9 medidas para proteger a tus hijos frente al coronavirus incluso estando en casa

Miércoles, 1 de abril de 2020

Escribo este post intentando proporcionar información útil que nos pueda ayudar en medio de la crisis sanitaria que estamos viviendo debido al Covid-19. Sabemos que este nuevo virus no es especialmente agresivo con los niños, pero esto no significa que ellos no puedan infectarse o contagiar a otras personas.

También es importante pensar que las medidas de aislamiento impuestas pueden afectar a la salud física, mental o emocional de los niños. Por ello no debemos relajarnos y olvidar que necesitan unos cuidados específicos en estos momentos.

Coronavirus | Padres Millennials
Coronavirus | Padres Millennials

Informar sin alarmar

Mantener a los niños al margen de lo que ocurre a su alrededor no es una buena estrategia de protección. Cuando no vemos los peligros, no estamos alerta para defendernos frente a ellos. En la medida de lo posible y adaptándonos a la edad y madurez del niño, debemos enseñarles a ser responsables de su propia protección. Igual que les enseñamos a no subirse a sitios elevados o a no tirarse al agua si no saben nadar, debemos enseñarles cómo protegerse de las enfermedades. No siempre van a encontrarse bajo nuestra supervisión y protección, por lo que es necesario que lo aprendan poco a poco.

¿De qué debemos hablarles?

Es bueno explicarles qué son los virus y bacterias, la importancia para la salud de las medidas higiénicas (no solo me lavo para estar limpio y guapo, sino para no ponerme enfermo), y sobre hábitos de vida saludables que hacen que nuestras defensas sean más fuertes. Recomiendo leer con nuestros hijos el cuento Rosa contra el virus publicado por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. Está también colgado en la página de “herramientas y más” de nuestra web.

Aprender a lavarse bien las manos

Al igual que en el lavado de dientes, el tiempo y la técnica es importante. Tendemos a decirles a los niños que se laven las manos sin vigilar si lo hacen correctamente. Al igual que los adultos, no suele dedicarse suficiente tiempo ni se realizan todos los pasos aconsejados.

Recomendaciones de lavado de manos | Padres Millennials

¿Cómo toser y estornudar correctamente?

Es importante que enseñemos a los niños que no deben toser y estornudar directamente al aire ni hacia sus propias manos. Lo ideal es que lo hagan con un pañuelo desechable cubriéndose la nariz y la boca y desecharlo a continuación (no guardar y reutilizar). Puede parecer poco ecológico pero en caso de catarro, gripe o infección respiratoria en general, no es conveniente aprovechar los pañuelos para varios usos. Si no les da tiempo a sacar un pañuelo o no lo tienen en ese momento, lo ideal es que lo hagan hacia a cara interna del codo doblando el brazo. Esto ayuda a que los virus y bacterias no se propaguen por el contacto mano a mano, o a través de objetos.

No obligues/animes a tu hijo a dar besos y abrazos que no desean

Es una costumbre muy arraigada mandar a los niños dar besos y abrazos a otras personas como muestra de buena educación, gratitud o afecto. Las muestras de cariño que no se dan espontáneamente no deberían forzarse.
Los expertos en psicología infantil nos advierten que al obligar a dar besos o abrazos, les inculcamos dos peligrosas ideas:

Que lo que hacen con su cuerpo no siempre depende de sus decisiones o deseos.

Que en ocasiones hay que satisfacer a los demás independientemente de lo que uno mismo desea. Se ha observado que este tipo de costumbres hacen a los niños más vulnerables a sufrir bulling o abuso físico y psicológico por parte de otras personas.

A mayores de la causa psicológica, en situaciones como la actual, que el niño vea como algo natural dar besos a cualquier persona que saludemos por la calle, favorece su propio contagio y la propagación de virus y bacterias.

Máximo respeto al aislamiento

Sé que la mayoría estamos concienciados con la necesidad de permanecer en casa mientras dure la crisis sanitaria que estamos viviendo, pero la realidad es que no todo el mundo está tomando con el mismo rigor el confinamiento.

Hay quien piensa que si sale, pero no se cruza con otras personas o guarda las distancias, no está en peligro. Pero el virus se puede encontrar en cualquier superficie y aun saliendo con guantes, si estos se contaminan y nos tocamos la cara inconscientemente, hay posibilidad de contagio.

Comparto algunas recomendaciones para reducir las situaciones de peligro:

Evitemos utilizar los garajes como zona de juegos para nuestros hijos.

Intentemos generar menos basura y plegar los envases para que ocupen menos volumen y no tengamos que bajar tan frecuentemente.

No es momento de hacer visitas aunque se salga en coche de garaje a garaje. Una videollamada es más segura para los abuelos.

Es conveniente que la compra la haga siempre la misma persona y que preferiblemente sea joven, y con buen estado de salud.

Juegos tranquilos para evitar accidentes en casa y no tener que ir al hospital.

