Editorial DAE lanza una completa actualización de «Enfermería en psiquiatría y salud mental»

Lunes, 19 de febrero de 2018

“El cuidado con las personas que tienen problemas de salud mental evoluciona hacia un énfasis cada vez mayor en los factores protectores de salud (resiliencia, sentido de coherencia y significado, tolerancia a la frustración, adaptación y empoderamiento), entre otros. Son activos que generan mayor fortaleza y, por tanto, cierta invulnerabilidad”, con estas palabras Francisco Megías-Lizancos y Mª Dolores Serrano Parra, autores de la obra, explican el punto de partida de esta actualizada y completa visión de la enfermería en salud mental.

Editorial DAE (Grupo Paradigma) lanza esta tercera edición donde una de las principales novedades es la inclusión de un plan de cuidados estandarizado tras cada capítulo, esto no solo proporciona una visión global del trastorno mental en cuestión, sino un abordaje planificado y consensuado del mismo, lo cual facilitará y mejorará el cuidado del paciente.

Francisco Megías-Lizancos es doctor por la Universidad de Alcalá, especialista en salud mental y psiquiatría y presidente de la Asociación Española de Enfermería de Salud Mental (AEESME), entre otros cargos. Por su parte, Mª Dolores Serrano Parra es profesora titular de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y doctora por la UCLM, así como enfermera y psicopedagoga. Ambos nos explican las novedades más destacadas y todo aquello que podemos encontrarnos en esta nueva edición de su obra.

Pregunta.- La Editorial DAE acaba de publicar la tercera edición de su obra Enfermería en psiquiatría y salud mental. En esta ocasión cuenta con dos volúmenes, ¿cuáles son las principales novedades que vamos a encontrar en ellos?

Respuesta.- En realidad, los dos volúmenes están actualizados en su totalidad. Sin embargo, como novedades, destacaría el orden que hemos dado a los capítulos (cada problema lleva asociado un plan de cuidados estandarizado) y también la inclusión de los aspectos relacionados con la salud mental positiva, a modo general en uno de los capítulos y en un programa de acción de cuidados específico para el adulto mayor, cuyo interés es el de promover el fomento de un envejecimiento saludable a través de él.

P.- En los primeros capítulos del libro se recoge la evolución que ha tenido el abordaje de los problemas de salud mental por parte de los profesionales sanitarios. Desde el punto de vista enfermero, ¿qué hitos destacarían en la evolución del cuidado a estos pacientes?

R.- El cuidado con las personas que tienen problemas de salud mental evoluciona hacia un énfasis cada vez mayor en los factores protectores de salud (resiliencia, sentido de coherencia y significado, tolerancia a la frustración, adaptación y empoderamiento), entre otros. Son activos que generan mayor fortaleza y, por tanto, cierta invulnerabilidad. Todos estos recursos pueden ser promovidos por las enfermeras de salud mental. Se dispone de un catálogo de intervenciones que pueden promocionarse dentro de la dimensión independiente y a través de los lenguajes enfermeros.

P.- Según el estudio “Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés” el 42% de la población sufre estrés de manera frecuente y continuada. Ante esta nueva realidad, ¿cómo es el abordaje enfermero? ¿Qué características tienen los planes de cuidados específicos?

R.- Los enfermeros y las enfermeras son profesionales conscientes de la necesidad de empoderar a las personas y de dotarles de agencia de autocuidado, como diría Dorothea Orem, es decir, de donar el conocimiento. El nuevo profesional enfermero ha pasado de un rol directivo a otro en el que su principal misión es acompañar a la persona y guiarla, estando a su lado, pero dándole la responsabilidad en el cuidado. Precisamente los planes de cuidados para el abordaje del estrés van en esta dirección, es decir, la de dotar a las personas de recursos para que puedan hacer frente a las demandas del estrés por sí mismos, y más allá de eso de conferirles activos para gestionar su estrés de manera equilibrada

P.- A lo largo de los cuatro bloques en los que se divide la obra se trata la salud mental en sus diferentes facetas. En el cuarto bloque se aborda la variada oferta enfermera disponible en esta especialidad (diversas terapias con el paciente y con la familia). ¿Qué papel tiene el profesional enfermero en este tipo de terapias? ¿Creen que dicha oferta está disponible para la mayoría de estos pacientes?

R.- Cada profesional en el ámbito de la salud mental tiene su espacio dentro del equipo interprofesional. Es importante el trabajo en equipo, ahora bien, dentro del equipo la enfermera tiene asignadas funciones propias y otras colaborativas. Las funciones propias entran dentro de la dimensión independiente de la enfermera cuya formación le otorga la responsabilidad de su ejecución y su práctica. La Nursing Interventions Classification (NIC) desarrolla toda la oferta que se han incluido en el cuarto bloque del segundo volumen y que solo son una pequeña muestra del conjunto de intervenciones que se pueden realizar.

P.- La enfermedad de Alzheimer es la causa de demencia más frecuente, ya que supone entre 50 y el 70% del total de casos. En su libro dedican un capítulo a un plan de cuidados de pacientes específico, ¿qué podrían destacar sobre él? Las previsiones apuntan que el número continuará incrementándose, ¿cómo ven el papel enfermero en dicho proceso?

R.- El alzhéimer es una enfermedad compleja y crónica, que cursa con deterioro cognitivo y que afecta a todas las esferas de la persona (biológica, psicológica, social, familiar, espiritual) conduciendo irremediable y progresivamente a la dependencia. Ello afecta tanto al núcleo familiar como a los sistemas de salud y sociosanitario, por lo que las enfermeras tienen un gran papel que desarrollar en el abordaje de este problema-situación que altera el equilibrio y la vida de las personas que lo padecen. La presencia de la enfermera está en todas las fases del proceso, pero también en la prevención y en el fomento para un envejecimiento saludable retrasando en la manera de lo posible la aparición de este problema.

P.- ¿Cuáles son los retos que la especialidad de Enfermería en Salud Mental se plantea? ¿De qué manera se pueden llevar a cabo?

R.- Los retos más importantes son, por un lado, el reconocimiento de la especialidad de enfermería de salud mental, creando dicha categoría, así como luego cubriendo los puestos de trabajo con dichas especialistas; y por otro lado, la calidad de los cuidados enfermeros en salud mental, que han de ser excelentes marcando una diferencia que redundará en beneficio de los usuarios del sistema de salud mental y sus familias.

Para más información y para adquirir los epub acceder aquí: Tomo 1 y Tomo 2.

Editorial DAE, enfermería en salud mental, Planes de cuidado, psiquiatría

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*