Cirugía menor y otras especialidades enfermeras

Viernes, 9 de enero de 2015

Actualmente, son pocos los enfermeros y enfermeras que realizan una técnica tan compleja como la cirugía menor, a pesar de que la enfermería siempre ha estado capacitada para su práctica.  Entre las técnicas que se llevan a cabo en este área, destacan las tumoraciones benignas epidérmicas, dérmicas y subcutáneas, lesiones pigmentadas benignas, cirugía ungueal y otros procedimientos como la reparación del lóbulo de oreja desgarrado.

Los protocolos que se siguen en la cirugía menor se establecen en base a la responsabilidad del personal médico en cuanto a la valoración diagnóstico y correspondiente derivación a la enfermería para el acto quirúrgico, donde queda patente cuál es la responsabilidad de cada profesional. foto para ESPECIALIDADES

En este sentido, tanto médicos como enfermeros se responsabilizan de informar sobre el proceso, siempre con el consentimiento previo del paciente, que estará informado de todo cuanto acontezca en la operación.

Hay que recordar que en España, la cirugía menor se encuentra expresamente incluida como prestación sanitaria del Sistema Nacional de Salud (SNS), en el ámbito de la Atención Primaria, desde hace veinte años (Real Decreto 63/1995, de 20 de Enero, sobre Ordenación de Prestaciones Sanitarias).

Además de la técnica de cirugía menor, existen otras prácticas poco frecuentes y, a menudo, calificadas como fuera de las competencias del personal de enfermería, a pesar de estar encuadradas dentro de la Clasificación de Intervenciones Enfermeras (NIC). Un ejemplo sería la hipnosis, que consiste en hacer que el paciente, por sí solo o ayudado por el terapeuta, alcance un estado de atención en el que aumente la receptividad a determinados estímulos y sugerencias.

La hipnosis también se puede utilizar en diagnósticos enfermeros de ansiedad o temor, así como en aquellos que tengan como signos y síntomas trastornos psicofisiológicos y psicopatológicos.

Otras intervenciones enfermeras que despiertan interés desde hace tiempo son las realizadas en pacientes con demencia, en los que se establecen diagnósticos enfermeros basados en la pérdida de la memoria y trastornos de los procesos de pensamiento. El entrenamiento de la memoria, la estimulación cognoscitiva y la reestructuración cognitiva, aparecen como tareas a desempeñar por los enfermeros.

 

 

 

 

cirugía menor, Clasificación de Intervenciones Enfermeras, demencia, diagnóstico, enfermería, enfermeros, especialidades, hipnosis, pacientes, Sistema Nacional de Salud, técnica

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*