«Antes de llegar a las sujeciones hay que haber agotado todos los recursos disponibles»

Lunes, 15 de enero de 2018

por diariodicen.es

Hemos hablado con Alejandro García, enfermero en el Hospital de San Rafael, ubicado en Barcelona, y Daniel Albéstegui, profesional en el Hospital de Sant Pau, también en la Ciudad Condal, sobre su investigación, un proyecto de fin de grado en las Escuelas Universitarias Gimbernat, de la eficacia de las sujeciones mecánicas en el control de la agresividad en pacientes de salud mental, que ha sido galardonada con el premio al mejor TFG por el Colegio de Enfermería de Barcelona.

Comentan su trabajo, titulado «¿Representan las sujeciones mecánicas la mejor opción para reducir la agresividad o la agitación en las personas ingresadas en un servicio o unidad hospitalaria de salud mental? Una revisión bibliográfica», el papel de los profesionales enfermeros en este ámbito y otros métodos de controlar la agresividad de estos pacientes.

Pregunta: Háblennos de su trabajo, ¿por qué decidieron enfocar su investigación al ámbito de las sujeciones mecánicas y el control de la agresividad en pacientes de salud mental?

Respuesta: El principal motivo de la elección de esta temática fue por la inquietud que nos generaba el tema. Nosotros trabajábamos en la unidad de agudos de Salud

Mental como técnicos auxiliares de enfermería, y percibíamos que, en algunas ocasiones, no se hacía un uso correcto a nivel profesional y/o ético de las contenciones mecánicas. Es por eso que creímos que nuestro trabajo de fin de grado de las Escuelas Universitarias Gimbernat podía ayudar a resolver nuestras inquietudes.

P.: ¿Qué objetivos se plantearon al comenzarlo? ¿Cómo lo elaboraron?

R.: El principal objetivo era responder a la pregunta que nos hacíamos, y que es también el título de nuestro trabajo. Otro de los objetivos era aprender y poder aplicarlo, en la medida de lo posible, a nuestro ámbito laboral.

Para construir la pregunta de investigación, utilizamos la estrategia PICO que nos ayuda a realizar una revisión bibliográfica adecuada y encontrar una respuesta más adecuada a la pregunta que nos hacíamos. Para evaluar la calidad metodológica de los estudios encontrados se utilizó la herramienta AMSTAR.

P.: ¿Qué conclusiones sacaron al final del estudio?

R.: Por desgracia, la conclusión extraída fue que actualmente las contenciones mecánicas eran el mejor sistema para evitar los episodios de agresividad y agitación en las unidades de agudos salud mental. Esto se debe a falta de personal sanitario, a la falta de recursos en las unidades y también a la falta de preparación específica del personal que desempeña sus funciones en dichas unidades.

P.: El trabajo ha sido galardonado con el premio al mejor TFG por el Colegio de Enfermería de Barcelona, ¿qué ha supuesto dicho reconocimiento?

R.: Ha sido sorprendente el impacto que ha tenido dicho galardón. No esperábamos tener tanta difusión en las redes sociales y en medios de comunicación; la EUI Gimbernat nos dio la oportunidad de realizar el TFG en un área de nuestro interés, y ha sido un enorme privilegio poderla compartir con el resto de la comunidad enfermera.

P.: ¿Son eficaces las sujeciones mecánicas para el control de la agresividad de los pacientes?

R.: Sí, son eficaces aunque con muchos matices. El primero de ellos sería aclarar que debe ser la última opción para reducir la agresividad. También es importante un uso correcto y adecuado. No puede alargarse durante días una sujeción por falta de recursos, y por desgracia, en muchas ocasiones no se usan como una medida terapéutica.

P.: Además de dichas sujeciones, ¿qué otros métodos son eficaces para controlar la agresividad?

R.: Antes de llegar a las sujeciones hay que haber agotado todos los recursos disponibles. Dentro de estos recursos se encontrarían el diálogo con el usuario, la desescalada verbal, ofrecer aislamiento en su habitación para buscar la reducción de los estímulos externos y la contención farmacológica para controlar la agresividad.

P.: ¿Qué papel tienen los profesionales enfermeros en este ámbito?

R.: Son los responsables de llevarlas a cabo cuando sean necesarias. En la mayoría de ocasiones, la decisión de contener, o no, a un paciente la decide el equipo de enfermería. Cualquier consecuencia secundaria de la sujeción del usuario será responsabilidad de enfermería. Es por ello que se necesita un criterio adecuado y una preparación específica.

P.: ¿Qué importancia tiene la formación de los enfermeros en el control de la agresividad de los pacientes de salud mental?

R.: Como en cualquier ámbito específico de nuestra profesión, hace falta que la formación del personal también lo sea. Con la crisis y los recortes se han dado situaciones en las que los profesionales enfermeros éramos multiusos, y cada día estábamos en unidades diferentes. Eso ha provocado una disminución en la calidad asistencial y, en la especialidad de salud mental, un peor manejo de las situaciones de agresividad, por falta de formación y experiencia.

P.: ¿Tienen pensado seguir desarrollando esta línea de investigación en el futuro?

R.: La idea es seguir investigando en alternativas a largo plazo, y sobre todo minimizar o eliminar, en la medida de lo posible, el número de contenciones que se realizan. Pensamos que la investigación debe unirse a la formación y a la ampliación de personal de enfermería con la finalidad de mejorar la calidad asistencial poniendo énfasis en los aspectos éticos y el abordaje multidisciplinar.

enfermería, enfermeros, investigación, salud mental, Sujeciones mecánicas

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*