EIR 2019: consejos para aprobar el examen

Viernes, 18 de enero de 2019

El próximo día 2 de febrero tendrá lugar la prueba de Enfermero Interno Residente (EIR) de 2019, que permitirá a los profesionales acceder a la titulación de especialistas. Para la edición de este año, el Ministerio de Sanidad ha convocado un total de 1.092 plazas, repartidas entre las especialidades de familiar y comunitaria, salud mental, geriatría, trabajo, pediatría y obstetricia y ginecología.

Esta es la teoría, pero ahora que quedan pocos días para el examen, ¿cómo se debe encarar la prueba? ¿Qué hay que hacer los días previos, y en la misma fecha, para afrontar las preguntas de la mejor manera? Para averiguarlo, hemos hablado con Daniel González, número 1 del EIR del 2018, que en la actualidad se encuentra completando su residencia de enfermería familiar y comunitaria en el Hospital Doctor Peset, en Valencia.

Pregunta: Desde su punto de vista, y ahora que se acerca la fecha del examen, ¿cuál es la mejor forma de dividir el temario de estudio? ¿Y cómo hay que repartirlo a lo largo de las horas del día?

Respuesta: En mi opinión, la planificación del estudio ha de comenzar desde el principio, y las semanas previas al examen se deben destinar a repasar los temas de mayor peso o aquellos en los que más se falle en los simulacros. Respecto a la organización diaria, personalmente optaba por estudiar durante la mañana y primera parte de la tarde, y, posteriormente, hacía unas cuantas preguntas tipo test a última hora de la jornada.

P.: Llega el último día antes de la prueba. ¿Qué hay que hacer, repasar, estudiar, procurar relajarse antes…?

R.: Mi recomendación el día previo es dedicar la mañana a repasar algunos conceptos clave y, después, olvidarse por completo del examen. Salir, despejarse e intentar dejar de lado todo lo relacionado con la prueba al día siguiente. Hay que tener la mente despejada para rendir al máximo el día clave.

P.: Según su punto de vista, ¿cuál es la mejor forma de encarar el examen? ¿Cómo hay que distribuirse el tiempo para poder contestar a todas las preguntas? Cuéntenos su experiencia.

R.: Creo que el método para realizar el examen ha de adecuarse a cada persona; la misma fórmula no es válida para todos. En mi caso, realizaba dos vueltas al examen. En la primera, contestaba todas aquellas preguntas que podía responder con seguridad, y en la segunda hacía un intento con las que me habían quedado, de forma que, al finalizar la prueba, no me dejara muchas preguntas en blanco.

P.: Y, una vez concluido, ¿cree que es necesario comprobar las respuestas en los apuntes o con compañeros o es preferible esperar a que salga la relación provisional?

R.: Como en el anterior aspecto, creo que es cuestión de preferencias personales. Habrá opositores que no puedan contenerse e introduzcan sus resultados en las plataformas de corrección que se ponen a su disposición, y habrá otros que prefieran esperar a la relación oficial para no crearse falsas expectativas. En mi caso, pertenezco al primer grupo, pero no creo que ninguna de las dos opciones sea mejor o peor.

P.: ¿Cómo es la experiencia de la residencia durante los primeros meses como EIR?

R.: Es muy enriquecedora. En el caso de mi especialidad, tenemos la posibilidad de rotar por múltiples servicios y tomar contacto con pacientes de todo tipo. Creo que la formación que adquirimos es muy completa y nos permite crecer profesionalmente mes a mes.

P.: Desde su perspectiva actual, ¿recomendaría el EIR a futuros profesionales enfermeros? ¿Qué ventajas e inconvenientes ha podido observar durante su periodo de residencia?

R.: Recomendaría el EIR a todo aquel que, como yo, cree que merece la pena una formación específica en áreas diversas, unos cuidados de calidad y una práctica basada en la evidencia, y no únicamente en la experiencia. Como ventajas, destacaría las grandes posibilidades formativas que ofrece; por el contrario, como inconvenientes, señalaría la falta de conocimiento de la figura del EIR, que lleva, en ocasiones, a recordar tanto a pacientes como a profesionales que, lejos de ser estudiantes, tenemos titulación y en ocasiones experiencia laboral previa en muchos servicios.

P.: Ahora que cuenta con más experiencia, ¿cómo ve la situación actual de las especialidades de enfermería? ¿Cómo se podría mejorar dicha situación?

R.: Mi punto de vista no ha cambiado desde el inicio de la residencia, y me temo que no cambiará cuando la termine. La situación actual de las especialidades, y, particularmente, de la especialidad de familiar y comunitaria, es muy poco esperanzadora.

La falta de reconocimiento es una realidad con la que se encuentra cada nueva promoción de residentes, que ve cómo se echa por tierra el esfuerzo de su formación y vuelven al mismo mercado laboral en el que lo mismo da ser especialista que no serlo. Para conseguir un cambio, aparte de compromisos y acciones por parte de los organismos competentes, se necesitaría un movimiento conjunto por parte de toda la profesión enfermera. Si gran parte de los trabajadores siguen sin entender por qué se debe valorar la figura del especialista, no podemos pretender que haya un reconocimiento efectivo de las especialidades.

Por su parte, nuestro experto Jordi Mitjà, de Enfermería blog, ofrece en una de sus publicaciones una serie de consejos útiles para afrontar la etapa final, los últimos días antes de realizar el examen. Pueden resumirse en:

-Motivación: este enfermero destaca la confianza en uno mismo, en el trabajo que se ha venido realizando, como una buena forma de encarar el EIR.

-Descanso: es importante, especialmente para controlar la ansiedad previa, procurar dormir bien antes de la prueba.

-Concentración: desde los momentos anteriores y durante el examen es importante evitar las alteraciones.

-Calidad sobre cantidad: nuestro experto prima el método frente a la improvisación.

-Familiarizarse con el lugar: llegar con antelación, al menos 30 minutos, para conocer el lugar del examen.

-Dejar preparados el material necesario para realizar la prueba, como bolígrafos, agua o alimentos azucarados, dada la duración de la misma, y la documentación necesaria.

-Si los nervios son excesivos en el momento de la entrega del examen, es preferible parar 5 minutos y respirar con tranquilidad y concentrarse.

Preparación del EIR

La fecha del examen de enfermero interno residente se aproxima, y ahora que se conocen las mejores técnicas de preparación de la prueba de las especialidades, los profesionales que no hayan tenido la oportunidad de formar parte de esta convocatoria deben empezar a considerar si esta vía es la más adecuada para su futuro laboral. De ser así, los enfermeros disponen de dos alternativas: acudir a una academia o prepararse el EIR por su cuenta. Esta última posibilidad, aunque es cierto que exige un mayor grado de compromiso, permite adaptar las jornadas de trabajo a las necesidades y circunstancias personales en cada momento.

AulaEIR es una plataforma digital especializada en la preparación de este tipo de exámenes. Cuenta con dos opciones diferentes, el curso de EIR autorizado y el de EIR autodidacta. Con la inscripción, los alumnos podrán resolver sus dudas y encontrar simulacros de pruebas, así como manuales y test. Además, AulaEIR incluye el acceso a Enferteca, una biblioteca virtual de más de 100 volúmenes, catalogados en diferentes colecciones, que abarcan todas las especialidades de la ciencia enfermera, así como el buscador científico Encuentr@.

Consejos para aprobar el EIR, EIR, EIR 2019, enfermería, especialidades

¿Quieres comentar la noticia?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*