“Con esta unidad se ofrecen todos estos servicios como un engranaje. En este tipo de operaciones los pacientes experimentan un cambio de vida total»

Jueves, 21 de octubre de 2021

por Natalia Hernández Manjón

El Hospital HLA Montpellier hace unos meses abrió un nuevo servicio en su centro. Ahora cuenta con la Unidad de cirugía plástica y reparadora especializada en Cirugía Reconstructiva que se encarga, entre otros problemas, de la reconstrucciones mamarias, aquellas relacionadas con cáncer cutáneo, de las cirugías postbariátricas o cirugías del linfedema. Elena Villellas, supervisora de quirófano de la clínica y toda una apasionada del mundo sanitario, del cuidado y trato al paciente, nos cuenta todos los detalles de la unidad.

Elena Villellas, supervisora de quirófano
Elena Villellas, supervisora de quirófano

-Pregunta: ¿Cuáles son tus funciones como supervisora de Quirófano?

-Respuesta: Entre otras muchas, mis funciones van desde la organización de los quirófanos y las reservas de los mismos, el control del mantenimiento de los aparatos y materiales, asegurar que todo está listo y preparado para las intervenciones, hasta encargarme del personal y los turnos; también sirvo de apoyo en las cirugías, al anestesista, al cirujano… donde sea necesario.

-Pregunta: ¿Cómo empiezas tu carrera dentro de la enfermería?

-Respuesta: Desde pequeña me atraía el mundo sanitario y durante algún tiempo consideré estudiar medicina. Luego descubrí la carrera de enfermería y me sentí muy atraída. Pregunté a amigos, a personas que estuvieran ejerciendo, leí algunos libros… y descubrí todo un mundo relacionado con el cuidado y el trato al paciente. Me lancé sin pensármelo y desde entonces no ha dejado de fascinarme.

-Pregunta: ¿Cómo llegas a ser supervisora de quirófano? ¿En qué otros puestos has trabajado?

-Respuesta: Comencé mi andadura profesional en quirófano como instrumentista en la mutua de Accidentes de Zaragoza, donde estuve 16 años. Fue una gran escuela que me dio una sólida base de aprendizaje y la oportunidad de dar un paso más y convertirme en supervisora de quirófano en otro hospital de la capital aragonesa, donde también desarrollé funciones relacionadas con la gestión. Estuve nueve años allí y luego hice una pausa para la maternidad, tras la cual regresé al mundo profesional como directora de enfermería en otro hospital zaragozano. Sin embargo, echaba de menos el quirófano y quise volver “a los sótanos”.

En HLA Montpellier he tenido la oportunidad de volver a lo que realmente me gusta y disfruto de mi trabajo, en un gran hospital, con los mejores medios y con un grandísimo equipo.

Elena Villellas
Elena Villellas

-Pregunta: ¿Qué es lo que más te gusta de la enfermería?

-Respuesta: Por un lado, el quirófano, algo que me encanta. También el trato con el paciente durante todo el proceso. Me parece muy importante el seguimiento del paciente más allá de la técnica quirúrgica, como es el caso de la unidad de cirugía plástica y reparadora.

-Pregunta: ¿Qué especialidad se necesita para estar en una unidad de cirugía plástica-reparadora?

-Respuesta: Debe ser una enfermera muy completa con una buena formación quirúrgica porque se realizan procedimientos y técnicas muy específicas. También requiere ser una persona empática, cercana porque va a tratar con el paciente antes, durante y después de la operación, haciendo el seguimiento postoperatorio. Es un seguimiento integral y global, especialmente si va a tener que tratar con pacientes más vulnerables.

-Pregunta: ¿Cuáles son las funciones de una enfermera durante el proceso?

-Respuesta: Antes de la intervención, el primer paso es recibir al paciente en la primera consulta. Ese contacto es la oportunidad de hacerle ver que el cirujano no va a estar solo en la intervención, sino que hay más profesionales en la unidad que van a formar equipo. El personal de enfermería también tiene la responsabilidad de resolver las dudas y las llamadas del paciente; es decir, ayuda a preparar a los pacientes para las intervenciones. Por otro lado, su papel dentro de quirófano también es importante, todo ha de estar preparado previamente a la intervención

Una vez realizada la intervención, debe responsabilizarse de que se cumplan debida y estrictamente los protocolos postoperatorios, que en operaciones de cirugía reparadora son muy importantes.

Para ello, el enfermero, al igual que hace el cirujano, ha de apoyarse en el resto de profesionales. Es un trabajo multidisciplinar y los profesionales deben estar en sintonía. En muchas de estas intervenciones el abordaje integral es fundamental para que el resultado sea un éxito.

-Pregunta: ¿Cómo se hacía hasta ahora este tipo de intervenciones?

-Respuesta: Hasta la fecha, había pocos profesionales que se dedicaran a esta área. Aunque alguien tuviera o tenga la formación y la experiencia en este tipo de intervenciones, se necesita además de un equipo y de un seguimiento integral, desde la preparación del paciente, hasta el seguimiento postoperatorio. El cambio que hemos dado al abrir esta unidad es el de ofrecer todos estos servicios como un engranaje. Y es que, en este tipo de operaciones, los pacientes experimentan un cambio de vida total, no solo es una intervención física.

Puede suceder que vengan a la consulta previamente con miedo, con desconfianza… por lo que es imprescindible que tenga una visión global sobre quiénes van a operarle y cómo va a ser la intervención. Ahí es donde el equipo de enfermeros tenemos que servirle de referencia, guía y fuente de información.

Por tanto, ya existían los medios técnicos, pero faltaba englobarlo en un todo. De esta forma, la percepción que va a tener el paciente es muchísimo mejor y va a ser más fácil llegar hasta él de manera positiva. Los medios son los mismos, solo que con un engranaje unificado.

-Pregunta: ¿Llegan muchos pacientes con vergüenza o miedo?

-Respuesta: Sí, son pacientes con muchos miedos, incluso algunos llegan con vergüenza. Ven su patología como un defecto, por lo que tienes que intentar cambiarles la visión y ofrecerles una solución a su patología.

Someterse a según qué tipo de intervenciones no es solo un cambio físico, sino psicológico. Deben tener confianza en nosotros y ofrecerles una visión realista, tanto del proceso como del resultado: lo que van a notar es una mejora, siempre con expectativas realistas. Por ello es importante trabajar en equipo desde el principio para crear un clima de confianza con el paciente, dado que, al final, resultado global será mucho mejor.

-Pregunta: ¿Qué es lo más bonito y lo más difícil de trabajar dentro del mundo de la cirugía?

-Respuesta: Lo más difícil es la dureza en sí de muchos casos o no saber qué evolución pueden llegar a tener algunas de las enfermedades de los pacientes. A la vez que es duro, es lo más gratificante cuando te sientes partícipe de haber conseguido su mejoría. Es entonces cuando se te olvidan las largas horas de trabajo.

-Pregunta: ¿Es duro trabajar con este tipo de pacientes?

-Respuesta: No, este trabajo es vocacional y no resulta duro hacer lo que te gusta.

-Pregunta: La unidad es muy joven, apenas acaba de empezar. Aun así, ¿cómo está siendo el ritmo del quirófano durante el COVID?

-Respuesta: Nuestro centro está dotado de todas las medidas y protocolos para garantizar una atención segura. Nuestros centros fueron los primeros en obtener la acreditación de AENOR en este sentido.

Noticias relacionadas

cáncer, cirugía reconstructiva, Cirugías, enfermeras, entrevista, Hospital HLA Montpellier, Linfedema, unidad

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*