Mucho cuidado cuando salgamos a terrazas y balcones con los más pequeños. Vigilancia estrecha y no coger a los niños en brazos por encima del nivel de la barandilla.

Ejercicio diario

El cuerpo de nuestros hijos necesita actividad física para mantenerse sano. De un día para otro nos hemos visto obligados a estar en casa con los niños sin una fecha clara en la que esto terminará. El movimiento es necesario para la salud y el desarrollo del sistema músculo esquelético. Youtube está lleno de posibilidades. Podemos utilizar las coreografias con las canciones más populares en el canal de Justdance, clases de zumba para niños, ejercicios de gimnasia dirigidos, yoga para niños… Se trata de ir probando y ver qué tipo de actividad se adapta mejor a su edad y sus gustos.

Dieta equilibrada y adaptada a la situación actual

Es posible que te de pena ver a tus hijos tantas horas en casa y por miedo a que se agobien o lo pasen peor, intentes ablandar las normas habituales y contentarlos con pequeñas concesiones como elegir menú o que coman cosas que habitualmente dejamos para ocasiones especiales, por no ser demasiado saludables.

Es muy importante que entendamos que al bajar drásticamente la actividad física de nuestros hijos, también bajan sus necesidades calóricas. Debemos seguir haciendo 5 comidas al día y dieta equilibrada. No podemos excedernos en el tamaño de las raciones y es conveniente reducir la ingesta de hidratos de carbono de absorción rápida, especialmente los menos recomendables por el riesgo de obesidad infantil (galletas, zumos, cereales, bollería…).

Horarios estables

Si es posible, no deberíamos cambiar la hora de irse a la cama y las rutinas previas al sueño. Las pantallas, consolas y películas a última hora del día, pueden alterar la calidad del sueño, que ya estará afectada de base por la falta de actividad física.

Afectividad y salud mental

A los padres nos preocupa mucho como puede afectar psicológicamente a nuestros hijos la situación actual. Es importante cambiar nuestra propia actitud para no influir negativamente en la de ellos.

Para empezar recomiendo a cualquiera ver este vídeo, para reflexionar si estamos teniendo una actitud adecuada ante esta crisis:

Tener paciencia, somos un ejemplo para los niños, debemos mostrarles gran apoyo y cariño incondicional.

Animarles a mostrar sus sentimientos y miedos y ser comprensivos. A los más pequeños se les puede poner nombres divertidos que ellos mismos elijan, o ayudar con cuentos, dibujos, juegos, videos o canciones.

Obtener información de fuentes fiables, filtrarla y ofrecérsela de una forma adaptada a su edad. Limitar la exposición a las noticias. Evitar alimentar bulos o rumores.

Tratar de evitar los gestos de discriminación o rechazo hacia otras personas afectadas, en cuarentena, o que por motivos justificados deban prescindir del confinamiento. Los niños son un reflejo de las reacciones de los padres, por lo que debemos mostrarnos cuidadosos al relacionarnos e interactuar, e instruirles en este aspecto.

Las rutinas y el orden son necesarias para los niños y nos dan seguridad. Esta situación asociará desorden en los horarios de comidas y sueño, mayor sedentarismo, y más irritabilidad y riñas entre hermanos.

Debemos intentar seguir estableciendo límites, con cariño y coherencia.

Buscar formas alternativas de comunicación y unión con los seres queridos, como llamadas, en especial mediante videoconferencia, cartas, e-mails, dibujos o manualidades dedicadas a ellos.

Evitar el catastrofismo, y la tentación de buscar asociaciones apocalípticas.

Tratar de usar el sentido del humor. Ser creativos.

Ofrecer mensajes de confianza y esperanza, explicándoles que no solo nos protegemos a nosotros mismos sino también a los demás y recordarles que es temporal, “de todo se sale”.

A ello añadiría un último consejo para todos los que somos padres, que no estaría mal aplicar todos los días del año:
BÉSALOS, ABRÁZALOS Y DALES TODAS LAS MUESTRAS DE CARIÑO TANTAS VECES COMO PUEDAS. INTENTA COMPENSAR LA CARENCIA SOCIAL QUE VIVEN ESTOS DÍAS.

Tememos el aburrimiento de nuestros hijos cuando el verdadero peligro es la falta de afecto y comunicación. Algo que no sustituye ninguna pantalla.

Cristina Valiñas – Padres Millennials

Para consultar la publicación original se puede seguir este enlace.

Coronavirus, COVID-19, expertos, matronas, pandemia, recomendaciones

Primer curso 100% online sobre COVID-19 que aúna enfoque multidisciplinar, experiencia profesional y conocimiento científico-técnico.

Un curso de formación online y 100% gratuito destinado al personal sanitario y, en especial, a enfermeros y enfermeras que están luchando en primera línea contra la COVID-19. El curso, de 8 horas de duración, está dividido en tres módulos principales que ofrecen lecciones altamente prácticas de aplicación inmediata sobre ejes de relevancia dentro del contexto sanitario español. Matriculación GRATUITA curso COVID-19

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*