Construir ENCORO

Martes, 19 de junio de 2018

Una de las conclusiones de la encuesta sobre la visión de las enfermeras respecto a la seguridad del paciente en quirófano era que estamos viviendo un cambio demográfico en ese espacio de trabajo en el que no solo un tercio de las enfermeras se va a jubilar en los próximos 5 años, sino que quienes lo hacen son personas «de toda la vida», personas que han visto evolucionar técnicas y tecnologías y conservando en sus manos la esencia del cuidar en ese entorno tan estresante y con tanto riesgo para el paciente.

A mí me resulta una pérdida muy dolorosa el hecho de que sus conocimientos y sus recuerdos, sus experiencias, su modo de afrontar tantos y tantos cambios, su visión sobre las situaciones y lo que se pudo hacer de otra forma para obtener mejores resultados se pierdan «como lágrimas en la lluvia».

En el sistema de salud de Castilla y León existe la posibilidad de pasar a emérito, pero solo para los licenciados sanitarios (aunque ya somos todos de grado). Según esta norma, las personas jubilidas reconocidas como tal podrían:

  • Participar como docente en seminarios, cursos o conferencias destinados a la formación del personal sanitario organizado por la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León.
  • Elaborar artículos divulgativos y/o revisiones bibliográficas de carácter docente orientadas a promover la práctica clínica basada en la evidencia científica elaborados por encargo de los comités redactores de las publicaciones editadas por la Gerencia Regional de Salud.
  • Participar en los Comités de Ética asistencial acreditados de los centros e instituciones sanitarias de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León.
  • Formar parte de comités editoriales de publicaciones científicas periódicas y en otros sistemas de divulgación científica y gestión del conocimiento.
  • Colaborar en la organización de eventos, jornadas o congresos.
  • Participar en sesiones clínicas y/o prestar asesoramiento clínico directo a los profesionales de su especialidad mediante revisión conjunta de casos clínicos a solicitud expresa del responsable del servicio clínico implicado.
  • Elaborar informes técnicos de funcionamiento y mejora de los servicios solicitados por la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León.

En ningún caso son actividades propias del personal emérito el ejercicio de asistencia sanitaria, de la docencia reglada, propia del personal docente vinculado a la universidad, ni de cargos de gestión o dirección de la institución a la que resulte adscrito como personal emérito.

Tanto en este listado de funciones como en el preámbulo del mismo se reconoce de manera explícita que estas personas constituyen un auténtico «capital de conocimiento» que debería conservarse de algún modo.

En gallego, embalse se dice encoro, y algo así como un embalse de esos conocimientos y vivencias es lo que me gustaría construir; solo que a diferencia de las presas, este encoro haría más visible el pasado a medida que estuviera más lleno.

ENCORO (ENfermeras: COnocimientos y Recuerdos Organizados).

¿Pueden las TIC ser la clave para construir ese ENCORO facilitando su consulta?

Por lo pronto habría que explorar cómo entienden las enfermeras en activo que las experiencias y vivencias de las jubiladas les pueden ayudar, qué parte de sus conocimientos les pueden resultar útiles y en qué medida las enfermeras jubiladas entienden que pueden aún aportar mucho a la profesión.

Xosé Manuel Meijome – Cuadernillo sanitario

Para consultar la publicación original, puede consultar el siguiente enlace.

Cambios en la profesión, Enfermeras jubiladas, enfermería, Funciones del personal emérito

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*