de Koc. Facultad de Enfermería. Presidenta General de la Asociación Turca de Profesionales de Enfermería.

Contacto:

Email: sevilaycelik@ku.edu.tr

El sistema sanitario de Turquía ofrece un seguro médico universal, y este sistema garantiza la igualdad, el acceso y la eficacia de los servicios sanitarios para todas las personas, independientemente de su situación económica. Es necesario contar con un número adecuado de profesionales sanitarios competentes para que la sociedad pueda disfrutar de servicios asistenciales seguros y de calidad. Como se encuentran en la mayor parte de los niveles de la asistencia sanitaria, los profesionales de Enfermería son la columna vertebral de la prestación de servicios en el sector sanitario.

En este contexto, y dentro de la campaña Nursing Now, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Consejo Internacional de Enfermería (CIE) han publicado este año el informe Estado de la Enfermería en el Mundo 2020 en 191 países, incluida Turquía. Coincidiendo con el Año Internacional del Personal de Enfermería y de Partería de la OMS, el informe destaca la necesidad de potenciar a los profesionales enfermeros para que sean más eficientes en la consecución de los objetivos de salud para el siglo xxi. Con ese fin, en el informe se hace un llamamiento a todos los gobiernos y partes interesadas para que creen nuevos puestos de trabajo de Enfermería a fin de compensar las carencias previstas, para que fortalezcan el liderazgo de las enfermeras para garantizar que tengan una función influyente en la adopción de decisiones, y para mejorar la enseñanza de la Enfermería invirtiendo en la enseñanza de la misma en el ámbito de licenciatura (1,2).

Si bien en el informe se destaca la importancia de la enseñanza de la Enfermería en el ámbito de licenciatura, en Turquía se ha ofrecido hasta 1996 formación enfermera en diversos niveles a través de escuelas de formación profesional sanitaria, títulos asociados de dos años y títulos de licenciatura de cuatro años. La enseñanza de la Enfermería se ofrecía estrictamente en el grado de licenciatura entre 1996 y 2007, cuando Turquía reintrodujo la enseñanza de esta en la escuela secundaria a fin de satisfacer la demanda de profesionales de Enfermería en el país. En 2014 se adaptaron los departamentos de Enfermería de la escuela secundaria para poder prestar apoyo a los programas, tras lo cual la enseñanza de esta disciplina comenzó a ofrecerse nuevamente solo como licenciatura (3).

Además, si bien se informa de que debería crearse una mayor fuerza de trabajo de Enfermería para satisfacer la demanda de 5,9 millones de profesionales enfermeros en el ámbito mundial, Turquía está quedando a la zaga de muchos países, con dos enfermeras por cada 1.000 personas. Aunque la necesidad de profesionales de Enfermería en Turquía se ha vuelto más acuciante durante la pandemia de COVID-19, todavía tenemos miles de profesionales esperando a ser contratados y a que se les asigne un puesto de trabajo. En esta crisis pandémica, y coincidiendo con el Año Internacional del Personal de Enfermería, el mundo entero ha visto claramente el carácter indispensable de la profesión enfermera y la necesidad de profesionales enfermeros bien formados, cualificados y experimentados; que los países posiblemente no puedan ganar la guerra contra las epidemias y no pueden alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible sin profesionales de Enfermería; la importancia de contar con sistemas nacionales de salud dinámicos, adaptables y flexibles; y el carácter indispensable de las enfermeras/os como profesionales sanitarios clave para mantener el mundo sano (1,2).

En Turquía, los profesionales de Enfermería han estado al frente de la guerra contra la COVID-19 y se han convertido en los pilares que mantienen el sistema sanitario en funcionamiento. A pesar de su insuficiente número, todos nuestros compañeros siguen haciendo su trabajo en condiciones difíciles y estresantes para mantener el más alto nivel de cuidados de Enfermería seguros y de calidad. Sin embargo, las experiencias de todo el mundo, incluida Turquía, han demostrado que hay problemas para encontrar profesionales de Enfermería en el número y con la calidad necesarios para satisfacer la creciente demanda.

