El CECOVA denuncia las agresiones en el ámbito sanitario

Miércoles, 20 de marzo de 2013

El Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA) y los Colegios de Enfermería de Valencia, Castellón y Alicante han denunciado la “violencia creciente” contra los profesionales de la salud, señalando que los enfermeros son “el colectivo sanitario que más sufre insultos, vejaciones y violencia física ya que son los primeros en mantener contacto con los pacientes”.

En este sentido, el CECOVA ha reclamado a la Administración sanitaria “una mayor protección de los profesionales sanitarios con medidas específicas para garantizar la seguridad y la integridad física en el ámbito laboral,  así como la consideración de estas agresiones como un delito de atentado a la autoridad independientemente de si el profesional sanitario pertenece a la sanidad pública o privada”.

José Antonio Ávila Olivares, presidente del CECOVA, ha explicado que “los ataques a profesionales de Enfermería deben ser considerados judicialmente como una agresión a la autoridad, que conlleva una pena de prisión de hasta tres años y no como una simple falta como está sucediendo actualmente” y reclamó “la equiparación de los profesionales sanitarios a los docentes mediante la elaboración de una legislación que nos proteja como agentes de la autoridad”.

Urgencias y Atención Primaria registran los mayores índices de agresiones

Según Ávila, los enfermeros de la Comunidad Valenciana que trabajan en servicios de urgencias y en consultas de Atención Primaria son los que sufren un mayor número de agresiones verbales y físicas por parte de los pacientes y familiares o acompañantes, aunque la cifra de denuncias “sigue siendo muy inferior a los datos reales”.  “Los datos sobre agresiones a los profesionales sanitarios no se corresponden con las denuncias reales presentadas por el colectivo debido a que la mayoría de agresiones no llegan a plasmarse por escrito”. “Esto significa que hay miedo y desconfianza entre los profesionales sanitarios y hay que trabajar más y mejor para ganar la confianza de los trabajadores en su administración sanitaria para que se sientan protegidas y vean que las denuncias sirvan para algo”, ha señalado.

Tras sufrir una agresión, las principales secuelas para el profesional sanitario son el estrés laboral crónico, la disminución del rendimiento laboral, síndrome de hostigamiento y de estrés postraumático, neurosis de ansiedad, síndrome depresivo y, en la mayoría de las ocasiones, secuelas físicas.

agresiones, día mundial, urgencias

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*