Diseñan un robot-simulador para mejorar la seguridad del paciente quirúrgico

Martes, 4 de diciembre de 2018

El Hospital Virgen de la Victoria, a través de su Unidad de Gestión Clínica y Reanimación, está mejorando los niveles de seguridad del paciente en este área del centro, a través de la organización de un talleres de Soporte Vital Avanzado, que cuentan con la  utilización de un robot-simulador de última generación tecnológica para mejorar la capacitación continua de los especialistas en Anestesiología y personal de la unidad  para mejorar sus habilidades y destreza clínica de respuesta ante este tipo de situaciones vitales para el enfermo.

De este modo,  especialistas de este centro sanitario   han recibido durante tres días formación con el objetivo prioritario de optimizar la seguridad del paciente quirúrgico trabajando protocolos de actuación sobre cómo afrontar de forma cualificada una parada cardiorespiratoria (PCR), según las recomendaciones del European Resucitation Council (ERC), o la adecuada actuación tras una situación de crisis en toda el área quirúrgica y en la recuperación postanestésica.

En este sentido, estos talleres de Simulación en Situaciones Críticas en Anestesiología y Reanimación tiene como objetivo prioritario reproducir situaciones extremas que puedan producirse en un entorno quirúrgico, para poner a prueba la capacidad de respuesta, las habilidades y los conocimientos  clínicos en una práctica  en la que un simulador humano robotizado reemplaza a la figura del paciente.

Por su parte, el director de la Unidad de Gestión Clínica de Anestesiología y Reanimación, José Cruz, ha explicado que “esta actividad formativa se encuentra integrada dentro del plan de formación continua especializada multidisciplinar que está llevando a cabo esta unidad para que todos los profesionales que trabajan en esta área dispongan de todo el conocimiento y la experiencia para actuar en las situaciones más críticas que puedan presentarse diariamente, además de facilitarles el  acceso a la última tecnología en cuanto a simuladores humanos para este tipo de actuaciones, a través de estos cursos de alta cualificación”. Por lo que, añade el experto, “este tipo de formación viene a consolidar la experiencia de los profesionales sanitarios y redunda en la calidad asistencial que se presta a los pacientes”.

Por otro lado, el especialista en Anestesiología y Reanimación de esta unidad e instructor nacional de Soporte Vital Avanzado (SVA), Alfredo Malo, ha destacado que la utilización de este tipo  de simulador-robot “permite un nivel de simulación muy cercano a una situación real, permitiendo ensayar todo tipo de situaciones críticas, como pueden ser neumotórax, derrame pleural, parada cardiaca, disnea súbita, entre otros”.

En esta línea, explican los especialistas, se ha utilizado para estos talleres  un robot  que reproduce funciones fisiológicas de forma inalámbrica. En concreto, se trata del modelo de alta fidelidad denominado Simman 3G, uno de los más prestigiosos del mundo,  que además de recoger las características anatómicas de anteriores maniquíes, reproduce un importante abanico de funciones fisiológicas de forma inalámbrica. Este maniquí adopta la forma a tamaño real  y es capaz de, por ejemplo, detectar la calidad de la reanimación cardiopulmonar efectuada, reconocer los fármacos administrados y reproducir sus efectos o, al conectarlo a un monitor, reproducir los signos vitales.

Anestesia, intervenciones quirúrgicas, robots sanitarios, Tecnología sanitaria

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*