En consonancia con la campaña Nursing Now y el Año Internacional del Personal de Enfermería, la Asociación Turca de Enfermería (ATE) ha acelerado sus actividades e iniciativas orientadas a resolver los problemas existentes relacionados con la enseñanza de la Enfermería, la ejecución, la gestión y los derechos del personal del sector; introducir mejoras en esas esferas; contar con más profesionales enfermeros entre los encargados de formular políticas, los responsables de la adopción de decisiones y en puestos de dirección; y aumentar la visibilidad de la profesión. Además, la ATE ha participado activamente en la gestión de la actual pandemia, trabajando en los ámbitos nacional e internacional para superar la crisis con un mínimo de pérdidas desde el anuncio del primer caso de COVID-19. La ATE se ha esforzado por garantizar el acceso a la información científica y basada en pruebas, tanto por parte del público como de los profesionales sanitarios. Se ha puesto en contacto con profesionales enfermeros que trabajan en todo el país con el objetivo de orientarlos sobre la forma de realizar su trabajo y, al mismo tiempo, de garantizar unos servicios de atención sanitaria seguros y de calidad para todos los pacientes. Además, la ATE ha seguido de cerca la pandemia de COVID-19 tanto nacional como internacionalmente, demostrando un abordaje dinámico en su gestión.
Este año la ATE ha centrado sus esfuerzos en la comunidad, en consonancia con el tema del CIE. En los primeros días de la pandemia de la COVID-19, al ver el intenso miedo y la ansiedad que sentía el público, la ATE se acercó a las personas, prometiendo “buenos cuidados de Enfermería” y mostrando su solidaridad con lemas como “seguiremos tocándote” y “estamos contigo”; la asociación ha ofrecido sus conocimientos, su pericia, su experiencia y su cuidado para servir al público. La ATE se ha dirigido al público con mensajes destinados a ayudarles a gestionar esta crisis con las mínimas pérdidas, ha tratado de prevenir la contaminación de la información para que las personas puedan acceder a una información fiable, y ha luchado por tener voz en diversas plataformas, haciendo oír su voz y promoviendo la profesión de la Enfermería. Nuestra asociación también se ha reunido con los responsables de la toma de decisiones para debatir cómo podemos curar el mundo y hacer que se escuchen las voces de las enfermeras/os y de otros profesionales sanitarios; ha concedido entrevistas a medios de comunicación impresos y audiovisuales; ha facilitado comunicados de prensa y ha compartido cartas y declaraciones informativas. Sin embargo, el mayor desafío de la ATE durante esta crisis ha sido “aumentar la visibilidad de los profesionales de Enfermería en los medios de comunicación”. En consonancia con su participación activa en la campaña Nursing Now y el llamamiento de la OMS en el que se insta a los gobiernos a “garantizar que los profesionales de Enfermería desempeñen un papel influyente en la formulación de políticas sanitarias y la toma de decisiones”, la ATE, con miras a una mejor gestión de la pandemia, pidió que se incluyera a las enfermeras/os en las organizaciones de toma de decisiones, como los comités regionales sobre la pandemia, y con ese fin se reunió con los encargados de tomar decisiones y formular políticas. Debido a la pandemia, muchas actividades de las facultades de Enfermería, las instituciones sanitarias y las organizaciones profesionales, incluida la ATE en el marco del Año Internacional del Personal de Enfermería y la campaña Nursing Now, tuvieron que ser aplazadas, canceladas o celebradas como iniciativas en línea centradas en la COVID-19.

Los informes preparados por la ATE en la pandemia de la COVID-19 pusieron de relieve los problemas relativos a la salud pública y a la seguridad de los pacientes y los profesionales sanitarios en la prestación de los servicios asistenciales sanitarios. La ATE planteó sus demandas y propuestas, y compartió en estos informes su visión y sus soluciones con el Ministerio de Sanidad y con otros organismos y organizaciones pertinentes, con los encargados de tomar decisiones y elaborar políticas, y con los ejecutivos. Entre los problemas y riesgos destacados en esos informes figuraban el temor y la ansiedad que se apoderaban de todo el público, incluidos los profesionales sanitarios; los problemas para acceder al equipo de protección personal en un número, una calidad y una conformidad adecuados; las condiciones de trabajo intensas y difíciles del personal de Enfermería que tiene que trabajar muchas horas; las proporciones entre profesionales enfermeros y pacientes que no cumplen los criterios establecidos; la falta de espacios y oportunidades de descanso apropiados y adecuados; los problemas de alojamiento y de viaje; las ambigüedades en los deberes, las capacidades y las responsabilidades; el temor a transmitir la COVID-19 a los seres queridos y a los miembros del público; la violencia contra los profesionales sanitarios; otros problemas psicosociales, como el agotamiento profesional y las cuestiones de cuidado de los menores; y los problemas relativos a los derechos del personal y a las indemnizaciones. Algunas de estas dificultades se han resuelto, mientras que otras se han agravado; algunas de ellas han perdido importancia con el tiempo, mientras que han aparecido otras nuevas (3).

La pandemia de la COVID-19 ha puesto de manifiesto la importancia fundamental de los profesionales de Enfermería. Al mismo tiempo, nuestras experiencias han demostrado una vez más la necesidad de no abandonar nunca la lucha, de continuar sistemáticamente con nuestros esfuerzos e iniciativas (a pesar de la resistencia y los desafíos a los que nos enfrentamos) para tener más profesionales de Enfermería en posiciones de liderazgo, y de asegurar que las enfermeras/os desempeñen papeles influyentes en la elaboración de políticas y en la toma de decisiones, de modo que puedan demostrar mejor su importancia fundamental en la atención sanitaria. La clave del éxito en esta lucha es desarrollar un lenguaje común entre todos los profesionales de Enfermería que trabajan en el sector académico, el sector hospitalario y otros sectores, y actuar unidos como una sola voz.

Como conclusión, los profesionales enfermeros han estado luchando en la primera línea de este desastre que nos ha visitado en el Año Internacional de la Enfermería, han gestionado con éxito esta pandemia y seguirán haciéndolo. Sin embargo, una gran responsabilidad recae sobre los hombros de los ejecutivos y los responsables de la toma de decisiones: que las enfermeras/os que luchan contra la COVID-19, con el reconocimiento de lo sagrada y valiosa que es la vida, no se queden solas, dañadas, cansadas, quemadas profesionalmente y sin esperanza.

Bibliografía

  1. World Health Organization (WHO). State of the World’s Nursing Report -2020 [internet]. Geneva: WHO; 2020 [cited 13 oct 2020]. Available from: https://www.who.int/publications/i/item/9789240003279
  2. Nursing Now [web]. [cited 13 oct 2020]. Available from: https://www.nursingnow.org/join-the-campaign/?doing_wp_cron=1601319328.3163108825683593750000
  3. Turk Hemireler Dernei (Turkish Nurses Association) [web]. [cited 13 oct 2020]. Available from: https://www.thder.org.tr/