¿Cómo actúan los enfermeros ante casos de pacientes terminales?

Lunes, 29 de diciembre de 2014

Los enfermeros que trabajan en cuidados paliativos tienen como principales objetivos aumentar el confort y bienestar del paciente que se encuentra en situación de enfermedad terminal o tienen un pronóstico de vida menor a seis meses. La atención es clave, puesto que permiten proporcionarle alivio, reduciendo el dolor y otros síntomas.

De esta manera, estos cuidados deben practicarse a personas geriátricas y a aquellas que sufren de una enfermedad avanzada, progresiva e incurable, ofreciendo un sistema de soporte que permita ayudar a los enfermos terminales a vivir tan activamente como les sea posible, hasta el momento de la muerte. Por ello, los profesionales enfermeros son los referentes principales como cuidadores, teniendo como misión prioritaria asegurar al paciente cierto nivel de bienestar. 

Entre las funciones principales se recomienda tranquilizar al paciente y proporcionarle apoyo en situaciones de ansiedad o miedo para evitar la aparición de crisis y momentos estresantes. Fomentar técnicas de relajación, ayudándose de unas condiciones ambientales idóneas (luz tenue, temperatura adecuada, ausencia de ruidos) es un buen ejemplo para conseguir que el paciente esté calmado.terminal

Asimismo, es imprescindible proporcionar una posición adecuada, semisentada en la mayoría de los casos, para favorecer la respiración del enfermo, mantener una hidratación correcta y conservar una humedad ambiental óptima con el fin de fluidificar las secreciones y favorecer su expulsión.

Además, y siempre y cuando el estado del paciente lo permita, sería recomendable realizar cambios posturales cada dos horas para evitar la aparición de úlceras por presión y favorecer la movilidad articular mediante ejercicios pasivos. Con respecto al estado nutricional, es vital adaptar la alimentación a los gustos y situación del paciente, ofreciéndole platos pequeños con buena presentación, higiene bucal correcta, vigilar la ingesta adecuada de líquidos e introducir alimentos que mejoran la salivación como el limón o la piña.

En cuanto al control del insomnio de los pacientes, se debe administrar el tratamiento pautado por el personal facultativo y evitar factores ambientales distorsionantes, creando un horario regular de sueño-vigilia. Otro punto importante es el vestuario que deben ponerse, evitando ropas ajustadas y siendo recomendable prendas de algodón.

El paciente terminal puede presentar fiebre, sudoración, escalofríos e hipotermia, por lo que es necesario vigilar y controlar su temperatura, ya que si sube, hay que poner en práctica medidas como la aplicación de paños fríos o baños con agua tibia después de 30 minutos tras la toma de los anti térmicos prescritos.

Fuente: Consejo General de Enfermería

actuan, casos, cuidados paliativos, enfermedad terminal, enfermeros, pacientes terminales

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*